Archivo del sitio

Paso Ocho: La Adoración Corporativa

A continuación, el paso ocho de la serie “Diez Pasos Prácticos para la Plantación de Nuevas Iglesias,” escrita por el Pbro. Manuel Molina Flores.

Cómo celebrar juntos la presencia y el poder de Dios

Llevar a los creyentes, que están creciendo y están entusiasmados en cuanto a su fe, a reconocer corporativamente la presencia y el poder de Dios.

Cuando dos o más células están funcionando, el evangelista trabajará con los líderes de estas células a fin de planificar encuentros en conjunto donde los creyentes celebrarán su fe en Jesucristo. Si se atiende bien el trabajo de los grupos de estudio bíblico, pronto estarán listos para la celebración del culto y la enseñanza de la Palabra en público.

Principios:

El valor de la adoración corporativa

Cuando dos o más células se forman y están funcionando, ha llegado el momento para reunir estos grupos de forma periódica para que adoren a Dios corporativamente. La adoración corporativa:

  • Introduce al nuevo creyente en la perspectiva de que forma parte del cuerpo de Cristo, que es más grande.
  • Da oportunidad para usar una variedad de dones, y permite que se desarrollen todos esos dones especializados que una sola célula difícilmente podría mantener.
  • Provee a los líderes de una célula un mayor control en asuntos de doctrina y estilo de vida.
  • Protege de ataques internos y externos.
  • Cuenta con aquella dinámica especial para la adoración que usualmente se genera en grupos más grandes.
  • Hace que la iglesia sea más visible a los ojos de quienes no son cristianos.
  • Ayuda a los creyentes individuales mientras van aprendiendo cuál es su responsabilidad como miembros de una iglesia organizada y se van preparando para la organización.
  • Ayuda a mantener el equilibrio y genera energía cuando las victorias, los desafíos y aún las derrotas de los creyentes y las células se contemplan sobre la perspectiva del obrar de Dios en el grupo más grande.
  • Puesto que muchas células no serán guiadas por creyentes que tienen el don de la enseñanza, la Celebración proporciona una oportunidad en la que los maestros pueden ejercer sus dones en beneficio de todo el cuerpo.

Insista en el liderazgo local dando oportunidades a los nuevos creyentes de participar. Una verdadera Celebración se produce cuando tenemos razones para celebrar. Los creyentes que comparten su fe, practican las disciplinas del crecimiento cristiano y experimentan lo que es la familia de Dios en acción por medio del ministerio mutuo.

Las oportunidades para la adoración corporativa se emplean para celebrar cómo la presencia y el poder de Dios son visibles en la vida de sus hijos.

pexels-photo-2014773.jpeg

¿Es necesario que cada iglesia tenga un edificio?

Cuando volvemos al libro de los Hechos, vemos un modelo de fundación de iglesias que permite el desarrollo de iglesias sanas que se reproducen en otras iglesias, especialmente en las casas, que pueden o no decidir si van a buscar un edificio. Será cuando la iglesia crezca que tomará la decisión de comprar un terreno o hacer un lugar especial para los servicios.

Permita el liderazgo emergente, planee y conduzca toda la adoración corporativa y que los líderes más capacitados tomen la responsabilidad de la predicación pública. Anime el desarrollo de formas de adoración que sean culturalmente adecuadas y bíblicamente aceptables. No copie modelos del mercado que le lleven a confundir a los nuevos creyentes.

Sugerencias en cuanto a los pasos a dar:

  1. Cuando hay dos o más células, júntelas periódicamente para la adoración Corporativa (cultos o servicios de adoración en público)
  2. Comience con celebraciones semanales, quincenales o mensuales.
  3. Asegúrese de que las células sigan siendo la principal fuente de identidad y cuidado mutuo de la iglesia.
  4. Trabaje con el liderazgo de las células para planificar las celebraciones. Cuide que sen lo suficientemente simples para que el liderazgo emergente pueda conducirlas con eficacia.
  5. Aumente la frecuencia de las celebraciones cuando el liderazgo emergente pueda cumplir con las demandas creadas por las demás actividades adicionales; esté seguro de que al agregar la adoración corporativa no se descuiden otras áreas de ministerio.

***En la próxima entrada podrás encontrar los dos últimos pasos de esta serie.

 

Desprecio

Por Ken Childress

1 Crónicas 15:29 (NVI) – “Sucedió que, al entrar el arca del pacto del Señor a la Ciudad de David, Mical, la hija de Saúl, se asomó a la ventana; y, cuando vio que el rey David saltaba y danzaba con alegría, sintió por él un profundo desprecio.”

Encontrar un lugar para la adoración es una experiencia maravillosa. Algunas veces un lugar de adoración se encuentra bajo un viejo árbol cerca de un arroyo o lago. Algunas veces en el medio de un lugar de trabajo ruidoso. Algunas veces en un servicio de la iglesia. A menudo encuentro un lugar de adoración y soledad debajo de enormes árboles de roble en un cementerio, no lejos del lugar donde yo crecí, en el noroeste de Indiana. Es un lugar muy silencioso y algunas veces parece que pudieras escuchar la voz de Dios hablando a través de los árboles.

En esta escritura en particular, David tenía una actitud de celebración. Él había reunido a casi todo el mundo, incluidos generales, sacerdotes, cantantes, oficiales de alto rango, y gente común – todos llegaron para celebrar la colocación del Arca del pacto. Fue una gran celebración – cantos, danza, trompetas, arpas, gritos y más. El ruido debió ser algo impresionante para escuchar. David estaba entrando mientras que la celebración se acercaba al Templo y a la carpa donde el Arca sería colocada. De repente, Mical, la hija de Saúl, ve a David danzando en la calle. La Palabra dice que sintió por él un profundo desprecio. Puedo pensar en razones por las que ella sintió eso, pero realmente ese no es el punto que quisiera explicar esta vez.

worship.jpg

El punto hoy es este, el pueblo de Dios estaba celebrando y ella se apartó con un sentimiento de desprecio. Por la razón que sea, ella se perdió de dos cosas. Número uno, se perdió de una maravillosa celebración de adoración a Dios. Ella se perdió de la pasión y maravilla de este asombroso día. Ella se perdió de la visita del Espíritu de Dios a su pueblo. Qué terrible perderse algo así – todo porque sintió desprecio por David. Número dos, probablemente ella no guardó silencio ante su desprecio – la gente que desprecia a otros, muy rara vez mantiene sus sentimientos en secreto. ¡Amén! Al compartir su desprecio con otros, ella fue una aguafiestas en el desfile de celebración y adoración, y envenenó las mentes de aquellos con quienes habló.

No es una imagen bonita, y aun así se repite en la historia moderna. Puedo pensar en muchas veces donde nosotros somos los aguafiestas de una celebración de adoración, simplemente porque pensamos que ellos están demasiado entusiasmados. O quizá son muy ruidosos con sus cantos y su actitud de celebración. O tal vez están cantando canciones que no disfrutamos. O están danzando y nosotros no. O quizá – estamos celosos porque, personalmente, no hemos tenido una visita del Espíritu Santo, en mucho tiempo.

Espero que no seamos como Mical. Sería bueno mirar con asombro mientras Dios trae su Espíritu a un evento o a una persona; en lugar de despreciar ese momento, únete a la celebración. ¿Cuántas visitas nos perdemos por tener un espíritu de desprecio?

 

Adviento: Esperando la Venida del Señor

Por Josué Villatoro

El énfasis de la estación de Adviento es la espera. Estamos expectantes, estamos preparándonos para celebrar la Navidad. Me gusta esa dinámica. Navidad no es cualquier fiesta: no es Santa, Papá Noel o regalos y familia. ¡Qué bueno que hay familias reunidas, regalos en el árbol y espíritu fraterno! Pero la celebración navideña no es eso. Navidad es Jesús. Celebraremos en pocos días al Dios que se hizo humano y habitó en medio de nosotros. ¡Qué tremenda celebración! No podemos llegar a ella de golpe, debemos prepararnos. Celebrar el Adviento nos prepara para conmemorar la Navidad de forma mejor.

vela.jpg

Y cada domingo de esta fiesta tiene un valor. El domingo pasado enfatizamos que estamos esperando a Jesús, porque Él es nuestra esperanza. Este domingo, y durante esta semana, estamos en el tiempo de espera porque tenemos “fe.” Palabra pequeña, significado enorme. No le vemos, no le hemos visto, pero estamos seguros que un día le veremos. Nos preparamos para celebrar la Navidad porque tenemos fe en Jesús, porque confiamos en Sus promesas. Pero estamos también esperando Su segunda venida porque estamos seguros que Él vendrá. Ten fe. Que no haya argumento, poder ni evidencia humana que pueda hacerte siquiera dudar de la fe que está cimentada en Jesús, el Cristo. ¡Le celebramos, porque confiamos en Él!

 

De Muchos Una, De Una Muchos

Testimonio de Carlos Monterroso sobre el Centenario de la Iglesia del Nazareno como una denominación

He podido pasar mucho tiempo en los últimos meses leyendo y escribiendo sobre la historia de nuestra denominación. La lectura de la historia de la Iglesia del Nazareno me bendijo en gran manera; no sabía de todo lo que ha pasado la iglesia para llegar a esta fecha de celebración (Octubre 2008).

Wow… Asisto a la Iglesia del Nazareno desde que tengo memoria, y hoy puedo gozarme y sentirme orgulloso de ser Nazareno, porque ahora he visto como Dios usó la vida de algunos líderes 100 años atrás para que nosotros podamos reunirnos y glorificar juntos el nombre de Dios hoy.

En las próximas entradas podrán apreciar un poco de historia nazarena, como también los logros obtenidos por medio de todos los recursos, ofrendas y ministerios existentes en cada iglesia local.

Soy Nazareno… y me siento orgulloso de serlo. ¿Y tú?

Les dejo este video para que sigan identificándose con nuestra amada Iglesia del Nazareno…

Video Oficial–Centenario Iglesia del Nazareno

A %d blogueros les gusta esto: