Archivo del sitio

El Ministro Mediocre

MediocreSamaritanHace dos meses escuché una historia que me dejó sin palabras.  Tenía que ver con el equipo de beisbol en las Grandes Ligas, los Washington Nationals.  Supuestamente ellos contrataron una empresa grande que diseñó y sacó sus uniformes nuevos para que los nuevos uniformes se estrenaran en su estadio en abril 2009.  El día llega y los encargados del equipo abren las cajas para admirar todo.  Sólo hay un problema: a la compañía no se le ocurrió deletrear la palabra “Nationals” con todas las letras necesarias.  Acá se ve la gran O-misión.Marlins Nationals Baseball

Tal historia trajo las burlas de todos los comentaristas sobre la empresa y aun el equipo de Washington–¡ellos vergonzosamente tuvieron que jugar esa noche con los nuevos uniformes porque no habían tenido otro plan!

Me pregunto si el mundo nos ridiculiza a veces por la falta de planificación y calidad que demasiadas veces caracterizan nuestros ministerios.  ¿Cuántas veces tenemos que sufrir durante el tiempo de “alabanza y adoración” en el culto porque el grupo que nos dirige no ha ensayado adecuadamente? ¿Cuántas veces nos apuramos para organizar una actividad o aun un devocional o prédica porque no hemos pagado el sacrificio de antemano para hacerlo bien?

Tenemos un competidor que nos amenaza constantemente.  ¿Satanás? Claro.  Pero a menudo lo que nos ataca con más sutileza es la mediocridad, es decir, la tendencia a hacer apenas lo necesario y ni un ápice más.

Dios no se complace con tal basura.

¿Cuál es la solución? Buscar hacer todo con excelencia y someter todo minuto a Dios como mayordomos del tiempo y recursos que nos ha concedido.  Vamos a hablar más de esto en la próxima entrada, pero te dejo con estas palabras del Rey y Salmista David después de ver el sacrificio de un hombre humilde dispuesto a dar todo para Dios:

“Nunca ofreceré a Jehová mi Dios sacrificios que no me cuesten nada” (2 Samuel 24:24).

¿Cuál será para ti y para mí? ¿Mediocridad a menudo en el ministerio? ¿O sacrificio siempre en el servicio?

Las Finanzas y las Confianzas

Recientemente he estado pensando en varios líderes quienes han tenido una debilidad muy grande en una área importante de sus ministerios.  Quizás sobresalen en muchas áreas y Dios sin duda les ha usado para tocar a miles de personas.  Pero, no saben cómo manejar finanzas.  Reciben ofrendas para su ministerio y no lo anotan inmediatamente; compran cosas y no entregan los recibos a tiempo; cuando sus jefes, sus empleados, o sus congregantes piden un reporte de cuentas, no saben donde está el dinero o dónde se usó.

En muchos casos estos líderes no están intencionalmente buscando aprovecharse de la iglesia, del ministerio, etc.  Son buenos hermanos.  Pero su inhabilidad de manejar finanzas deja una duda en la mente de todos y muchos de ellos han tenido que ser despedidos por sus fracasos con el dinero.

Estaba leyendo en 2 Corintios el otro día y las palabras saltaron de la página.  Pablo y sus compañeros llevan una ofrenda generosa de las iglesias empobrecidas de Macedonia a Corinto.  Pablo describe a su compañero que lleva la ofrenda como “el hermano cuya alabanza en el evangelio se oye por todas las iglesias” y que él fue “designado por las iglesias…para llevar este donativo” (2 Cor. 8:18-19).  Es interesante que añada, “Evitando que nadie nos censure en cuanto a esta ofrenda abundante que administramos, procurando hacer las cosas honradamente, no sólo delante del Señor sino también delante de los hombres.”

Dios no nos ha llamado a todos a ser contadores profesionales.  Algunos de nosotros podemos manejar números y documentos en Excel fácilmente y otros no (¡gracias a Dios por mi esposa!).  Pero en el ministerio manejar finanzas es un requisito, sin mencionar un privilegio.  Como cristianos somos mayordomos–y debemos ser aun mejores mayordomos como misioneros o líderes en la iglesia.  Todo un ministerio puede caer sin poner el énfasis en rendir cuentas y manejar finanzas bien.  Procuremos hacer las cosas honradamente, no sólo delante del Señor sino también delante de los hombres.

A %d blogueros les gusta esto: