Archivo del sitio

Cinco Maneras de Invertir en la Próxima Generación de Líderes – Parte 2 de 2

Esta es la continuación de la entrada anterior.

  1. Míralos como individuos y desarrolla sus dones.

Las personas tienen un profundo deseo de ser conocidas individualmente: sus experiencias únicas, sus dones y sus pasiones. Al pasar tiempo con la próxima generación de líderes, señala lo que los hace únicos y ayúdales a identificar y desarrollar sus dones y habilidades. Anima y confirma sus fortalezas cuando las veas sobresalir en sus dones. Cuando sea posible, proporciona funciones que les ayuden a desarrollar sus fortalezas.

A medida que conozco a las personas de mi nuevo grupo pequeño, no puedo esperar para obtener una imagen más completa de lo que hace que cada persona sea única, alentando a cada uno en sus fortalezas. Un hombre joven tiene cólera y arena, y un día él será un líder feroz. Una mujer joven tiene sabiduría más allá de sus años, y un día ella ayudará a una organización a navegar sabiamente a través de una dura temporada. Otro joven es un espíritu libre, y un día le recordará a la iglesia que se deshaga de nuestras cansadas rutinas y se enamore de Jesús de una manera nueva y fresca. Cada joven es hecho individualmente por Dios para un impacto único en el mundo. Quiero ayudar a cada uno a acercarse a sus dones únicos y verlos cobrar vida.

build

  1. Construye relaciones.

En Marcos 3:14, Jesús no sólo nombró a los doce discípulos para que salieran, él los designó “para que estuvieran con él”. Y Jesús no sólo trajo a los discípulos cuando estaba a punto de enseñar o realizar un milagro. Compartió comidas con ellos, viajó con ellos y conoció a sus familias (Mateo 8:14).

La próxima generación de líderes te mira y quieren saber cómo haces lo que haces. Ellos necesitan ver quién eres cuando no estás en el “modo ministerial”. ¿Cómo equilibras trabajo, familia y amigos? ¿Cómo respondes cuando estás estresado? ¿Cómo te cuidas? ¿Cómo es tu matrimonio? ¿Quiénes son tus amigos más cercanos y cómo se apoyan unos a otros?

Tu ministerio más grande no viene del escenario. Viene cuando los demás son testigos de los miles de momentos cotidianos en que el carácter de Cristo se está formando en ti. Permite que estos jóvenes vean tu vida real. No sólo necesitan aprender habilidades de ministerio; Necesitan desarrollar el carácter que apoya la obra que Dios quiere hacer en y a través de ellos. Invítalos a tu casa para cenar, déjalos hacer mandados contigo, y proporciona una mirada interior en cómo Dios está trabajando en tu vida diaria, desordenada, caótica.

  1. Tomar un riesgo y estar bien con el desorden.

Si vas a tomar un riesgo en el ministerio, que sea creer en la gente. El desarrollo como líder es desordenado y estos jóvenes cometerán errores en el camino. Con tu cuidado y orientación, esos errores se convertirán en oportunidades de aprendizaje que los propulsen hacia un liderazgo aún mayor.

Tenía 23 años cuando empecé mi primer trabajo, trabajando con un ministerio universitario. Recuerdo el primer par de veces que enseñé en nuestra reunión semanal, y me estremezco ahora de pensar en cómo fue. Pero desde entonces, gracias a más y más oportunidades para practicar y recibir comentarios, he crecido para tener más seguridad y ser eficaz en la enseñanza.

Un Dios omnipotente y omnisciente todavía elige trabajar sus propósitos a través de humanos defectuosos porque sabe que creceremos y nos desarrollaremos para ser líderes aún más eficaces a través del proceso. ¡Cuánto más debemos estar dispuestos a correr riesgos y dar a los jóvenes la oportunidad de aprender y crecer! Reafirma que todavía crees en ellos, ayúdalos a aprender de sus errores, y dales un asiento en la mesa contigo.

Artículo publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/women-leaders/2017/march/five-ways-to-invest-in-next-generation-of-leaders.html

Cinco Maneras de Invertir en la Próxima Generación de Líderes – Parte 1 de 2

Escrito por: Laura Copeland. Trad. por: Yadira Morales

Consejos prácticos para levantar más personas en el ministerio

Recientemente, empecé a ayudar con un pequeño grupo para estudiantes universitarios. Hace solo unas semanas, pero ya estoy enamorada de ellos. Son inteligentes, apasionados, amables, creativos y divertidos. Están locos por Jesús, y aman a la iglesia. Se aman profundamente y se cuidan increíblemente bien entre ellos. Cuando miro a este pequeño grupo de estudiantes, veo un potencial ilimitado.

Cuando nos íbamos después de nuestra segunda reunión, uno de ellos me preguntó: “¿Estás seguro de que quieres llevarnos como un pequeño grupo? Quiero decir, estamos un poco locos.” Sonreí, y le dije que no lo haría de otra manera. Mientras conducía a casa, empecé a soñar y orar sobre cómo ayudarles a desatar sus dones dados por Dios para hacer un impacto aún mayor en el mundo. Estos estudiantes son el futuro de la iglesia, y eso me da una esperanza increíble.

Un ingrediente esencial para un liderazgo saludable es la capacidad de levantar otros líderes. Esto es el discipulado en su mejor momento: levantar a la siguiente generación de líderes en la iglesia que llevará a cabo la misión y la visión de Jesús. Cuando desarrollamos líderes, quitamos el límite de nuestra propia capacidad de liderazgo y aumentamos exponencialmente nuestra capacidad de influir en el mundo que nos rodea a través del discipulado.

En mi experiencia, he encontrado que esta generación de jóvenes ansiosamente busca a la gente para invertir en ellos y desafiarlos. Aquí hay cinco consejos para ayudarte a reclutar e invertir en la siguiente generación de líderes:

  1. Creer en su potencial.

Deja de buscar los líderes existentes, y empieza a buscar la pasión y la influencia natural. Cuando él o ella hablan, ¿escuchan sus compañeros? ¿Hacen preguntas y demuestra interés en un área particular del ministerio? Si es así, ellos son exactamente lo que necesitas. Es posible que no tengan experiencia, pero tal vez es porque todavía no se les ha dado la oportunidad.

Una persona necesita a alguien para creer en ellos y decirles que tienen lo que se necesita. Cuando estaba comenzando en el ministerio, tenía un jefe increíble que vio algo en mí que yo no podía ver en mí mismo. Él creyó en mí, y siguió dándome nuevas oportunidades que me ayudaron a esforzarme y a crecer. Si él no hubiera creído en mi potencial, nunca me habría convertido en el líder que soy hoy. Dale a un joven el don de creer en sí mismo, y verlo levantarse a la ocasión.

75896.jpg

  1. Recluta la visión, no la necesidad.

¿Prefieres ayudar a ordenar sillas, o ser parte de la creación de un ambiente para la comunidad auténtica y genuina donde las vidas cambian? Si estamos en el modo de planificación de un evento o ministerio, a menudo vemos una lista de tareas que hay que hacer. Luego vamos a tratar de asegurarnos de que todas las tareas se han completado. Claro, se necesita alguien que ordene las sillas, ¡pero esta tarea no inspira a nadie! En su lugar, debes proyectar la visión de cómo cada tarea ayuda a lograr la visión. Específicamente, aprende a expresar la visión de cómo tu ministerio cambia vidas.

Trabajo con grupos pequeños, y creo absolutamente que los grupos pequeños son la vida de la iglesia. Si nuestros pequeños grupos no son saludables, nuestra iglesia no es saludable. Cada vez que conozco a alguien que creo que podría ser un potencial voluntario, comienzo a compartir mi corazón por los grupos pequeños. Si los veo entusiasmados con la visión de grupos pequeños saludables, entonces empiezo a compartir un poco más acerca de lo que hace nuestro equipo de ministros de grupos pequeños y pregunto si ellos consideran ser parte de cómo estamos cambiando vidas a través de los grupos pequeños. Lidera siempre con visión, no con necesidades. Una vez que alguien acepta tu visión, estarán dispuestos a satisfacer todas las necesidades que surjan. Muéstrales el impacto que su vida puede tener si se unen a tu equipo, y encontrarás un miembro leal para el equipo que se quedará contigo en las trincheras.

 Este artículo continuará en la siguiente entrada.

A %d blogueros les gusta esto: