Archivo del sitio

¿Por qué la cuaresma es relevante para los evangélicos?

Escrito por: Jim Denison

ash-wednesday-ashes-on-forehead-of-christianSi tú eres como yo, crecí en una Iglesia donde “cuaresma” era una palabra extraña. Como la mayoría de cosas católicas, era ignorado, pero no rechazado. En años recientes, yo he viste el error de nuestra forma. Esta disciplina ancestral puede ser un camino de sanidad y de esperanza en nuestro mundo fracturado y lleno de miedos.

¿Qué es la cuaresma?

“Cuaresma” se deriva de la palabra anglosajona o teutónica “Lencten”, que significa “primavera”. Por extraño que es para nuestros oídos, es más fácil que quadragesima, el término latino para el período (que significa “cuarenta días” o más literalmente, “el cuadragésimo día”). Los griegos llamaron a esta temporada tessarakoste (“cuarenta”).

Como sus nombres lo indican, la Cuaresma es una observancia 40 días que tiene lugar cada primavera. (El periodo de 40 días excluye domingos, que son para ser celebraciones semanales de la resurrección.) ¿Por qué 40 días? Debido a que Jesús ayunó en el desierto y fue tentado por “cuarenta días y cuarenta noches” (Mateo 4: 2). Como se usa en estos días para prepararse para su ministerio público, por lo que se van a utilizar para prepararse para su resurrección y para servir en su nombre por el resto del año.

Además, los hebreos vagaban por el desierto durante 40 años de purificación antes de entrar en la tierra prometida. El mundo se inundó durante 40 días durante el tiempo de Noé, lavando el mal que había infestado. Según la tradición, el cuerpo de Jesús yacía 40 horas en la tumba antes del milagro de Pascua. Todos estos hechos llevaron a los primeros cristianos a dejar de lado 40 días antes de Pascua para la preparación espiritual y purificación.

Cuaresma comienza el Miércoles de Ceniza (17 de febrero de este año). Siempre es el séptima miércoles antes del Domingo de Pascua. Su nombre proviene de la antigua práctica de la colocación de las cenizas en la frente de los adoradores como señal de duelo por la muerte que el pecado trae al mundo. Esta observación nos recuerda la muerte de Jesús y nos ayuda a comprender las consecuencias del pecado.

¿Cómo era practicada la cuaresma en la historia?

La celebración de la Cuaresma comenzó muy temprano, ya que tanto Ireneo (muerto d.C. 202) y Tertuliano (murió d.C. 225) se refieren a ella. Originalmente fue muy breve: 40 horas de ayuno, creciendo con el tiempo a una semana. Por el año 325 d.C., el Concilio de Nicea reconoció los 40 días de Cuaresma.

En los primeros siglos, la Cuaresma se observó con un ayuno estricto. Sólo una comida se les permitió al día, tomada al atardecer. Se les prohibió la carne, pescado, huevos y productos lácteos. A través de los siglos, las normas se han relajado considerablemente. Hoy en día muchas personas “renuncian a algo para la Cuaresma” como el chocolate o la televisión. Muchos se abstienen de comer carne los viernes, Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo. La Cuaresma es también un tiempo de penitencia, la limosna, la abstención de las festividades, y dedicar más tiempo de lo habitual para los ejercicios religiosos. En los últimos años, la Iglesia Católica ha hecho más hincapié en estos aspectos más que en el ayuno físico.

¿Por qué es la cuaresma relevante para los evangélicos?

Tres razones por las que observar algún tipo de práctica en la cuaresma se sugieren a sí mismas, en orden ascendente importancia.

Uno: tenemos que vivir en comunidad con el cuerpo de Cristo. Dado que la gran mayoría de los cristianos practican alguna forma de celebración de la Cuaresma, unirse a ellos de alguna manera es un buen paso hacia la solidaridad de fe y ministerio. Este es también un testimonio importante para los demás, responder a la oración de Jesús, “Que ellos sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me has enviado” (Juan 17:23).

Dos: no podemos apreciar plenamente la resurrección de Jesús a menos que hayamos experimentado algo de sus sufrimientos. Un ayuno de algún tipo es un medio adecuado para la identificación espiritual con el sufrimiento de nuestro Señor para nosotros.

Tres: necesitamos un período de cada año para la introspección espiritual intencional y la contemplación. John R. W. Stott dijo que se requiere una hora al día, un día a la semana, y una semana al año para estar a solas con su Señor. Necesitamos un tiempo cada año para la renovación espiritual. Así como los estudiantes necesitan unas vacaciones en primavera, también lo hacen las almas. La Cuaresma es una temporada maravillosa para dicha renovación: como el mundo físico se renueva, así debería ser el espiritual.

¿Puede una disciplina espiritual practicada desde hace más de 17 siglos por la gran mayoría de los cristianos ser irrelevante para nosotros hoy?

Publicado originalmente en: https://www.denisonforum.org/faith-questions/22-church/288-why-is-lent-relevant-for-evangelicals

A %d blogueros les gusta esto: