Archivo del sitio

“¡Teme a Dios! ¡Trabaja Duro!”

David Livingstone

David Livingstone (Photo credit: Wikipedia)

De nuevo Dra. Erika Ríos continúa nuestro recorrido por las biografías de algunos grandes líderes de la fe, esta vez escribiendo de David Livingstone.

“¡Teme a Dios!” y “¡Trabaja duro!”

Esas fueron unas de las últimas palabras de David Livingstone, uno de los héroes de las misiones, cuya vida impactó profundamente la historia de la iglesia cristiana, en otros grandes siervos, y en mi propia vida.

Este fue un hombre de Dios que vino no solo a traer importantes avances en el campo misionero, especialmente África, sino que sus hallazgos geográficos y exploraciones fueron grandes aportaciones en el siglo 18.

Livingstone nació en Escocia.  Aunque de piel blanca, su corazón fue hasta el final, africano. Aunque fue China el primer lugar al que Livingstone quería ir, la guerra del opio se lo impidió – y detrás de todo eso la voluntad perfecta de Dios. En su plan estaba darle una esposa. El Dr. Roberto Moffat, misionero en Sudáfrica, compartió acerca de una extensa tierra en el norte donde no misionero había puesto pie.

El corazón de Livingstone empezó a latir fuerte, y más fuerte. ¿Sería posible que Dios abriera puertas para él ahí?, ¿aun pese a insuficientes recursos e increíble oposición?

Él fue solo, pero volvió unos años después con toda la pompa y honores, reconocido por catedráticos del país, líderes religiosos sino hasta los mismos reyes de Inglaterra. El era un héroe.

La pompa no le turbó en lo más mínimo. Sabía dónde estaba su tesoro, y estaba determinado a continuar hasta el final. ¡Nadie era más férreo de voluntad que este aventurero! Además de Biblia, había estudiado medicina, geología, y todo lo que pudiera serle útil en el campo.

Los últimos capítulos en la vida de Livingstone no están llenos de pompa y honores, sino soledad y tristeza, marcado por perdidas de personas amadas como su esposa, su padre, su hijo. David Livingstone estaba literalmente abandonado por todos. Perdido en la densidad de la jungla Africana, pero nada le haría detenerse hasta que Su Señor hiciera parar su corazón.

Eso ocurrió a sus 60 años, cuando su corazón y su cuerpo no le respondieron más. Ese día un nativo intentaba hacerle una pequeña cabaña para que descansara su maestro.

Llovía a torrentes. Lo pusieron en un catre para que durmiera y pasara la noche.

El rostro de uno de los hombres de voluntad de oro, atrevidos y apasionados por Dios reflejaba una profunda paz, a pesar del cansancio y soledad. A las 4am gritos de alarma reflejaron la verdad. Todos encontraron a Livingstone en posición de oración. Así había fallecido…Orando a Su Señor.

¡Qué historia tan profunda!

Necesitamos recobrar la pasión de hombres como Livingstone, imitar su ejemplo incansable de despojarse de todo por el Maestro. Nada y nadie nos debe estorbar para cumplir su llamado. El honrará la perseverancia (no la TESTARUDEZ).

Que un día se nos diga en el cielo, como seguramente fue dicho de Livingstone:

– Bien, buen siervo fiel. Has terminado tu carrera con éxito. Ahora mira atrás, y ve a los cientos o miles de personas que has tocado con tu fidelidad y ¡por no rendirte!

Pablo: Un Misionero Fuera de Serie

"San Pablo Predicando en Atenas" por Raphael (1513-1514)

Como muchos sabemos, Pablo ya era un ardiente misionero antes de su conversión a Cristo, pero del judaísmo. Su experiencia y encuentro con Cristo intensificó su pasión misionera, ya no para el judaísmo, sino para Cristo y el evangelio del reino. Dios vio en él una materia prima misionera extraordinaria. Misioneros, como David Livingstone, han abierto continentes al evangelio. Pablo abrió todo un mundo. Pero, ¿cómo lo guió Dios a hacerlo? Pablo tenía tres características misioneras fundamentales:

1.- Enseñaba una doctrina y teología sana.

2.- Tenía un sencillo sistema de crecimiento.

3- Hizo discípulos en el camino.

Si observamos bien, esto es lo mismo que Jesús hacía. Para comunicar el evangelio, Pablo tenía un método. ¿Cuál era? Hablar. Creía que la palabra hablada era lo primordial para que el Espíritu Santo inspirara fe en el corazón de aquellos que no lo conocían. Pablo tenía un plan misionero activo que consistía en abarcar el mundo con el evangelio.  Por eso usó métodos estratégicos para comunicar el evangelio como: el confrontar a las personas con el señorío de Cristo, plantar y nutrir iglesias de fe, comunicarse claramente y servir. Se concentró en desarrollar a líderes y dejarlos a cargo. Usaba los “puentes” naturales del parentesco familiar, las amistades y otros contactos para dispersar el evangelio. Enseñaba a promover la justicia, la verdad y la misericordia en la sociedad y a cuidar la tierra creada por Dios.

No hay duda que en Pablo vemos las virtudes de un misionero nato como Cristo lo identificó. Sin embargo, cuando aquel joven rabino se convirtió en el gran apóstol del cristianismo y se propuso extender el mensaje por todo el mundo gentil, se dio cuenta que para lograrlo, necesitaba de un sistema de entrenamiento y la llenura del Espíritu Santo.

Muchas veces pensamos que nunca pudiéramos llegar a ser como Pablo en nuestras vidas y ministerios.  No obstante, el mismo Espíritu que obraba en él ahora obra en nosotros. ¿Se parecen nuestras estrategias a las de Pablo? ¿Tenemos la misma pasión por el mundo que él tenía?

A %d blogueros les gusta esto: