Archivo del sitio

Amando, Conociendo, y Siendo Conocido

“Pero si alguno ama a Dios, es conocido por él”. (1 Cor. 8:3)

El día de mi boda, estaba perdidamente enamorado de mi esposa. Pensé que nunca podría estar más enamorado.

pexels-photo.jpg

Sin embargo, dieciocho años después, ese amor es aún más profundo. Hemos compartido muchas lágrimas e incontables momentos de risas. Solo una mirada puede expresar más de mil palabras. Todavía nos sorprendemos de tiempo en tiempo, pero con mucha frecuencia somos capaces de decir lo que el otro está pensando o sintiendo mejor que él mismo.

Este tipo de amor surge de conocernos muy bien, incluyendo nuestras fallas y fracasos.  Nuestras dudas susurradas y luchas gritadas han encontrado seguridad en la confianza construida entre nosotros.

Verás, amar está vitalmente conectado al saber. Mientras más conozco a Emily, más la amo. También es cierto que mientras más soy conocido por ella, más crece mi amor.

¿Qué es más poderoso: conocer a Dios o ser conocido por Dios? ¡Ambos son asombrosamente hermosos! Y ambos dan como resultado amarlo más y más cada día.

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

Mientras Más Sabes

“Y si alguno se imagina que sabe algo, aún no sabe nada como debe saberlo”. (1 Cor. 8:2)

Cuando estudiaba la universidad, me asignaron un tema para entregar una investigación sobre ello. Pasé buena parte del semestre leyendo, investigando, revisando fuentes y tomando notas.  Cada artículo citaba otros 20 documentos. Cuando finalmente me senté a escribir mi trabajo, tenía mucho conocimiento sobre el tema, pero también estaba convencido de algo más: ¡no estaba ni cerquita de comprender todo sobre el tema!

thought-2123970_960_720.jpg

¿Te ha pasado algo similar? ¿Has leído o investigado extensamente sobre un tema y de repente te das cuenta que has aprendido solo un 0.1% de la vasta información a tu alcance?

“Mientras más sabes, más sabes que no sabes.” Aristóteles.

En este mundo de fanfarrones y habladores, tanto Pablo como Aristóteles estuvieron de acuerdo.

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

El Famoso Sabelotodo

“Sabemos que todos poseemos conocimiento. El conocimiento envanece, pero el amor edifica” (1 Cor. 8:1).

¿Has conocido a algún sabelotodo? Él (o ella) justificablemente tiene mucha información en su cerebro y quiere que el mundo conozca cada dato que tiene almacenado. Sabrás cuando conozcas a alguien con estas características: interrumpirán la historia que estás contando, o tal vez alguna noticia emocionante que estás compartiendo, al decir algo como: “Bueno, sí pero ¿no han escuchado que…?”

No hay mejor forma de acabar con una conversación que cuando interviene un sabelotodo.

pexels-photo-261909.jpeg

Hoy en día, pareciera que queremos que todo el mundo conozca nuestras opiniones y pensamientos a través de las redes sociales. Trabajamos duro para graduarnos y obtener un título que certifique que tenemos la experiencia necesaria en determinada área. El conocimiento es vital, y debemos esmerarnos por aprender cada día más. Sin embargo, si todo nuestro conocimiento lo usamos para atraer la atención hacia nosotros o —peor aún— para  irrespetar a alguien, hemos perdido el rumbo. El conocimiento muchas veces nos envanece. ¿El amor? El amor te edifica a ti y a los que te escuchan.

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

El Hinduismo: Parte II

Una Imagen Artística de la Madre Krishna

En la entrada anterior iniciamos una reseña muy breve sobre el hinduismo.  Pero quedaba una duda.  ¿Cómo se pueden lograr las buenas obras, romper el ciclo de nacimientos y conseguir la libertad? El hinduismo tiene tres caminos: la actividad, el conocimiento y la devoción.

El primer camino tiene que ver con ofrendas y sacrificios a dioses, diosas y espíritus en ceremonias que pueden hacerse en templos u hogares.

La creencia primordial del segundo camino es encontrar en todas las cosas la simple esencia del alma universal. La práctica del yoga facilita la experiencia mística del alma individual con el alma universal.

El camino número tres ofrece al hindú un dios personal que le da valentía para vencer el karma malo.  El hindú debe apoyarse en la deidad a través de la fe y la devoción. Note las diferencias que hay entre los tres caminos. El último es el más practicado por decenas de millones de hinduistas.  Pues es más atractivo.  Por eso es la creencia más conocida en el hinduismo.

Hablemos ahora un poco de Krishna. Se ha convertido en una deidad muy venerada no solo para los hinduistas si no para mucha gente en el mundo. Krishna puede hacer muchas cosas para sus seguidores que otras deidades no pueden lograr con facilidad. Por ejemplo, puede eliminar las leyes de karma o romper el ciclo de la transmigración. Todo esto si se logra a través del amor y la gracia al individuo por medio de Krishna y sobre todo a través de una respuesta amante y obediente del individuo para Krishna.

Por el favor que Krishna hace, se convierte en el amigo y ser amado, pues hacer para ellos lo que ellos no pueden hacer por ellos mismos. Con este tipo de devoción no es necesario apartarse a los bosques, ni realizar prácticas extremas de meditación. El hindú sencillamente debe permanecer con Krishna en compañía de otros practicantes.

En la siguiente entrada nos enfocaremos en los puentes que existen entre el cristianismo y el hinduismo y el evangelismo potencial que nos pueden ofrecer.

A %d blogueros les gusta esto: