Archivo del sitio

Jesús Fue Un Refugiado – Parte 1 de 2

Por JT English

Trata de imaginar estar huyendo, escapando con tu vida de un gobernante violento. En la prisa de tu escape te ves obligado a dejar tu vida como la conoces. Dejando atrás familia, amigos, relaciones y cualquier sentido de normalidad, ahora tienes que abrirte camino a cientos de millas a través de terreno traicionero para llegar a la frontera que promete seguridad. Probablemente, te unes a una caravana de inmigrantes para protegerte de saqueadores, bandidos y ladrones en el peligroso viaje. Comida y agua son escasas, y es casi imposible escapar de los elementos naturales porque no hay refugio. Mientras llegas a tu destino, la realidad establece que tienes que comenzar de nuevo. Estás viviendo la vida de un refugiado.

0e4777083_1452184050_blog-jesus-was-a-refugee

Esta fue la experiencia de Jesús y su familia. Casi inmediatamente después de su nacimiento, siendo un niño, Jesús y su familia fueron refugiados. Muy parecido a Moisés, la vida de Jesús estaba en riesgo debido a un loco tirano (Éxodo 2:1-10; Mateo 2:13-23). No conocemos mucho del viaje de Jesús hacia Egipto, salvo lo que Mateo recuenta de María, José y Jesús escapando del dominio de Herodes mientras él buscaba matar a los niños pequeños. Sin embargo, tú puedes usar tu imaginación para empezar a comprender lo terrible que debió ser ese viaje. Incluso después de que Jesús y su familia regresan de Egipto, tienen miedo de volver a Judea por el peligro de vivir bajo el mandato de Arquelao, así que se refugian en Nazaret. 

No solamente la temprana vida de Jesús estuvo marcada por la experiencia de ser refugiado, también soportó circunstancias similares durante su ministerio. Él no tuvo lugar donde recostar su cabeza (Mateo 8:20), no fue bien recibido en su ciudad natal (Lucas 4:14-31), dependía de otros en apoyo financiero (Lucas 8:3) y padeció afuera de las puertas de la ciudad (Hebreos 13:12).

 A la luz de la actual crisis de refugiados sirios, es importante que consideremos la vida de Jesús como un refugiado. Para estar seguros, el hecho de Jesús fue un refugiado no necesariamente se relaciona de manera directa con las políticas nacionales que enfrentamos, pero nos ayuda a formar una postura cristiana en esta crisis. Kevin Vanhoozer remarca que los discípulos de Jesús son aquellos que han sido formados en el tipo de personas que caminan a través de la etapa de la historia mundial como Jesús lo haría. Pablo afirma enfáticamente que los seguidores de Cristo son aquellos que tienen la mente de Cristo (1 Corintios 2:16). Por lo tanto, en cada situación, los discípulos de Jesús están interesados en cultivar y promover distintivamente creencias y acciones cristianas.

Este artículo continuará en la próxima entrada.

¿Quién Puede Llegar a Ser Líder?

¿Quién Puede Llegar a Ser Líder?

¿Hay líderes natos?” Probablemente. Por lo menos, algunas personas parecen nacer con un enfoque claro y motivación alta.  Pero, liderazgo verdadero no es solamente la habilidad de poder visualizar el futuro y delegar a otros.  Un líder cristiano muestra el camino con integridad y marca la senda con acciones llenas de Cristo, para que otros sean inspirados y no coaccionados.camino

Líderes se entrenan en clases tan variadas como sus habilidades: el aula de José fue el patio de Faraón; el aula de Moisés fue un páramo desierto; el aula de David fue una cueva solitaria; el aula de Esther fue un cuarto de trono sitiado; y Pedro aprendió liderazgo en las orillas azotadas por las olas del Mar de Galilea.

Nota que cada una de esas aulas no estaba cómoda ni reconfortante.  ¿Quiénes pueden llegar a ser líderes? Aquellos que posean una devoción tan profunda como su determinación; aquellos a quienes Dios ponga en circunstancias insostenibles para causarlos a aguantar un poco más, pensar un poco más en alto, y cavar un poco más profundo.  Solamente cuando líderes cristianos entienden sus límites podrán guiar a otros a nuevas alturas.

Dictadores controlan.  Tiranos dominan.  Monarcas reinan.  Líderes lideran, señalando el camino mientras toman el primer paso.  Si quieres liderar, deberás primero aprender abandonar el camino más fácil para el mejor camino.  Si quieres liderar, deberás aprender a apoyarte en los recursos del Divino, en lugar de los caprichos de ti mismo.

Tal vez no eres un “líder nato,” pero puedes aprender a liderar como uno.  Las tareas de la clase a menudo son pesadas, y el ambiente a menudo es difícil, pero el resultado final es un cuadro de seguidores quienes añorarán ser líderes santos usados por Dios.

– Dr. Louie Bustle, Director de Misión Mundial

¿Eres Inadecuado?

La próxima vez que sientas que Dios no te puede usar, sólo recuerda…

Noé fue un borracho…Abraham fue demasiado viejo…Isaac fue un soñador…Jacob fue un mentiroso…Lea fue fea…José fue maltratado…Moisés fue tartamudo…Gedeón fue miedoso…Sansón fue mujeriego…Rahab fue prostituta…Jeremías y Timoteo fueron demasiado jóvenes…David fue adultero y asesino…Elías fue suicida…Isaías predicó desnudo…Jonás huyó de Dios…Noemí fue viuda…Job estaba en quiebra…Pedro negó a Cristo…los discípulos se durmieron cuando oraron…Marta se preocupó por todo…la mujer samaritana era divorciada (¡cinco veces!)…Zaqueo fue demasiado bajo…Pablo fue demasiado religioso…Timoteo tuvo una úlcera…¡y Lázaro estuvo muerto!

Ahora, ¡no más excusas! Dios te puede usar para transformar el mundo. Y además, tú no eres el mensaje, sólo eres el mensajero.

A %d blogueros les gusta esto: