Archivo del sitio

El Catalizador

FuegoEl Catalizador

Escrito por John Russell Dunn

Él les dijo: ” Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15).

¿Qué significa el liderazgo catalítico?

En el caso del fuego, el combustible se sacrifica a sí mismo para mezclarse con algo ajeno (oxígeno) para crear algo nuevo (fuego). En el proceso, el frío es impulsado hacia atrás y la oscuridad desaparece.

Una vez encendido, el fuego se extiende a través de cualquier combustible que pueda alcanzar, un objeto ardiendo creará suficiente calor para encender algo cercano a él.

CandleEntonces, ¿por qué las cosas inflamables no siempre se estallan en llamas? La habitación donde estás puede tener muebles de madera. Puede haber pedazos de papel sobre la mesa o en un cajón. Las paredes pueden ser de madera o pueden tener revestimientos de paredes inflamables. Y sabemos que hay suficiente oxígeno en el aire para el fuego o de otro modo, no serías capaz de respirar.  Afortunadamente las cosas no estallan en llamas a nuestro alrededor, porque no hay suficiente energía térmica concentrada en un solo lugar.

Los catalizadores permiten que las reacciones químicas comiencen cuando no pudieron iniciar de otra manera. Aceleran las reacciones disminuyendo la energía necesaria para ayudarles a comenzar. Las reacciones ocurren más rápido debido a un catalizador que controla la forma en que las moléculas se unen: los ingredientes correctos, en las proporciones correctas, con la orientación correcta, con la velocidad correcta (energía).

Si pensamos en el crecimiento de la iglesia como una llama, ¿cómo hacemos para que se dé la propagación de las llamas?

Como cristianos, nos entregamos a la reacción con Dios y llegamos a ser nueva criatura. La esperanza nos inspira para difundir el proceso a otras personas y los cambios que realiza en nosotros atraer a aquellos que no conocen. En el proceso, el frío es impulsado hacia atrás y la oscuridad desaparece.

GALI TIBBON/AFP/Getty Images - Pascua en la Iglesia del Santo Sepulcro (Jerusalén)

GALI TIBBON/AFP/Getty Images – Pascua en la Iglesia del Santo Sepulcro (Jerusalén)

Entonces, ¿qué nos impide la combustión? En la iglesia, si cada uno de nosotros tiene una historia que contar y un testimonio para compartir, si todos estamos llenos de combustible listo para quemar, ¿por qué el avivamiento viene sólo esporádicamente? ¿Por qué parecemos seres inertes, a la espera de una chispa? ¡Tal vez podríamos utilizar un catalizador!

Un líder catalítico es un hombre o una mujer que acelera el crecimiento de la iglesia y la obra de la evangelización. Él o ella nos llama a la oración, nos despierta a nuestra vocación, nos prepara para testificar y enseñar, y facilita nuestras interacciones con las personas que todavía no han oído hablar de Jesús. Él o ella concentra la energía de la evangelización mediante la creación de métodos eficientes para el manejo de los recursos. Donde quiera que él o ella esté trabajando, los creyentes se reúnen para buscar el poder de Dios, para equipar y animarnos unos a otros. Y la gente nueva aprende y acepta a Jesús y su obra de salvación.

El catalizador adecuado puede convertir un incendio en una explosión. ¡Ciudades enteras y culturas pueden transformarse con el evangelio de Jesucristo!

Ciertamente Dios nos ha llamado a ser salvos por Él. Sin embargo, vemos en Hechos algo más que discípulos siguiendo y sirviendo a Cristo. Su Espíritu Santo los convirtió en agentes de cambio que sacudieron toda la historia.

¿Podría ser que Él te está llamando a ser un catalizador, también?

***John Russell Dunn es un químico forense que trabaja para el Estado de Washington en los Estados Unidos.  Él vive con su esposa Tasha y dos hijos adolescentes y es miembro de la junta de su Iglesia del Nazareno local.

“Sentí el Calor”

Irina_Ratushinskaya“Yo tenía el sentimiento físico de que oraban por mí. Aún cuando no tenía noticias o no recibía correspondencia, yo sentí el calor como si estuviera sentado junto al fuego. Algunas veces esto pasaba en las celdas de castigo, las cuales eran muy fría. Era como si pudiera escuchar que alguien oraba y pensaba en mí. Esto me sirvió de mucho apoyo. Es muy difícil de explicar… yo sentía y sabía que no me habían olvidado. Esto fue suficiente para ayudarme a resistir los momentos más difíciles.”

–Irina Ratushinskaia, una poeta cristiana encarcelada en la antigua Unión Soviética hasta 1987.

Martes a las 9 de la Mañana

Esta semana hemos estado compartiendo algunos poemas con el propósito de disfrutar y reflexionar a la vez.  Hoy Denver Butson nos escribe con un relato bastante surrealista.  Pero dentro de las imágenes peculiares, quizás hay una enseñanza extraordinaria.  ¿Qué opinas? Deja tu comentario al final…

Martes a las 9 de la Mañana

Por Denver Butson

(Trad. Erika Ríos Hasenauer)

Un hombre de pie leyendo el periódico

en la parada de autobús, en fuego estaba

Llamas salían por doquier

Debajo de su cuello y mangas

Sus zapatos se han comenzado a derretir

 

La mujer de al lado

le quiere decir

que él está ardiendo

pero ella está a punto de hundirse.

Agua por doquier,

en su boca, oídos

y ojos

Una corriente continua de agua

sale de su blusa

 

Otra mujer se detiene en la parada de autobús

pálida y congelada,

Intenta pararse cerca del hombre en fuego

para derretir sus copos de hielo

que se han formado en las pestañas

y fosas nasales

impidiéndole decir una palabra

a la mujer que se está hundiendo

pero la mujer está congelándose a morir y

no se puede mover

por los bloques de hielo en sus pies

 

Les toma tiempo a los tres

abordar el autobús

con las llamas

y agua y hielo

Pero cuando finalmente abordan

y se sientan

el conductor ni siquiera se da cuenta

que ninguno de ellos ha pagado

porque le torturan visiones

y se pregunta

si el hombre que se bajó en la última parada

realmente fue atacado salvajemente

por los perros.

La Pauta, La Posibilidad, y La Promesa

11242_100778196613808_100000448846799_19647_7208897_n

Mucha Gente Responde al Llamado durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica

*Todo el mes de noviembre estaremos enfocándonos en la santidad.  La siguiente entrada son las notas que yo tomé durante el último sermón de la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica (31 Octubre 2009), compartido por Dr. Brian Wilson, Superintendente del Distrito Chicago Central.  Recuerda que este no es su bosquejo oficial; son mis propias notas de esa prédica maravillosa.  Quizás te pueden servir en tu ministerio o vida personal…

La Pauta, La Posibilidad, y La Promesa

1 Tesalonicenses 1:2-10;  5:12-24

Dr. Brian Wilson

31 de Octubre 2009          San José, Costa Rica

A. La Pauta

  1. “Nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo, y en plena certidumbre…” (1 Tes. 1:5).
  2. Dios nunca pide algo de nosotros sin que también provea los recursos para hacerlo.

B. La Posibilidad–Entera Santificación

  1. “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma, y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” (1 Tes. 5:23).
  2. Presencia: Mientras Él nos llena y caminamos con Él, llegamos a ser como Él.
  3. Pureza: Como el fuego purifica el oro, el Espíritu Santo continuamente nos limpia de toda impureza.
  4. Poder: para proclamar el evangelio con denuedo, pero también para gozarse en medio de tribulaciones.
  5. La presencia, la pureza, y el poder no siempre se evidencian en grandes prodigios y señales, sino que en momentos quietos de dificultad y/o normalidad.

C. La Promesa

  1. “Fiel es el que os llama, el cual también lo hará” (1 Tes. 5:24).
  2. Si entregamos todas las llaves de la casa (de la vida) a Él, nos promete que va a santificarnos por completo.  No en la vida más allá, sino ahora mismo.
  3. Hemos visitado la Cumbre, pero recordemos que la santidad tiene más que ver con el valle que con la cumbre.

    14640_101567729868188_100000448846799_42354_4074449_n

    Dr. Brian Wilson predica en el servicio de clausura durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica (31 Octubre 2009)

Entregando Todas las Llaves

llavero*Todo el mes de noviembre estaremos enfocándonos en la santidad.  La siguiente entrada es un testimonio de Esther Quezada, Asistente en Misión Mundial MAC.  Ella se refiere especialmente al último sermón de la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica (31 Octubre 2009), compartido por Dr. Brian Wilson, Superintendente del Distrito Chicago Central.

Sé que la cumbre fue de mucha bendición para todos aquellos que asistieron. Sin duda cada persona tuvo una experiencia diferente en el momento de las predicaciones y todavía hoy la viven al compartirla.

Mi experiencia fue el descubrir y confirmar el trabajo que el Espíritu Santo ha hecho y está haciendo en mi vida. Dos ilustraciones y su aplicación, por el predicador Brian Wilson, fueron impactantes. La primera fue sobre el llavero que representa nuestra vida. Hemos aceptado a Jesús en nuestra “casa”, ha cenado con nosotros y se ha quedado en nosotros, pero no le hemos dado las llaves para que conozca nuestra “casa”. Al darle todas las llaves representa la entrega total de nuestra voluntad y permiso del Espíritu Santo para purificar nuestra casa (corazón).diente de oro

La segunda ilustración fue sobre el dentista que hace dientes de oro. Antes de crear el diente y ponerlo en sus clientes, necesita purificar el oro muy bien. Así que este debe ser puesto en el fuego varias veces para que se vuelva líquido y salgan a flote las impurezas. Esto se repite varias veces hasta que ya no tenga más impurezas. El Espíritu Santo trabaja de la misma forma, por eso es que “duele” el proceso de purificación.

La primera ilustración me recordó que ya le di las llaves a Dios para que purificara mi “casa”, la ilustración del oro me hizo ver mi condición actual. Mi corazón, mi vida, mi todo se goza al saber que está siendo purificado. Aunque duela, poco a poco van saliendo esas impurezas. La cita que tomó el predicador es ahora base de mi confianza en que Dios me santificará por completo y siempre será Fiel.

“Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma, y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.  Fiel es el que os llama, el cual también lo hará” (1 Tesalonicenses 5:23-24).

¡Manda el Fuego, Señor!

Llamas Fuego*Todo el mes de noviembre estaremos enfocándonos en la santidad.  La siguiente entrada surge de algunas reflexiones mías sobre el segundo sermón de la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica (29 Octubre 2009), compartido por Eugenio Duarte, Superintendente General de la Iglesia del Nazareno.

“Todo el monte Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en fuego” (Éxodo 19:18).

Fuego es un símbolo importante en las Escrituras.  Fuego en la Biblia y además en la vida diaria puede ser bueno o malo.  Puede usarse para calentar, cocinar, purificar, etc.  O puede destruir y hacer mucho daño.

“…Nuestro Dios es fuego consumidor” (Hebreos 12:29).

En el Antiguo Testamento el fuego que permanecía encendido en el Lugar Santísimo significaba la presencia constante de Jehová.  Ahora, viviendo en el Nuevo Testamento, todos necesitamos ser ungidos con el fuego de Dios, con su Espíritu Santo.  Si intentamos vivir una vida cristiana sin su presencia constante en nuestros corazones y vidas, siempre vamos a fracasar.  Una vida derrotada no es lo que Dios desea para nosotros.

“Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero él que viene tras mí…os bautizará en Espíritu Santo y fuego” (Mateo 3:11).

CenizasAlgunos de nosotros sólo vivimos de las cenizas del fuego que se quemaba hace tiempo.  Las cenizas pueden guardar el calor un rato, pero muy pronto se enfrían.  Las cenizas pueden recordarnos de cómo Dios ha trabajado en nuestro pasado, pero no bastan.  Hoy, ahora mismo, tenemos que experimentar la ardiente presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas, nuestras iglesias, nuestros hogares y comunidades.  ¡Manda el fuego de nuevo, Señor!

“…Y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego…y fueron todos llenos del Espíritu Santo” (Hechos 2:3-4).

Eugenio Duarte, Superintendente General, Iglesia del Nazareno

Dr. Eugenio Duarte, con su traductor Ramón Sierra, predica el 29 de Octubre, 2009 en la Cumbre de Santidad que se llevó a cabo en San José, Costa Rica

 

 

Sólo Confía en Dios

Fuego004Yeri Nieto

“Y aquel que es poderoso para guardaros sin caída… a Él sea gloria y majestad” Judas 24-25

EL NIÑO DE ESCASOS OCHO AÑOS quedó atrapado en las llamas del edificio donde vivía. Era un departamento que su familia rentaba, pero el problema era que cuando el incendio inició nadie de la familia estaba con él; las llamas empezaron a subir hasta la tercera planta, en donde él permaneció mucho tiempo asustado y pidiendo auxilio a gritos.

Los vecinos empezaron a correr y llamar a los bomberos; a alguien se le ocurrió llamarle al padre de familia y éste, sin pensarlo, llegó hasta un lugar donde se escuchaban los llantos del pequeño. Alcanzó a ver en dónde estaba, y le gritó:

“Salta, hijo”.

“¡No! Tengo miedo.”

“¡Ten valor!, ¡salta!”

“No, papá; es que no te puedo ver…”

“Pero yo sí te veo, hijo.”

Así es nuestro Padre celestial: cuando hay nubes negras en derredor nuestro, cuando no vemos salida, cuando todo parece perdido, Él está ahí. Él sí puede vernos, aun cuando nosotros no. Él extiende Sus brazos de amor y nos pide que saltemos, que confiemos plenamente. No saltaremos al vacío, porque Él está ahí; no caeremos, porque Él está ahí. Las llamas no nos tocarán si escuchamos Su voz y le obedecemos… ¡como si fuésemos un pequeñito de escasos ocho años de edad!

Oración: Señor, sé que me ayudas en todo momento; sé que estás aquí. No permitas que lo que no veo con mis ojos me impida la plena confianza en Ti.

El Incendio General Feliz

Payaso TristeEL INCENDIO GENERAL FELIZ

Qué sucede a aquellos que tratan de advertir a la presente era

S

UCEDIÓ QUE UN fuego irrumpió en la parte de atrás de un teatro. El payaso salió para informar al público. Ellos pensaban que era sólo un chiste, y aplaudieron. Él repitió su advertencia, ellos gritaron aún más fuerte.

Así pienso que el mundo vendrá a su fin en medio del aplauso general por todos sus ingenios, que cree que es un chiste.

Sören Kierkegaard

(Trad´n. Fredi Arreola)

A %d blogueros les gusta esto: