Archivo del sitio

Cojeando Como Él

father-and-son*Todo el mes de noviembre estamos enfocándonos en la santidad.  La siguiente entrada es una historia parafraseada compartida por Dr. Brian Wilson durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica el 31 de Octubre 2009.  Dr. Wilson es el Superintendente del Distrito Chicago Central pero creció como hijo del misionero Allen Wilson en Costa Rica y Guatemala.  Además sirvió como misionero nazareno por muchos años en Sudamérica.

Dr. Wilson comparte que cuando era niño, recuerda haber acompañado a su padre en sus viajes misioneros por las montañas de Guatemala.  Allen Wilson caminaba semana tras semana, visitando pueblos y aldeas y plantando iglesias.  Mientras él subía las montañas, hablando con la gente de Jesús, Brian le seguía, observando y a veces llevando materiales.

Años después Brian salió del campo misionero y la casa de sus papás para asistir a Olivet Nazarene University en Kankakee, Illinois, EEUU.  La universidad decidió crear un equipo de fútbol que jugaba contra otras universidades y, aunque Brian no se consideró gran cosa, había jugado mucho en los callejones de Centroamérica, y la universidad le seleccionó para formar parte del primer equipo.balon_futbol

Después de algunas prácticas y partidos, algunos de sus amigos empezaron a preguntarle sobre su cojera.  “¿Estás lesionado?” le preguntaron a Brian mientras salía de su dormitorio para ir a la clase.  Siempre a Brian le extrañaba porque él se sentía bien.  De hecho, se molestó un poco porque desde su perspectiva estaba caminando normal.

Sin embargo, después de escuchar los muchos comentarios de sus amigos, Brian empezó a evaluar la situación de nuevo.  “¿Me lastimé en alguna jugada hace tiempo?” “¿Fue algo que me sucedió en el campo antes de mudarme para los Estados Unidos?”

Cuando empezó a pensar así, recordaba los viajes evangelísticos con su papá.  Como tenía que ir al paso de su papá, Brian aprendía a caminar como él.  Hacía años que su papá se había lastimado y cojeaba muy sutilmente desde entonces.  Brian había pasado tanto tiempo con su padre que, sin haberse dado cuenta, empezó a caminar como él.

Esta historia me hace reflexionar en nuestra relación con Cristo.  ¿No es la vida de santidad así?

Entre más tiempo andamos con nuestro Papá, más seremos como él.

La Pauta, La Posibilidad, y La Promesa

11242_100778196613808_100000448846799_19647_7208897_n

Mucha Gente Responde al Llamado durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica

*Todo el mes de noviembre estaremos enfocándonos en la santidad.  La siguiente entrada son las notas que yo tomé durante el último sermón de la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica (31 Octubre 2009), compartido por Dr. Brian Wilson, Superintendente del Distrito Chicago Central.  Recuerda que este no es su bosquejo oficial; son mis propias notas de esa prédica maravillosa.  Quizás te pueden servir en tu ministerio o vida personal…

La Pauta, La Posibilidad, y La Promesa

1 Tesalonicenses 1:2-10;  5:12-24

Dr. Brian Wilson

31 de Octubre 2009          San José, Costa Rica

A. La Pauta

  1. “Nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo, y en plena certidumbre…” (1 Tes. 1:5).
  2. Dios nunca pide algo de nosotros sin que también provea los recursos para hacerlo.

B. La Posibilidad–Entera Santificación

  1. “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma, y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” (1 Tes. 5:23).
  2. Presencia: Mientras Él nos llena y caminamos con Él, llegamos a ser como Él.
  3. Pureza: Como el fuego purifica el oro, el Espíritu Santo continuamente nos limpia de toda impureza.
  4. Poder: para proclamar el evangelio con denuedo, pero también para gozarse en medio de tribulaciones.
  5. La presencia, la pureza, y el poder no siempre se evidencian en grandes prodigios y señales, sino que en momentos quietos de dificultad y/o normalidad.

C. La Promesa

  1. “Fiel es el que os llama, el cual también lo hará” (1 Tes. 5:24).
  2. Si entregamos todas las llaves de la casa (de la vida) a Él, nos promete que va a santificarnos por completo.  No en la vida más allá, sino ahora mismo.
  3. Hemos visitado la Cumbre, pero recordemos que la santidad tiene más que ver con el valle que con la cumbre.

    14640_101567729868188_100000448846799_42354_4074449_n

    Dr. Brian Wilson predica en el servicio de clausura durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica (31 Octubre 2009)

Entregando Todas las Llaves

llavero*Todo el mes de noviembre estaremos enfocándonos en la santidad.  La siguiente entrada es un testimonio de Esther Quezada, Asistente en Misión Mundial MAC.  Ella se refiere especialmente al último sermón de la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica (31 Octubre 2009), compartido por Dr. Brian Wilson, Superintendente del Distrito Chicago Central.

Sé que la cumbre fue de mucha bendición para todos aquellos que asistieron. Sin duda cada persona tuvo una experiencia diferente en el momento de las predicaciones y todavía hoy la viven al compartirla.

Mi experiencia fue el descubrir y confirmar el trabajo que el Espíritu Santo ha hecho y está haciendo en mi vida. Dos ilustraciones y su aplicación, por el predicador Brian Wilson, fueron impactantes. La primera fue sobre el llavero que representa nuestra vida. Hemos aceptado a Jesús en nuestra “casa”, ha cenado con nosotros y se ha quedado en nosotros, pero no le hemos dado las llaves para que conozca nuestra “casa”. Al darle todas las llaves representa la entrega total de nuestra voluntad y permiso del Espíritu Santo para purificar nuestra casa (corazón).diente de oro

La segunda ilustración fue sobre el dentista que hace dientes de oro. Antes de crear el diente y ponerlo en sus clientes, necesita purificar el oro muy bien. Así que este debe ser puesto en el fuego varias veces para que se vuelva líquido y salgan a flote las impurezas. Esto se repite varias veces hasta que ya no tenga más impurezas. El Espíritu Santo trabaja de la misma forma, por eso es que “duele” el proceso de purificación.

La primera ilustración me recordó que ya le di las llaves a Dios para que purificara mi “casa”, la ilustración del oro me hizo ver mi condición actual. Mi corazón, mi vida, mi todo se goza al saber que está siendo purificado. Aunque duela, poco a poco van saliendo esas impurezas. La cita que tomó el predicador es ahora base de mi confianza en que Dios me santificará por completo y siempre será Fiel.

“Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma, y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.  Fiel es el que os llama, el cual también lo hará” (1 Tesalonicenses 5:23-24).

A %d blogueros les gusta esto: