Archivo del sitio

Adviento: Esperemos en Dios

Adviento nos recuerda esperar en Dios.  Cuando Cristo nació en el más humilde de los alrededores.  Vino a una cultura centrada en torno a las ideas de esperar por el Mesías.  Él vino a un lugar ansioso de encontrar un libertador.

Y ahora esperamos de nuevo, esperamos el regreso de Cristo.  No importa lo que creas del regreso de Cristo; el hecho es que, de verdad, volverá un día.

Él es el primogénito entre los resucitados y esperamos en su regreso la resurrección de los muertos.

Esperamos ser reunidos con aquellos que ya se han unido a Jesús en su reino eterno.

Y esperamos que la injusticia y opresión que vemos alrededor nuestro y el gemir de toda la creación finalmente sean respondidas.

Esperar en Dios es una actividad cristiana.  Y el Adviento nos recuerda de lo que estamos esperando.

En ningún otro lugar se resume toda la amplitud de la narrativa cristiana en un periodo de cuatro semanas.  Tenemos el nacimiento, el principio.  Y tenemos la segunda venida, el final.  Bueno, aunque por supuesto no podremos referirnos a una eternidad con Dios como “el final”.

El primer domingo de Adviento fue el 2 de Diciembre y así continúa hasta Navidad. En esta temporada, considera observar los tantos lados del Adviento. En las semanas previas a Navidad, recuerda un Salvador que nació. Recuerda que esta temporada es el inicio de un año nuevo cristiano – una línea de tiempo que anima a explorar la persona de Dios. Reconoce que vives en el calendario de Dios, y que la espera en Él es un acto de confianza y adoración.

Y recuerda, Adviento señala a Aquel que vendrá. En medio del ajetreo de temporada con la familia, regalos, Santa, el árbol de navidad, y los fuegos pirotécnicos (en algunos países), recuerda que esta temporada demuestra el amor de Dios.  Él envió a su Hijo una vez para morir por todos y Él está mandando a su hijo otra vez para traer su reino a la tierra.

*Estas reflexiones fueron adaptadas del artículo “It’s the Final Countdown,” escrito por Ryan Hamm en Relevant Magazine (Nov. 30, 2009).

Semana Nazarena Mundial de Oración – 2012

Baja este archivo en .pdf

Adviento: Esperemos en Dios

Adviento nos recuerda esperar en Dios.  Cuando Cristo nació en el más humilde de los al rededores.  Vino a una cultura centrada en torno a las ideas de esperar por el Mesías.  Él vino a un lugar ansioso de encontrar un libertador.

Y ahora esperamos de nuevo, esperamos el regreso de Cristo.  No importa lo que creas del regreso de Cristo; el hecho es que, de verdad, volverá un día.

Él es el primogénito entre los resucitados y esperamos en su regreso la resurrección de los muertos.

Esperamos ser reunidos con aquellos que ya se han unido a Jesús en su reino eterno.

Y esperamos que la injusticia y opresión que vemos al rededor nuestro y el gemir de toda la creación finalmente sean respondidas.

Esperar en Dios es una actividad cristiana.  Y el Adviento nos recuerda de lo que estamos esperando.

En ningún otro lugar se resume toda la amplitud de la narrativa cristiana en un periodo de cuatro semanas.  Tenemos el nacimiento, el principio.  Y tenemos la segunda venida, el final.  Bueno, aunque por supuesto no podremos referirnos a una eternidad con Dios como “el final”.

El primer domingo de Adviento fue el 29 de Noviembre y así continúa hasta Navidad. En esta temporada, considera observar los tantos lados del Adviento. En las semanas previas a Navidad, recuerda un Salvador que nació. Recuerda que esta temporada es el inicio de un año nuevo cristiano – una línea de tiempo que anima a explorar la persona de Dios. Reconoce que vives en el calendario de Dios, y que la espera en Él es un acto de confianza y adoración.

Y recuerda, Adviento señala a Aquel que vendrá. En medio del ajetreo de temporada con la familia, regalos, Santa, el árbol de navidad, y los fuegos pirotécnicos (en algunos países), recuerda que esta temporada demuestra el amor de Dios.  Él envió a su Hijo una vez para morir por todos y Él está mandando a su hijo otra vez para traer su reino a la tierra.

*Estas reflexiones fueron adaptadas del artículo “It’s the Final Countdown,” escrito por Ryan Hamm en Relevant Magazine (Nov. 30, 2009).

Desde el Inicio–Compasión

MNC Logotipo

En Octubre de 1895, Phineas F. Bresee, Joseph P. Widney y otras 100 personas aproximadamente organizaron la Iglesia del Nazareno en Los Ángeles, California. Desde el principio ellos vieron a esta iglesia como la primera de la denominación que predicaba la realidad de la entera santificación recibida mediante la fe en Jesucristo. Ellos sostuvieron que los cristianos santificados por fe deberían seguir el ejemplo de Cristo y predicar el evangelio a los pobres. Consideraron haber sido llamados especialmente para este trabajo. Ellos creían que su inversión de tiempo y dinero debería darse a ministerios a la semejanza de Cristo, para la salvación de almas y la ayuda para los necesitados. Organizaron la Iglesia acorde con estos propósitos.

Compasión es una parte integral de la misión holística de la iglesia estar con el menor de estos… cuidar de aquellos que no pueden cuidarse por si mismos… ser una manifestación de la gracia de Dios, esperanza y amor en el mundo.

Compasión, por supuesto, no es la única parte de nuestra misión. Vivir compasivamente por otros está íntimamente ligado con quienes somos como cristianos y está entretejido profundamente en el tejido que forma la iglesia. Es el amor y compasión de Dios en Cristo que nos motiva a hacer lo mismo.

Si te gustaría conseguir algunos recursos esenciales para la iglesia y para el cristiano compasivo, te invito a bajar un calendario que nos desafía a vivir para que otros (muriendo de hambruna, de guerras y de enfermedades) puedan por lo menos sobrevivir. Además, te animo que leas esta MNC Revista Español que contiene una variedad de testimonios y reportes de personas impactadas por el evangelio y muchas manos generosas.

Sigamos siendo una Iglesia del Nazareno viva, unida, santa, y creciente…que impacta a la comunidad a través de la compasión y el amor de Cristo…

A %d blogueros les gusta esto: