Archivo del sitio

El Misionero y la Milla Extra

En este mes hemos estado tocando el tema: “La Formación del Misionero Nazareno”.  Si cualquier cristiano posee la inquietud sobre llegar a ser misionero, deberá trabajar para desarrollarse en cinco aspectos principales.  Hoy terminamos hablando de la última característica:

E) La Práctica Misionera

Cuando el misionero ha tenido una práctica misionera, es decir, ha puesto a trabajar sus dones en la iglesia, surge en él algo que se llama iniciativa propia.  En el campo misionero hay tantas cosas por hacer, que en ocasiones no son suficientes los misioneros para suplir las necesidades.  Se espera que el misionero esté dispuesto a dar esa milla extra por iniciativa propia.  Es decir, que aun cuando esté asignado a cierta área, el misionero puede tener dones extras que pueden suplir necesidades.

Ser flexible ante situaciones que vengan en el campo de trabajo, es otra característica vital del misionero.  Se espera que en el proceso de adaptación y aun en el servicio, que es muy variado, mantenga un comportamiento abierto y positivo.

Amar a las personas como Cristo las ama es además una parte fundamental del servicio misionero.  Desde bebés hasta ancianos, pobres, ricos, sucios, limpios, enfermos y sanos… ¡a todos!  Si ha pensado ser misionero, pídale a Dios que le de su amor para que pueda ayudarles y comprenderlos en cualquier situación.

Dios es un Dios de orden, por eso es que tiene objetivos y planeaciones, y como hijos, debemos seguir su ejemplo.  Dios tiene un plan para cada uno y si el tiene un “plan de trabajo”, los misioneros también deben mostrar esa cualidad de su Padre.  Ser ordenados y planear su servicio misionero serán importantísimos.

Por el lado de aspectos personales, los misioneros dejan familia, amigos, parientes, comida favorita y otras cosas más, y en ocasiones esto les provoca estrés y sacrificio.

Todo aquel que tenga y sienta un llamado a las misiones, también debe tener un anhelo ardiente por el Señor Jesús y la expansión del evangelio.  La mejor satisfacción que tienen los misioneros, es ver que Dios cambia vidas y corazones por medio de los mínimos esfuerzos de su servicio y trabajo.

Desarrollo Profesional y Denominacional del Misionero

En este mes hemos estado tocando el tema: “La Formación del Misionero Nazareno”.  Si cualquier cristiano posee la inquietud sobre llegar a ser misionero, deberá trabajar para desarrollarse en cinco aspectos principales.  Hoy seguimos con el tercer y cuarto. Recuerda también que son características de todo cristiano, pues debemos ser buenos ministros calificados y aprobados por nuestro Padre:

C) Profesional

Para la persona que es llamada al servicio misionero, se le recomienda que cuente con una educación afine al trabajo que ha sido asignado. Esto con la finalidad de tener diversas y mejores herramientas para el servicio.

El misionero que está en el campo no comienza a desarrollar ni poner a trabajar sus dones cuando ha sido enviado.  En la iglesia local comienza todo y de esta forma contará con la experiencia necesaria para empezar a trabajar.

Mientras el misionero desarrolla su servicio, va descubriendo que necesita reforzar áreas de su vida y desde luego, aprender más sobre el ministerio.  Para esto no es tan necesario asistir a seminarios o talleres; en ocasiones es bueno aprender a enseñar e instruirse uno mismo.

D) Denominacional

El misionero debe ser leal a la denominación que lo envía.  Estar comprometido con ella demostrará su ética y buena moral. La Iglesia del Nazareno cuenta con programas especiales para los misioneros, con el propósito de que estén de lleno en el servicio.  La iglesia espera que el misionero esté de acuerdo con la doctrina de la denominación, al mismo tiempo que la viva y la enseñe a sus discípulos.  Es menester que respete lo estipulado en el Manual, porque como iglesia internacional la denominación ha expuesto y elaborado puntos que nos unen en medio de la diversidad.

Reconociendo que toda autoridad es puesta por Dios, se espera que cada misionero haga todo lo posible por trabajar en armonía con sus líderes, manteniendo abiertos los canales de comunicación cuando surja alguna incomprensión.

Un misionero es enviado y respaldado por la región que pertenece.  Desde ese momento, el misionero comienza a servir y trabajar en equipo, nunca solo ni alejado de las personas.  Ese es parte de las condiciones en las que debe laborar, esforzarse y poner de su parte para una buena comunicación y por consecuencia una buena relación entre ambos.

El Gran Mandamiento en la Formación del Misionero

En este mes hemos estado tocando el tema: “La Formación del Misionero Nazareno”.  Si cualquier cristiano posee la inquietud sobre llegar a ser misionero, deberá trabajar para desarrollarse en cinco aspectos principales.  Hoy empezaremos con los dos primeros (que también se pueden resumir en el Gran Mandamiento — Mateo 22:37-40):

A) Espiritual

Dios debe ocupar siempre el primer lugar en su vida. Si el misionero no ha tenido un encuentro con Cristo, si no ha tenido esa experiencia, le será imposible transmitir compasión de Jesús a otras personas.

Si hemos recibido esa salvación, lo menos que podemos hacer es compartirlo. Una forma de agradecer lo que Dios hace en nuestras vidas, es compartir con otros esa salvación tan grande.  El misionero de hoy en día puede vivir en santidad; es algo vital para quien quiera exhortar, animar y guiar a nuevos hijos de Dios hacia una vida de santidad.

Los misioneros siempre están rodeados de personas que ven en ellos un ejemplo a seguir.  Por eso es necesario que permanezcan en los frutos del amor: gozo, paz, paciencia… etc.

La comunión continua con Dios Padre se manifiesta en nuestras vidas cuando nos vemos moldeados a su imagen, cuando nuestro servicio es guiado por Él y nos fortalece en tiempos de prueba.

B) Relacional

Trabajar en equipo es parte fundamental del misionero.  Por tal motivo se hace necesario entablar buenas relaciones con los compañeros de trabajo y con los nacionales del país donde según residan.

Tristemente muchos misioneros se han retirado del servicio porque no aprendieron a trabajar con otros misioneros o con las personas del país.

Si los misioneros trabajaran solos, no existiera una visión ni objetivos que alcanzar. Se necesitan disposición para trabajar en equipo y lograr la visión y los objetivos.

Cuando el misionero va al campo, los mayores soportes son la familia y la iglesia. Si la iglesia ha enviado a un misionero, es porque ha tenido buen testimonio dentro y fuera de ella.  Por tal motivo, el misionero se ve respaldado durante el servicio.

Los Doce Elementos Claves del Misionero Nazareno (XI y XII)

Los encargados de Misión Global y de Mobilización para la Iglesia del Nazareno han desarrollado una lista de 12 elementos que la Iglesia del Nazareno cree como claves en “La Formación del Misionero Nazareno”.  Esta fue desarrollada para dar al candidato misionero una manera de medir su buena disposición al servicio, reconocer las áreas de experiencia o para entrenarse en lo que necesita.  Debemos mencionar que las entradas relacionadas con los 12 elementos han sido escritas por David Cooper, Director de Mobilización para la Iglesia del Nazareno Global.

11. Perspectiva Global

Podemos escuchar a los demás compartir de sus experiencias por todo el mundo y leer libros o artículos que nos dicen lo que es. Pero si no tenemos la experiencia de primera mano, no tiene mucho significado y no lo entendemos personalmente.

Es importante que un candidato a misionero tenga experiencias de vida que construyan sus perspectivas globales.

Nuestra perspectiva global no se basa únicamente en cuántas experiencias hemos tenido en  diversas culturas, sino de reconocer las trampas del etnocentrismo y de equilibrar la realidad de sus propios prejuicios dentro de la cultura del mundo. Para tener una sana visión del mundo, tenemos que contextualizar lo que vemos, escuchamos, decimos y hacemos, y tratar de entender la cultura en la que está situado.

La mejor manera de renovar su perspectiva global es poder vivir en otra cultura por lo menos unos meses.  Hay una gran diferencia en la comprensión de la cultura, una vez que la persona es capaz de ser parte de la vida cotidiana de esa cultura.

12. Responsabilidad Financiera

Los misioneros no sólo están llamados a dar su tiempo, sino también llamados a tomar decisiones sabias acerca de su dinero. Dios ha dado a cado uno generosamente, y debemos estar dispuestos a dar de la misma manera nuestro tiempo y dinero.

Todos los días, los llamados al servicio misionero se enfrentan a decisiones financieras y las decisiones tomadas hoy, afectan el futuro. Nuestro tiempo, nuestros talentos, nuestro dinero son dones de Dios y deben ser usados para su gloria.

Tener deudas tanto en la educación como con las tarjetas de crédito, es una de las áreas que impide que la gente vaya al campo tan pronto como les gustaría.

Ser responsable financieramente abre oportunidades para dar a los necesitados que nos rodean o responder a otras necesidades que puedan surgir. Aprender a vivir dentro de sus medios, abrirá las puertas que de otra manera se hubieran cerrado. Considere establecer un presupuesto que incluya los fondos destinados a diezmo, pago de deudas y ahorro, así como gastos mensuales.

Los Doce Elementos Claves del Misionero Nazareno (IX y X)

Los encargados de Misión Global y de Mobilización para la Iglesia del Nazareno han desarrollado una lista de 12 elementos que la Iglesia del Nazareno cree como claves en “La Formación del Misionero Nazareno”.  Esta fue desarrollada para dar al candidato misionero una manera de medir su buena disposición al servicio, reconocer las áreas de experiencia o para entrenarse en lo que necesita.  Debemos mencionar que las entradas relacionadas con los 12 elementos han sido escritas por David Cooper, Director de Mobilización para la Iglesia del Nazareno Global.

9. Entendimiento Teológico

Como punto de partida, un candidato debe tener una comprensión básica de las Escrituras, el propósito, el plan de la historia y el significado de la Palabra. Es importante que ellos sepan lo que hace la Biblia tan vital para nuestra fe y cómo afecta la forma en que vivimos, especialmente con respecto a la relación viva que tenemos con nuestro Salvador.

Un misionero necesita comprender la doctrina bíblica y la Iglesia del Nazareno, para que sea compartida de manera efectiva en Estudios Bíblicos, desde el púlpito y en discusiones de uno a uno, con aquellos que están buscando una razón de esperanza que usted tiene.

Existe la expectativa de que el candidato tiene una buena comprensión del manual de la Iglesia del Nazareno, del  gobierno y la política de la iglesia, comprensión fuerte de los artículos de fe, la santidad, los dones del Espíritu, y de cómo nuestras creencias se relacionan con otras religiones del mundo.

10. Una Pasión Evangelizadora

La misión de la iglesia es llevar el evangelio a todas las naciones con el propósito de hacer discípulos. Este es el enfoque que la Iglesia del Nazareno sigue teniendo como estrategia de divulgación en el pensamiento misionero.

Si una persona está viendo la manera de servir en áreas como construcción, ministerios de compasión o comunicaciones, debe tener en mente que la meta de cualquier ministerio es alcanzar a los perdidos y dolidos. Evangelismo es el latido del corazón en la obra misionero y debe entrelazarse en todas las actividades y decisiones, sin importar cual sea la asignación.

Para una persona que busca servir trans-culturalmente, este es un elemento que necesita antes de convertirse en misionero. Es más que un don espiritual, es una forma de vida que lleva a su tiempo y energía para desarrollarse. Para algunos será más natural evangelizar según hayan tenido experiencia.

Los Doce Elementos Claves de un Misionero Nazareno (VII y VIII)

Los encargados de Misión Global y de Mobilización para la Iglesia del Nazareno han desarrollado una lista de 12 elementos que la Iglesia del Nazareno cree como claves en “La Formación del Misionero Nazareno”.  Esta fue desarrollada para dar al candidato misionero una manera de medir su buena disposición al servicio, reconocer las áreas de experiencia o para entrenarse en lo que necesita.  Debemos mencionar que las entradas relacionadas con los 12 elementos han sido escritas por David Cooper, Director de Mobilización para la Iglesia del Nazareno Global.

7. Involucramiento Profesional

La Iglesia del Nazareno está buscando candidatos a misioneros que estén calificados para el ministerio en el campo donde se necesite. Esto implica que el candidato debe tener formación profesional y la experiencia que se desea.

La pregunta de “¿Cómo sabe una persona cómo servir a Dios?” es frecuente, especialmente en jóvenes que se preparan para servir. La oración es siempre el medio adecuado, y el Espíritu Santo nos guiará, incluso cuando estamos inseguros de cómo podemos prepararnos mejor.  Dios ha dado a cada persona ciertas cosas que hacen bien y se apasionan en eso.

También es importante ser capaz de servir en múltiples áreas.  Muchos de los misioneros que están sirviendo, están involucrados en varios ministerios.

En los lugares donde se necesita una presencia más creativa, es de gran ayuda que los misioneros tengan experiencia en más de una “profesión”.

8. Preparación Académica

Una idea errónea sobre ser misionero, es pensar que todos deben tener el mismo entrenamiento, formación académica y credenciales. Por el contrario, un candidato a misionero debe tener los antecedentes necesarios de educación, para que coincida con el ministerio que están buscando para servir. Si un candidato está interesando en plantar iglesias, es importante ser ordenado por la Iglesia del Nazareno. La ordenación es un componente clave para la formación necesaria y conducir a otros líderes de la iglesia alrededor del mundo.

De la misma manera, si el candidato está interesado en trabajar en el campo de comunicaciones, debe ser entrenado y tener antecedentes educativos de comunicación y tecnológicos, educación teológica básica y las doctrinas de la Iglesia.

A través del proceso de evaluación, sus habilidades, educación y experiencia serán evaluada, a fin de hacer coincidir con las necesidades que están disponibles.

Los Doce Elementos Claves de un Misionero Nazareno (V y VI)

Los encargados de Misión Global y de Mobilización para la Iglesia del Nazareno han desarrollado una lista de 12 elementos que la Iglesia del Nazareno cree como claves en “La Formación del Misionero Nazareno”.  Esta fue desarrollada para dar al candidato misionero una manera de medir su buena disposición al servicio, reconocer las áreas de experiencia o para entrenarse en lo que necesita.  Debemos mencionar que las entradas relacionadas con los 12 elementos han sido escritas por David Cooper, Director de Mobilización para la Iglesia del Nazareno Global.

5. Experiencia trans-cultural y adaptabilidad

¿Eres el tipo de persona que busca oportunidades para experimentar otras culturas? Tener un espíritu aventurero y flexible ayuda en la superación de tiempos difíciles, cuando no estamos seguros de cómo reaccionar.

¿Cómo saber si tiene esas características? La única manera de saberlo es a través de la experiencia personal de estar en otro país o cultura.

Desarrollar la habilidad de idiomas, es la clave en la contextualización de uno mismo en la otra cultura.  Conocer el lenguaje común de una cultura es el puente hacia compartir nuestra fe de una manera personal.

Vivimos en días donde el mundo es pequeño y los viajes internacionales son más comunes.  En la búsqueda de estas oportunidades, un candidato a misionero amplia su visión del mundo y adquiere experiencia que no se puede enseñar en un aula.

6. Participación en la iglesia

La participación de una persona en la iglesia en diversos contextos, le proporciona experiencia de liderazgo y conocimientos necesarios. Un candidato a misionero debe participar plenamente en su iglesia local.  Tener experiencia de primera mano en cómo funciona la iglesia local, es algo importante antes de trabajar con la iglesia a nivel distrital, regional, mundial o ya en el campo.

Es probable que a su pastor se le pidan referencias sobre usted.  El tema de “comportamiento cristiano” será un tema de debate, cuando se le pida a su pastor sobre sus contribuciones a la iglesia local. Participar exitosamente en los ministerios de la iglesia puede reflejar en gran medida cómo se ve su buena disposición para una tarea misionera.

Nuestra responsabilidad comienza por estar disponibles y buscar suplir las necesidades de la iglesia.

Es importante entender que cada cristiano es un trabajador en progreso.  Estos elementos esenciales son áreas para mejorar y construir sobre la experiencia y la educación, con el fin de estar preparados para el ministerio.  No importa por cual camino nos lleve el Señor, el desarrollo personal en estas áreas es clave.

Los Doce Elementos Claves del Misionero Nazareno (III y IV)

Los encargados de Misión Global y de Mobilización para la Iglesia del Nazareno han desarrollado una lista de 12 elementos que la Iglesia del Nazareno cree como claves en “La Formación del Misionero Nazareno”.  Esta fue desarrollada para dar al candidato misionero una manera de medir su buena disposición al servicio, reconocer las áreas de experiencia o para entrenarse en lo que necesita.  Debemos mencionar que las entradas relacionadas con los 12 elementos han sido escritas por David Cooper, Director de Mobilización para la Iglesia del Nazareno Global.

3.- Relaciones Directivas

Un importante elemento en la vida de un misionero es la habilidad de balancear familia, ministerio y amigos, como si viviera en diferentes culturas.  Muchas veces, estas relaciones están interconectadas en el ministerio y trabajo, y hacen nuestras relaciones aún más complejas.

Una de las áreas más comunes de negligencia, para este servicio en el ministerio, es respeto a la familia.  Los buenos hábitos en la familia y los límites deben estar en su lugar, antes de que alguien se comprometa a servir en misiones en otra cultura.

La vida misionera es un estilo de vida compleja para balancear.  Esto involucra estar continuamente mostrando los frutos del espíritu y vivir la “Regla de Oro” (Mateo 7:12) Buenas habilidades interpersonales y comunicación, son la clave para un misionero al servicio de tiempo completo.

4.- Bienestar Integral

A la Iglesia del Nazareno le preocupa cada persona que está sirviendo alrededor del mundo.  Esta responsabilidad no se toma a la ligera.  A través del proceso de ser misionero, es importante ver la historia de las personas en todos los aspectos de su salud.  Nos preocupan todas las personas, y creemos que Dios tiene un plan para cada uno de nosotros.

El vivir en otro país adquiere tremendo estrés en la vida de la persona y puede agregar presión en maneras que no se lo espera.  Comenzar sano, no solo física, sino emocional, psicológica y espiritualmente, pueden hacer la diferencia cuando vienen tiempos difíciles.

Es importante evaluar las demandas psicológicas de una asignación, y marcar cuáles serían las limitaciones que un candidato a misionero podría tener.

La medida emocional y psico-social de una persona saludable es más compleja.  Para el candidato misionero tiene que haber una historia coherente de ser capaz de manejar el estrés diario de la vida.

A %d blogueros les gusta esto: