Archivo de la categoría: Oración

Tres Cosas que los Musulmanes Pueden Enseñar a los Cristianos Acerca de la Oración

Por Sofya Shahab

Solo porque nuestras creencias son diferentes, no significa que no debemos poner atención. 

Yo sabía que Afganistán me iba a encantar incluso antes de llegar a ese país. Como estudiante de artes, es muy fácil pensar románticamente en el Medio Oriente, atraídos por su misticismo exótico, su historia y cultura. 

Mis primeras noches en Kabul, las pasé escuchando adormilada a los helicópteros pasando sobre mi cabeza, preguntándome qué es lo que estaba pasando y a dónde iban. A las 4 a.m., la ciudad se despertaba, cada Mezquita hacía oír su llamado a la oración, incitando a los afganos así como a los expatriados. 

En cada país, el llamado a la oración es un poco diferente, y mientras Afganistán está lejos de ser lo peor, ciertamente yo no di la bienvenida al muecín local interrumpiendo mi sueño. 

Pero no tomaría mucho tiempo a mi cuerpo silenciar el coro nocturno de Kabul, muy parecido a aquellos viviendo cerca de las vías ferroviarias aprendiendo a acostumbrarse al ruido de los trenes cuando pasan. Ahora, diez meses después, aprecio la intromisión del tiempo de oración a lo largo de mi día, mientras me he dado cuenta cuánto hay que aprender de mis colegas musulmanes, acerca de mi propia fe. 

Resultado de imagen para musulmanes orando

Los cristianos y musulmanes obviamente tienen creencias muy diferentes. Como cristianos, necesitamos ser firmes en esto, y no comprometer lo que sabemos que es verdad en la Biblia. Pero tiene que haber dedicación para aprender de nuestro vecindario, mientras sostenemos la verdad hacia nuestra fe. 

Piensa en las declaraciones de Malala Yousafzais hacia Jon Stewart, acerca de la importancia de poner la otra mejilla. O en el tremendo trabajo de Eboo Patel en el area de crear un diálogo religioso. Estos son musulmanes que han vivido algo que es maravillosamente verdad. Y, como es dicho comúnmente, toda la verdad es la verdad de Dios. 

En ese interés, he visto tres cosas que los cristianos pueden aprender de los musulmanes acerca de la Oración: 

Disciplina

La mayoría de los cristianos que conozco pasarían la primera parte de su día en devocionales matutinos, despertándose quizá 30 minutos antes de que comiencen las prisas para alistarse y así pasar tiempo con Dios. Pero no estoy segura cuántos de los que conozco, se despertarían al amanecer, sin importar lo temprano que esto sea, para orar. 

Para mí, levantarme con el sol cada día demuestra una emoción incontenible por Dios. Hay muchas mañanas donde es demasiado fácil presionar el botón de repetición y simplemente relegar a Dios para más tarde en el día. 

Utilizar el llamado a la oración como un recordatorio para tomar tiempo fuera e invertir en una relación con Dios que enseña una disciplina que a menudo está ausente. No importa dónde tú estés o lo que estés haciendo, debes detenerte para leer, adorar o reflexionar. Esto pone a Dios en el centro de tu vida y físicamente demuestra que Él es más importante que cualquier otra de las preocupaciones que tú pudieras tener, mientras ellas toman el segundo lugar. 

Reverencia 

Al observar los preparativos que realizan los musulmanes para la oración, puede cambiar la forma en que nosotros nos acercamos a Dios. Quitan sus zapatos y lavan sus manos, su rostro y sus pies; se están purificando. 

Mientras la sangre de Cristo ha hecho esto ya por nosotros, es un recuerdo emotivo de que nuestro Dios es un Dios Santo, a quien debemos acercarnos con reverencia. Él es nuestro Padre que nos ama, pero eso no significa que nuestro acercamiento hacia Él debe ser a la ligera. 

Una de las cosas bellas de la cruz es que ha removido las barreras entre nosotros y Dios, para que podamos alzar nuestra voz a Él compartiendo nuestras necesidades y gozo, cuando nos ataca. Pero quizá también veamos quién es Dios verdaderamente cuando le hablamos. Él es el Dios que dijo “Quítate las sandalias, porque estás pisando tierra santa” (Éxodo 3:5). Y el Dios de Apocalipsis 4, quien brilla desde su trono como piedras preciosas.

Comunidad

Orar cinco veces al día, ya sea en la Mezquita, en la oficina o en el hogar, crea un sentido de unidad entre los musulmanes, ya sea que estén todos juntos literalmente o esparcidos en todo el mundo. 

Fui criado en una iglesia Bautista evangélica, así que no fue hasta que vine a Afganistán que experimenté por primera vez la liturgia. Y me sorprendió lo mucho que lo disfruté. 

Una amiga que recientemente ha estado trabajando en su camino por “Las Divinas Horas” (The Divine Hours), explicó cómo, orar una oración que tú sabes que alguien más en algún lugar retomará, después de que tú aportes a una comunidad que representa el verdadero cuerpo de Cristo, sin importar la denominación o ubicación, crea “una cascada de alabanza ante el trono de Dios,” como Phyllis Tickle dice en su libro The Divine Hours.

En cierta manera, es más fácil ser un cristiano en Afganistán que en Inglaterra. Hay un valor ubicado en la religión que frecuentemente es desestimado en las culturas seculares. A pesar de que los cristianos y los musulmanes obviamente están en desacuerdo en muchos aspectos acerca de quién es Dios y cómo nos relacionamos con Él, hay mucho que podemos aprender los unos de los otros. 

Artículo publicado originalmente en: http://www.relevantmagazine.com/god/worldview/3-things-muslims-can-teach-christians-about-prayer

8 Cosas Que He Aprendido Sobre Cómo Superar La Adicción a La Pornografía – Parte 2 de 2

Esta entrada es la continuación del artículo publicado hace dos días, publicado originalmente por la revista Relevant Magazine:

5.- La Rendición de Cuentas Es Más Que Solo Una Vez Por Semana.

Hay 24 horas en un día, 168 horas en una semana y aproximadamente 720 horas en un mes. ¿De verdad creemos que estar sentado frente a alguien por 1 o 2 horas de 168 y de 4 a 8 horas de 720 puede llamarse responsabilidad efectiva? No debería.

La rendición de cuentas frecuentemente se convierte en una lista de cómo has estropeado tu meta, o no. La comunidad real es más intencional. Y más natural. Ten un grupo de amigos con los que compartas tu vida, eso será mucho mejor que solo tener tu propio mecanismo de prevención del pecado.

Si la pornografía es parte de tu vida, necesitas encontrar otras personas que puedan llenar esas horas con verdadera amistad. Los beneficios serán mucho mejores que solamente hacer a un lado tu hábito de pornografía. Y si no eres adicto a la pornografía, necesitas ser una de esas personas que aparezca para ayudar a otro que sí sea adicto.

6.- No Bajes La Guardia.

Me senté enfrente de un amigo quien me había dicho que había recaído en la pornografía luego de 30 días sin mirarla. Cuando le pregunté por qué lo hizo, me dijo que había empezado a celebrar su victoria y bajó la guardia.

Tengo más obstáculos hoy de los que tenía antes. Puedo decir que ya no tengo deseos de mirar pornografía, pero no voy a probar ese deseo volviéndome perezoso.

Una nota similar: nada bueno sucede muy tarde en la noche. Quedarse despierto hasta tarde cuando no hay razón para ello puede conducirte a todo tipo de basura. Solo acuéstate a dormir.

7.- Si Eres Libre, Grítalo Desde Lo Alto De Una Montaña.

Si eres libre de la pornografía, escúchame: necesitas decírselo a la gente.

Me senté frente a un chico que me gritaba con los ojos mientras me decía que nunca había conocido a otra persona además de mí que haya sido libre de la adicción a la pornografía. Me rompió el corazón, no porque pensara que fuera verdad, sino porque incluso los libres están muy callados. Tienes esperanza para muchos. Ayúdales.

8.- La Libertad Es Tuya. ¡Clama Por Ella!

En mis reflexiones sobre esto, he pensado muchas veces sobre el trabajo de Jesús en la tierra. Él vivió, murió y resucitó de la muerte. Soy libre de la ley del pecado y de la muerte a consecuencia de eso. Soy libre.

Descubrí que peleaba, pateaba, clamaba y rogaba por algo que poseía todo el tiempo: Libertad. Tienes todas las herramientas que necesitas para superar esto cuando tienes a Jesús. Solo tienes que caminar y liberarte, y dejar que otros te ayuden a lo largo del camino.

Este artículo fue publicado originalmente en: https://relevantmagazine.com

8 Cosas Que He Aprendido Sobre Cómo Superar la Adicción a la Pornografía – Parte 1 de 2

El siguiente es un artículo publicado originalmente por la revista Relevant Magazine:

Cuando apenas alcanzaba mi segunda década de vida, un amigo me introdujo a la pornografía.

Tan intrigante como era, yo sabía que estaba mal. Lo que no sabía, sin embargo, era que elegiría ir por un camino que me volvió adicto a esa tontería por más de 15 años.

Gasté dinero en mi adicción. Perdí relaciones a causa de mi adicción. Me entumí en mi relación con Dios a causa de mi adicción. Alcancé un punto en la vida donde pasaba más tiempo en mi adicción a la pornografía que fuera de ella.

Hablar sobre la pornografía aun siendo libre de ello, pone incómoda a la gente, especialmente los cristianos. Podemos ser bastante cerrados sobre ese tema. No nos gusta hablar de ese problema en sí, curiosamente, incluso a los que están libres de esa adicción. Algunos no quieren hablar acerca del “por qué” cuando se trata de la adicción o la libertad. Yo sí.

En Noviembre de 2013 celebré 6 años “sobrio” de la pornografía.

466117692

Aquí están 8 cosas que he aprendido a lo largo del camino:

1.- “Un Pequeño Problema” Sigue Siendo un Problema.

No te engañes.

No te engañes. Si miras pornografía, tienes un problema de adicción a la pornografía.

Estoy constantemente sorprendido del número de personas con las que hablo que piensan que si no ves pornografía frecuentemente significa que no tienes un problema. Quizás no tengas un problema tan grande como algunas otras personas, pero la comparación es un juego muy peligroso.

Un poquito es la base para mucho más. Debes detenerte antes de que se convierta en un problema más grande. Es como si alguien te dijera: “Pero… es que… ¡solo me inyecté un poquito de heroína esta semana! Si, así de ridículo te escuchas.

2.- Un Ciego No Puede Guiar A Otro Ciego.

Si empezaras un negocio, ¿le pedirías consejo a alguien que tiene poca o ninguna experiencia en negocios para preguntarle cómo iniciar? Por supuesto que no.

El poder de la comunidad es valioso, y hay algo sanador en la solidaridad de la gente que ha pasado las mismas luchas que tú. Todo eso está bien, es bueno.

Sin embargo, un ciego no puede guiar a otro ciego. Es como si hubiera un montón de gente con los ojos vendados dentro de una celda con la puerta abierta, tropezando unos con otros esperando encontrar la salida. Es una imagen mental divertida. Pero mal uso del tiempo.

Algo que no consideramos muy a menudo es buscar a alguien que ya no sea adicto y preguntarle cómo halló su libertad. Este es otro tipo de comunidad y de confesiones a los que quizás no estamos acostumbrados, pero también puede dar otro tipo de fruto.

3.- La Fantasía No Hace Que Desaparezca La Realidad.

Me di cuenta que tenía muchas guerras entre la fantasía y la realidad. Lo más loco es que cuando has terminado con la fantasía, te das cuenta que la realidad ha permanecido sentada esperando por ti cuando regresas a casa.

Justo como en cualquier otra adicción, si miras pornografía para lidiar con el estrés, o porque estás insatisfecho de alguna manera con tu vida, en realidad no estás resolviendo el problema, lo estás haciendo más complicado.

4.- El Matrimonio No Te “Curará.”

En verdad, no lo hará. El problema de la mayoría de la gente no es la falta de sexo. De hecho, probablemente tendrás que “desaprender” los deseos que llevas a la cama, a causa de tu adicción.

El matrimonio quizás pueda enmascarar el problema por un tiempo, pero no he conocido todavía a una persona que haya sido adicta a la pornografía antes de casarse y nunca la haya vuelto a mirar después de decir: “Sí, acepto”. Si no buscas ayuda antes de entrar a un matrimonio, simplemente terminarás lastimándote a ti mismo y mucho más a tu cónyuge.

Este artículo continuará en la siguiente entrada.

Pertenecer, Creer, Convertirse: Un Nuevo Proceso de Evangelismo

Por Eddie Cole

El proceso americano evangélico está cambiando. 

“Las iglesias no están creciendo por causa de conversiones. Las iglesias solo están intercambiando ovejas.”

¿Alguna vez has escuchado a alguien hacer este reclamo o alguno similar? Yo sí–muchas veces, de pastores y miembros de iglesia parecidos. ¿Qué es lo que hacemos de esta clase de comentario, y cómo respondemos? 

Primero, una nota de ánimo: sólo porque no ves convertidos, no significa que no están ocurriendo en las iglesias en América. Están ocurriendo.

El evangelio nunca ha dejado de ser poderoso. El crecimiento de conversión seguirá ocurriendo. Nada puede impedir que el poder del evangelio trabaje en las vidas de aquellos que creen suficiente para actuar sobre esto. 

IMG_2561

Algunas Sugerencias Prácticas para los Desanimados

#1: No pongas mala cara – ¡ORA! Dios es capaz de hacerte y hacer a tu iglesia poderosa en el ministerio del evangelio. ¿Recuerdas cuando el Espíritu Santo descendió sobre los apóstoles y los empoderó para ser sus testigos? El Espíritu Santo descendió cuando ellos estaban reunidos para orar. 

Cuando el pueblo de Dios ora, cosas suceden.

#2: Considera pasar algún tiempo abordando lo que se necesita cambiar en tu acercamiento para alcanzar personas. En una reunión reciente con líderes evangélicos, aprendí que muchas iglesias americanas que están experimentando crecimiento en conversión, han descubierto un ligero, pero significativo cambio en el proceso de cómo evangelizar efectivamente.

Compara el antiguo proceso evangélico americano con el nuevo… 

Por décadas, el proceso más efectivo usado por evangélicos americanos siguió este patrón:

  1. Usando una herramienta como las Cuatro Leyes Espirituales, un tratado o folleto evangelístico, o la presentación de Evangelismo Explosivo (EE), un cristiano presenta a un no creyente la oportunidad de creer en Cristo a través de compartir la verdad con él o ella.
  2. El cristiano entonces invitaría al nuevo convertido a ser parte de una iglesia.
  3. El cristiano ayudaría al nuevo convertido a disfrutar un sentido de pertenencia con la iglesia.

El proceso hoy en día se parece más a esto:

  1. El cristiano invita a las personas a pertenecer a su comunidad (amándoles incluso si ellos no son creyentes), y a través de eso…
  2. El cristiano les ayuda a ver por qué ellos deben creer en lo que la Biblia demanda acerca de Jesús.
  3. Una vez que ellos creen en Jesús, el cristiano les anima a ser parte de la iglesia y a unirse en la misión de evangelizar a otros.

Simplificándolo, el cambio de proceso se ve así:

  • Proceso Antiguo = Creer, Convertirse, Pertenecer
  • Nuevo Proceso = Pertenecer, Creer, Convertirse

Esto me recuerda a cómo mi amigo Jeff se convirtió en seguidor de Jesús. Jeff me vio a mí y a otro amigo haciendo ejercicio en el parque que estaba justo junto a nuestro templo y paró de hablar. Mi compañero de ejercicio y yo tomamos un descanso y platicamos con él por algunos minutos. Terminamos invitándolo a venir a la iglesia con nosotros ese domingo. No solo Jeff vino al culto ese domingo, sino que le encantó y siguió viniendo.

La familia de la iglesia lo rodeó con sus brazos y le dio la bienvenida. A él le encantó la música e incluso pareció que le gustaron la mayoría de mis mensajes. Eventualmente, el evangelio se apoderó de su corazón. Después de varios meses de asistir, él rindió su corazón a Jesús y tuve el privilegio de bautizarlo.

Jeff era la clase de persona a quien los estereotipos etiquetarían ‘odia’ a los evangélicos. Algunos sugerirían que nunca viniera a uno de nuestros servicios de adoración. Pero Dios hizo un trabajo poderoso en él por el amor que le había sido mostrado a través de los cristianos. La forma en que Dios trabajó en su vida nos muestra un ejemplo del cambio en el proceso de evangelismo.

El proceso más nuevo – pertenecer, creer, y convertirse – funcionó con Jeff. Está funcionando en muchas vidas y para un número creciente de congregaciones.

Está listo en todo tiempo para compartir el evangelio, porque es el evangelio el que cambia vidas. Déjanos comenzar el proceso solamente mostrando el calor del evangelio hasta que esa puerta de la conversación se abra. En otras palabras, ama a las personas hasta que ellos pregunten, “¿Por qué?”

Artículo publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/edstetzer/2017/january/church-growth.html

 

Persecución, Resurrección y Vida

Por Eugenio Duarte
Superintendente General de la Iglesia del Nazareno

Sobre un librero en mi estudio, tengo un recordatorio para orar por los cristianos perseguidos: es una jarra que recibí en una conferencia misionera. En un costado se puede ver un rostro humano incógnito, y en el otro la reflexiva y provocadora pregunta: “¿Y qué si tú fueras uno de ellos?”

Ese rostro humano representa a aquellos que están literalmente: atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos (2 Cor. 4:8-10). La pregunta está dirigida a los corazones bondadosos del resto de nosotros: ¿Qué se siente beber de esta jarra?

Aunque sé que cada seguidor de Jesús es probado, estoy agradecido por la libertad de adorar y compartir el evangelio. Me doy cuenta que mi sufrimiento no puede ser comparado con el de la iglesia perseguida. Tengo mucho que aprender de estos cristianos y su devoción al Señor. Es algo reconfortante pensar que mis oraciones pueden ser un ministerio crucial para mis hermanos y hermanas perseguidas.

El enemigo ataca a la iglesia por ambos lados: la persecución y el frente de oración, y a menos que los discípulos libres y los perseguidos compartamos acerca de la muerte de Jesús y la revelación de Su vida, estamos fallando en ser parte de Su Iglesia.

fai-14-whats-all-this

En ambas situaciones, la fuerza viene de la muerte y la vida de Jesús. La crucifixión y la Resurrección de nuestro Señor alimentan nuestra perseverancia. Justo antes de la Crucifixión, los discípulos de Jesús temían por sus propias vidas, y parece que nada cambió inmediatamente después de ese evento. Ellos estuvieron escondidos hasta que fueron capaces de pasar un tiempo con el Señor Resucitado. Sólo la vida de Jesús les haría posible convertirse en valientes testigos, sin importar la persecución. Y no solo eso, al final, todos ellos dieron su vida por el evangelio. Nada sino la Resurrección de Jesús puede producir un cambio tan maravilloso.

En su libro: “Man’s Search for Meaning”/ (“La búsqueda del hombre por el significado”), Viktor Frankl escribe desde su perspectiva como psiquiatra y sobreviviente de los campos de concentración Nazi, para argumentar sobre lo que él llama: “el optimismo trágico”. Este es el potencial humano para transformar el sufrimiento en logros, y la vida transitoria en acción responsable. “Comparto el clamor del Apóstol Pablo: “y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte…”

CUARESMA: Una Época de Arrepentimiento

Rev. Ken Childress

“Ahora bien —afirma el Señor—,

    vuélvanse a mí de todo corazón,

    con ayuno, llantos y lamentos».

 

Rásguense el corazón

    y no las vestiduras.

Vuélvanse al Señor su Dios,

    porque él es bondadoso y compasivo,

lento para la ira y lleno de amor,

    cambia de parecer y no castiga.” (Joel 2:12-13)

 

La época de Cuaresma puede ser resumida en una palabra: ARREPENTIMIENTO. Escucha esta oración congregacional del Libro Común de Oración:

Omnipotente y Eterno Dios, que no sientes aversión por nada de lo que has creado, y que perdonas a los que con verdadera fe se arrepienten; Crea en nosotros corazones contritos, y concédenos perfecto perdón ¡oh Dios de toda misericordia! a los que lamentamos nuestros pecados y reconocemos nuestra miseria; por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

cabecera.jpg

Si esa oración te parece anticuada, puede ser que no recordamos con suficiente frecuencia que nuestro pecado es una hedionda ofensa a Dios; que una vez fuimos pecadores pobres y miserables sacados de un pozo fangoso. Como un viejo Puritano una vez advirtió, “Siéntate cerca del autoanálisis.” Es la mejor manera de apreciar completamente lo que Jesús logró para nosotros en la cruz.

La época de Cuaresma es un tiempo de preparación para un examen de conciencia, antes de la celebración del día de Resurrección.

Solo una mirada honesta a nuestro pecado nos dará una apreciación completa de la misericordia de Dios. Solamente cuando entendemos lo perdida que está la humanidad, entonces comprendemos lo grande que es nuestra salvación.

Recuerda, Cristo no murió simplemente por los pecados generales del mundo. Él murió específicamente por tu pecado específico.

 Así, es el mensaje hoy de Joel 2:12-13, para mí y para ti. Y si estoy adormecido ante la ofensa de mi pecado, ayúdame a “reconocerlo y lamentarlo” Señor, me arrepiento. ¡Gracias por tu PERDÓN!

Padre de toda misericordia, ayúdame hoy a entender tu mensaje para mí de Joel 2:12-13. Y si estoy adormecido ante la ofensa de mi pecado, ayúdame a “reconocerlo y lamentarlo” ¡Muchas gracias por tu PERDÓN!

Cuatro Formas de Practicar la Compasión Esta Cuaresma

Con el inicio de la época de Cuaresma, es común escuchar a las personas discutiendo lo que ayunarán o rendirán en el siguiente par de meses. Esta escritura de Isaías 58 ha estado presionando nuestros corazones para practicar un ayuno diferente esta temporada:

“El ayuno que he escogido,

 ¿no es más bien romper las cadenas de injusticia

 y desatar las correas del yugo,

poner en libertad a los oprimidos

 y romper toda atadura?

¿No es acaso el ayuno compartir tu pan con el hambriento

y dar refugio a los pobres sin techo,

vestir al desnudo 

y no dejar de lado a tus semejantes?

Si así procedes, tu luz despuntará como la aurora,

y al instante llegará tu sanidad;

tu justicia te abrirá el camino,

y la gloria del Señor te seguirá.

Llamarás, y el Señor responderá;

pedirás ayuda, y él dirá: “¡Aquí estoy!”

Si desechas el yugo de opresión,

el dedo acusador y la lengua maliciosa,

si te dedicas a ayudar a los hambrientos

y a saciar la necesidad del desvalido,

entonces brillará tu luz en las tinieblas,

y como el mediodía será tu noche.

El Señor te guiará siempre;

te saciará en tierras resecas,

 y fortalecerá tus huesos.

Serás como jardín bien regado,

como manantial cuyas aguas no se agotan.”

Negarnos a nosotros mismos placeres diarios, tales como dulces o nuestra taza favorita de café, para acercarnos más a Dios, es una parte importante de la disciplina del ayuno. Pero también hay un aspecto del ayuno que requiere acción.

Aquí hay algunas formas de practicar compasión durante Cuaresma:

Invita a alguien a cenar

Si es un compañero de trabajo, una familia que es nueva en tu comunidad, o una familia que está luchando, sé intencional en compartir una comida con alguien una vez a la semana durante el periodo de Cuaresma. Haz un plan para que todos los involucrados puedan apartar un tiempo y estar presentes.

Pasa tiempo como voluntario

El voluntariado es una de las formas más fáciles para involucrarte en cualquier comunidad. ¿Hay algún comedor, albergue, o iglesia en tu área? ¡Empieza ahí! Llama para conocer cuáles son las necesidades que pudieran tener, y considera qué habilidades o talentos tienes para ofrecer. ¿Sabes cómo tocar un instrumento o practicar un deporte? ¿Puedes ayudar a alguien a aprender un idioma? No importa cuáles sean tus habilidades, tú tienes talento y puedes ser una bendición para alguien más y un puente hacia conexiones significativas.

Haz esfuerzos compasivos en tus compras

Cuaresma es un tiempo excelente para reflexionar en cómo nuestro poder de compra es un factor importante para muchas de las injusticias en nuestro mundo. Cuando compres ropa nueva, normalmente los artículos que compras son fabricados por alguien más. No nos damos cuenta de cómo esos productos vienen de lugares que tienen labores forzadas y condiciones de trabajo extremadamente pobres. Cuando elegimos comprar conscientemente, podemos influenciar a las industrias que impactan la esclavitud moderna. Si necesitas comprar ropa, considera solo comprar artículos fabricados con dignidad o en tiendas de segunda mano.

Escucha más

El acto de escuchar está muy subestimado en nuestra cultura. Pero es la única forma en la que verdaderamente podemos conectar uno con otro. Aparta tiempo cada día para tener conversaciones con alguien que encuentres, esposo, hijo, amigo, vecino, colega, o alguien que acabas de conocer. Haz a un lado tu teléfono, dale a una persona tu atención y haz preguntas significativas. Escribe lo que has aprendido de esas conversaciones y ora específicamente durante Cuaresma. Cuando la temporada se termine, puedes regresar y ver lo que aprendiste de esas ocasiones, y cómo Dios ha trabajado en tus relaciones con otros.

Acercarte a Dios en esta temporada, puede suceder de muchas maneras. Creemos que puede suceder al acercarte a tus vecinos.

¿Cuáles son algunas formas en que tú planeas practicar la compasión esta Cuaresma?

Publicado originalmente en: http://stories.ncm.org/4-ways-to-practice-compassion-this-lent/

Yendo un poco adelante

Pastor Gerardo Aguilar

Oí de un hombre padre de familia enfermo de cáncer con un diagnóstico de sólo semanas de vida. Decidió testificar en su iglesia local. El hombre se paró enfrente; su esposa e hijos están sentados en las primeras bancas. El hombre habló y dijo: Sé que moriré pronto. Sé la causa y tengo la idea de cuándo podría ser mi último día. En realidad –dijo él–, todos en este lugar estamos muriendo de alguna manera, pero algunos no saben de qué morirán y cuándo será esto. Es cuestión de tiempo.

Creo que nadie espera decir esto tan fácil sabiendo que la gente que más amas está en primera fila y lo escuchará sin escollo.

Una etapa crucial en la vida de Jesús fue en Getsemaní momentos previos a su pasión y muerte en la cruz. Fue un lugar donde hizo oración al Padre teniendo una plática similar a la de aquel hombre enfermo de cáncer. Jesús sabe que pronto morirá, y sabe muy bien cómo. Sabe también que sus amigos le abandonarán sin excepción. Morir es cuestión de tiempo.

Mateo 26:39 nos dice: Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.”

oracion-de-jesus

Quiero resaltar las palabras iniciales del verso: “Yendo un poco adelante…’’ Estas palabras expresan que el Señor Jesús quiso voluntariamente seguir lo iniciado para completar el plan de salvación del hombre; por ello, el Señor fue ministrado por el Espíritu Santo esa noche en Getsemaní. Hablar en intimidad con su Padre trajo la fortaleza necesaria para continuar su misión redentora. Pidió sumisamente en oración al Padre que se hiciera Su soberana voluntad y no la propia.

  • ¿Has pensado desistir de un plan y propósito de Dios para tu vida?
  • ¿Estás invirtiendo tu tiempo, es decir, tu vida en lo que realmente vale?
  • ¿Has pedido al Señor que se haga Su voluntad y no la tuya en tu vida?

El padre de familia de nuestra historia finalmente habló victorioso a su iglesia y familia citando Gálatas 2:20: “Con Cristo estoy juntamente crucificado y ya no vivo yo, sino Cristo vive en mí.” Se aferró a la voluntad de Dios en su vida.

En esta Cuaresma, imita la obediencia y perseverancia de Cristo evidenciada en Getsemaní. Atiende el supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Vive para Cristo.

Cumple el propósito para el cual estás en esta vida.

Ama a Dios sobre todas las cosas y sírvele como nunca antes.

En estos días, ¡vamos un poco adelante!

A %d blogueros les gusta esto: