Archivo del sitio

Comparta cuando logre ver el caballo

Horse Frog IllusionAlguien me envió esta foto hace poco.  La traducción del inglés es: “Comparta cuando logre ver el caballo”.  Algunas personas verán el caballo muy rápido, ¡incluso una de mis amigas no vio la rana, sino el caballo!  Para otras personas (como yo), requerirá más tiempo, inclinar la cabeza un poco, y quizás entornar los ojos.  Pero una vez que vemos el caballo, es imposible no verlo, ¿verdad?

Comparemos este ejercicio con el liderazgo.  Se dice que cada cabeza es un mundo, y es cierto.  Pero cuando yo pienso que todos los demás deberán ver el mundo desde mi perspectiva, tenemos un problema.  Hay muchos líderes que ven su trabajo principal persuadir a sus colegas, empleados, o “seguidores” a ver el mundo como ellos lo ven.  A menudo buscan formar un equipo de personas quienes piensan igual y comparten la misma perspectiva.  Suena excelente, y entiendo que debemos aliarnos a gente que posee nuestros mismos valores.  Pero, ¿de verdad deseamos que ellos sean réplicas de nosotros?

He encontrado que los mejores ministerios y empresas suelen tener gente muy diversa como parte esencial del equipo.  No hablo de solamente invitar que alguien de otra cultura, raza, o trasfondo asista a las reuniones.  Me refiero a una creencia profunda en el valor de perspectivas y personas diversas, para que juntos debatimos, nos expresamos, y llegamos a un acuerdo por medio de colaborar en todo.  Requiere más tiempo que nada más recibir visión e instrucciones de un líder.  Pero vale la pena, ¿no crees?

Donde yo veo una rana, tú observas un caballo.  ¿Qué tal si alguien más se enfoca en las plantas o el agua en el fondo de la foto? Necesito tu perspectiva.  Anhelo que me ayudes a ver el mundo por medio de tus lentes.  No lo veo como amenaza, sino como una forma de enriquecer mi vida y mejorar mi liderazgo.

Es un privilegio servir en una Iglesia tan diversa como la Iglesia del Nazareno.  Más de 2 millones de miembros en 159 países.  ¡Qué diversidad!  Pero mi denominación es una de muchas.  En el cielo no tendremos “Barrio Nazareno” aislado del “Ensanche Bautista” y “Vecindario Luterano.”  Estaremos juntos, con diferencias todavía (¿o crees que todos nos metamorfoseamos allí en la misma sopa insípida?).  Pero la prioridad no será distinguirnos de los demás.  El enfoque será alabar al mismo Cordero inmolado a una sola voz.

Entonces, ¿por qué no empezamos ahora? ¡No tenemos que esperar!  ¡Yo quiero vivir con esa perspectiva siempre en mi mente y corazón!

“Y cantaban un cántico nuevo, diciendo:

«Digno eres de tomar el libro
y de abrir sus sellos,
porque tú fuiste inmolado,
y con tu sangre nos has redimido para Dios,
de todo linaje, lengua, pueblo y nación; nos has hecho para nuestro Dios un reino y sacerdotes,
y reinaremos sobre la tierra» (Apoc. 5:9-10).

 

Enfócate en el Trabajo en EQUIPO

Ya terminamos con el FOCUS: Panamá 2012, el primer Congreso Nazareno Juvenil de Mesoamérica, y la Dra. Erika Ríos Hasenauer ha escrito una serie de devocionales para que nos enfoquemos en Dios y su plan para nuestras vidas.  Además agradecemos a Candy Duecker por su revisión y a Luis Guerrero y su equipo de traductores excelentes.

Lee el capítulo completo de Romanos 12.

Este capítulo describe cómo podemos hacer trabajo en equipo. Debemos comenzar con un enfoque interno: humildemente ofreciendo nuestros cuerpos (una y otra vez) para que sean usados por Dios, y continuar buscando transformar nuestras mentes a Su manera de pensar. “EQUIPO” comienza con una decisión para ubicarnos en una correcta posición frente a Dios – una posición de sumisión y humildad.

Debemos tener una correcta conducta los unos con los otros. Versículo 3 :”Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la media de fe que Dios repartió a cada uno”. La palabra “cordura”, claramente significa controlado…

Para hacer trabajo en EQUIPO, debemos recordar que somos parte del cuerpo de Cristo. Esto lleva TODO de nosotros para formar el cuerpo de Cristo. A la vez que nosotros no llevamos a cabo la misma función en el cuerpo de Cristo. Si un miembro falla en hacer su trabajo, el cuerpo completo sufre y el trabajo de Cristo disminuye. Esto es real en la iglesia local, pero también en toda la Región. Si una iglesia falla en sus funciones, el trabajo para Cristo se viene abajo. Si un distrito o zona falla en sus funciones, el trabajo de Cristo está incompleto. Si un país no cumple sus funciones, el trabajo de Cristo está en peligro. Si nuestra Región no está cumpliendo sus funciones, el trabajo de Cristo en el mundo está en riesgo.

No hay “llaneros solitarios” en el reino de Dios. Trabajo en EQUIPO comienza con ser siervos de Dios y continúa con servirse los unos a otros.

  • ¿Qué papel juegas en el cuerpo de Cristo?
  • ¿Qué actitudes o comportamientos necesitas cambiar para ser un mejor jugador en EQUIPO?

Enfócate en la actitud de sumisión y humildad.

¡Bienvenidos a Costa Rica!

¡La hora llegó por fin y llegamos nosotros también a nuestro nuevo país, Costa Rica!  Después de un vuelo atrasado y una noche de poco descanso, nos despertamos temprano para desempacar algunas cosas y comenzar a transformar nuestro apartamento nuevo en un hogar.  Fuimos a la iglesia por la mañana aunque casi no pudimos por no poder ubicar nuestros pantalones y zapatos antes (¡Muchas maletas, poca sanidad!).

En los siguientes días tendremos que adaptarnos en muchas maneras y empezar a formar un equipo con la variedad de misioneros que se encuentran acá en el Seminario Nazareno de las Américas (SENDAS).  De hecho, la prédica de la mañana se trató de esto explícitamente.

La pastora Leyla Ramírez predicó de Juan 17 donde Jesús ora por sí mismo, por sus discípulos y por ti y por mi (¡qué impactante!).  Me llama la atención de que este pasaje fue predicada en una de las primeras prédicas que escuchamos cuando llegamos hace cinco años por primera vez a Guatemala como misioneros novatos.  ¿Acaso pudiera Dios estarnos enseñando algo fundamental en estos tiempos de transición?

Creo que sí.  La tendencia en una mudanza o en alguna transición gigante es buscar sobrevivir y cuidarse a sí mismo o a su propia familia.  Cuando todo nuestro mundo está patas arriba no solemos considerar muy fácilmente las condiciones de los demás.  Tengo que admitir que he orado más en estos días por mis niños, por mi esposa, por mi situación que a veces me tengo que parar y decir, “¡Espera!  Hay otros que están agobiados, preocupados, y también encontrándose en esta misma transición.  Scott, enfócate en ellos y échales la mano para facilitar esta transición en SUS vidas.”

Juan 17 habla de la unidad de la iglesia.  “Para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste…” (v.23).  Le conocerán por NUESTRO amor.

Dios, ayúdame a priorizar a los demás y no sólo buscar mis propios intereses.  Haz de nosotros–una multitud de personalides y culturas diferentes–un equipo unido para que el mundo no pueda negar que eres soberano.  Amén.

Trabajo en Equipo

Por los últimos cinco años he tenido el gran gusto de ministrar con Carlos Monterroso.  Él ha escrito el siguiente devocional que habla del trabajo en equipo.  Carlos y yo estaremos trabajando juntos en Misión Mundial MAC por sólo tres días más.  Así que, por esta entrada quiero agradecerle a él por el gran trabajo en equipo que hemos realizado.

Lee: Lucas 5:17-26

El trabajo de alcanzar almas para Cristo es cuestión de compasión, servicio, amor y mucho trabajo en equipo, a lo largo de tu vida Dios proveerá de oportunidades para servir y glorificar el nombre de Dios y que mejor que hacerlo en compañía de un hermano en Cristo.


Te toparás con algunas barreras para alcanzar algún objetivo a la hora de trabajar en grupo, pero podemos superarlas si realmente trabajamos por amor a Cristo y a nuestra familia en Cristo, la iglesia local necesita de hermanos que vivan con diferentes ideas y gustos pero en un mismo espíritu.


El pasaje que acabamos de leer no sólo cuenta la historia de cómo Jesús sanó a un paralítico, también nos cuenta el cómo un grupo de amigos superaron las barreras para poder llevar a aquel necesitado a la presencia de Cristo. Juntos encontraron una forma. ¿Acaso la creatividad y dones de cada uno de los que te rodean en comunión y unidad no pueden hacer grandes cosas?

Atrévete a conocer y relacionarte con los hermanos con quienes no has compartido últimamente en tu iglesia local. Te darás cuenta de que juntos podrán aprender mucho uno del otro y que Dios puede usarles en gran manera para bendición de muchos.

–Escrito por Carlos Monterroso, Asistente Previa en Misión Mundial MAC

A %d blogueros les gusta esto: