Archivo de la categoría: La Misión

La Metáfora de Kierkegaard Sobre los Gansos

Servir a Dios en ambientes transculturales siempre provoca conversaciones interesantes con quienes pertenecen a nuestros países de origen. Algunos encuentran nuestra incursión en misiones lejanas como algo fascinante y exótico. Hoy día, con la globalización y la posibilidad de interactuar con amigos y colegas en todo el mundo, mucha gente es indiferente, en cierto modo: “Ah, ellos están expandiendo el evangelio como nosotros; solo que ellos viven en otra cultura.” Pero todavía hay otros que no dejan de asombrarnos con preguntas sorprendentes basadas en la incredulidad:

“¿Cómo es que tus hijos van a la escuela allá? ¿Es buena la educación?”

“Sabemos que allá es peligroso. ¿Alguna vez sales?”

Con mayor frecuencia, he estado en contacto con más y más cristianos quienes están viviendo sus vidas basados en la comodidad y el miedo. Después de todo, Dios es un Dios que siempre quiere protegernos, ¿verdad?

Recientemente me encontré con una metáfora que leí hace muchos años, escrita por el filósofo danés Sören Kierkegaard. Me ha hecho examinar mi propia tendencia de dar un buen discurso mientras fracaso en “extender mis alas y volar.” ¿Nosotros abrazaremos la aventura que Dios tiene para nosotros? O, ¿seguiremos disfrutando nuestra cómoda marca de cristianismo occidental?

La Metáfora de los Gansos de Kierkegaard

“Cierta bandada de gansos vivía en un patio con paredes muy altas alrededor. Debido a que el maíz era bueno y el patio era seguro, estos gansos nunca tomarían un riesgo.

Un día un filósofo ganso vino a ellos. Él era un muy buen filósofo y cada semana ellos escucharon tranquila y atentamente sus sabios discursos. ‘Mis queridos compañeros del camino de la vida,’ él decía, ‘¿se imaginan de verdad que este patio con paredes tan altas alrededor sea todo lo que existe? Les digo, hay otro mundo, y más grande, allá afuera, un mundo del que solo estamos remotamente conscientes. Nuestros antepasados sabían de este mundo exterior. ¿Ellos no extendieron sus alas y volaron a través de los desechos sin rastro del desierto y el océano, y valles verdes y colinas boscosas? Pero desafortunadamente, aquí permanecemos en este patio, nuestras alas cruzadas y escondidas a nuestro lado, mientras estamos satisfechos en el charco del lodo, sin alzar nunca nuestros ojos a los cielos que deberían ser nuestro hogar.’

Los gansos vieron esto como un sermón muy fino. ‘Qué poético,’ ellos pensaron. ‘Profundamente existencial. Qué impecable resumen del misterio de la existencia.’ A menudo el filósofo hablaba de las ventajas de volar, llamando a los gansos a ser lo que debían ser. Después de todo, él señalaba que tenían alas. ¿Para qué eran las alas sino para volar? A menudo, él reflexionaba sobre la belleza y la maravilla de la vida afuera del patio, y la libertad de los cielos.

goose-316665_960_720.jpg

Y cada semana estos gansos eran reconfortados, inspirados, conmovidos por el mensaje del filósofo. Ellos creían cada una de sus palabras. Ellos dedicaban horas, semanas, meses a un análisis minucioso y evaluación crítica de sus doctrinas. Ellos aprendieron lecciones sobre las implicaciones éticas y espirituales de volar. Ellos hicieron todo esto. Pero hay una cosa que nunca hicieron. ¡Ellos no volaron! ¡Porque el maíz era bueno, y el patio era seguro!”

Querida Iglesia Americana…este año no Renovaré mi Membresía

Por Frank Powell

Querida Iglesia Americana:

Déjame ir directo al grano. Estoy cansado de este club social. Me quiero salir y ésta es la razón: yo nunca me inscribí para ser miembro de un club. Quizás hubo algún malentendido. Quizás yo mismo he contribuido a esta confusión. No estoy seguro de cómo llegamos a este punto pero quiero que sepas que las cosas van a ser diferentes. No renovaré mi membresía en este club. Y aquí te explico el por qué.

No estoy seguro de que Jesús muriera por este club. Se supone que la iglesia debe ser misional. Se supone que la iglesia debe tener un enfoque externo. Se supone que la iglesia debe ser un faro de luz en la comunidad. Creo que sí, que empezamos siendo todo lo anterior. Al principio nuestro enfoque era satisfacer las necesidades de nuestra comunidad y nuestro mundo, pero algo ha cambiado. Ahora solo nos enfocamos en nuestras propias necesidades. Nuestra misión es tener comodidad y seguridad sin importar el costo. De hecho, esto no es para nada algo que se pueda llamar “una misión,” pero incluso hemos invitado a más gente a unirse a este propósito. Me temo que hemos creado un monstruo. Hemos creado un club social más.

No estoy tratando de decir que yo puedo solo. Sé lo que estás pensando…pero no soy como muchas otras personas que son engañadas al pensar que no necesitan a la Iglesia. Jesús murió por la Iglesia y yo amo a Jesús. También amo a la Iglesia que Jesús quería establecer y por la cual murió. Creo en el futuro de la Iglesia universal. Creo que la Iglesia es el principal vehículo a través del cual ocurre la transformación, y creo que la Iglesia es el medio principal a través del cual el mundo puede conocer el poder de la cruz y la salvación. Así que, créeme cuando digo que esta decisión no es una declaración para la Iglesia universal. Mientras que el Rey esté en el trono, la Iglesia va a prosperar y será un faro de luz en un mundo oscuro.

Lo mío es más una declaración sobre la cultura de la Iglesia en América.

Déjame destacar algunas de las razones por las que creo que esto es un club social.

La gente de un club despilfarra tiempo y recursos en ellos mismos. 

La gente de los clubes piensa que pagar sus “cuotas”  los convierte en accionistas del club.  La realidad es que sí tienen poder de decisión sobre lo que sucede ahí. La gente en los clubes espera que los recursos sean utilizados en ellos y sus necesidades. La iglesia por la que Jesús murió nunca debe equiparar el dar con el poder, y nunca debe permitir que todos los recursos se usen para alimentar los programas y los eventos internos.

La gente en los clubes valora la comodidad y la seguridad.

Esta es la razón por la que pagamos dinero para entrar a los clubes. Queremos sentirnos seguros y cómodos. El club busca aislarse del mundo exterior. Los clubes valoran la salud y la comodidad.

No estoy diciendo que estemos equivocados al abrirnos paso hacia los suburbios. Necesitamos hombres y mujeres que estén apasionados en todo lo referente a la misión de Dios en esas zonas. Pero decimos que Dios nos ha llamado a trabajar allá y volteamos y condenamos a los que sienten que Dios los ha llamado a trabajar en otras áreas que están descuidadas. Me preocupa que nuestro deseo de abrazar los suburbios esté a menudo más arraigado en nuestra mentalidad que el hecho de seguir la dirección de Dios.

La gente en los clubes mantienen conversaciones superficiales. 

Los clubes mantienen las conversaciones en un nivel superficial. “¿Qué pasó con la selección de futbol? ¿Qué hay de nuevo con la bolsa de valores? ¿Supiste lo que hizo esa chica ayer?”

La siguiente es una historia basada en hechos reales. Tengo una pariente cercana a quien un miembro de su iglesia le preguntó: “¿Cómo estás?” ¿Puedes creer que mi familiar tuvo el atrevimiento de decirle a esa señora que no se encontraba bien y que necesitaba que oraran por ella? Aquella señora entonces le contestó que en realidad no era su intención saber cómo estaba. Esa es la mentalidad del club: “¿Cómo estás?” no es una puerta abierta para que me cuentes tus problemas. Es una forma de decirte que me he dado cuenta de tu presencia. Eso es todo, así que apégate a ello. Seamos realistas, Iglesia Americana, secretamente esperas que ese “¿cómo estás?” no lleve a la gente a contarte sobre sus problemas. No tenemos tiempo para esas cosas. Sin embargo la iglesia debe valorar la comunidad transformadora. Debemos llevar las cargas de los otros. Nadie debe ir solo por el camino. Nadie. Gálatas 6:2 dice que sobrellevemos los unos las cargas de los otros y cumplamos así la ley de Cristo. Esto es bastante pesado. ¿Estás llevando la carga de alguien más?

La gente de los clubes solo invita a su vida a las personas que se ven como ellos. 

Los clubes valoran las mentalidades similares. La iglesia de Jesucristo debería de valorar la diversidad. Honestamente, iglesia Americana, ¿puedes decirme que valoras la diversidad? Atribuimos nuestra falta de diversidad a cosas como las diferencias culturales. ¿En serio?

pexels-photo-133699.jpeg

La gente de los clubes quieren tener a todo el mundo contento. 

Los clubes no quieren perder a ningún miembro, así que tratan de satisfacer todas las necesidades. Si José no está contento con alguno de los cambios, el club provee algo para él.  Si Juanita no está feliz con ese cambio, el club proporciona algo para ella. La mayoría de las iglesias hoy en día equipara la unidad con la felicidad. Unidad no significa que mantengamos a todas las personas felices y contentas. Algunas personas se alimentan de la atención que reciben para prevenirse de los cambios y salirse con la suya. La iglesia debe estar, sin necesidad de pedir disculpas,  enfocada en hacer discípulos y brillar en la oscuridad. A los clubes sociales no les gustan los cambios,  quieren hacer las cosas de la misma manera en que siempre se han hecho. Dos valores que están casi siempre en conflicto entre sí mismos. Así que dime, ¿Qué valor te domina, iglesia Americana? ¿Hacer discípulos o preservar las tradiciones? Dime honestamente…

____________________

Repito, no estoy dejando la iglesia… estoy dejando el club social. Estoy cansado de pasar mi tiempo y energía contribuyendo a una cultura que busca alimentarse a sí misma. Estoy cansado de pasar mi tiempo convenciendo a otros de que yo estoy bien y ellos están mal. Esto solo alimenta mi tendencia natural de juzgar a los demás. Si estoy en lo correcto, entonces todos los demás están en un error. Pero si Jesús está en lo correcto, de repente el amor, la gracia y la verdad se convierten en los principios con los que miramos al mundo. Me gustan esos principios. Alimentan una tendencia mucho más natural a aceptar y amar.

Quiero pasar tiempo alcanzando a los perdidos. Quiero pasar tiempo averiguando cómo restaurar la vida de mi vecino, cuyo matrimonio está colapsando, o la de mi amigo que se encuentra batallando contra el cáncer, o mi compañero de clases que lucha contra la pornografía. Quiero rodearme de un grupo de hombres y mujeres que sean misionales.

Todavía sigo creyendo que hay esperanza para ti, Iglesia Americana. Hay esperanza porque Dios reina sobre todas las cosas y situaciones. Hay esperanza porque Jesús es la cabeza de la Iglesia. Quizás podamos cambiar las cosas, pero no voy a continuar cómodamente sentado en un club, ya no más.

Yo quiero ser parte de un movimiento. Espero que comprendas.

Atentamente,

Frank Powell.

A Dios sea la Gloria por siempre. Amén.

Este artículo fue publicado originalmente en: FrankPowell.me

Lemas que Despertaron a la Iglesia: Intensamente Misioneros

Por Howard Culbertson

“El espíritu de Cristo es el espíritu de misiones. Cuanto más nos acercamos a Él, nos volvemos misioneros más intensamente.” –Henry Martyn, misionero en India y Persia.

¿Conoces a alguien que piensa que el involucramiento para respaldar a las misiones mundiales solo es para aquellos que realmente están apasionados por ellas? Yo conozco personas que piensan así.

“Es asunto de ellos,” dicen despectivamente.

Henry_Martyn.jpgSi Henry Martyn estuviera vivo, él estaría en desacuerdo. “No solo es asunto de ellos,” hubiera protestado, “Es un asunto de Cristo y, por consiguiente, debe ser ‘asunto’ de cada seguidor de Cristo.”

Martyn, quien fue misionero en India y Persia a principios del siglo XIX, vio el evangelismo mundial como una pasión central del corazón de Dios. Eso significa, según Martyn, que mientras más nos volvemos como Jesús, más compartiremos la pasión de Cristo por el evangelismo mundial.

Las palabras de Pablo en Filipenses 2:5 nos llaman a “tener la misma manera de pensar que tuvo Jesucristo” (TLA). Aunque esa exhortación está presente en un pasaje sobre la humildad de Cristo, es pertinente a cualquier otro contexto. Ser como Cristo al punto de pensar como Cristo, incluye abrazar su deseo de que todo el mundo escuche las Buenas Nuevas.

hands-600497_960_720.jpg

Los pastores algunas veces lamentan que quienes apoyan la misión mundial en su congregación, normalmente sean los miembros ancianos. Si eso es cierto –y algunas veces lo es– puede ser porque aquellas personas mayores, quienes respaldan el evangelismo mundial, han caminado con Cristo muchísimos años. Con el paso del tiempo, mientras se han acercado más a Él, se han vuelto “intensamente misioneros.” Si Jesucristo está apasionado por el evangelismo mundial, no debería ser una sorpresa que nosotros, cuando seamos mayores, creyentes maduros, nos sintamos apasionados por eso también.

Así que, la pasión global en aquellos “santos” mayores, valida las palabras de Henry Martyn: “Cuanto más nos acercamos a Él [Cristo], nos volvemos misioneros con mayor intensidad.” Por otro lado, la declaración de Martyn no limita la pasión misionera a aquellos que han sido creyentes por décadas. Simplemente está declarando algo que, claramente, es un mensaje bíblico: Si nuestros corazones están en sintonía con el corazón de Cristo, nos volveremos más apasionados por proclamar las Buenas Nuevas de que Dios ha venido a través de Cristo para redimir el pecado de los seres humanos.

Este artículo fue publicado originalmente en: nazarene.org

Carta Abierta para las Iglesias de Mesoamérica

Durante las últimas cinco semanas hemos estado viajando a través de 40 Días de Oración por las Ciudades de Mesoamérica. ¡Nos anima ver la respuesta de muchos líderes e iglesias locales movilizando a su gente en oración! Esta campaña se ha convertido en un énfasis anual y, especialmente este año, estamos empezando a ver que la visión se ha arraigado. ¡Gracias a todos los que diariamente han intercedido por los centros urbanos de nuestra región – esto verdaderamente está haciendo la diferencia!

40-dias---genesis----Afiche-redes---Insta-y-Face.png

Hay algunas cosas emocionantes que sucederán en los próximos meses. En primer lugar, ¡la oración no tiene que detenerse! Por favor sigan nuestras actualizaciones y peticiones de oración durante todo el año en Facebook, Twitter e Instagram. Nuestra aplicación móvil (disponible en Android o iOS)  estará comenzando a ser más y más útil con nuestros misioneros en el campo compartiendo historias y también peticiones de oración y acciones de gracias. Y no olviden que en toda la región hemos dedicado las mañanas de los martes a orar y ayunar para que ocurra un génesis en las ciudades de Mesoamérica.

IMG_7069.JPG

Sugey Barrón

Segundo, ¿sabías que estamos desarrollando varios materiales y herramientas nuevas para equipar a las iglesias existentes que están en áreas urbanas? Sugey Barrón, quien fue misionera con Génesis enviada de México a Santiago, República Dominicana, ha decidido continuar sirviendo como misionera en R.D., ahora con un enfoque en el entrenamiento de cientos de nazarenos, que viven en nuestras ciudades, para que sean misionales. ¡Estoy muy emocionado con todo lo que ella está desarrollando (sabrás más en los meses venideros)!

En tercer lugar, el próximo mes estaremos entrenando y enviando una nueva cosecha de misioneros Génesis quienes impactarán Monterrey, México y Quetzaltenango, Guatemala. Ellos son algunos jóvenes realmente geniales. Ciertamente leerás más sobre ellos en las próximas semanas, pero por ahora puedo decir que ¡es un gran honor ser testigo de cómo Dios sigue llamando a personas al ministerio transcultural, y cómo ellos continúan respondiendo con pasión y en obediencia a su voz!

Podcast_Spanish_Final.pngTodo eso, y aún no he mencionado los artículos que regularmente proveemos en nuestro sitio web, los episodios del podcast de los “Siervos Inútiles” que subimos cada dos semanas, y mucho más. ¡Hay mucho que está sucediendo! El punto es: necesitamos que continúes orando por todo esto. No permitas que el término de la campaña de 40 días ocasione que se pierda de vista la necesidad de tener iglesias urbanas efectivas (como “ojos que no ven, corazón que no siente”). De hecho, añade a esa oración ¡mucha acción! Involúcrate de alguna forma y ¡ayuda a otros a hacer lo mismo!

Gracias por tu colaboración continua. Dios está usándote – y a otros miles más – para hacer la diferencia. Qué privilegio ser parte de esta aventura con ustedes.

Scott Armstrong
Coordinador de Misiones Globales y Génesis Mesoamérica
8 de febrero, 2019

Un Dios Todo Terreno

En la entrada anterior publicamos un reporte de lo que Dios hizo a través del proyecto misionero “4×4 Todo Terreno” en la ciudad de Querétaro, México, donde a finales del año pasado y principios de este 2019 un grupo de jóvenes sirvieron junto a las misioneras de Génesis en ese sitio.

20181230_122036.jpg

A continuación, compartimos algunos testimonios de los jóvenes quienes fueron parte de esta oportunidad misionera:

img-20190103-wa0085

“Esta fue una experiencia que me dejó con muchas enseñanzas, ya que pude experimentar de una manera palpable lo increíble que es servir a Dios…esto me ha motivado para seguir trabajando, para seguir compartiendo la Palabra de Dios a tantas personas como pueda, y sobre todo para dejarme usar por Dios en cualquier plan que Él tenga para mí. Fue una semana en verdad muy bendecida para mí y como el nombre del proyecto lo dice, pude comprobar que Dios es un Dios 4×4, que sin duda alguna trabaja y obra en Todo Terreno.” – Teresa de Cuesta.

“Salir a evangelizar y conocer la necesidad de la comunidad nos hizo sensibles ante las circunstancias; llevar el mensaje del amor de Dios hacia aquellos que lo necesitan es una esperanza de vida para todos: ‘sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados’ (Santiago 5:20). 4×4 Todo Terreno es una plataforma de enseñanza, de misión, de amor, esperanza y obediencia.” – Gaddiel Antonio.

3f4955f7-1e00-4bbc-add0-6ee4f5193c56.jpg

“Participar en este proyecto fue la respuesta de Dios a mi oración para servirle en ese lugar. Doy gracias a Dios por la oportunidad de pasar una semana con las misioneras de Génesis que sirven en Querétaro, cada una me enseñó grandes cosas, pude ver que la pasión por predicar el evangelio se lleva en la mente, pero sobre todo se vive en el corazón. El trabajo que realizan me ha impactado porque su amor lo demuestran con el perdido, también en el abrazo y la atención que brindan a los niños.” – Rosa Amaro.

“La decisión de asistir al 4×4 fue un poco difícil debido a los tiempos, el dinero, y la familia. Pero, gracias a Dios quien puso los medios, así ¡llegué a Querétaro!  Me gustó mucho convivir con las misioneras de Génesis, ver cómo desarrollan su ministerio y la alegría con la que adoran a Dios. Todos esos días fueron de gran bendición para mí. Fui testigo de que ¡Dios cambia los corazones!” – Alejandra Aguilar.

20181228_084154

“Desde que llegué y durante la semana de actividades estuve enferma…Dios tenía otros planes para mis condiciones, porque creo que al final de cuentas lo importante es la disposición y no la capacidad. El Señor sabía que mis intenciones eran las de ayudar al equipo, y como por desgracia mi salud no me lo permitía, Él proveyó un instrumento valioso para todos y que podía ser operado por mí: un carro. Aunque las cosas resultaron muy diferentes a lo que esperaba, hoy puedo decir que a pesar de los malestares físicos y debilidades, el Señor me usó según Su propósito.” – Ariadna Romero.

3effa33c-f513-49c8-8ff8-93fdd8121d30.jpg

“Participar del 4×4 fue de mucha bendición, porque me dio la oportunidad de servirle a Dios por medio de mi carrera profesional (médico general). El hecho de que las personas pregunten porqué regalamos los medicamentos y nuestro servicio es la mejor oportunidad para agradecer públicamente a Dios y recordarles a las personas que el Señor tiene un plan para ellos.  Nosotros solo estamos ofreciendo lo que Él nos da y así podemos compartir cómo cada uno de nosotros hemos sido cambiados por su amor.” – Navith Ayala.

Si te gustaría ser parte de una experiencia como ésta deja aquí tu comentario o contáctanos en nuestra página de Facebook: Global Mission Mesoamerica. ¡Dios también quiere usarte a ti en todo terreno!

Colaboradores Para el Reino – 4×4 Todo Terreno

Escrito por Ariadna Romero Moreno

Del 26 de diciembre de 2018 al 1 de enero de 2019, se llevó a cabo en la ciudad de Querétaro, México, el evento denominado 4×4 Todo Terreno, el cual por los últimos 9 años ha impulsado a los jóvenes nazarenos mexicanos hacia las misiones, a trabajar para el Señor lejos de sus hogares, en ambientes rudos y usando al máximo sus capacidades y fortalezas en aras de dar a conocer las buenas nuevas de salvación.

Equipo 3.jpg

Querétaro no fue la excepción. Las misioneras del proyecto Génesis nos esperaban para empezar las actividades en el sitio; 16 jóvenes acudimos al llamado de servicio. Entre los trabajos planeados con la gente local se encontraban: un torneo de Proyecto Gol, la Escuelita Bíblica Infantil, proyecciones de películas, evangelismo casa por casa, distribución de folletos evangelísticos y una brigada médica gratuita para los residentes de la colonia.

Así nos convertimos no solamente en hermanos en la fe sino en colaboradores para el Reino, compañeros de casa, caminantes entretenidos, comensales voraces, amigos durante la enfermedad y el cansancio, aprendices de cocineros y de labores domésticas, y hasta cantantes amateurs para celebrar el final de un año más en esta tierra y el término del 4×4.

Devocionales.jpgEl Señor bendijo nuestros esfuerzos pues niños y adolescentes empezaron a congregarse atraídos por las distintas actividades del día. El evangelismo casa por casa no obtuvo muchos resultados, ya que la mayoría de la gente no abría sus puertas o no se encontraba en casa. Cabe señalar que sucedieron algunos inconvenientes con la distribución de folletos evangelísticos: elementos de la policía local impidieron en varias ocasiones que se repartieran los volantes, ya que según ellos esto era contra la ley. Gracias a la tenacidad y creatividad de María Eugenia Rodríguez, responsable del Proyecto 4×4, y a la valentía de los chicos, las cosas tomaron otra dirección y terminamos en el crucero de una avenida principal repartiendo folletos y abrazos, deseándole a la gente un feliz año y muchas bendiciones para ellos y sus familias. Al final, se cumplió el objetivo trazado, aún a pesar de los obstáculos que siempre surgen cuando se trata de compartir el mensaje de salvación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estamos gozosos por los logros obtenidos durante la última semana del año 2018, sabiendo que hemos ayudado en la obra misionera que comienza a abrirse paso en el territorio Queretano, conociendo que, en el nombre de Jesús, nada es imposible.

Estadísticas: Contactos por Escuela Bíblica, Proyecto Gol, Películas, Casa por Casa – 108; Escucharon el Mensaje – 63; Folletos repartidos – 482; Abrazos – 132; Decisiones de Fe – 21; Discipulado inicial – 21.   

En Memoria de Harmon Schmelzenbach III

HarmonANUField.png

Hace una semana compartí el impacto que tuvo el misionero nazareno, Harmon Schmelzenbach III, en mi vida, y específicamente en mi llamado misionero. Hoy quiero compartir un artículo publicado por NCN News que honra la memoria de este gran hombre de Dios. 

A los 12 años, Harmon Schmelzenbach III habló con el evangelista swazi Joseph Mkwanazi en una reunión de campamento en Endingeni, Swazilandia. Más tarde, Harmon compartió que esta conversación confirmó su llamado a ser pastor y misionero como su padre y su abuelo. Pasaría los siguientes 13 años preparándose para este trabajo.

Harmon Schmelzenbach III nació en Nampa, Idaho, en 1935. Sus padres, Elmer y Mary, estaban a punto de convertirse en misioneros en Swazilandia, donde se crió Elmer. Ellos llevaron a Harmon a África cuando tenía solo unas pocas semanas de nacido.

Pasó sus primeros años de infancia en Swazilandia. Cuando tenía 11 años, él y su hermana Marilyn comenzaron a asistir a un internado en la República de Sudáfrica. El internado fue una experiencia común para muchos niños misioneros. En su caso, la escuela se encontraba muy cerca de sus padres lo que les permitía regresar a casa algunos fines de semana.

En 1952, Harmon regresó a Nampa y se matriculó en Northwest Nazarene College. Conoció a Beverly, quien era dos años más joven, y se casaron mientras eran estudiantes. Después de graduarse, fungió como pastor en el área hasta que Beverly completó su carrera.

Recibieron su asignación para ir como misioneros a la República de Sudáfrica en 1960. Su primera asignación fue entre las personas pedi del Transvaal del Norte. Más tarde, Harmon comentó que las personas pedi hablaban “un lenguaje difícil y gutural que no había podido aprender de niño”.

Al año siguiente, se mudaron a Blouberg, la estación nazarena más al norte de la República de Sudáfrica. El terreno accidentado del área requería un jeep para viajar. África meridional siguió siendo su campo de trabajo durante un cuarto de siglo.

Estaban, hasta cierto punto, sobre los hombros de dos generaciones de predecesores misioneros. Su abuelo, el primer Harmon Schmelzenbach, abrió las misiones Nazarenas originales en Swazilandia, Sudáfrica y Mozambique a principios del siglo XX. Sin embargo, después de medio siglo en África, los nazarenos apenas habían llegado más allá de su base en el sur.

A fines de la década de 1970, había una creciente sensación de que la expansión a África occidental y oriental estaba atrasada. La implementación de estas iniciativas requeriría un liderazgo empresarial, y Harmon había demostrado precisamente esto.

En 1971, tomó la iniciativa personal para registrar la Iglesia del Nazareno en Botswana. En 1977, él y Beverly se mudaron a Namibia para construir un nuevo distrito allí. Permanecieron allí hasta 1984.

En ese momento, el Departamento de Misión Mundial eligió a Harmon para guiar la expansión de la Iglesia del Nazareno a una nueva área. Se convirtió en el primer director del Área East Africa. Se mudaron a Kenia, compraron propiedades en Nairobi y comenzaron a dirigir estrategias que llevaron a la apertura de nuevas misiones e iglesias en Tanzania, Uganda, Ruanda y Zaire.

En Kenia, Harmon estableció una escuela para capacitar a predicadores, pero soñó con algo más grandioso: una universidad cristiana para África oriental. Su planificación inicial sentó las bases para que otros construyeran Africa Nazarene University, que la Asamblea General y el gobierno de Kenia autorizaron en 1993, que luego abrió en 1994.

“El Dr. Harmon Schmelzenbach eligió personalmente el terreno en el que se asienta la universidad, lo reclamó para Dios y la Iglesia del Nazareno por la fe en la oración y luego organizó la compra del terreno. Hoy en día, el edificio que alberga la administración de la universidad lleva su nombre, el Edificio Harmon Schmelzenbach “, dijo Stanley M. Bhebhe, vicerrector de Africa Nazarene University.

Para entonces, los Schmelzenbach habían estado en Addis Abeba durante dos años, siendo pioneros en el trabajo nazareno en Etiopía y Eritrea. Un régimen marxista había cerrado Etiopía a cualquier obra protestante durante casi dos décadas, pero el régimen había cambiado. Etiopía demostraría ser un campo productivo.

En 1994, Harmon fue nombrado “Misionero Multifacético” y comenzó a viajar por muchas partes, a predicar en convenciones y asambleas, a crear conciencia misionera entre los nazarenos en general al volver a contar historias familiares de África.

Harmon y Beverly se jubilaron en 2001, estableciendo su hogar en Clearwater, Florida, pero contribuyeron a las misiones incluso durante su jubilación. El director regional de Eurasia en ese momento, Franklin Cook, les pidió que capacitaran a nuevos líderes nazarenos en Hungría, y vivieron, sin queja, en una habitación pequeña en Budapest por una temporada.

Harmon Schmelzenbach III falleció el 2 de enero de 2019 a los 83 años. Le sobreviven su esposa, sus tres hijos y sus nietos.

Este artículo fue publicado originalmente en: NCN News.

Evangelización Urbana – Parte 2 de 2

*Esta es la continuación del artículo publicado en la entrada anterior.

Debemos ser una presencia continua en nuestra ciudad.

Jeremías continúa su profecía y les dice a los israelitas que casen a sus hijos y que se multipliquen. Estamos hablando de un impacto generacional en la ciudad – nuestro evangelismo debe producir transformación y cambio que serán visibles a las generaciones en la ciudad.

Para impactar generaciones a través de métodos evangelísticos, debemos abrazar una postura que desafíe los sistemas sociales de hoy en día. Debemos empezar a conocer a los jóvenes que están siendo invitados por las pandillas en nuestros vecindarios, a los niños que están siendo forzados y utilizados en la trata de personas, a las familias rotas que están buscando sanidad en el alcohol y las drogas. Vamos a tener que ensuciarnos las manos. El evangelismo urbano no es fácil – es desgarrador. Cuando empecemos a ver a las personas que NECESITAN las buenas noticias de Jesús, empezaremos a responder diferente a esos ambientes.

Hace poco hablé con algunos plantadores de iglesias urbanas que se encuentran en un área que está llena de edificios de apartamentos. Me contaron acerca del edificio en el que ellos se sienten más cómodos – el edificio donde la pandilla del vecindario está a cargo de quién entra y quién sale. Al principio, ellos estaban nerviosos cada vez que pensaban en ir a ese edificio. Pero como ahora ellos son conocidos por los vecinos como “buenas personas que están sirviendo a Dios,” la pandilla les protege. Sonrío al pensar en el día cuando escuchemos que los miembros de la pandilla han rendido sus vidas a Cristo, y que ellos empiezan a ver cambios sociales y generacionales en sus vidas.

pexels-photo-109919.jpeg

Debemos orar por nuestra ciudad.

Quizá la instrucción más evidente que podemos tomar de Jeremías es: procuren la paz de la ciudad y rueguen por ella.

Orar por la ciudad es una de las partes más importantes del evangelismo urbano. Las fuerzas espirituales que están trabajando en la ciudad, están luchando cada día, y cada vez que pisamos su territorio estamos participando en una guerra espiritual. Debemos orar y de verdad anhelar el SHALOM, el bienestar holístico, de nuestra ciudad. Y para orar eficazmente, debemos conocer profundamente nuestra ciudad. Necesitamos conocer sus ritmos, sus heridas, y su gente.

Dios ya está trabajando en la ciudad, y la oración es nuestra conexión con él y con su trabajo. Cuando nos comprometemos con la oración pidiendo paz para la ciudad, Dios empieza a guiar nuestro camino hacia los encuentros diarios que Él quiere que tengamos, y Él sustituye el miedo por el amor. Será entonces cuando, en lo supuestamente mundano y secular, Dios nos use para evangelizar: para traer sus buenas noticias a la gente de nuestra ciudad.

El evangelismo en la ciudad no se trata de la técnica más nueva o más grande (¡ojalá fuera así de fácil!). El evangelismo urbano está basado en crear relaciones interpersonales que sean estratégicas e intencionales. Y, simplemente, eso lleva tiempo. Si estás siendo llamado al evangelismo urbano, estás siendo llamado a una visión de largo plazo. Considera mudarte a un vecindario donde ves que Dios ya está trabajando. Pasa tiempo con personas en sus lugares de trabajo y tiempos de entretenimiento. Conoce a las personas que están involucradas en pecados sistémicos y hazte amigo de ellos. Sobre todo, ora por la paz en tu ciudad. Confía en que tu ciudad está en el corazón de Dios y que Él desea usar tu testimonio y tus interacciones cotidianas para traer paz a tu ciudad.

 

A %d blogueros les gusta esto: