Archivo del sitio

Cuidando la Creación

¿Adivina quién es? Sí – ¡soy Emily!

Ya hemos pasado 3 temas de la mayordomía, y por último, quiero tocar la mayordomía de la TIERRA. No sé porque, pero en lo últimos 5 años, esta tema ha llegado a ser muy importante para mi. Cuando era niña, las únicas personas que “amaban al planeta” eran personas muy extremas. Pero ser extremista no era para mí. Pero ahora entiendo que la mayordomía de la Tierra es responsabilidad del cristiano.

En los últimos años, empecé a cuidar la tierra por medio de varias técnicas. Intento apagar las luces en cuartos cuando salgo, no usar el agua en el lavamanos cuando me cepillo los dientes (hasta que termine), usar menos cosas desechables, poner la basura en su lugar y caminar a lugares cercanos para hacer mandados (en vez de usar mi auto). No soy perfecta, y aun que tengo un largo camino para hacerme “completamente verde”, sé que mis cambios chiquitos están haciéndome un mejor mayordomo de la Tierra. De hecho, tengo la meta de empezar a reciclar en el año que viene, y tal vez buscaremos un auto que no hace daño atmosférico cuando tengamos que comprar uno nuevo.

No sólo estoy cuidando de un planeta, estoy cuidando la creación de Dios. Si no nos importa la creación de Dios, ¿porque les va a importar a los que no son creyentes?

Haciendo lo Generoso

Hola – ¡soy Emily otra vez!

La mayordomía de nuestros TESOROS. Este asunto siempre me llama la atención, y me imagino que la de ustedes también.

No me da vergüenza decirles que tengo 31 años, y todavía estoy aprendiendo a manejar mis finanzas. He aprendido algunas cosas de este tema que quiero compartir con todos.

Hay que diezmar.

Hay que ahorrar.

NO meterse en deudas (sólo usa la tarjeta de crédito cuando sea una emergencia)

Mensualmente, reconciliar tus cuentas bancarias

 Talvez han escuchado estas cosas antes, pero hay una cosa más que ha cambiado mi vida financiera. Cuando no saben que hacer, haz siempre lo generoso.

¿Por qué me ha cambiado tanto? Por que la frase no tiene que ver conmigo, y lo que puedo hacer. Tiene que ver con lo que Dios quiere hacer con mis finanzas. Cuando veo un niño en la calle pidiendo una moneda, casi siempre busco algo para darle. Cuando una mujer se me acerca cuando estoy entrando un restaurante, y me dice que tiene hambre, compro comida para ella también – no sólo para mi familia. Cada vez que hago algo con mi dinero para otros, Dios me enseña que todo lo que tengo realmente es Suyo – hasta mis finanzas. Si no soy un buen mayordomo de mis finanzas, no tendré recursos para hacer lo generoso. ¿y saben algo? Nunca me ha faltado algo con respeto a dinero – a veces tenemos que vivir en un presupuesto bien apretado, pero Dios siempre nos ha sostenido.

¿Tienes recursos para hacer lo generoso? ¿Te está llamando a Dios a vivir una vida más cuidadosa con tu dinero? Imagínate como podemos cambiar nuestro mundo, si siempre estamos haciendo lo generoso con nuestras finanzas.

Días de 31 Horas

Soy yo, Emily, escribiendo otra vez…

Para los que están uniéndose a nosotros por primera vez, empezamos ayer con el tema de la mayordomía. Me di cuenta, que tal vez estoy usando una palabra (mayordomía) que realmente no sabemos lo que es. Para los que quieren una descripción de mayordomía, sencillamente, es manejar bien y con sabiduría las cosas que Dios nos ha dado. Hoy, vamos a ver la mayordomía de nuestro TIEMPO.

Leí un anuncio en el periódico la semana pasada de un hotel en El Salvador. Ellos anunciaron que puedo “gozar días de 31 horas” – por supuesto leí el anuncio para ver como puedo “comprar” 7 horas más en mi día por sólo US $9.99. Lastimosamente, estos días sólo ocurren en el hotel y no me afectan en la vida diaria.

Empecé a pensar en las 24 horas que tengo en mi día y que estoy haciendo con ellas. Mucho de mi tiempo es dedicado a mi familia y mi trabajo. Sin embargo, me di cuenta, que diariamente no siempre estoy manejando mi tiempo con sabiduría (¿recuerdas la definición sencilla de arriba?) Tengo tiempo en mi horario (aun que sea unos 30 minutos cada día) para pasar más tiempo en devocionales con Dios, para pasar más tiempo con mis niños, para discipular a alguien, para aprender a cocinar estilo guatemalteco (¡que rico!) – y ¿que hago con estos minutos preciosos? Generalmente, me siento para mirar el televisor o navegar en el Internet. El punto es que priorizamos lo que queremos priorizar. Si queremos tener tiempo para mirar el último partido de la Eurocopa – hacemos todo lo posible para verlo.

Yo quiero que las personas me vean como una persona con prioridades correctas de tiempo, siempre buscando tiempo para ser una persona, una esposa, una cristiana y una mejor madre. No quiero gastar mi tiempo en cosas temporales – quiero invertir mi tiempo en cosas celestiales. ¿Y que tal contigo? ¿Cómo estás pasando tu tiempo?

¿Este es un talento?

Escrito por Emily Armstrong

Me toca escribir las entradas del blog en esta semana, y después de pensarlo mucho, decidí escribir sobre la mayordomía. En Español, la tema es perfecto, porque todos los “puntos” empiecen con la letra “t”. Hoy, tocaré la mayordomía de nuestros TALENTOS.

Dios me dio algunos talentos, uno de los cuales es hablar en inglés. Por supuesto, puedo hablar bien en inglés, porque he hablado este idioma por casi 30 años. Tal vez están preguntándose – ¿Por qué crees que este es un talento? Bueno, cuando viví en EEUU, nunca pensé que fue un talento (por que MUCHOS en EEUU ya hablen inglés), pero ahora que vivo en America Latina, veo que es un talento que puedo usar para la gloria del Señor. He conocido mucha gente quienes quieren aprender inglés – desde algunos jóvenes en mi iglesia y padres de los amigos de mis niños hasta algunos misioneros Latinos. Me pregunto, ¿Qué estoy haciendo yo, para compartir este talento con mis amigos? ¿Estoy siendo un buen mayordomo de este talento, si no estoy compartiéndolo? La respuesta que tengo para mi es no. Estoy aprendiendo que la mayordomía de talentos parece diferente en el campo misionero. A veces, lo que tengo que ofrecer es mi gusto por cocinar, mi pasión por cantar o la habilidad que tengo de hablar en inglés. Esta soy yo, hecha de muchas partes – y ahora, estas partes pueden ser talentos.

¿Tienes talentos que Dios quiere compartir con otros? ¿Puedes ser mayordomo de algunas partes de tu persona/personalidad para hacer un “puente” para compartir con alguien tu amor por Cristo? Creo que Dios quiere que todos nosotros seamos mejores mayordomos de nuestros talentos.

A %d blogueros les gusta esto: