Archivo del sitio

¿Quién Eres, y Por Qué Estás Aquí?

Por Dan Miller

¿Qué es lo que harías con tu lienzo en blanco?

Resultado de imagen para blank canvas

Cuando tenía 13 años, pinté la cabeza de un caballo con uno de esos diseños para pintar de acuerdo a números. Pensé que era muy bueno, pero ahora que he visto algunas obras maestras, me doy cuenta que solo era un amateur. Los trazos, donde intenté pintar dentro de las líneas marcadas, eran grandes. No se veía real; solo parecía como que había hecho un buen trabajo pintando.

Mi esposa, Joanne, por otro lado, ha dibujado algunas piezas increíbles — siempre comenzando con un lienzo en blanco y después permitiendo que su imaginación dirija su pincel o lápiz. 

Ahora me doy cuenta que muchas de las oportunidades en la vida se nos presentan de la misma forma. Si pintamos de acuerdo a los números (tomar el primer trabajo, comprar cierto tipo de auto, tomar dos semanas de vacaciones cada año), veremos resultados bastante predecibles. Tú sabes cómo va a salir—y tal vez sea bueno—pero nunca será asombroso para ti o para nadie más. 

La única forma de conseguir una obra maestra es empezar con un lienzo en blanco. Por supuesto, un lienzo en blanco significa que puedes terminar con un desastre del cual te querrás deshacer. Pero el siguiente intento podría ser una obra maestra que hará que el mundo te recuerde. 

Mientras ustedes pudieran pensar que esto se trata de voluntad para tomar riesgos o que es una reflexión del estilo de personalidad, creo que es más acerca de soñar, imaginar y emprender acciones. Y no se trata solamente de una interrogativa de negocio o carrera; es más una interrogativa del tipo de vida que quieres vivir. 

Piensa en la Madre Teresa, Nelson Mandela, Bono, Oprah, Rick Warren, Howard Schultz o Billy Graham. Sus estilos de personalidad cubren el rango entero de posibilidades, y no los consideraríamos como tomadores de riesgos en el sentido de que sean personas que saltarían de un bungee o ala delta. Todos ellos tenían grandes sueños, iniciaron con un lienzo en blanco y emprendieron acciones para crear sus singulares piezas maestras. 

El éxito nunca es un accidente. Típicamente comienza como imaginación, se convierte en un sueño, estimula una meta y la hace crecer en un plan de acción — que después encuentra la oportunidad. 

Tú eliges lo que tú quieres crear de tu vida. ¿Cuál será el resultado? 

¿Cómo Convertirse En Un Fracaso Exitoso?

Escrito por: John C. Maxwell. / Trad. Por: Ariadna Romero

“No he fracasado, solo he encontrado 10, 000 formas en las que algo no funciona”- Tomás A. Edison.

FailureA nadie le gusta fracasar. Pero si somos honestos, comprenderemos que fracasar es parte de la vida. No hay éxito sin alguna cantidad de fracaso. Los grandes inventores como Tomás Edison experimentaron muchos fracasos en su camino hacia una invención exitosa. Incluso el mejor jugador de béisbol abanica strikes con más frecuencia de la que batean un home run.

Cualquiera que persiga una meta valiosa cometerá errores y tomará malas decisiones. Así que la clave es esperar el fracaso, prepararse para ello, estar listo para convertirlo en una lección y un trampolín para triunfar.

Existen los  llamados fracasados exitosos, estos son algunos  de sus rasgos:

1.            Optimismo. Encuentra el beneficio en toda mala experiencia.

Tomás Edison redefinió los fracasos en sus experimentos como “10,000 formas en las que algo no funciona”. Él esperaba el fracaso y los contaba como uno de los costos de encontrar la forma correcta en que si funcionaría. Al encontrar el beneficio en el fracaso, fue capaz de seguir intentando algo grandioso. El optimismo no está limitado a algunas personas, como rasgo de una personalidad. El optimismo es una opción. Y mientras no se garanticen resultados positivos inmediatos, el optimismo da como resultado una motivación más alta y un carácter más fuerte.

2.            Responsabilidad. Cambia tu respuesta al fracaso aceptando tu responsabilidad.

Cuando fallamos en algo es fácil culpar a quien sea o a lo que sea. Quizás a las circunstancias o a la gente que trabaja con nosotros. Pero el fracaso es una oportunidad de aprendizaje. Si culpo a alguien más, solamente estoy engañándome y desaprovechando la lección. La responsabilidad es más importante que la reputación, y nos guía hacia una recompensa que a su vez nos conduce hacia una responsabilidad mayor. Tu voluntad para asumir responsabilidades hará que te perciban como una persona madura y en la cual se puede confiar para aprender del fracaso y siempre seguir intentando.

3.            Resistencia. Dile adiós al ayer.

La habilidad de superar el fracaso es clave para continuar intentando grandes cosas. La mente suele concentrarse en una sola cosa, así que si seguimos enfocados  en lo que hicimos mal, no podremos poner toda nuestra atención en intentar hacer las cosas bien.

Aquí hay 5 comportamientos de gente que no ha superado las dificultades del pasado:

•   Comparación.  Hacer cualquier medición de tus fracasos en comparación con los demás,  convencerte a ti mismo de que tus circunstancias eran más difíciles que las de ellos.

•   Racionalización. Decirte a ti mismo y a los demás que tienes buenas razones para no superar las heridas y los errores del pasado. Creer que aquellos que te animan “no comprenden nada”.

•  Aislamiento. Retirarse y mantenerse apartado de los demás, así como evitar lidiar con los problemas. Seguir sintiendo lástima por ti mismo.

•   Arrepentimiento. Quedarte atrapado lamentándote o tratando de arreglar las cosas que no puedes cambiar.

•   Amargura. Sentirse como la víctima  y culpar a los demás por los resultados negativos.

4.            Iniciativa. Actuar y enfrentar tus miedos.

Cuando cometemos errores y consideramos intentarlo de nuevo, sentimos una cuota de miedo. Al enfrentar lo desconocido fácilmente terminamos con una lista de cosas por las cuales preocuparse. Pero la acción misma de preocuparse  no nos ayuda en nada para conseguir nuestras metas. Como dijo “Corrie ten Boom”: “La preocupación no vacía el mañana de su tristeza, vacía el hoy de su fuerza. Solo el creer que el fracaso puede ser bueno no es suficiente para ayudarnos a triunfar. Necesitamos actuar de acuerdo a esa creencia y dar un paso al frente de nuevo para perseguir nuestro sueño. Solo entonces aprenderemos de nuestros errores y progresaremos”.

Un fracaso exitoso es un fracaso al que respondemos correctamente al encontrar lo bueno, ser responsables, superarlo, y actuar.

¿Cómo respondes al fracaso? ¿De cuál de las características anteriores te beneficiarías, si las adoptaras?

Tomado de: http://www.johnmaxwell.com/blog/how-do-you-become-a-successful-failure

El Misionero y la Milla Extra

En este mes hemos estado tocando el tema: “La Formación del Misionero Nazareno”.  Si cualquier cristiano posee la inquietud sobre llegar a ser misionero, deberá trabajar para desarrollarse en cinco aspectos principales.  Hoy terminamos hablando de la última característica:

E) La Práctica Misionera

Cuando el misionero ha tenido una práctica misionera, es decir, ha puesto a trabajar sus dones en la iglesia, surge en él algo que se llama iniciativa propia.  En el campo misionero hay tantas cosas por hacer, que en ocasiones no son suficientes los misioneros para suplir las necesidades.  Se espera que el misionero esté dispuesto a dar esa milla extra por iniciativa propia.  Es decir, que aun cuando esté asignado a cierta área, el misionero puede tener dones extras que pueden suplir necesidades.

Ser flexible ante situaciones que vengan en el campo de trabajo, es otra característica vital del misionero.  Se espera que en el proceso de adaptación y aun en el servicio, que es muy variado, mantenga un comportamiento abierto y positivo.

Amar a las personas como Cristo las ama es además una parte fundamental del servicio misionero.  Desde bebés hasta ancianos, pobres, ricos, sucios, limpios, enfermos y sanos… ¡a todos!  Si ha pensado ser misionero, pídale a Dios que le de su amor para que pueda ayudarles y comprenderlos en cualquier situación.

Dios es un Dios de orden, por eso es que tiene objetivos y planeaciones, y como hijos, debemos seguir su ejemplo.  Dios tiene un plan para cada uno y si el tiene un “plan de trabajo”, los misioneros también deben mostrar esa cualidad de su Padre.  Ser ordenados y planear su servicio misionero serán importantísimos.

Por el lado de aspectos personales, los misioneros dejan familia, amigos, parientes, comida favorita y otras cosas más, y en ocasiones esto les provoca estrés y sacrificio.

Todo aquel que tenga y sienta un llamado a las misiones, también debe tener un anhelo ardiente por el Señor Jesús y la expansión del evangelio.  La mejor satisfacción que tienen los misioneros, es ver que Dios cambia vidas y corazones por medio de los mínimos esfuerzos de su servicio y trabajo.

A %d blogueros les gusta esto: