Archivo del sitio

Mitos Sobre el Llamado

Lo prometido es deuda y aquí te presentamos los siguientes Mitos, o malos entendidos en el llamado.  Esta entrada es la continuación de la entrada anterior, las dos escritas por Erika Ríos Hasenauer, anterior Coordinadora Mundial de Ministerios de SIDA para la Iglesia del Nazareno.

¿Sabían ustedes que las principales barreras para el misionero son internas, no externas? Están en su propia mente y corazón. Las montañas de la mente, los “no puedo”, “¿quién, yo?”, “es imposible, es más, es loco” son las que impiden a muchos con un genuino llamado y potencial de ser los mejores misioneros. Es fácil desanimarse y abandonarlo todo.

Nuestra confianza es ésta, mientras más grande se vea el desafío, reto o misión a la que Dios nos llama, y grandes nuestras limitaciones, ¡mayor será su gracia! Más evidente será el despliegue de su poder obrando a través de nuestras imperfecciones, historias, o dificultades.

Un pastor evangélico en Guatemala dijo en su sermón: “Cuando es la mano de Dios la que nos mueve, tenemos la garantía de Su respaldo. No hay por qué permitir que el pavor y el miedo nos roben las bendiciones de Dios. ¡Usted y yo vamos para cosas mayores!”. ¿Lo crees?

Mitos Comunes

  • Hay suficientes misioneros enviados.
  • Ya evangelizamos suficiente.
  • La necesidad está aquí y no allá.
  • No soy llamado. Dios no puede escoger a personas como yo.
  • Soy joven.
  • Soy mujer.
  • Soy latino.
  • Soy pobre.

–No hay nada imposible para Dios. Cuando a Él le place hacer algo, lo hará. Cuando Él llama, Él corre con los gastos.

  • Soy soltero(a).
  • Soy casado(a).
  • Yo no me veo en otro país.
  • Estoy ocupado.

–¡Dios llama a personas ocupadas!

  • “No es mi problema”.

–Esto habla de prioridades. ¿Dónde están nuestras pasiones?

  • No puedo dejar a mi familia.
  • No puedo darle nada a Dios.
  • No tengo estudios.
  • ¡No sé de Biblia!

–Otras motivaciones equivocadas para no “hacer misiones”: Soy tímido(a), no me gustan los aviones, etc.  Ahora, la pregunta es: ¿Le has dado a Dios una de estas excusas? ¿Has creído algunos de estos mitos? ¿Qué debes hacer para abrirte a Su voluntad y llamado para tu vida?

Trabajo en Equipo

Por los últimos cinco años he tenido el gran gusto de ministrar con Carlos Monterroso.  Él ha escrito el siguiente devocional que habla del trabajo en equipo.  Carlos y yo estaremos trabajando juntos en Misión Mundial MAC por sólo tres días más.  Así que, por esta entrada quiero agradecerle a él por el gran trabajo en equipo que hemos realizado.

Lee: Lucas 5:17-26

El trabajo de alcanzar almas para Cristo es cuestión de compasión, servicio, amor y mucho trabajo en equipo, a lo largo de tu vida Dios proveerá de oportunidades para servir y glorificar el nombre de Dios y que mejor que hacerlo en compañía de un hermano en Cristo.


Te toparás con algunas barreras para alcanzar algún objetivo a la hora de trabajar en grupo, pero podemos superarlas si realmente trabajamos por amor a Cristo y a nuestra familia en Cristo, la iglesia local necesita de hermanos que vivan con diferentes ideas y gustos pero en un mismo espíritu.


El pasaje que acabamos de leer no sólo cuenta la historia de cómo Jesús sanó a un paralítico, también nos cuenta el cómo un grupo de amigos superaron las barreras para poder llevar a aquel necesitado a la presencia de Cristo. Juntos encontraron una forma. ¿Acaso la creatividad y dones de cada uno de los que te rodean en comunión y unidad no pueden hacer grandes cosas?

Atrévete a conocer y relacionarte con los hermanos con quienes no has compartido últimamente en tu iglesia local. Te darás cuenta de que juntos podrán aprender mucho uno del otro y que Dios puede usarles en gran manera para bendición de muchos.

–Escrito por Carlos Monterroso, Asistente Previa en Misión Mundial MAC

A %d blogueros les gusta esto: