Archivo de la categoría: La Misión

COMI – República Dominicana, 2019

En medio de la realidad que se vive en nuestro mundo, donde por diversas situaciones las personas están alejándose cada vez más de Dios y su llamado, la iglesia se ha preocupado por crear una oportunidad en donde los niños puedan aprender sobre la importancia de amar, servir a los demás y así ser parte de la misión de Dios.

El pasado 16 y 17 del mes de julio se celebró en la República Dominicana el primer Campamento de Orientación Misionera Infantil (COMI) en ese país;  estuvieron representados los 5 distritos de Dominicana, acompañados por líderes nacionales y distritales de MNI (Misiones Nazarenas Internacionales), MIEDD (Ministerios Internacionales de Escuela Dominical y Discipulado), MNC (Ministerios Nazarenos de Compasión) y voluntarios de Misiones Globales. De igual manera, asistieron líderes provenientes de Guatemala y Puerto Rico, contando con la participación especial de Ana M. Crocker, Coordinadora Regional de MNI; todos ellos se unieron para bendecir la vida de 47 niños quienes asistieron a este evento.

a4f16f95-a028-433a-b0c9-bc9a4f1599a1.JPG

El COMI nació con el propósito de cultivar en los niños la responsabilidad de responder al llamado de Dios para hacer discípulos en todas las naciones. Por medio de juegos y dinámicas los pequeños participantes aprendieron el verdadero significado de las misiones y cómo pueden ellos ser parte de la misión de Dios, y recibieron enseñanzas sobre misión integral, misiones transculturales, misiones locales, y mucho más.

85f89a4e-d21a-46be-97bf-0dab079b711d.JPG

Hicieron un recorrido por el pasado, presente y futuro para conocer a los misioneros de cada época, sus vidas, llamados y ministerios. También los niños meditaron en la importancia de la oración, a través de un momento en el que estuvieron intercediendo por sus comunidades, familias, y misioneros. Además se gozaron con algunos cánticos, una presentación teatral, y varias premiaciones.

Para finalizar este evento, los participantes reflexionaron acerca de la vida y llamado del pequeño Samuel, seguido de un tiempo de oración y acción de gracias por la vida de cada uno de los pequeños.

Si invertimos más tiempo en enseñarles a nuestros niños a escuchar la voz de Dios, ellos no solo soñarán con ser misioneros, sino que serán los futuros misioneros.

–Elba Duson, Misiones Globales Distrito Oriental, República Dominicana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Manos a la Obra

Saber qué es misión y estar en misión son cosas muy diferentes. Para estar en misión se requiere tener iniciativa, pero sobre todo se necesita un corazón servicial y dispuesto a trabajar en respuesta al amor de Dios.

ac8c855e-7ffb-4085-bedc-cd8e5da41275.jpg

Durante una semana (del 23 al 30 de junio), once jóvenes nazarenos trabajamos con mucha disposición para apoyar la construcción del Centro de Formación Misionera en las instalaciones del Seminario Nazareno ubicado en Santo Domingo, República Dominicana. Estuvimos acompañados por algunos miembros de la Primera Iglesia del Nazareno en Bethany, Oklahoma, EE. UU., y fuimos liderados por los coordinadores de Trabajo y Testimonio en el país, AJ y Chelsea Fry.  También contamos con la participación de Wendy Rivera, como coordinadora de Misiones Globales en el país.

f1c69268-d6ca-4fb6-841e-6eae1c77e63e.JPG

Además de apoyar con la construcción, colaboramos en la realización de escuelitas bíblicas de verano de dos iglesias nazarenas, cuyos templos están ubicados cerca del seminario. Ahí tuvimos la oportunidad de ministrar a más de 150 niños. Nuestra intención fue trabajar para Dios y entendimos que al hacerlo serviríamos al Señor con todo el corazón por medio de servir a otros.

IMG_0942.jpg

Tuvimos momentos de trabajo intenso en la construcción, también de gozo mientras compartíamos con los niños de las iglesias, y disfrutamos mucho el tiempo que como equipo pudimos pasar en comunión con Dios y unos con otros. Estamos agradecidos por lo que Dios hizo en nuestras vidas, también por lo que seguirá haciendo; ésta fue una experiencia inolvidable y de gran bendición.  Sin embargo, espero que no solo sea una experiencia, sino que sea un impulso y que, donde nos encontremos, continuemos trabajando para el Señor, ¡manos a la obra!

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

–Yerys Amador, voluntario de Trabajo y Testimonio en República Dominicana.

Operación Rescate

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres(Colosenses 3:23).

Teniendo en mente este versículo, del 20 al 23 de junio, la Iglesia del Nazareno del Distrito Oriental en República Dominicana, realizó su segunda Máxima Misión en tres comunidades necesitadas del pueblo llamado Bayaguana, donde con un corazón dispuesto a servir, alrededor de 50 participantes provenientes de cuatro distritos del país, se reunieron para llevar a cabo esta obra misionera.

IMG_7946.JPG

“Operación Rescate” fue el lema de esta gran actividad, la cual buscaba cumplir con lo dicho por Jesús en Mateo 20:28: “El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” Los participantes se movilizaron para SERVIR y compartir con muchas personas que necesitaban escuchar un mensaje de esperanza.

IMG_7963.JPG

Más de 60 familias fueron bendecidas con la Palabra de Dios y la entrega de alimentos.  Además se compartieron charlas sobre autoestima, se realizó una escuelita bíblica, se  repararon algunas casas, se proyectó una película, y se celebró una campaña evangelística, entre otras actividades que impactaron a los habitantes de Bayaguana. Cuatro personas decidieron aceptar a Jesús como Señor y Salvador de sus vidas, para así empezar a caminar con Él.

IMG_8023.JPG

IMG_8208.JPG

Creemos que éste es el tiempo de que la iglesia se movilice y salga de su zona de confort.  Las necesidades están allá afuera y las almas vagan sin dirección y sin Dios. Se necesitan hombres y mujeres dispuestos a decir: ¡Heme aquí, envíame a mi!

— Elba Isabel Duson, Misiones Globales Distrito Oriental, Rep. Dominicana.     

 

 

La Historia de Christina Comienza

Recientemente hemos estado recibiendo los informes de nuestras misioneras que han estado plantando iglesias con la iniciativa Génesis. Ellas han estado sirviendo por más de un año en sus sitios y están empezando a ver una gran cosecha. Acá queremos compartir uno de los testimonios del equipo en Querétaro, México, escrito por Jhoselyn Barrios:

Christina es una jovencita de 22 años, tiene cuatro hermanos; ella y sus hermanos viven con sus padres en Los Olvera, llegaron a este lugar hace un año, antes vivían en otro municipio de Querétaro que se llama Cadereyta. Como familia, ellos tienen un vivero que es su fuente de ingreso económico.

Conocimos a Christina en el Centro de Desarrollo Humano de la comunidad, ahí es donde servimos como voluntarias en las clases que impartimos (computación, alfabetización). Hace algún tiempo nos inscribimos a clases de “Zumba,” con el propósito de conocer más a las mujeres de la comunidad…quizá algunos dirán: ¡qué loco! ¿clases de Zumba?, pero la verdad es que es un buen lugar para conocer personas, reír, generar empatía e iniciar conversación.  

IMG-20190613-WA0009.jpg

Luego de un par de días, Christina se comunicaba más con nosotras, así fue como un día conversando le mencionamos a ella que tendríamos una actividad especial por el día de la mujer y además un taller de belleza. Así fue como Christina comenzó a participar y se involucró en nuestras actividades.

IMG-20190613-WA0008.jpg

Después de relacionarnos más con ella, pudimos agendar una visita a su casa y, para gloria de Dios, ese día ¡toda su familia recibió a Jesús en su corazón!

Hace unas semanas fue el cumpleaños de Christina, y todas fuimos invitadas a comer a su casa, nosotras llevamos el pastel y un regalo para ella, convivimos con la familia y nosotras nos sentimos como en casa cuando les visitamos. Ahora ellos son una de las familias que están recibiendo discipulado para bautismo. ¡Dios está haciendo algo maravilloso en Querétaro!

IMG-20190524-WA0037.jpg

¿No es emocionante ver lo que Dios está haciendo en nuestras ciudades? Por favor ora por Christina y su familia. También ora por los dos equipos de misioneras trabajando en la Ciudad de Panamá y en Querétaro.

 

 

Siendo como Ellos

Por Freya Galindo Guevara

“…Me hice todo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles.” 1 Corintios 9:22 

Cuando el mensaje de salvación ha cambiado nuestras vidas, llegamos a estar apasionados por compartirlo. Y eso implica que tendremos que buscar las mejores formas de hacerlo con ánimo y eficacia. El apóstol Pablo tenía un anhelo intenso de compartir con otras personas la Palabra de Dios y su propio testimonio. No obstante, él se da cuenta de algo: aunque quiere compartir con toda la gente, conforme va recorriendo las ciudades y los pueblos se percata de que todos son distintos.  Se ven, hablan, piensan y se comportan de manera distinta. ¿Será que se puede compartir el mismo mensaje con personas tan diferentes?

G3B44V4AJ5FBPHEXKMYGFCICJE.jpg

Él mismo nos da la respuesta: sí. Pablo menciona que por voluntad propia decide actuar como un siervo y así alcanzar a la mayor cantidad de gente posible. Sus principios no cambian, tampoco su identidad que está arraigada en Cristo, pero sí trata de introducirse en el ambiente de distintos grupos de personas.  Y su único propósito es compartirles el mensaje del evangelio, no solo hablándoles sino también viviendo como ellos. No es que Pablo pone en juego su comportamiento cristiano.  Lo que hace es tratar de entender las perspectivas de los diversos grupos, no desde un lugar distante o alejado, sino acercándose y aún volviéndose como uno de ellos.

Todos estamos rodeados de personas que, aunque son diferentes tienen algo en común: necesidad de Dios. Tal vez no se ven o no hablan diferente, pero sí piensan distinto a nosotros. ¿Estamos tratando de entender su perspectiva? ¿Intentamos compartir el único mensaje que puede cambiar vidas estando a lo lejos? ¿O hacemos el esfuerzo de acercarnos a aquellos que lo necesitan?

Que la urgencia e importancia de hablar del evangelio nos impulse a acercarnos a las personas.  Que voluntariamente decidamos, sin perder nuestra identidad cristiana, volvernos como ellos para que puedan escuchar de la salvación de Dios y también verla por medio de nuestro testimonio.

*Freya Galindo sirve como misionera con la Iglesia del Nazareno y es coordinadora de Misiones Globales para el Área Central: Costa Rica, Cuba, Panamá, Puerto Rico y República Dominicana.

¡Fuera toda Barrera!

Por Luz Jiménez Avendaño

“En la iglesia de Antioquía eran profetas y maestros: Bernabé; Simeón, apodado Níger; Lucio de Cirene; Manaén, que se había criado con Herodes el tetrarca; y Saulo. Mientras ayunaban y participaban en el culto al Señor, el Espíritu Santo dijo: ‘Apártenme ahora a Bernabé y a Saulo para el trabajo al que los he llamado.’ Así que después de ayunar, orar e imponerles las manos, los despidieron.” Hechos 13:1-3

La iglesia cristiana ya estaba madura para tomar la más grande de todas las decisiones. Habían consentido, con toda deliberación en llevar el mensaje del evangelio a todo el mundo. Fue una decisión tomada bajo la dirección del Espíritu Santo. La verdad es que los hombres de la Iglesia primitiva no hacían su voluntad, sino la de Dios.

El pasaje de Hechos 13:1-3 nos habla de profetas y maestros. Éstos tenían funciones diferentes. Los profetas no pertenecían a ninguna iglesia determinada. Eran predicadores errantes que daban toda su vida para escuchar la Palabra de Dios y transmitirla a sus hermanos en la fe. Los maestros pertenecían a las iglesias locales y sus funciones eran las de instruir a aquellos que aceptaban la fe cristiana.

Esta lista de profetas simboliza el llamado universal del evangelio. Bernabé era un judío oriundo de Chipre; Lucio provenía de Cirene en el Norte de África; Simeón era también un judío, pero se da su otro nombre, Níger (el Negro), que es romano y que muestra que se debe haber movido en círculos formados por romanos. Manaén era un hombre con conexiones en la aristocracia y en la corte; y Pablo mismo era un judío de Tarso en Cilicia y un rabí. Como podemos darnos cuenta, en este grupo está ejemplificada la influencia unificadora del cristianismo. Hombres de muchas tierras y con distintos trasfondos habían descubierto el secreto de estar juntos: habían descubierto la unidad en Cristo.

dia-de-la-diversidad-cepaim-820x410.jpg

Dios llama a todo creyente a proclamar su palabra en diferentes partes del mundo. Todos somos llamados a llevar buenas noticias de salvación. Hay mucho que contar, tenemos mucho que decir, pero tenemos algunos problemas: nuestros prejuicios hacia una cultura distinta a la nuestra, costumbres, tradiciones, legalismos, y pretextos vanos.  Todo aquello que no funciona ante el llamado del Señor constituye una barrera para no obedecer a la orden de “ir.”   

Lo cierto es que somos creyentes y ante un llamado que viene del cielo, necesitamos corresponder al amor maravilloso de Dios para que otros puedan conocerle. Estos hombres aceptaron el llamado del Señor. Eran de diferentes culturas, pero formaron un solo equipo para cumplir un solo fin y un solo propósito: predicar el mensaje a aquellos que estaban muertos en sus delitos y pecados y necesitaban ser salvos.  ¡Es hora de echar fuera toda barrera y de predicar las buenas noticias!

*Luz Jiménez ha servido por cinco años como misionera voluntaria, y actualmente es la Coordinadora de Misiones Globales y Génesis para el Área Mesoamérica NorCentral: Guatemala, El Salvador, Honduras, y Nicaragua.

Belleza en la Diversidad

Por Freya Galindo Guevara

Hay algunos chistes que empiezan más o menos así: “Estaba un chino, un estadounidense, un mexicano y un español, cuando de repente…” El punto de estas historias es mostrar con exageración las diferencias entre nacionalidades, y mencionar las impresiones o clichés que se tienen de las personas que pertenecen a esos países.

En la actualidad, gracias a fenómenos como la globalización, encontramos a personas de lugares distantes y distintos en el mundo viviendo en una misma ciudad, incluso en un mismo vecindario. Uno puede adivinar que alguien es extranjero porque su aspecto físico o su ropa son diferentes, o también porque habla en otro idioma. Es fácil marcar las diferencias que saltan a la vista entre una persona y otra, mayormente cuando son de otro país que no es el nuestro.

En muchas ocasiones el mundo resalta las diferencias entre razas, culturas o nacionalidades, solo para dividir, discriminar o ridiculizar; y como siempre Dios nos muestra que en su Reino no es así. Él ha puesto belleza en la diversidad, ¿imaginas si todos fuéramos exactamente iguales? Creo que sería muy aburrido.

Colores-de-piel.jpg

Llegará un día en que toda esa diversidad de grupos humanos que han existido en la tierra, aún siendo de diferentes países, razas, idiomas y pueblos, estarán juntos haciendo una misma cosa: “…delante del trono y del Cordero, vestidos de túnicas blancas y con ramas de palma en la mano. Gritando a gran voz: ¡La salvación viene de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero!” (Apocalipsis 7:9-10).

Mientras ese día llega, aprendamos a apreciar la diversidad que Dios ha creado, pues ese ha sido su plan desde el inicio. Reconozcamos que somos diferentes, pero que eso no nos separe, al contrario, que sea lo que nos una cuando buscamos adorar al mismo Dios.

*Freya Galindo sirve como misionera con la Iglesia del Nazareno y es coordinadora de Misiones Globales para el Área Central: Costa Rica, Cuba, Panamá, Puerto Rico y República Dominicana.

Cruzar las Barreras

Por Freya Galindo Guevara

Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.” Juan 1:14

Podemos definir la cultura como el conjunto de conocimientos, ideas, tradiciones y costumbres que caracterizan a un pueblo, a una clase social, a una época, etc., no solo se refiere a aspectos superficiales o visibles, la cultura va más profundo, está dentro de las personas y es parte de ellas.

Las barreras culturales son los distintos factores que en un momento dado pueden afectar directa o indirectamente, de manera negativa o positiva, la interrelación de personas de culturas diferentes. Atravesar las barreras culturales no es fácil, pero si miramos a la Biblia, y si vemos a nuestro mejor ejemplo, Jesús, entendemos que es posible.

Jesús se hizo carne, se hizo hombre, se hizo como uno de nosotros e incluso ¡habitó entre nosotros! Jesús mismo se sumergió en nuestra cultura.  No solo compartió un mensaje desde un púlpito o un micrófono; en verdad habitó con nosotros los seres humanos.  Se identificó con nuestra carne y debilidad, y lo impresionante es que ¡nos invita a hacer lo mismo!  No bastará sumergirnos en nuestra propia cultura, nuestras ideas, nuestros valores, o nuestras costumbres.

Sumergirse.

pexels-photo-1389098

En una piscina, si alguien se mete de verdad en ella acabará todo mojado porque se sumergió. Jesús quiere lo mismo de nosotros, pero no que lo hagamos en nuestra cultura sino en la cultura de otros. ¿Qué caso tiene que nos sumerjamos en nuestra misma cultura? Eso es algo que ya conocemos y que nos es familiar, donde nos sentimos cómodos, y no implica reto alguno. Dios quiere algo más de cada uno de nosotros.

Nuestro Dios es multicultural, así que Él nos envía a amar a todas las personas, incluso cuando se ven diferentes a nosotros. Me atrevo a decir que: aún más cuando se ven distintos a nosotros. Porque al final, cuando no compartimos las mismas costumbres, ideas, ni idioma, sin embargo entendemos que somos humanos y que tenemos la misma necesidad de Dios, su salvación y su perdón: ahí es verdaderamente donde mostramos amor por el prójimo.

Jesús se hizo carne, se hizo humano y vivió con nosotros. Él nos invita a cruzar las barreras que nos hacen diferentes, y a crear puentes que nos permitan vernos como iguales en cuanto a nuestra necesidad de Él.

*Freya Galindo sirve como misionera con la Iglesia del Nazareno y es coordinadora de Misiones Globales para el Área Central: Costa Rica, Cuba, Panamá, Puerto Rico y República Dominicana.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: