Archivo del sitio

¿Cómo Ministramos en Lugares de Acceso Creativo? (Parte II)

*Las últimas entradas se han escrito por Rick Power quien pastorea la Iglesia del Nazareno en Honolulu, Hawaii.  Él sirvió además por muchos años en un lugar de acceso creativo.  Agradecemos su apoyo y su ministerio fructífero en lugares difíciles.

Mujeres musulmanes¿Qué Nos Está Enseñando Dios a través de Misiones por Acceso Creativo?

Parte II

2.- Rendimos éxito institucional para la causa del Reino.

Hay algunas áreas de acceso creativo donde no hemos podido establecer nuestra denominación de acuerdo con el patrón histórico.  Esto significa que estamos invirtiendo cantidades enormes de finanzas y personal, y todavía no produciendo nuevos miembros nazarenos ni iglesias.  Esto puede parecer contraproducente.  ¿No sería mejor mayordomía invertir nuestros recursos en campos donde la causa de nuestra denominación pudiera avanzar?

Nuestros líderes han reconocido que los intereses de la iglesia institucional deben ser siempre subordinados a la gran causa del reino de Dios.  La emergencia espiritual representada por el número restante de los no alcanzados en el mundo obliga a todas las iglesias y organizaciones que envían misioneros a dejar a un lado objetivos institucionales estrechos para trabajar juntos cumpliendo la misión que Cristo le dio a su iglesia.

Esto puede significar que en algunas áreas trabajamos para apoyar las redes que ya existen en iglesias indígenas, proveyendo recursos desesperadamente necesarios y entrenamiento.  En otras áreas donde no hay iglesias establecidas de ningún tipo, trabajamos para sembrar la semilla de fe a través de ministerios de compasión y evangelismo.  O podemos regar la semilla que otros sembraron, todo con la esperanza que las iglesias un día puedan florecer, aunque no podamos estar ahí para ver cuando ocurre.

Tomando este enfoque, estamos practicando como un gran cuerpo la semejanza de Cristo.  Estamos tomando lo que enseñamos sobre santidad en un nivel personal y aplicándolo a la misión institucional de nuestra denominación.  Siempre hemos enseñado que nuestro servicio a Cristo se caracteriza por una humilde dedicación no egoísta a los valores del reino, independientemente de la ganancia o la pérdida de ellos.  Hay muchos casos en que la misión de acceso creativo nos llama a practicar “desinterés institucional” de modo que el mayor objetivo del reino de Dios pueda ser logrado.

Los retos de misiones en el Siglo XXI van más allá de los límites de nuestra inteligencia, compasión y coraje.  Humildemente buscamos la creatividad infinita del Espíritu Santo y la energía que nos guía y nos da poder para cumplir la misión en el mundo que nuestro Padre ama.

De los Tales es el Reino…

Obra de Paco Gómez

"Niños Jugando" por Niños Mayas (Quintana Roo, México)

¿Te impactó la carta del Dr. Helmer Juárez que publiqué hace dos días? Desde recibirla hace dos semanas he estado pensando mucho en la manera en la cual incluimos o no incluimos, priorizamos o no priorizamos a los niños en nuestro ministerio y en nuestras iglesias.  Predicamos mucho sobre las palabras de Jesús en Marcos 10, “Dejad a los niños venir a mí…”  Pero allí mismo dice que Jesús se indignó al ver que los discípulos reprendían a los que estaban trayéndole los niños.  ¡Jesús se enfadó, se enfureció, se indignó!  Me pregunto si él hace lo mismo al ver nuestra apatía hacia los niños hoy en día.

Mira el siguiente video (gracias a Comunicaciones Regionales por el trabajo de alta calidad en hacerlo).  Habla de Alabastro y misiones, pero a la vez nos enseña algo sobre la niñez.  Me dice que los niños son importantísimos en la edificación de la Iglesia, que quieren y anhelan incorporarse en la misión.  ¿Qué piensas después de mirarlo? ¿Qué te está enseñando Dios sobre la Iglesia, su misión, y los niños?

Video–Reúnenos_Alabastro

“Porque de los tales es el reino de Dios…”

El Evangelio Se Mete en la Injusticia

Pensando en el tema de la JNI para este año: “Una Justicia”, yo creo que es apropiado citar al Dr. Richard Bauckham en su libro Bible and Mission: Christian Witness in a PostModern World otra vez.  Escucha lo que él dice sobre la Iglesia y sobre nuestra misión en contextos de injusticia y pobreza extrema:

“La misión de la Iglesia no puede ser indiferente a las inequalidades e injusticias del mundo a lo cual es enviada.  El evangelio no viene a cada persona como alguna generalidad abstracta, sino en las realidades y diferencias de sus situaciones económicas y sociales.  El evangelio se mete en las injusticias del mundo durante el camino hacia el reino de Dios.  Esto significa que…debe haber (como en las imágenes bíblicas) un movimiento para abajo en solidaridad con la gente en el fondo del status social de importancia y riquezas.  Los más pobres, los sin poder ni influencia, los desdichados, los descuidados–es a ELLOS que Dios ha dado prioridad en el reino, no solamente para su bienestar, sino también para el resto de nosotros quienes únicamente podemos entrar el reino junto a ellos” (pp.53-54).

Bendecidos para Bendecir

Esta semana escucharemos algunas palabras del texto, Bible and Mission: Christian Witness in a PostModern World escrito por Dr. Richard Bauckham, Profesor del Nuevo Testamento en la Universidad de St. Andrews.  Acabo de terminar su libro y he escogido tres citas que me llamaron mucho la atención.  Quiero escuchar que opinan ustedes–ofrezcan sus comentarios y dialoguemos.

“Nunca fue la intención de Dios bendecir a Abraham solamente para su propio bienestar y el de sus descendientes.  Nunca fue la intención de Dios revelarse a Israel sólo para su propio bienestar.  Nunca fue la intención de Dios centrar su reino en Sion para que reinara solamente en esa localidad inmediata.  El propósito de Dios en cada de estas decisiones fue universal: que la bendición de Abraham rebosara a todas las familias de la tierra, que la auto-revelación de Dios a Israel hiciera que todas las naciones le conocieran, que de Sion su reino se extendiera hasta lo último de la tierra…

…Dios nunca llama a algunos solamente para beneficio propio, sino que les bendice para bendecir a otros.  Entonces la Iglesia debe ser la comunidad donde la bendición de Abraham, experimentada en Jesús, rebose a otros.  La Iglesia debe ser la gente que ha reconocido a Dios cómo verdaderamente él es, por la revelación de Dios en Jesús.  Y por tanto hace que otros conozcan esa revelación.  La Iglesia es aquella gente quien reconoce el reino de Dios como lo está implementando en Jesús, y quien vive para los demás en la luz de la venida de su reino en toda la creación” (pp.46, 49).

¿”Construyendo” y “Avanzando” el Reino?

Escuchamos mucho hoy en día sobre la “construcción” o “avance” del Reino de Dios. Yo he usado esos términos antes. Pero ahora estoy luchando con este vocabulario. Según la Biblia, ¿podemos de verdad construir o avanzar el Reino? Tim Hullett y C. Jeanne Orjala Serrao me han ayudado bastante con este dilema.

“El Reino de Dios” es más que todo un concepto del Nuevo Testamento. El Nuevo Testamento dice que: fue preparado antes de la creación, no consiste en palabras, sino en poder, ha venido, ha de venir, se verá, es invisible, es dado, es quitado, se puede entrar, es una herencia, está cerca, y está dentro de uno.

El Nuevo Testamento no habla de “construir o avanzar” el Reino. La NVI traduce Mateo 11:12, “el reino de los cielos ha venido avanzando….” Sin embargo, quiere decir que el Reino de los cielos se está buscando con más fervor y aun prisa. Viendo el contexto, parece que el asunto no es que el Reino ha avanzado a causa de alguien, sino que la gente está entrando a él con excesiva prisa sin contar el costo o sin arrepentirse verdaderamente de sus pecados.

El Nuevo Testamento habla de servir en el Reino, anunciar el Reino, y ayudar que otros entren el Reino. Quizás podemos decir que el Reino se avanza cuando hacemos estas cosas, pero no podemos construirlo ni avanzarlo nosotros mismos. “El Reino de Dios es tan inmenso e inimaginable que pensar que pudiéramos construirlo o agregar algo a ello demuestra un entendimiento inadecuado sobre el Reino” (Orjala).

Hermanos, aparentemente el Reino es. Es decir, el Reino existe, ya es una realidad y esa realidad afecta el mundo. Pero, ¿qué diferencia hace para nosotros? ¿Cómo entonces debemos hablar del Reino? Bueno, podemos entrar al Reino, ofrecer el Reino, e invitar a otros al Reino. Más importante, obedezcamos las palabras de Jesús en Mateo 6:33 y busquemos el Reino con todo nuestro ser.

“Abre en Nosotros Las Puertas de Tu Reino”

“El reino de Dios es justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo.

Ven, Señor, y abre en nosotros las puertas de tu reino.”

“The kingdom of God is justice and peace and joy in the Holy Spirit.

Come, Lord, and open in us the gates of your kingdom.”

Comunidad de Taizé

Abre el siguiente enlace (The Kingdom of God) para escuchar este coro de la comunidad de Taizé. Y haz la oración que ellos cantan.

Abre, oh Señor, en nosotros tu reino, un reino de justicia, paz, y gozo en y por tu Espíritu Santo. Amén.

A %d blogueros les gusta esto: