Archivo del sitio

Jóvenes Confirman y Aceptan el Llamado de Dios en el COM

*Informe por Gaby Bustos, Presidenta de JNI, Distrito Central de Costa Rica

Hace una semana (16-18 de noviembre de 2012) pudimos concluir un evento por el que oramos durante varias semanas. Realizamos el COM (Campamento de Orientación Misionera) en respuesta a lo que Dios hizo en nuestros jóvenes después de FOCUS, ya que en este evento se les lanzó un reto que puso en ellos muchas preguntas y deseos de servir, así que dentro de los planes del Distrito Central y Norte, donde pensamos en las necesidades y proyectos a futuro, donde se necesitan  jóvenes comprometidos y direccionados, nos dimos a la tarea de coordinar junto a la familia Tooley (miembros del equipo de Movilización Juvenil de la Región Mesoamérica) el COM.

El evento se llevó a cabo en la finca de la Iglesia del Nazareno de Poás en Alajuela.  Tuvimos la participación de 16 jóvenes, del distrito Central y Norte, 2 Panameños y el apoyo de la misionera Peruana, Pbro. Ruthie Córdoba.

Los jóvenes entraron a este evento con muchas expectativas y deseos de conocer más sobre lo que Dios les está invitando a hacer.  Hay muchos deseos de servir en proyectos como Proyecto Pablo, Proyecto Génesis, pero sobre todo ser más útiles en sus iglesias locales y distritos.  Cada joven se fue a su iglesia con muchas ideas para impactar a la comunidad.

Escuché frases como: “Gracias por estos días porque aprendí más sobre ser misionero,”  “Quiero crecer más en mi llamado, quiero ser un buen predicador,” “Tengo en mi mente muchos proyectos para hacer en mi iglesia,” y muchas más.

Dios no solamente habló a los participantes, si no que también a los líderes que dirigimos este COM.  Vienen cosas lindas para nuestro país y seguiremos trabajando y lo haremos con amor y pasión.

Próximo Campamento De Orientación Misionera – Costa Rica

Testimonio de Proyecto Pablo: Erika Chaves

Erika Chaves (primera fila, tercera de la derecha), con su equipo de Proyecto Pablo y Máxima Misión en Pochutla, Oaxaca, México (julio 2011)

¡Qué increíbles experiencias las que nos lleva Dios cuando nos dejamos usar! En el mes anterior tuve la oportunidad de participar del Proyecto Pablo en Oaxaca, México y fueron 20 días llenos de aventuras, de sucesos, pero sobre todo, llenos de la presencia del Señor.  Las oportunidades de servicio son muchas y reconocemos que no todos poseen las mismas capacidades, pero el hecho de tomar decisiones y confiar en la Provisión Divina es la razón de toda persona que se considera “seguidor de Cristo”.

Todo empezó cuando tenía 14 años y sentí que Dios quería que me fuera, no me dijo donde, así que empecé a servir, pues quería que el Señor me mostrara ese camino. Pasaron los años y pasaron también, los diferentes ministerios, en los cuales probé y trabajé, pero hace un año y medio, empezó mi jornada como presidenta de JNI Local en Poás, Costa Rica y fue cuando la responsabilidad, la pasión y el deseo de servir a Dios se hicieron más fuertes.

En setiembre del año pasado, asistí al COM (Campamento de Orientación Misionera) en mi distrito en Costa Rica y sentí el llamado de Dios. Así que empecé a orar por ese ministerio y para mi sorpresa unos meses después fui invitada a Proyecto Pablo en México.  “Pero yo trabajo” fue mi respuesta para Dios, y por eso seguí orando y el mismo Señor se encargó de acomodar cada situación en el siguiente orden:

  1. Mi familia
  2. Mi iglesia
  3. Mi trabajo y
  4. Los recursos.

De izquierda a derecha: Heejung Eom, Erika Chaves, Freya Galindo, Ady Azotla, y Claudia Cruz participan en Proyecto Pablo (julio 2011) en Pochutla, Oaxaca, México.

Desde diciembre ya sabía sobre el Proyecto, así que no tomé ni un día de vacaciones laborales para acumularlas y poder participar.  Y Dios empezó a actuar.  En mi trabajo me abrieron las puertas para tener las tres semanas libres. En el mes de marzo, el Señor empezó a proveer el dinero del pasaje gracias a un grupo de hermanos y en mayo, mi iglesia y distrito aportó una gran cantidad de recursos económicos.  Tal y como lo prometió Dios: “nada faltaría”…

Yo siempre me mantuve orando y pidiendo al Señor que bendijera ese tiempo de trabajo y así lo hizo. Desde que llegué a Pochutla, aún sin conocer a ninguna persona, tuve la sensación de conocerlos de años y me sentí en familia. Hubo dificultades, momentos de incertidumbre, pero durante el proyecto vimos la mano de Dios en todo tipo de personas: adultos mayores, jóvenes, niños, etc. y eso es lo maravilloso de alcanzar la meta en una misión.

Proyecto Pablo en Pochutla fue un tiempo para evangelismo, para ver a las iglesias trabajando juntas, para animar al desarrollo de nuevas iglesias, y para usar nuestras herramientas como Iglesia del Nazareno.  Considero que representó el lugar justo en que Dios quiso que yo participara. Me hizo sentir orgullosa de mi congregación a nivel mundial, me dio nuevos amigos y sobre todo, me enseñó, pues aunque fui a servir, aprendí más de lo que pensé.  ¡Sigamos bendiciendo con oración y recursos este ministerio tan maravilloso de las misiones!

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filipenses 3:13-14).

COM: Poás, Costa Rica – ¡Todavía hay cupo!

¡Inscríbase ya!

Una Bienvenida Merecida: Proyectos Isaías y Caleb

San Pedro de Poás, Costa Rica (25 de Julio, 2009): Un Misionero de Proyecto Isaías ora con un jóven en el culto misionera

San Pedro de Poás, Costa Rica (25 de Julio, 2009): Un Misionero de Proyecto Isaías ora con un jóven en el culto misionero

Voluntarios del Proyecto Isaías y Caleb Regresan a Región MAC después de Impactar Eurasia por Cristo

Parte II

El 24 de julio de 2009, los siete misioneros voluntarios de México y América Central regresaron a su región con una entusiasta bienvenida.  Nazarenos los recibieron en el aeropuerto de San José, Costa Rica, con cámaras y una pancarta firmada por misioneros, líderes de la región y familiares. El grupo pasó la siguiente semana en cuestionarios y evaluaciones en las oficinas de la Región y en el Seminario Nazareno de las Américas (SENDAS) en San José. Mientras se adaptaban al nuevo horario, nos contaban historias de cómo Dios hizo en ellos y a través de ellos tocar a España y el Medio Oriente por Cristo. Compartieron en tres zonas de Costa Rica donde cientos de personas vinieron a escuchar sus testimonios y ofrendar para el soporte del curso de  su ministerio.

Ellos evaluaron su tiempo de entrenamiento y sus experiencias en el ministerio, con miras de mejorar en el futuro en el despliegue de los siguientes misioneros de la región. Recibieron entrenamiento en cuanto a reintegración al choque cultural y para el tiempo de acoplamiento en su hogar durante los siguientes meses.

Finalmente el 31 de julio de 2009 los siete jóvenes regresaron a sus países y a sus familias para continuar preparándose en el ministerio intercultural. Los siete estarán sirviendo en varios ministerios: unos como pastores, otros como plantadores de iglesias y todavía otros como misioneros contratados de MAC. Uno de ellos regresará a Eurasia a trabajar dos años más en el campo donde se inició su ministerio.

En nombre de las iglesias locales y distritos que con sacrificio invirtieron sus ofrendas y oraciones con el fin de sostener a estos siete misioneros, quisiéramos decir que ha sido un privilegio para la Región MAC enviarlos y será un honor colaborar con sus ministerios, aquí y en el extranjero. Gracias por invertir en la vida de miles que han sido tocados por Cristo a través de ustedes. Gracias por permitir a México y América Central verdaderamente aprender a mandar nuestros propios misioneros al mundo.

Hermanos nazarenos imponen manos sobre los Misioneros de Proyectos Isaías y Caleb en el culto misionero al regresar del campo

Hermanos nazarenos imponen manos sobre los misioneros de Proyectos Isaías y Caleb en el culto misionero al regresar del campo

A %d blogueros les gusta esto: