Archivo del sitio

3 Pasos Para Desarrollar Una Cultura de Servicio – Parte 2 de 2

Esta es la segunda parte del artículo anterior.

Repítela.

El púlpito (o mesa en mi caso) será siempre un lugar clave para dar forma a los valores y la cultura de la iglesia. Cuando el pastor inserta repetidamente la idea de servir a otros en los mensajes, escritos, o conversaciones, eso tiene un impacto en los oyentes y se trabaja para corregir el enfoque equivocado.

Por ejemplo, en Grace Church, hablé sobre cómo trabajar en la cultura que queremos tener. Nuestra iglesia usa los conceptos: Inicio, Conexión, Prosperidad y Compromiso. Esos son nuestros cuatro valores. Hemos tenido mucha gente en el Inicio y  la Conexión. Pero luego, ¿cómo movemos a la gente a las siguientes dos, Prosperidad y Compromiso, creando una cultura en la que nuestra pasión sea hacer discípulos? ¿Cómo se logra eso?

Tenemos que martillarlo sin descanso (y no somos perfectos todavía en hacerlo; necesitamos hacerlo más).

Conforme las iglesias crecen, aparece con más frecuencia un alto porcentaje de gente que obtiene la cultura deseada cuando se le enseña al inicio, mientras que menos gente la retiene cuando se le trata de inculcar después de cierto tiempo. Se debe ayudar a aquellos que llegaron después (no importa si la iglesia tiene 200 años o 2 años) a tener el nivel de servicio que tenían al principio.

Es esa consistente repetición de la cultura y sus valores lo que nos ayuda a crear una mentalidad de discipulado.

Para perpetuar este valor cultural (o llevar a cabo un cambio cultural) se debe reiterar continuamente a través de líderes claves, los cuales deben ser los primeros en comprometerse. Después hay que motivarlos a repetirlo en sus grupos pequeños y dentro de su círculo de influencia. Usted que trabaja con varios ministros de su iglesia, téngalos a todos consistentemente concentrados en desarrollar una cultura de servicio.

Este no es un proceso de seis meses, es un proceso de muchos años. Hará eco de los valores de su cultura una y otra vez. Aquellos que no estén a bordo al principio, no permitirán que la repetición penetre en ellos y seguirán la nueva cultura o se fastidiarán de escuchar repetidamente sobre el servicio y se irán. A veces eso es lo mejor que puede suceder.

Resultado de imagen para pocas personas en la iglesia

Celébrala.

He dicho repetidamente que “te conviertes en aquello que celebras.” La Iglesia Internacional de Santidad Pentecostal celebra la plantación de iglesias dándoles a los pastores broches por plantar o promocionar la plantación de iglesias. No es de sorprender que las últimas dos décadas hayan sido las mejores para ellos en mucho tiempo.

Cuando prediqué en la Iglesia Primitiva Bautista Progresista noté  claramente que celebraban los logros educativos de sus miembros, incluyendo a un joven que tenía una larga lista de logros académicos desde la secundaria hasta su maestría.

Las denominaciones y las Iglesias deben afianzar lo positivo al menos tanto como rechazan lo negativo. La gente en la iglesia debe saber que usted está en contra de lo que no es bíblico, y no debe haber lugar a dudas sobre el tipo de cultura eclesial que apoya.

Usted celebra aquello en lo que quiere convertirse.

Si quiere que su iglesia mantenga una cultura de servicio, debe celebrarla en cada oportunidad. Haga labores de reconocimiento para los voluntarios que colaboran con los niños. (¡Quizá sea apropiado darles algunas medallas!) Cree un artículo mensual en su página web para resaltar a algún miembro que sirvió a otros de alguna forma extraordinaria. Anuncie una gran celebración en la iglesia por cada miembro que se involucre en un viaje misionero durante el año. Cualquier idea que se le pueda ocurrir para continuar recordándole a la iglesia cuál es su valor, ¡llévela a cabo!

Nosotros premiamos a algún trabajador voluntario en nuestras noches de adoración. La semana pasada, hice que todos le aplaudieran al equipo que instaló el montaje para el cine. Hemos tenido cenas de reconocimiento para quienes se ofrecen a hacer algunas labores. Y la lista puede continuar.

Aquellos que visiten su iglesia deben irse con una imagen clara de cuál es su valor, a través de lo que ahí se celebra. Los miembros y los asistentes sabrán que el servicio es apreciado, lo cual los motivará a adoptar la cultura de servicio que usted haya inculcado y repetido en todo el Cuerpo.

La Cultura Desayuna Estrategia.

Así es la cosa, la cultura desayuna estrategia todos los días. Eso no lo digo yo, la cita se le atribuye al último gurú de negocios Peter Drucker. La frase nos recuerda que nuestros planes carecen de sentido si el ambiente en nuestra iglesia los debilita. Su estrategia se convierte entonces en un tipo de complemento con el que muy pocos están comprometidos.

En Juan 20:21 Jesús dijo: “Como me envió el Padre, así también yo os envío.” Eso nos dice que todos los que son de Dios han sido enviados a una misión. 1 Pedro 4:10 nos recuerda que los hijos de Dios son llamados al ministerio.

Así que no te equivoques, todos los que son de Dios son enviados en misión y todos los hijos de Dios son llamados al ministerio. La única pregunta es ¿Dónde? ¿Entre quiénes? y ¿Haciendo qué? 

Tener una cultura de servicio establecida a través de inculcarla, repetirla y celebrarla provocará que los miembros se amen y realicen buenas obras. (Hebreos 10:24).

Con esa cultura aplicada, la gente no se estará preguntando si deberían servir. Las preguntas serán dónde deben servir, entre quiénes y de qué formas lo harán.

Eso creará una cultura de servicio —parte de un enfoque misional— en su iglesia.

Este artículo fue publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/edstetzer/2014/march/moving-to-missional-part-i-3-steps-to-develop-culture-of-se.html

3 métodos de la iglesia que tienen que cambiar

Escrito por: Ed Stetzer. Trad. por: Yadira Morales

cambios
Los métodos de la iglesia tienen que cambiar para que las iglesias sigan siendo eficaces. 

Desde hace tiempo se dijo que las siete últimas palabras de una iglesia antes de que muera eran “Nunca lo hemos hecho así antes.” 

El efecto de mantener mala tradición, malos hábitos y mala estrategia es evangelismo ineficaz, estancamiento y muerte eventual. 

¿Cómo pueden las iglesias evitar mantenerse en mecanismos, estrategias, tradiciones, y similares, más allá de su fecha de caducidad? ¿Cómo pueden las iglesias estar constantemente eficaces para llegar a sus comunidades? 

A la luz de las realidades culturales modernas, aquí hay tres cambios metodológicos que las iglesias deberían considerar, la posibilidad de hacer más efectiva discípulos y llegar a nuestras comunidades. 

Considerar la dispersión sobre la recolección 

¿Por qué no empujar más de las funciones de la vida de la iglesia a la periferia de la iglesia, incluyendo la cantidad de veces que nos reunimos? Sé que esto puede sonar contradictorio y no quiero hacer hincapié en la gran reunión. Las reuniones son bíblicas. 

Pero tendría más sentido en el contexto actual hacer menos reunión y más dispersión. Estamos más allá del lugar donde dice ” ¡Todo el mundo viene!” traerá a los incrédulos a una reunión. Las iglesias necesitan tener más de una mentalidad de “¡Vamos!”. 

Para tener éxito, los líderes tienen que capacitar a las personas. Los miembros de la iglesia necesitan ser lanzados como testigos en sus vidas cotidianas a ser la “iglesia dispersa.” 

En algunos casos, es útil potenciar los grupos pequeños que tienen una funcionalidad más amplia, incluso hasta el punto de que estos grupos que funcionen casi como pequeñas congregaciones. Algunos pueden ser plantas de pre-iglesia. 

Cuando se distribuye la propiedad y responsabilidad, tanto más probable será que tengan mayor impacto en una comunidad. 

Considerar cómo usar vías 

Necesitamos un enfoque simple y aplicarlo con regularidad a lo que llamo “vías”. Una estrategia de vías se muestra cuando una iglesia mueve a la gente de estar sentado en filas a sentarse en círculos. Esta reorganización simple es un medio para cambiar los miembros de consumidores a participantes. Las filas tienden a concentrarse en una sola persona. Los círculos tienden a centrarse cada uno en el otro. 

Las vías transitan a la gente lejos de la apatía en grupos donde se provocan unos a otros al amor ya las buenas obras (Heb. 10:24). Tenemos que ayudar a las personas a vivir como agentes de la misión de Dios. 

A veces hay que dejar de hacer cosas buenas para hacer cosas mejores. Eso es siempre una decisión difícil, especialmente para las iglesias y hacer frente a los aspectos del ministerio que han dejado de ser útiles. Necesitamos sistemas más claros y procesos que lleven a la gente de la pasividad a la actividad en la participación en la misión de Dios y servir unos a otros. 

La decleroficación del ministerio 

Vamos a restar énfasis al papel del clero. Muchas congregaciones tienen una cultura de liderazgo que es esencialmente un sacerdocio jerárquico – sólo el clero tiene la autoridad y el liderazgo. Quiero ver una decleroficación del ministerio en las iglesias evangélicas donde el pueblo de Dios colabora de forma corporativa con su ministerio y pastores y sirven como capacitadores de los santos, de acuerdo con Efesios 4: 11-equipar al pueblo de Dios para obras de servicio a la edificación del cuerpo de Cristo. 

En el nuevo entorno ministerial, las iglesias necesitan dispersarse más, desarrollar mejores vías para alentar a los miembros activos, y combatir la cleroficación equipando a todo el cuerpo de Cristo para el servicio.

9 Formas de Hacer Inefectiva Su Iglesia – Parte 2

Escrito por: Carey Nieuwhof / Trad. por: Erika Chaves

En el post anterior publicamos los primeros 4, aquí te comparto el resto del artículo.

  1. Haga de la mediocridad su estándar

no-mediocrity-300x3003Resuelva algunos problemas y será más eficaz. Pero mientras sea mediocre, nunca llegará a todo su potencial.

Y por alguna extraña razón, las iglesias parecen amar la mediocridad.

Lo suficientemente bueno parece ser suficientemente bueno para muchos líderes de la iglesia. En lugar de tratar de hacer algo excelente, las iglesias se han hecho famosas por hacer “casi nada bien”.

¿Por qué? Creo que en el corazón de eso hay una tensión entre diversidad y eficacia.

Esto surge con frecuencia en lugares como un grupo de música cuando alguien que no sabe cantar quiere cantar y muchos líderes de la iglesia van a la cueva de la presión (hay una estrategia en torno a esto, por cierto).

El año pasado, nuestra iglesia adoptó 6 valores. Uno de mis favoritos es “La batalla de la mediocridad: ¿Estoy permitiendo que lo suficientemente bueno se interponga en el camino de lo que podría ser excelente?”.

Yo podría reflexionar en esto todo el día.

  1. Trate cada domingo como si fuera otro domingo

Si está aburrido de enfrentar el próximo domingo, ¿por qué no lo estarían los demás?

En la iglesia, cada domingo es domingo de resurrección. El mismo poder que estaba actuando para levantar a Jesús de entre los muertos es el mismo poder que actúa en nosotros. (Y no, yo no hice algo así).

Si cada domingo es aburrido para usted como líder, tal vez usted no ha leído la Biblia. O no conoce a Dios. O no se sorprende al ver lo que sucede cuando Dios se involucra en la vida de alguien.

  1. Nunca diseñe una estrategia

La pasión es una cosa… y usted tiene que tener pasión. Pero la pasión combinada con una estrategia eficaz es algo explosivo.estrategia_redefinicion2

Muchas iglesias tienen miedo de diseñar una estrategia porque puede causar división. Los líderes tienen miedo de que no a todo el mundo le va a gustar. Y eso es cierto. Pero vea el punto 3 anterior.

Irónicamente, es muy probable que usted sería más eficaz si su estrategia es un poco controversial. De hecho, una estrategia clara es uno de los secretos para la creación de un equipo altamente motivado.

Por último, si usted tiene una estrategia clara, el equipo va a estar más apasionado. (No se puede llegar a estar apasionado del cuadro completo, después de todo).

Este artículo le guiará en el proceso de hacer que su iglesia se apasione por su misión, visión y estrategia.

Pero primero, por supuesto, es necesario diseñar la estrategia, aunque suene aterrador.

  1. Evite cualquier riesgo

Los cristianos enseñan a los niños historias como David y Goliat, Daniel y El Pozo de los Leones, y luego pasan todo su tiempo actualmente tratando de asegurarse de que nadie salga herido, no se pierda nada y todo el mundo esté “seguro”.

La desconexión es profunda si se piensa en eso:

“Lea la Biblia, pero viva en el camino opuesto: no confíe en Dios, no se arriesgue. Viva una vida insignificante. No arriesgue nada”.

¿Cómo sabe si está confiando en Dios o simplemente siendo tonto? Esbocé esa distinción aquí.

En su mayor parte, simplemente no estamos confiando en Dios lo suficiente.

  1. Decida que a usted no le gustan los inconversos

Demasiadas iglesias se han definido a sí mismas por las cosas que están en contra, en vez de para qué existen.

Si realmente no le gusta la gente que está tratando de alcanzar, ¿por qué ellos quisieran pasar un rato con usted? En serio.

Esa es una de las razones por las que amo lo que la Iglesia en Gwinnett está haciendo con su campaña #forgwinnett (“para Gwinnett”, el nombre de su comunidad). En serio, usted debería comprobar que sí funciona.

¿Ama usted a sus vecinos? ¿Realmente los ama? ¿O los juzga, los minimiza, o se cree que es mejor que ellos?

Ámelos y es muy probable que llegará a ellos. No lo haga y no pasará.

No juzgar a los inconversos es una de las 9 señales de que usted está listo para llegar a la gente. (Aquí hay otros 8).

Tomado de: http://careynieuwhof.com/2015/01/9-sure-fire-ways-make-church-completely-ineffective/

¿Cómo hacer que la iglesia se apasione por su misión? – Parte 2

Escrito por: Carey Nieuwhof / Trad. por: Erika Chaves

El compromiso está directamente relacionado con la participación

Y eso nos lleva al problema principal. Si usted recuerda sólo una cosa acerca de esta entrada, recuerde esto:

“Donde las personas se involucren, eso se convierte en su misión”.

¿Ha escuchado eso?

Haga que alguien se involucre en algo y se convertirá en su misión. Se convierte en su causa. Su grito de guerra. En lo que se despiertan pensando.

Las personas están más comprometidas con aquello en lo que están involucradas.

Así que… Haga cosas que solo estén directamente alineadas con su Misión y Visión.

Entonces, ¿cómo crear una gran estrategia que apoya plenamente su misión y visión?

Sólo haga las cosas que se alinean directamente con su misión y visión.

Si sólo ofrecen un puñado de cosas que alimentan directamente su misión y visión, la gente va apasionarse por su misión y vision.

Así que en Connexus, sólo hacemos pocas cosas:

  • Un servicio de fin de semana al cual los inconversos querrán volver.
  • Buenos ambientes de ministerio de la familia -desde el parto, hasta la universidad- construidos alrededor de grupos pequeños y tiempo en grupos grandes.
  • Punto de partida – y el medio ambiente para que los adultos comienzan a explorar su papel en la historia de Dios.
  • Grupos Comunitarios estratégicos: reuniones de mitad de semana de 8 a 12 adultos que se reúnen para rendición de cuentas, pertenencia, cuidado y alimento espiritual (bueno … y físico).
  • Asociarse con dos o tres socios locales y globales en torno a temas de compasión y justicia (Bancos de Alimentos, misiones, etc.)

Cuando la gente pregunta qué más hacemos… les decimos que eso es todo.

Cuando le preguntan cómo pueden estar involucrados les decimos que en servir, dar, invitar a un amigo y ser parte de un grupo de la comunidad.

Eso es todo. Esa es nuestra estrategia.

Y ¿adivinen qué?

Pushing Up the ArrowEsa no tiene que ser su estrategia, pero aquí está el principio transferible:

“Cuando usted tiene una estrategia simple que apoya su misión y visión, las personas llegan a apasionarse por su misión y visión”.

No tienen más remedio que hacerlo. Porque es todo lo que hacen, y cuando se involucran, se comprometen.

Es fácil de entender, pero solo si tienen las agallas para ponerlo en práctica.

Tomado de: http://careynieuwhof.com/2013/12/how-to-get-your-church-passionate-about-your-mission/

¿Cómo hacer que la iglesia se apasione por su misión? – Parte 1

Escrito por: Carey Nieuwhof / Trad. por: Erika Chaves

Uno de los sueños de casi todo líder es ver a cada persona dentro de una organización, motivada por la misma misión y visión.

La realidad es que muy pocas organizaciones – y muy pocas iglesias – funcionan de esa manera.

matches-flame

La mayoría de los líderes han tenido una inquietante sensación de que podrían ser la persona más apasionada de su misión y se preguntan cómo llegar a decenas, cientos o incluso miles de personas en la tierra para que estén bordo, en lugar de vagar en su propio curso.

Bueno, usted puede cambiar eso. Y es más sencillo (y más desafiante al mismo tiempo) de lo que piensa.

¿Por qué la Estrategia triunfa sobre la Misión y Visión?

Si realmente quiere que la gente a bordo tenga una visión, su estrategia es fundamental.

De hecho, la estrategia triunfa sobre la misión y la visión. Una gran misión y visión con una mala estrategia fracasará.

Excluyendo todo de vuelta a lo básico revelará por qué (y voy a utilizar la misión, visión y estrategia de la Iglesia Connexus donde sirvo para ilustrarlo).

  • Misión = lo que estamos llamados a hacer (Llevar a la gente en una relación creciente con Jesucristo).
  • Visión = por qué estamos llamados a hacerlo (Crear una iglesia donde a los inconversos les encantaría ir – ¡por eso comenzamos!).
  • Estrategia = cómo vamos a lograrlo (Los pasos que hemos elegido para guiar a las personas en una relación creciente con Jesús).

Si usted no sabe con claridad cómo va a cumplir con su misión, bueno… ese es el problema ¿no?

¿Por qué todo va caminando…? ¿O no?

La mayoría de los líderes tiene gente de tendencias agradables (yo escribí sobre los problemas sobre esto en el blog).

Eso significa que la mayoría de nosotros tenemos un tiempo difícil para decir “no” cuando la gente quiere comenzar un ministerio o programa.

El desafío con esto, por supuesto, es que a menudo quieren hacer las cosas que les apasiona, no las cosas que su organización o iglesia fue llamada a hacer.

Así que la mayoría de los líderes de la iglesia terminan con decenas o incluso cientos de programas que se ejecutan fuera en todas las direcciones posibles y solo a veces están remotamente relacionados con el propósito central de la organización. ¿Son los programas como “Las mascotas son gente también” o “Grupo de Recuperación para hombres ciclistas que usan licra” realmente fundamentales para la misión de la Iglesia?

No estoy diciendo que Dios no los utiliza, pero ¿son verdaderamente las mejores y más estratégicas maneras para llevar a las personas a una relación creciente con Cristo? Podrían ser fácilmente proyectos secundarios en los que su iglesia se involucra, en lugar de exigir presupuesto y la energía de la organización.

Cuando usted permite que los programas y ministerios surjan al azar, se obtiene una organización desalineada que está fuera de la misión.

Y como cualquiera que ha tratado de cerrar algunos de estos ministerios al azar, sabe que a veces estos programas pueden comportarse como muros. Estos muy apasionadamente defienden su derecho a existir.

Tomado de: http://careynieuwhof.com/2013/12/how-to-get-your-church-passionate-about-your-mission/

El Coordinador Distrital de MMMAC

Uno de los cambios más importantes de este nuevo año en el ministerio de Misión Mundial MAC es el nombramiento o elección de Coordinadores Distritales de MMMAC.  Hace un año no teníamos ningún coordinador en las áreas o en los distritos.  Y ahora doy gracias a Dios porque 15 jóvenes y adultos con muchos talentos y experiencia (y más importante, compromiso) están sirviendo en esta capacitación.  Mi esperanza es que el Coordinador Distrital de MMMAC sirva como enlace entre la JNI y la MNI y que cumpla las siguientes tareas:

Descripción de Trabajo–Coordinador MMMAC

Enfoque y Meta Primordial: 3E

Encontrar, Entrenar, y Enviar Misioneros de MAC

Tareas Específicas:

A. Trabajo en Equipo

  1. Servir en las áreas y/o distritos como extensión o representante de los Coordinadores Regionales de MMMAC
  2. Mantener comunicación constante con la Oficina de Misión Mundial MAC (Regional), Coordinador de Estrategia de Área, y superintendentes para que nos unamos en ministerio en todos los niveles
  3. Acercarse especialmente a la JNI y MNI (y a otros líderes y ministerios) para ministrar con ellos y buscar servir y mejor unir el trabajo de MMMAC al ministerio ya existente de dichas entidades

B. Formación de Líderes

  1. Involucrar a Niños, Jóvenes, y Adultos en misiones, ayudándoles a descubrir sus dones y llamado, y guiándolos en ese llamado
  2. Multiplicarse en otros: desarrollar a muchos líderes, coordinadores, y promotores de MMMAC en las bases
  3. Capacitar a la Iglesia para que lleguemos a ser una Iglesia y región que envíe y respalde a sus propios misioneros

C. Implementación de Programas y Proyectos

  1. Facilitar el conocimiento de las herramientas y recursos disponibles para cumplir con el propósito 3E
  2. Conocer las necesidades específicas de su lugar de ministerio y Diseñar estrategias contextualizadas para encontrar, entrenar, y enviar desde su entorno
  3. Reportar por medio de testimonios, estadísticas, fotos, etc. lo que Dios está haciendo por medio del ministerio de MMMAC en las bases.
  4. Planificar y coordinar actividades como el COM (o dirigir a otros que lo hacen), cuando sea apropiado.

Evaluando la Misión

Con nuestros ojos puestos en este año venidero y también habiéndonos evaluado personalmente según la entrada anterior, ahora utilicemos las preguntas que el Director Regional, Dr. Luis Carlos Saenz, ha provisto para que evaluemos nuestros ministerios y aún la misión en sí:

  • ¿Todavía está nuestra misión como el blanco, o la hemos reemplazado inconscientemente con algo más?
  • ¿Por qué no tenemos más influencia y por qué no vemos más fruto duradero?
  • ¿Cuán ambiciosas deberían ser nuestras metas?
  • ¿Cómo vamos a desarrollar nuestras capacidades para alcanzar estas metas?

Debo aclarar (y advertir) que responder a estas preguntas va a requerir semanas y meses de tiempo.  También no vas a poder contestarlas bien sin la ayuda de otros amigos, parientes, y compañeros de trabajo.  La evaluación productiva lleva tiempo y se hace mejor en comunidad.

Además quiero compartir algo que ha iluminado nuestra vida y ministerio en estos últimos meses.  La misión debe ser la pauta que usamos en la iglesia local o en otro ministerio, para determinar si vale la pena invertir en cualquier plan, programa, o propuesta.  La misión o nuestras metas deben ser concretas y compartidas claramente.  La misión es el guión que indica si estamos bien o mal; en este sentido la misión misma nos evalúa sin prejuicio ni preferencia.

El problema es que muchas veces convertimos nuestra agenda en la misión.  ¿Cuál es la misión? Terminar este listado de tareas, reunirme con tales personas, etc.  Pero, la agenda y las tareas son métodos de cumplir la misión, aunque no son la misión.

A veces convertimos ideas o programas en la misión.  ¿Cuál es la misión? Asegurarnos que más personas participan en tal proyecto o implementar cierta estrategia en el campo.  No obstante, el proyecto ni la estrategia son la misión.

En la Iglesia del Nazareno nuestra misión es “hacer discípulos a la semejanza de Cristo en las naciones.” En Misión Mundial MAC buscamos cumplir con aquella por medio de encontrar, entrenar, y enviar misioneros de México y América Central.  Hablemos más de esto en las siguientes entradas.

A %d blogueros les gusta esto: