Archivo del sitio

Dayenu

Dayenu es una canción que forma parte de la fiesta judía de la Pascua. La palabra “Dayenu” significa aproximadamente “habría sido suficiente para nosotros”, “hubiera sido suficiente”, o “habría bastado” (day en hebreo es “suficiente”, y enu la primera persona plural sufijo, “para nosotros”).

passover-wine-inside

Esta canción rápida y tradicional tiene más de mil años de antigüedad. La canción se trata de agradecimiento a Dios por todos los dones que le dio al pueblo judío, como sacarlos de la esclavitud y darles la Torá y el Shabat, y si Dios solo les hubiera dado uno de los regalos, aún así habría sido suficiente. Esto es para mostrar una apreciación mucho mayor de todos ellos en conjunto. La canción aparece en la Hagadá después de la narración de la historia del éxodo y justo antes de la explicación de la Pascua, la matzá y el maror.

Dayenu tiene 15 estrofas que representan los 15 dones que Dios le otorgó. Los cinco primeros implican la liberación de los Judíos de la esclavitud, los siguientes cinco describen los milagros que Él hizo por ellos, y los últimos cinco representan la cercanía a Dios que Él les dio. Cada una de las estrofas es seguida por la palabra “Dayenu” (hubiera sido suficiente) cantado en varias ocasiones. He aquí las 15 estrofas:

Si nos hubiera sacado de Egipto,

y no se había llevado a cabo juicios contra ellos

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si hubiera llevado a cabo juicios contra ellos,

y no contra sus ídolos

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si Él hubiera destruido sus ídolos,

y que no habían herido a su primogénito

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si hubiera herido a su primogénito,

y no nos había dado su riqueza

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si nos hubiera dado sus riquezas,

y que no se había separado del mar por nosotros

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si Él se había dividido el mar para nosotros,

y no nos había llevado a través de él en tierra firme

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si nos hubiera tomado por el mar en tierra seca,

y que no se había ahogado a nuestros opresores en él

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si hubiera ahogado a nuestros opresores en él,

y que no habían suministrado nuestras necesidades en el desierto durante cuarenta años

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si hubiera suministrado nuestras necesidades en el desierto durante cuarenta años,

y no nos había alimentado el maná

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si Él nos había dado de comer el maná,

y no nos habían dado el Shabat

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si nos hubiera dado el Shabat,

y no nos habían presentado ante el Monte Sinaí

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si nos hubiera llevado ante el Monte Sinaí,

y no nos había dado la Torá

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si nos hubiera dado la Torá,

y no nos había llevado a la tierra de Israel

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si nos hubiera metido en la tierra de Israel,

y no se construye para nosotros el Templo Sagrado

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

La Evidencia del Espíritu Santo

santidadEscrito por: Raphael Rosado, Puerto Rico

Una de las preguntas que más me hace la gente con la que trabajo es como pueden estar seguros de que el Espíritu Santo habita en ellos. Es una pregunta a la que todos nosotros nos enfrentamos en algún momento de nuestras vidas. Algunos de los ministros más importantes de la historia lucharon con esta pregunta durante años, como por ejemplo: Juan Wesley. Este hombre de Dios en un momento estuvo a punto de renunciar a su ministerio y abandonarlo todo porque no sentía seguridad de la obra que el Espíritu Santo había hecho en él.   No fue hasta una noche en un servicio en Londres que sintió un fuego en su corazón y estuvo seguro de que el Espíritu Santo habitaba en él.

Algunas personas comparan la experiencia con el Espíritu Santo con sentir ríos de agua viva corriendo por su cuerpo, otros con hablar en lenguas, o idiomas. En mi caso y en el de otros hermanos simplemente reclamamos la promesa del Espíritu Santo y creímos que Él lo hizo, desde ese día en adelante nunca hemos mirado atrás. He escuchado sobre tantas experiencias distintas que entiendo por qué, a veces, los hermanos se confunden.

Como todas las cosas que tienen que ver con nuestra vida espiritual, no debemos buscar en las experiencias de otros lo que la Biblia claramente delimita. ¿Cuál es la prueba de que el Espíritu Santo habita en ti? Existen dos y ambas son sobrenaturales. La primera se encuentra en Corintios 13. Si yo hablare lenguas, profetizo, interpreto, si mi fe fuera como un monte, si reparto mis bienes o entrego mi cuerpo pero no tengo amor de nada me sirve. La prueba más importante de la presencia del Espíritu Santo en una vida es el amor por la humanidad. En Juan 15:12, Jesús dijo: “Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado.” Cuando amamos a nuestros hermanos con el amor sobrenatural que movió a Jesús a entregar su vida, tenemos una prueba fehaciente de que el Espíritu Santo habita en nosotros.

En segundo lugar existe una evidencia que está íntimamente ligada a un segundo problema: ¿las personas llenas del Espíritu Santo pecan? Esta es una pregunta difícil pero una vez más la Biblia la contesta: En 1 de Juan 2:5-6 se nos dice: “Pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en Él.” El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. Si realmente el Espíritu Santo ha perfeccionado el amor de Dios en nosotros, comenzaremos a caminar igual que Jesús, pareciéndonos a él cada día más.

Sé lo que estás pensando: sentir los ríos de agua viva y hablar en lenguas son más fáciles. El amor sacrificial y una vida de santidad son más difíciles, ¿no?

Oro porque permitas que el Espíritu Santo haga ese milagro eterno en tu vida.

¡De Monterrey a Madrid, y Mirando Milagros!

La semana pasada recibí un noticiero de Maru Rodríguez, una de nuestras misioneras de Monterrey, México sirviendo en España con el Proyecto Caleb. ¡El siguiente párrafo me entusiasmó bastante!

Don Jorge, esposo de Santa, vecina que domingo tras domingo nos acompaña al Centro Familiar Cristiano de Pradolongo, se mostró muy interesado en conocer nuestra doctrina y hemos pasado tanto Jesica y yo varias horas escudriñando la palabra de Dios en diferentes versiones y Biblias. Don Jorge hizo muchas preguntas sobre temas como: La vida después de la muerte, El Cielo y el infierno, ¿Dios es Trino?, ¿Cuales son las diferencias entre las biblias de los Testigos, Católicos, Cristianos y Mormones?. Y con todas las biblias excepto El libro del mormón, estuvimos viendo pasajes relacionados a estos temas. Se quedó muy satisfecho y no quería que nos fuéramos jajaja… Es una pareja muy linda y con deseos de aprender más y más. El primer domingo de Mayo ya estaban mis padres conmigo y nos acompañaron a la reunión, el testimonio de mis padres les impactó de tal forma que finalmente hicieron la oración de Fe, invitando a Jesús entrara a sus vidas.”

¡Gloria a Dios por lo que él está haciendo en las vidas de la gente de España! A menudo requiere mucho tiempo y un conocimiento de la Biblia y otras religiones para ganar la confianza de muchos en Europa (y en otros lugares), pero Dios está cumpliendo su obra. ¡No olvidemos de orar por nuestros misioneros! ¡Las oraciones y ofrendas no son en vano!

Si a ustedes les gustaría ver el resto del informe de Maru, bajen el archivo abril-mayo-08-maru.

A %d blogueros les gusta esto: