Archivo del sitio

El Punto de Pilot Point

Por Dr. David Busic

Se ha dicho con frecuencia que la unión de tres diferentes grupos para formar la Iglesia del Nazareno en Pilot Point, Texas, USA, fue para promover la doctrina bíblica de la santidad expresada en la enseñanza de John Wesley y el Movimiento de Santidad Americana. Aunque esto es cierto, lo que es menos conocido es que justamente al mismo tiempo, cerca de 30 prominentes grupos diferentes en Estados Unidos sostenían la misma convicción. Así que, ¿Por qué solamente tres de esos treinta grupos se fusionaron para formar nuestra denominación?

1908HallelujahMarch.jpg

Los tres grupos que se unieron en Pilot Point tenían muchas ideas en común que fueron esenciales para su unidad:

  • La sólida afirmación del ordenamiento de las mujeres.
  • La teología bautismal que incluía el bautismo de infantes y creyentes, y que no estaba restringido a un modo específico de bautismo.
  • La voluntad de permitir la libertad de conciencia con respecto a la escatología. La iglesia del Nazareno primitiva incluyó post-milenialistas, pre-milenialistas y a-milenialistas.
  • Una visión de la sanidad divina que no excluía la medicina moderna.
  • Una eclesiología compartida entre los creyentes.

Mientras que otras denominaciones enfocadas en la santidad sostenían puntos de vista excluyentes y muy reducidos sobre estos aspectos, la Iglesia del Nazareno escogió reunir gente de santidad en torno a prácticas equilibradas. Cuando se ha vivido en los extremos no se ha estado en el mejor momento como iglesia.

Pero quizás lo más extraordinario sobre Pilot Point fue que la Iglesia del Nazareno fue capaz de hacer lo que muy pocas iglesias evangélicas hicieron durante los años de división que siguieron a la Guerra Civil Americana: superar los problemas de la política regional, los prejuicios y el odio persistente que siguió al horrible conflicto.

Nombres como Bresee, Jernigan y Reynolds se unieron desde el norte, sur y este de los Estados Unidos para abrazar esta idea transformadora: La santidad cristiana puede romper cualquier muro de separación. Fue un movimiento de Dios sin precedente en la historia de la Iglesia en Estados Unidos.
 
El historiador Nazareno Stan Ingersol resume poderosamente el milagro de Pilot Point: “La unión de iglesias en Pilot Point fue un brillante ejemplo de la realidad social en la santidad cristiana. En el corazón del mensaje cristiano hay una palabra de reconciliación: primero entre pecadores y el amor divino; y segundo, entre los miembros de la familia humana que a veces se resultan extraños. Pilot Point significa la realidad de que la santidad sana los corazones y unifica a la gente que de otra manera estarían separados por el pecado, las políticas, y el conflicto. (Stan Ingersol, “Born In Hope, Borne Onward In Love.” Un documento entregado el 26 de Junio de 2017 por los delegados fraternales de Luncheon en Indianapolis, Indiana USA.)

En tiempos como estos, en un mundo lleno de contiendas políticas y polaridades extremas, ¿puede la Iglesia del Nazareno regresar al espíritu de nuestros fundadores en Pilot Point? Era improbable que pasara en esa época, pero por la voluntad y el poder de Dios, se formó esa unión. Nuestros fundadores no fueron capaces de hacerlo todo, pero nos han dado esperanza de que también nosotros podemos lidiar con los problemas que nos dividen hoy en día.

Servimos al mismo Dios y tenemos el mismo propósito. Este es nuestro legado de santidad. Regresemos a ese inicio en Pilot Point.

*Estoy en deuda con el historiador nazareno Stan Ingersol por estas reflexiones.

Nuevos comienzos: San Pedro Sula

Escrito por: Eunice Zaragoza, misionera voluntaria de Génesis en San Pedro Sula.

Cuando leemos en la Biblia en el libro de Hechos capítulo 8:26-40, la historia de Felipe y el Etíope podrían suceder tres cosas, una que no creamos lo que ese pasaje cuenta, segundo que nuestro corazón lata ardientemente, o tercera y probablemente la más común a menos que tengas que elaborar un  sermón o tarea basado en ese pasaje, que mostremos indiferencia. Lo cierto es que después de leer ese pasaje en múltiples ocasiones esta tercera opción llegó a sucederme, sin embargo, ahora nuevamente Dios ha hablado a mi vida.

A nuestra llegada a Génesis en San Pedro Sula, conocimos a una familia muy particular, está conformada por una pareja de ancianitos y 3 hijos con capacidades diferentes, y a nuestro arribo, ellos se encontraban en un proceso de discipulado. (He de decir que en mi experiencia como cristiana jamás había tenido la oportunidad de discipular a personas con capacidades diferentes ni a ancianos, así que esta experiencia era nueva para mí). A lo largo de 2 meses estuvimos acudiendo junto con nuestra compañera Helen quien impartía este discipulado con mucha paciencia para que ellos pudieran comprender el mensaje.

Conocimos entonces a Doña Juanita, don Pastor, Yoya, y a Giovanni. Además, orábamos por Crescencio, quien imposibilitado para caminar, después de las oraciones y las visitas testificaba de su mejoría. Dios nos fue mostrando durante se tiempo su gracia a través de esta familia al escuchar el testimonio de Doña Juanita que era muy “malcriada” (enojona) y como Dios la había cambiado y escuchar a Don Pastor decir que él trataba de aprender lo que se le enseñaba, era algo que alentaba nuestro corazón cada jueves y nos hacía entender que solo el Espíritu de Dios puede transformar vidas aunque parece imposible.

Al igual que el etíope, ellos necesitaban quien les explicase la palabra de Dios, con paciencia,  con amor y en su corazón al igual que en el del etíope existía un deseo de saber más de Jesús. Finalmente cuando el etíope dijo a Felipe “Aquí hay agua, ¿qué impide que sea bautizado?”, nos motivó a invitar a esta familia a realizar ese acto de fe, ellos se sentían limitados al no poder por sus condiciones físicas ir a algún río o playa para ser bautizados, sin embargo, al escuchar que se les podía bautizar en casa por afusión ellos estuvieron gozosos de hacerlo. Y finalmente el día llegó, así que el 9 de agosto fue un día de fiesta para esta familia, y no solo para ellos si no para todos los vecinos, quienes acudieron para presenciar ese acto de fe de toda una familia.

La palabra de Dios dice en Hechos 8:39 que después que el etíope fue bautizado siguió gozoso su camino, así la familia Espinal Bautista sigue feliz aprendiendo de Dios y como desde el inicio, cada jueves están listos y deseosos de abrir las puertas de su hogar para escuchar la palabra de Dios. Un génesis ha llegado a la familia Espinal Bautista y  San Pedro Sula, y en mi propia vida y no dudo que en la de Merit y Helen… ¿Ya inició el génesis dentro de ti?

Comunicando Una Visión – Parte III

“Comunicando Una Visión” – Parte III

Por Dan Reiland

  • Diga la verdad

El Reino de Dios no avanza sin sacrificio. Jesús estableció esa verdad en la cruz. Puede que no seamos llamados a ese crucial sacrificio, pero estamos llamados a darnos a nosotros mismos para ver la misión avanzar.Megaphone

¿Cuál es su realidad actual? ¿Qué debe cambiar? ¿Qué es simplemente inaceptable mientras progresa en su visión? ¿Cuál es la imagen de su futuro preferido? Coloque todo tal cual es. Hay una etiqueta de costo adjunta a todo esto. Sea sincero con respecto al costo. No lo haga sonar fácil. Una visión de la talla de Dios nunca es fácil de alcanzar. Costará tiempo, dinero y energía – y generalmente mucho de estas tres cosas. ¡La belleza radica en el hecho de que todo vale la pena! Manténgase positivo y lleno de fe, pero diga la verdad.

  • Hágale saber a las personas cómo pueden participar

Hágale saber a la congregación que ellos son necesarios. Dígales cómo es que ellos son necesarios. Por ejemplo, se necesitan para servir, orar y dar financieramente. Sea específico. No mendigue ni levante sentido de culpabilidad, ¡capte la visión! Haga historias. Hable sobre el cambio en la vida. Sea personal. Diga lo que Dios está haciendo en su vida.

Siempre soy animado por lo que hace el Espíritu Santo en cualquier servicio de adoración donde haya bautismos. Parte del ministerio de salvación y el cielo mismo es revelado en ese momento santo del bautismo. No importa cuán específica sea su visión, el bautismo está conectado al propósito de todas las iglesias locales. Cuando las personas ven la “salvación” y el cambio en la vida son animados a ir más profundo en la visión. ¿De qué otras formas puede usted decir la historia de lo que usted cree que Dios quiere hacer? Sea consistente en su comunicación y celebre los éxitos en el camino.

Como nota personal, yo sé que comunicar una visión efectivamente es desafiante. Requiere habilidad humana y ayuda divina. No se desanime. Comunicar la visión no es un evento, es parte de lo que hace un líder. Nunca te detengas. Aprenda el ritmo, manténlo y  confíe en que Dios hará la parte que sólo Él puede hacer.

*Esta entrada es la continuación de un artículo empezado en las dos entradas anteriores.

**El Dr. Dan Reiland sirve como pastor ejecutivo en la iglesia 12 Stone en Lawrenceville, Georgia. Anteriormente colaboró con John Maxwell durante 20 años, primero como pastor ejecutivo en la Iglesia Wesleyana Skyline en San Diego, luego como vicepresidente de Liderazgo y Desarrollo de la Iglesia en INJOY.

Un Poco de Nuestra Historia: La Esencia de Nuestras Convicciones

La visión espiritual de la iglesia de los primeros nazarenos se centró en la doctrina medular de Juan Wesley: Justificación por gracia por medio de la fe, la entera santificación disponible a cada cristiano, y el testimonio del Espíritu de la obra de Dios en la vida del creyente.

Puesto que estas convicciones se mantuvieron en todos los grupos del movimiento wesleyano de santidad, cabe hacer una pregunta clave: ¿Por qué, de más de veinte pequeñas denominaciones, tres iglesias en particular se unieron en 1907 y 1908, mientras que otras no? ¿Qué hizo que estas tres denominaciones regionales decidieran unirse? La Iglesia del Nazareno, la Asociación de Iglesias Pentecostales de Estados Unidos y la Iglesia de Cristo de la Santidad, además de las doctrinas de gracia, mantuvieron en común las siguientes convicciones:

· Conciencia plena acerca del bautismo, ratificando la validez del bautismo del infante y del creyente como iguales, incluyendo como formas aceptables de bautismo la aspersión, la afusión y la inmersión.

· Conciencia plena acerca de la teología milenial.

· La convicción de que todos los cargos laicos y pastorales estuviesen abiertos a las mujeres, incluyendo la ordenación al ministerio. Las tres denominaciones habían ordenado mujeres en sus diferentes rangos.

· Un punto de vista moderado acerca de la sanidad divina, afirmándola pero sin excluir el uso de profesionales en la medicina y el uso de la medicina moderna.

· Otras denominaciones de santidad que insistían en el premilenianismo o el bautismo por inmersión como un requisito para la membresía, rechazaban la ordenación al presbiterio de las mujeres o excluían el uso de consultorios médicos, lo cual era incompatible con la amplia visión de los fundadores nazarenos.

A %d blogueros les gusta esto: