Cojeando Como Él

father-and-son*Todo el mes de noviembre estamos enfocándonos en la santidad.  La siguiente entrada es una historia parafraseada compartida por Dr. Brian Wilson durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica el 31 de Octubre 2009.  Dr. Wilson es el Superintendente del Distrito Chicago Central pero creció como hijo del misionero Allen Wilson en Costa Rica y Guatemala.  Además sirvió como misionero nazareno por muchos años en Sudamérica.

Dr. Wilson comparte que cuando era niño, recuerda haber acompañado a su padre en sus viajes misioneros por las montañas de Guatemala.  Allen Wilson caminaba semana tras semana, visitando pueblos y aldeas y plantando iglesias.  Mientras él subía las montañas, hablando con la gente de Jesús, Brian le seguía, observando y a veces llevando materiales.

Años después Brian salió del campo misionero y la casa de sus papás para asistir a Olivet Nazarene University en Kankakee, Illinois, EEUU.  La universidad decidió crear un equipo de fútbol que jugaba contra otras universidades y, aunque Brian no se consideró gran cosa, había jugado mucho en los callejones de Centroamérica, y la universidad le seleccionó para formar parte del primer equipo.balon_futbol

Después de algunas prácticas y partidos, algunos de sus amigos empezaron a preguntarle sobre su cojera.  “¿Estás lesionado?” le preguntaron a Brian mientras salía de su dormitorio para ir a la clase.  Siempre a Brian le extrañaba porque él se sentía bien.  De hecho, se molestó un poco porque desde su perspectiva estaba caminando normal.

Sin embargo, después de escuchar los muchos comentarios de sus amigos, Brian empezó a evaluar la situación de nuevo.  “¿Me lastimé en alguna jugada hace tiempo?” “¿Fue algo que me sucedió en el campo antes de mudarme para los Estados Unidos?”

Cuando empezó a pensar así, recordaba los viajes evangelísticos con su papá.  Como tenía que ir al paso de su papá, Brian aprendía a caminar como él.  Hacía años que su papá se había lastimado y cojeaba muy sutilmente desde entonces.  Brian había pasado tanto tiempo con su padre que, sin haberse dado cuenta, empezó a caminar como él.

Esta historia me hace reflexionar en nuestra relación con Cristo.  ¿No es la vida de santidad así?

Entre más tiempo andamos con nuestro Papá, más seremos como él.

Un comentario sobre “Cojeando Como Él

Agrega el tuyo

  1. SI! Que seamos a su imagen, a su medida, a su santidad…Esa debe de ser la oración de todos.
    Habrá algo más hermoso que ser como Jesús?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: