Archivo del sitio

Los No Alcanzados

Por Greg Crofford

Jesús tenía un corazón por los perdidos. La parábola del Buen Pastor relata la historia de un pastor con 100 ovejas. Cuando descubrió que faltaba una, dejó a salvo las otras 99, entonces se dispuso a rescatar a la oveja perdida (Lucas 15:1-7).

Esta parábola pone de relieve el corazón de Dios, un Padre que quiere que ninguno de ellos perezcan en sus pecados, sino que todos procedan al arrepentimiento (2 Pedro 3:9).

En enero de 1989, este deseo de “cooperar” con el plan de Dios para alcanzar a los perdidos, resultó de la primera Consulta Mundial para la Evangelización Mundial, celebrado en Singapur. Durante la próxima década, el Movimiento AD 2000 (más tarde llamado “AD 2000” y años subsiguientes) estableció la visión de “Una Iglesia para la Población”, y “el Evangelio para cada persona” en el año 2000.”

Aunque en los últimos tiempos el pensamiento ha sido motivado por alguno de los implicados, el movimiento hizo mucho para centrar las energías de las denominaciones y agencias misioneras “de los marginados” o “para los alcanzados”. “Proyecto Josué define estas agrupaciones como culturales que son menos del 2 por ciento “evangélico” o el 5 por ciento inferior a “cristiana adherentes”.

(Para obtener más información, consulte las misiones del Dr. Howard Culbertson en el sitio Web: http://home.snu.edu/~hculbert/).

¿Dónde viven los pueblos no alcanzados? De acuerdo con un artículo en el World Watch (01 de septiembre 2008) el año 2008, por primera vez en la historia, más de la mitad de la población del mundo está en las ciudades.

Mientras que muchos pueblos no alcanzados viven en zonas remotas, la juventud va cada vez más hacia las ciudades en busca de trabajo o educación. Al darse cuenta de esta tendencia —y en armonía con la estrategia urbana centrada con la de Pablo en el libro de Hechos— la Iglesia del Nazareno ha centrado sus esfuerzos misioneros recientes en las grandes ciudades.

1.jpg

Así como Pablo primero dirigió Corinto o Éfeso como capitales regionales, así nosotros centramos nuestros esfuerzos iniciales en los principales centros económicos y culturales.

Cuando los jóvenes encuentran a Cristo en la ciudad, a menudo están ansiosos de compartir su nueva fe con los familiares de vuelta a casa durante las vacaciones, o los descansos de la escuela. En África, por ejemplo, en ocasiones éstas se convierten por exposiciones rurales de la película “Jesús”, o por un campamento de fútbol juvenil. De esta manera, los marginados son alcanzados para Cristo, el Reino de Dios crece, y nos ayuda a cumplir el sueño de “una iglesia para cada pueblo.”

El AD 2000 y más allá del movimiento de la llamada “Ventana 10-40”, estos países entre 10 grados y 40 grados de latitud norte del planeta, son donde vive la mayoría de la gente no alcanzada. En lugares donde la plantación de iglesias abiertas es imposible, estamos encontrando maneras creativas de llegar a los marginados, para hacer realidad la visión del Evangelio “para cada persona.”

En nuestra preocupación por los marginados que viven lejos, no debemos olvidar a los que viven cerca. Incluso en los Estados Unidos hay muchos que nunca han escuchado una presentación clara del evangelio. ¿Cómo podemos ser “sal” y “luz” a los marginados que viven en la calle?

Jesús vendrá en un momento elegido por el Padre (Mateo 24:36). Nuestro trabajo es simplemente estar ocupados con la tarea confiada a nosotros, ya sea que el Señor venga mañana o retrasa su regreso otros mil años. Llegar a los no alcanzados por Cristo es nuestra tarea sagrada, y nuestra gran alegría.

Crofford Greg, Ph.D., es Director del Instituto Nazareno de Teología. Él y su esposa, Amy, viven en Nairobi, Kenia.

¡Feliz Cumpleaños a Mi Hermano!

Disfrutando el primer partido de la aventura con mi papá, hermano, cuñado, y hermanastra.

En estas dos semanas estoy viajando con mi hermano y padre a varios estadios para asistir a siete partidos de beisbol en 10 días, y además el Salón de Fama del Beisbol en Cooperstown, Nueva York.  Hoy hemos viajado toda la noche de Filadelfia y ahora estamos en Boston para ver las Medias Rojas esta tarde.  Después del Congreso FOCUS en Panamá, este tiempo ha sido muy especial para mí.  Mi hermano, mi papá, y yo hemos vivido bastante lejos por muchos años y no he pasado tiempo con ellos juntos por más de un día desde 2003.

Y quiero felicitar a mi hermano menor, Timoteo, este 8 de agosto, 2012.  ¡Hoy es su cumpleaños!  ¡¿Y qué manera más impresionante de celebrar, no?!  Él ha sido un gozo para mí.  La verdad es que hemos pasado por muchas cosas difíciles juntos – especialmente me refiero al divorcio de mis papás hace 19 años.  Admito que nuestra reacción era muy diferente en ese momento de crisis – mientras por la gracia del Señor me acerqué a Él, poco a poco mi hermano se alejaba de Dios.

Todavía no está siguiéndole a Cristo, pero hazme un favor, ¿ok? Necesito que tú, amado lector, intercedas por él en estos días.  Mi papá (un pastor en Kansas City) y yo estamos orando que el Espíritu Santo en su gracia preveniente abra muchas puertas para que hablemos no solo de deportes, sino de Dios y la iglesia y el evangelio.  Para que sepas, normalmente cuando levantamos estos asuntos con Timoteo él se enoja y su molestia hace que no podamos hablar con él por mucho tiempo.

Pero Dios es grande.  Él no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan (2 Pedro 3:9).  ¡Él anhela aun más que nosotros que Timoteo vuelva a él!  Así que ruego que me apoyes en oración en estos días para que veamos milagros y avances en este largo proceso de salvación en la vida de mi hermano.

¡Gracias por tu apoyo y que el Señor te bendiga grandemente!

¿Cuál es Nuestra Motivación?

¿Cuál es nuestra motivación para ir al campo trans-cultural? En mis años de ministerio, he descubierto que varios candidatos han solicitado ser misioneros para cumplir diversos deseos, entre los cuales:

  • Ser reconocido en la iglesia
  • Escaparse de la realidad difícil de su familia, comunidad o país
  • Encontrar a un novio(a) o esposo(a)
  • Obtener una visa o ciudadanía de otro país
  • Viajar y aventurarse mucho
  • Cumplir el deseo o “profecía” de algún pariente o pastor

Hay muchas más motivaciones incorrectas con las cuales podemos salir al campo misionero equivocadamente.  ¿Cuáles son las que has visto más en tu ministerio o en la gente que te rodea?

Dejar su tierra por años y llevar fruto que permanezca en el campo trans-cultural requiere que el misionero posea una pasión ferviente y una motivación incansable.  ¿Pero cuál es este impulso fuerte que nos llama a la mies?

“El Señor…no quiere que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).

Si Su deseo es rescatar a todos, si la motivación de Dios es que todos lo conozcan, si la pasión del Señor es que ninguno perezca…¿acaso no debe ser nuestra única motivación también?

Mira este video.  Nuestra misión ya es Su misión.  La pasión de Dios debe ser la nuestra.  Cuando salimos al campo trans-cultural, que poseamos Su motivación pura y que nos unamos a Él en Su búsqueda anhelante de todo pueblo y nación.

Un Pueblo Enviado

Como hemos visto en las últimas dos entradas, Pedro dice que somos un linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, un pueblo adquirido por Dios. ¿Pero para qué? “Para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (2:9). Somos un pueblo enviado.

La nuestra no es una posesión para nuestro propio bien. Somos comisionados a proclamar sus actos poderosos. Habiendo sido escogidos, redimidos, transformados, y santificados, también somos enviados. Ser elegidos no es para nosotros solos, es para el mundo.

En su segunda carta Pedro hizo que su pensamiento fuera muy claro: “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).

Pedro obviamente había llegado a abrazar la pasión de Jesús por los perdidos. El Dios que amó al mundo suficientemente como para enviar a su único Hijo (Juan 3:16), ¡desea que ninguno se pierda!

Esa convicción ha motivado a la Iglesia del Nazareno alrededor del mundo. No podemos descansar mientras hay tantos que aun no están con Cristo. Nuestra misión implica ser valientes y llenos de valor. Somos el pueblo enviado de Dios, llamados a proclamar las riquezas de su gracia a todas las personas, en todo el mundo. Con el optimismo radical de la gracia que nos motiva, vamos con el poder del Espíritu para ganar el mundo para Cristo.

Somos enviados. Esta es nuestra herencia; esta es nuestra misión.

A %d blogueros les gusta esto: