Archivo del sitio

Tres Cosas que los Musulmanes Pueden Enseñar a los Cristianos Acerca de la Oración

Por Sofya Shahab

Solo porque nuestras creencias son diferentes, no significa que no debemos poner atención. 

Yo sabía que Afganistán me iba a encantar incluso antes de llegar a ese país. Como estudiante de artes, es muy fácil pensar románticamente en el Medio Oriente, atraídos por su misticismo exótico, su historia y cultura. 

Mis primeras noches en Kabul, las pasé escuchando adormilada a los helicópteros pasando sobre mi cabeza, preguntándome qué es lo que estaba pasando y a dónde iban. A las 4 a.m., la ciudad se despertaba, cada Mezquita hacía oír su llamado a la oración, incitando a los afganos así como a los expatriados. 

En cada país, el llamado a la oración es un poco diferente, y mientras Afganistán está lejos de ser lo peor, ciertamente yo no di la bienvenida al muecín local interrumpiendo mi sueño. 

Pero no tomaría mucho tiempo a mi cuerpo silenciar el coro nocturno de Kabul, muy parecido a aquellos viviendo cerca de las vías ferroviarias aprendiendo a acostumbrarse al ruido de los trenes cuando pasan. Ahora, diez meses después, aprecio la intromisión del tiempo de oración a lo largo de mi día, mientras me he dado cuenta cuánto hay que aprender de mis colegas musulmanes, acerca de mi propia fe. 

Resultado de imagen para musulmanes orando

Los cristianos y musulmanes obviamente tienen creencias muy diferentes. Como cristianos, necesitamos ser firmes en esto, y no comprometer lo que sabemos que es verdad en la Biblia. Pero tiene que haber dedicación para aprender de nuestro vecindario, mientras sostenemos la verdad hacia nuestra fe. 

Piensa en las declaraciones de Malala Yousafzais hacia Jon Stewart, acerca de la importancia de poner la otra mejilla. O en el tremendo trabajo de Eboo Patel en el area de crear un diálogo religioso. Estos son musulmanes que han vivido algo que es maravillosamente verdad. Y, como es dicho comúnmente, toda la verdad es la verdad de Dios. 

En ese interés, he visto tres cosas que los cristianos pueden aprender de los musulmanes acerca de la Oración: 

Disciplina

La mayoría de los cristianos que conozco pasarían la primera parte de su día en devocionales matutinos, despertándose quizá 30 minutos antes de que comiencen las prisas para alistarse y así pasar tiempo con Dios. Pero no estoy segura cuántos de los que conozco, se despertarían al amanecer, sin importar lo temprano que esto sea, para orar. 

Para mí, levantarme con el sol cada día demuestra una emoción incontenible por Dios. Hay muchas mañanas donde es demasiado fácil presionar el botón de repetición y simplemente relegar a Dios para más tarde en el día. 

Utilizar el llamado a la oración como un recordatorio para tomar tiempo fuera e invertir en una relación con Dios que enseña una disciplina que a menudo está ausente. No importa dónde tú estés o lo que estés haciendo, debes detenerte para leer, adorar o reflexionar. Esto pone a Dios en el centro de tu vida y físicamente demuestra que Él es más importante que cualquier otra de las preocupaciones que tú pudieras tener, mientras ellas toman el segundo lugar. 

Reverencia 

Al observar los preparativos que realizan los musulmanes para la oración, puede cambiar la forma en que nosotros nos acercamos a Dios. Quitan sus zapatos y lavan sus manos, su rostro y sus pies; se están purificando. 

Mientras la sangre de Cristo ha hecho esto ya por nosotros, es un recuerdo emotivo de que nuestro Dios es un Dios Santo, a quien debemos acercarnos con reverencia. Él es nuestro Padre que nos ama, pero eso no significa que nuestro acercamiento hacia Él debe ser a la ligera. 

Una de las cosas bellas de la cruz es que ha removido las barreras entre nosotros y Dios, para que podamos alzar nuestra voz a Él compartiendo nuestras necesidades y gozo, cuando nos ataca. Pero quizá también veamos quién es Dios verdaderamente cuando le hablamos. Él es el Dios que dijo “Quítate las sandalias, porque estás pisando tierra santa” (Éxodo 3:5). Y el Dios de Apocalipsis 4, quien brilla desde su trono como piedras preciosas.

Comunidad

Orar cinco veces al día, ya sea en la Mezquita, en la oficina o en el hogar, crea un sentido de unidad entre los musulmanes, ya sea que estén todos juntos literalmente o esparcidos en todo el mundo. 

Fui criado en una iglesia Bautista evangélica, así que no fue hasta que vine a Afganistán que experimenté por primera vez la liturgia. Y me sorprendió lo mucho que lo disfruté. 

Una amiga que recientemente ha estado trabajando en su camino por “Las Divinas Horas” (The Divine Hours), explicó cómo, orar una oración que tú sabes que alguien más en algún lugar retomará, después de que tú aportes a una comunidad que representa el verdadero cuerpo de Cristo, sin importar la denominación o ubicación, crea “una cascada de alabanza ante el trono de Dios,” como Phyllis Tickle dice en su libro The Divine Hours.

En cierta manera, es más fácil ser un cristiano en Afganistán que en Inglaterra. Hay un valor ubicado en la religión que frecuentemente es desestimado en las culturas seculares. A pesar de que los cristianos y los musulmanes obviamente están en desacuerdo en muchos aspectos acerca de quién es Dios y cómo nos relacionamos con Él, hay mucho que podemos aprender los unos de los otros. 

Artículo publicado originalmente en: http://www.relevantmagazine.com/god/worldview/3-things-muslims-can-teach-christians-about-prayer

Fuego Espiritual

Esta semana recibí un noticiero “secreto” de algunos amigos misioneros en un país de “acceso creativo”.  Erika Chaves ha traducido una reflexión que ellos escribieron y ahora lo publicamos conmemorando este Domingo, 9 de noviembre de 2014, Día Internacional de Oración por la Iglesia Perseguida.

humoLa estación seca es inusualmente larga este año, lo que llevó a los agricultores a despejar sus tierras por la quema de sus plantaciones de árboles de caucho y los campos de arroz. A principios de esta semana el recuento de ceniza en el aire, que es normalmente de 50 micras, alcanzó las 834. Las escuelas han impuesto horarios reducidos, tratando de limitar las actividades cuando el humo está en su apogeo. Todos los vuelos están retrasados o cancelados, debido a la visibilidad reducida. La mayoría de la gente usa máscaras contra el polvo o improvisan atando una camiseta alrededor de su rostro. Los aeropuertos, de hecho, distribuyen máscaras contra el polvo gratuitas para los pasajeros que llegan.

La ropa que se seca al aire libre pronto es cubierta por una capa de fino polvo y cenizas. Abundan las infecciones respiratorias. Tos y ojos ardientes son comunes. Los líderes espirituales locales de la fe predominante organizan una ceremonia especial para orar por la lluvia. Los funcionarios de salud desalientan las actividades al aire libre. Los países vecinos a cientos de kilómetros de distancia que se ven afectados por el humo invasor, se quejan con los funcionarios del gobierno. Debido a que las casas están al aire libre, el humo se infiltra sin esfuerzo en las paredes y cobijas, por lo que todo llega a tener una fina capa de polvo y ceniza. El olor a humo se impregna en la ropa y en la cama. La espesa niebla reduce peligrosamente la visibilidad para los automovilistas, provocando accidentes mortales.

En las últimas semanas, como ya hemos experimentado la omnipresencia del humo físico y la neblina, esto nos ha llevado a orar más intensamente y contemplar… ¿Qué pasaría si el fuego santo de Dios se extendiera por esta tierra espiritualmente seca y sedienta? ¿Qué pasaría si cada corazón ardiera con el deseo de conocer a Dios? ¿Qué pasaría si cada casa y la comunidad entera se infiltraran con su presencia? ¿Y si el Espíritu avivara una llama dentro de cada corazón? ¿Qué pasaría si un movimiento divino se propagara sin control por todo el país, marcando el comienzo de la reconciliación, la transformación, la curación y la esperanza? ¿Qué pasaría si fortalezas enemigas fueran destrozadas y puestas al descubierto en Su conocimiento? ¿Qué pasaría si el movimiento se extendiera tanto que no pudiera ser contenido por los límites culturales o nacionales?

¿Vas a continuar orando con nosotros clamando a nuestro Dios para que haga llover de Su Espíritu de poder sobre Su pueblo?

“Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado.” Isaías 40:5

5 Peticiones de Oración por la Paz

5 Peticiones de Oración x la Paz

La Historia de Amin

Cuando los jóvenes de Proyecto Isaías regresaron después de pasar dos años en un país del Medio Oriente, la siguiente historia (contada acá por uno de los participantes) me impactó.  Mientras la lees, piensa en algunas preguntas importantes: ¿Qué nos enseña sobre la cultura y el contexto allá en ese país? ¿Qué nos muestra sobre la conversión o métodos de evangelismo allá en ese entorno?

Temprano en nuestro ministerio conocimos a un musulmán que se llama Amin.*  Amin trabajaba en un hospital en la nación donde nosotros estábamos viviendo, pero es originario de otro país árabe y por eso era víctima a veces de algunos prejuicios de parte de su cultura anfitrión.Crescent and Cross

Resulta que Amin empezó a perder su vista y su ceguera llegó a ser muy severa.  Un día recibimos una llamada de parte de uno de los líderes del hospital, quien nos explicó que Amin estaba muy mal y necesitaba ayuda financiera con sus exámenes de vista.  Fui en busca de Amin y al encontrarlo, lo vi con su vista fija al suelo, triste y preocupado.  Luego de que pagamos por los exámenes le expliqué a  Amin, “Tal vez no podemos pagar toda la operación ni tratamiento, pero Dios va a proveer.  Quiero orar por ti, queremos poner tu vida en las manos de Dios.”  Él aceptó y quiso que oráramos por él.

En los siguientes días, decidimos ir a todas las clínicas y pedir que los médicos le atendieran a Amin.  Todo el proceso fue bastante difícil, porque ninguna clínica quería ayudarle a él porque era extranjero.  A la vez, Amin se dio cuenta de que yo siempre andaba con él, dispuesto para ayudar en esos momentos de desesperación y aun rechazo.

Por fin en otra clínica, llegamos y la enfermera preguntó si éramos familia, pero dijimos que sólo éramos amigos.  Desde la perspectiva musulmana, ella dijo que Dios iba a darnos una recompensa grande por las obras que estábamos haciendo por este muchacho.  La clínica acordó en ayudarle a Amin y de hecho la enfermera nos dio un pequeño descuento.

Esa misma noche, Amin no paraba de decirnos con mucha emoción: “Shokran shabab,” lo cual significa, “Muchas gracias, muchachos.”  Desde ese día, todos notaron un gran cambio en Amin – era más feliz, con una actitud más cálida.  Amin había cambiado.

Algunos días después le dije: “Amin, somos tú y yo hermanos en la fe, somos hermanos en Dios.”  Y él sabía que yo era cristiano y se quedó con una gran sonrisa y dijo: “Sí, así es.”

*El nombre real de Amin no se ha usado en este sitio por asuntos de seguridad.

Produciendo Fruto en un Terreno Duro

MusulorandoHace pocos días tuve la oportunidad de conversar con los tres chicos que regresaron de Proyecto Isaías y el Medio Oriente.  ¡Quizás ellos pensaron que estaba interrogándoles porque hacía muchas preguntas sobre la cultura, la iglesia, y las estrategias utilizadas en el país donde sirvieron!  Pero me fascinaban sus testimonios y sus reflexiones.

Una de los diálogos que tuvimos tenía que ver con los resultados allá.  Algunos de los lectores de este blog van a recordar el lanzamiento de la visión hace cinco años en México y América Central.  Los Proyectos Isaías y Caleb se promovieron con metas muy animadoras y específicas: cada grupo de dos misioneros iba a plantar  dos células en dos años.  Entonces por supuesto la pregunta surge después de terminar tal período: ¿Se cumplieron las metas? ¿Fue un éxito este proyecto o no?

La respuesta es compleja.  En Latinoamérica las metas que se arman y los resultados que se esperan son muy buenos pero a la vez contextualizados para acá y no para toda cultura del mundo.  La realidad del Medio Oriente (y aun de España) no es nuestra realidad.  Aunque los chicos no regresaron a casa habiendo plantado oficialmente tres células, ¿cómo podemos proclamar que su tiempo allá no produjo fruto y resultados cuando docenas de personas se acercaron más y más a Dios? Algunos musulmanes aun se convirtieron, aunque en la próxima entrada hablaremos de lo que esto implica allá (por ejemplo, no significa escuchar Las Cuatro Leyes Espirituales, hacer una oración, y ya).  ¿Cómo podemos decir que todo fue en vano cuando los mismos misioneros de largo plazo allá dicen que Dios abrió puertas por medio de ellos tres que jamás se habían abierto en su ministerio en décadas allá?

Quizás debemos evaluar nuestras metas cuando estamos ministrando en un nuevo ambiente.  Tal vez debemos pensar bien en cómo definir y medir los resultados.  Por mi parte quisiera decir gracias a los tres jóvenes que sí llevaron fruto y sí vieron resultados, aunque a varios de sus compatriotas les va a costar entender la profundidad de lo que Dios hizo allá a través de ustedes.

¡A Trabajar!

P6203345_SIEGA_N_3“Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo” (Juan 5:17).

Este mes estoy leyendo el evangelio de Juan en mi tiempo personal con Dios.  Varias cosas me han llamado la atención, incluyendo el énfasis que ese discípulo pone en el carácter de Jesús como trabajador impulsado por la misión de su Padre.  Nunca vemos que Jesús tiene prisa, pero a la vez él nunca pierde tiempo; siempre trabaja arduamente para que todos conozcan a él y sean transformados.

“Nunca había visto a muchachas tan trabajadoras como ellas.” –Kris Ryan, esposa del Superintendente del Distrito en España, refiriéndose a las misioneras de Proyecto Caleb que ministraron allí por dos años

Yo tenía tanta alegría al escuchar esas palabras y otras parecidas de los líderes de España y el Medio Oriente cuando evaluaron el tiempo con los siete misioneros de nuestra región durante los dos años de Proyectos Isaías y Caleb.  Dijeron que los siete eran creativos, se encarnaron 100% en la cultura, etc.  Pero resaltaron el hecho de que trabajaban siempre al máximo y aprovechaban cada momento.  Por eso llevaron fruto en aquellos países que permanecerá por la eternidad.  Bien hecho, jóvenes.

“Dum loquimur fugerit invida aetas: carpe diem quam minimum credula postero. (Aún mientras hablamos, tiempo precioso se nos está escapando.  Agarra el momento, confiando poco en el futuro.)” –Quintus Horatius Flaccus

Me cuesta entender a los obreros cristianos que (según mi punto de vista) les interesa más estar cómodos o planificar sus tiempos de “relax” que salir, correr, ministrar, y dar todo a la misión y a Dios.  ¡El tiempo es poco!  ¡No perdamos la pasión que poseíamos al principio! Dios quiere utilizarnos para transformar el mundo.  ¡Descansemos en él, pero a la vez trabajemos con todo para que el mundo le conozca!

“Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar” (Juan 9:4).

Una Bienvenida Merecida: Proyectos Isaías y Caleb

San Pedro de Poás, Costa Rica (25 de Julio, 2009): Un Misionero de Proyecto Isaías ora con un jóven en el culto misionera

San Pedro de Poás, Costa Rica (25 de Julio, 2009): Un Misionero de Proyecto Isaías ora con un jóven en el culto misionero

Voluntarios del Proyecto Isaías y Caleb Regresan a Región MAC después de Impactar Eurasia por Cristo

Parte II

El 24 de julio de 2009, los siete misioneros voluntarios de México y América Central regresaron a su región con una entusiasta bienvenida.  Nazarenos los recibieron en el aeropuerto de San José, Costa Rica, con cámaras y una pancarta firmada por misioneros, líderes de la región y familiares. El grupo pasó la siguiente semana en cuestionarios y evaluaciones en las oficinas de la Región y en el Seminario Nazareno de las Américas (SENDAS) en San José. Mientras se adaptaban al nuevo horario, nos contaban historias de cómo Dios hizo en ellos y a través de ellos tocar a España y el Medio Oriente por Cristo. Compartieron en tres zonas de Costa Rica donde cientos de personas vinieron a escuchar sus testimonios y ofrendar para el soporte del curso de  su ministerio.

Ellos evaluaron su tiempo de entrenamiento y sus experiencias en el ministerio, con miras de mejorar en el futuro en el despliegue de los siguientes misioneros de la región. Recibieron entrenamiento en cuanto a reintegración al choque cultural y para el tiempo de acoplamiento en su hogar durante los siguientes meses.

Finalmente el 31 de julio de 2009 los siete jóvenes regresaron a sus países y a sus familias para continuar preparándose en el ministerio intercultural. Los siete estarán sirviendo en varios ministerios: unos como pastores, otros como plantadores de iglesias y todavía otros como misioneros contratados de MAC. Uno de ellos regresará a Eurasia a trabajar dos años más en el campo donde se inició su ministerio.

En nombre de las iglesias locales y distritos que con sacrificio invirtieron sus ofrendas y oraciones con el fin de sostener a estos siete misioneros, quisiéramos decir que ha sido un privilegio para la Región MAC enviarlos y será un honor colaborar con sus ministerios, aquí y en el extranjero. Gracias por invertir en la vida de miles que han sido tocados por Cristo a través de ustedes. Gracias por permitir a México y América Central verdaderamente aprender a mandar nuestros propios misioneros al mundo.

Hermanos nazarenos imponen manos sobre los Misioneros de Proyectos Isaías y Caleb en el culto misionero al regresar del campo

Hermanos nazarenos imponen manos sobre los misioneros de Proyectos Isaías y Caleb en el culto misionero al regresar del campo

A %d blogueros les gusta esto: