Archivo del sitio

Observaciones Sobre la Entera Santificación

Mujer Trigo SolObservaciones Sobre la Entera Santificación

Por Marvin Powers, Doctorado en Teología

  1. Dios llama a las personas a una vida intachable en lugar de una vida sin falta. Hay una diferencia vasta.
  2. La gente santificada puede ser tentada. Con el principio del pecado removido, sin embargo, tienen nueva fuerza—por el Espíritu Santo—con lo cual resisten.
  3. Pecar no es una necesidad. Romanos 6:22 y otros pasajes se refieren a ser liberado del pecado—limpiado completamente de ello.
  4. La naturaleza doble de pecado significa que tiene que haber una cura doble porque hay una necesidad doble.
  5. La distinción entre el nacimiento nuevo y la entera santificación es muy clara.
  6. Hay una distinción igualmente clara entre la pureza y la madurez. La primera viene en un momento, una crisis. La segunda es resultado de vivir una vida conformada a la voluntad de Dios.
  7. El amor perfecto [otro nombre para la entera santificación] significa que una persona ama a Dios con toda su mente, corazón, fuerzas, y alma—y a sus prójimos, también.
  8. La perfección cristiana, otro nombre para la entera santificación, no significa perfección absoluta, lo cual posee Dios. Al contrario, significa que la cosa para la cual una persona fue diseñada—para amar a Dios completamente—se ha logrado por gracia.
  9. Tener el Espíritu Santo en regeneración es una cosa. Ser “lleno del Espíritu Santo” es otra. La última viene en un Pentecostés personal.
  10. La persona santificada es un “sacrificio vivo” como se define en Romanos 12:1-2.
  11. La experiencia de la entera santificación viene después de una consagración completa y el compromiso activo de fe.
  12. El testimonio de la entera santificación es tan clara como el testimonio del nuevo nacimiento. El Espíritu Santo registra la verdad convincente en el corazón, y el recipiente “sabe” que la obra se ha hecho.
  13. Poder es dado para proclamar la verdad de Jesucristo a los perdidos, aun en ambientes hostiles.
  14. La vida santificada se mantiene por caminar en la luz, viviendo en confianza simple, ocupándose en oración y la lectura bíblica, obedeciendo los toques del Espíritu, participando en la obra cristiana, y nunca satisfaciéndose con el estatus quo.
A %d blogueros les gusta esto: