Archivo del sitio

En el Corazón de la Ciudad

Escrito por: David A. Busic

unnamedPhineas F. Bresee es ampliamente considerado como el fundador de la Iglesia del Nazareno. Dejó una posición destacada, muy cómoda en la Iglesia Metodista para trabajar con los pobres y adictos en Skid Row en el centro de la ciudad de Los Ángeles. En una de sus entradas del diario declaró: “Había sido mi largamente acariciado deseo tener un lugar en el corazón de la ciudad, donde se pudiera hacer un centro de fuego santo, y donde el evangelio se pudiera predicar a los pobres.”

La Organización Mundial de la Salud proyecta que para el 2030, seis de cada 10 personas vivirán en una ciudad, y en 2050 esta proporción aumentará a siete de cada 10 personas. Estas proyecciones, casi doblan la población mundial urbana a 6,4 millones de personas.

La organización llamada Associated Press informó en junio 2014 que, por primera vez en un siglo, los datos del censo de Estados Unidos de América indican que la mayoría de las ciudades más grandes de América están creciendo a un ritmo más rápido que sus suburbios circundantes. A medida que la Iglesia del Nazareno se ha vuelto más rica y resucitado socioeconómicamente en las últimas décadas, se ha hecho un adecuado, si no un buen trabajo, de llegar a las zonas suburbanas y rurales. Sin embargo, el ministerio en el contexto urbano no ha ido tan bien. Esta es una realidad preocupante, especialmente a la luz de los recientes pronósticos de crecimiento urbano.

Las ciudades son centros de diversidad cultural. Ciudades dirigen economías regionales y mundiales, y las ciudades son las forjadores de la sociedad educativa, artística y tecnológica. Los jóvenes profesionales y los inmigrantes se están moviendo hacia las zonas urbanas como decenas de miles de personas. Como dice Tim Keller, “En la medida que las ciudades van, así va el mundo.”

Sin embargo, las ciudades siguen siendo un desafío para las iglesias, porque a menudo son caras, complejas y secularizadas. Además, los ciudadanos modernos suelen ser resistentes y escépticos de la idea de que la religión de cualquier tipo puede resolver los profundos problemas globales de nuestro tiempo. Por estas y otras razones, la mayoría de nuestras ciudades están devaluando la iglesia por mucho hoy.

Las estrategias de los ministerios urbanos más comunes para la Iglesia del Nazareno se han concentrado en los centros de ministerios de compasión y congregaciones étnicas. Estos siguen siendo modelos importantes y eficaces, pero no pueden ser los únicos enfoques metodológicos para abordar las complejidades del mundo urbano. Debemos reimaginar el ministerio en nuestras ciudades. El “mundo urbano” se ha convertido en más que los que viven dentro de los límites de la ciudad; ahora es una visión del mundo en el que vivimos todos, independientemente de nuestro domicilio.

Los primeros días formativos de nuestra iglesia comenzaron en “el corazón de la ciudad.” Creo que Dios podría solo estar llamándonos a volver a la ciudad.

Lemas que despertaron la Iglesia: Todo el mundo en todas partes

Escrito por: Howard Culbertson


“Si el amor de Dios es para todo el mundo en todas partes, entonces es para todo el mundo en todas partes” – Edward Lawlor, Superintendente General Nazareno.

LawlorLa declaración de Lawlor sobre “todo el mundo en todas partes” evoca un montón de versículos de la Biblia. Para empezar, hace recordar “todo aquel” de Juan 3:16.

“Todo el mundo en todas partes”, también me recuerda a Romanos 10: 13-15: “Porque,” todo el que invoque el nombre del Señor, será salvo. “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? Y ¿cómo puede alguien predicarán si no son enviados? “

En ese pasaje, la progresión del apóstol Pablo de las palabras del profeta Joel “todo el que llama” a su propia pregunta lógica: “¿Cómo pueden oír?” Es clara. Esos pasos racionales y sistemáticas que Pablo tomó con palabras de Joel deben tomarse con las palabras de Lawlor también. Si Lawlor estaba en lo cierto y el Evangelio es para todos en todas partes, entonces, ¿no deberíamos nosotros los creyentes  decir: “Está bien. ¿Cómo podemos llevar las Buenas Nuevas a todo el mundo en todas partes?

El caminar de Edward Lawlor sin duda igualó sus palabras. Él era un evangelista y plantador de iglesias incansable que había pasado algún tiempo evangelizando entre los pueblos indígenas de Canadá. Con el tiempo se convirtió en un superintendente de distrito Nazareno y luego se le pidió formar un “Departamento de Evangelismo.” En 1968 fue elegido como un Superintendente General Nazareno que significaba que tenía responsabilidades del alcance nazareno en varias áreas del mundo.

Al escuchar a Lawlor diciendo que el Evangelio es para “todo el mundo en todas partes” evoca lo que el líder pionero nazareno P.F. Bresee había dicho al mismo tiempo que Lawlor nació: “Somos deudores a cada hombre de darle el Evangelio en la misma medida en que lo hemos recibido”.

No debemos estar de acuerdo con el dicho de Lawlor y luego dar la vuelta y excusarnos diciendo: “Llegar a las personas en los extremos de la tierra no es lo que estoy llamado a hacer. No es mi responsabilidad”. Tenemos que aceptar el llamado de nuestro Señor a participar de alguna manera para que “todo el mundo en todas partes” pueda escuchar las Buenas Nuevas.

Publicado originalmente en: http://engagemagazine.com/content/slogans-awakened-church-everybody-everywhere

¡Feliz Cumpleaños, Nazarenos!

Pilot PointEn la fecha de hoy (13 de octubre) en 1908, la fusión de la Iglesia de Santidad de Cristo con la Iglesia Pentecostal del Nazareno se realizó en Pilot Point, Texas.

Las actas de la Segunda Asamblea General dicen que el martes por la mañana el Dr. Bresee inició oficialmente la asamblea a las 8:30 AM.  Varios dirigentes pronunciaron discursos que celebraban la fusión venidera.

Después, “Hno. R. B. Mitchum habló de una manera muy tierna sobre la dirección de Dios en su gracia hasta este momento. Él propuso que ‘la unión de las dos iglesias sea consumada ahora'”.  Otros secundaron la moción, y Bresee anunció que esto era “un tiempo que hace época” y “una respuesta a la oración de Cristo” por la unidad de los cristianos.

El acta de la reunión dice que “recibida la moción, fue aprobada por unanimidad por un voto de aumento, en medio de gran entusiasmo” a las 10:40 AM.  “La explosión de alegría santa continuó durante varios minutos, hermanos del Sur lanzando sus brazos alrededor de los hermanos del Norte, Oriente y Occidente, y al mismo tiempo cantando un nuevo himno para la ocasión…. Pronto el interior de la tienda llegó a ser demasiado pequeño para la libertad de tanto gozo, y el pueblo empezó a marchar hacia fuera y alrededor de la gran carpa, agitando pañuelos y con gritos de alegría, y con el tiempo formaron un inmenso círculo sólido en los jardines, donde el Dr. Bresee se puso de pie sobre una silla y se dirigió a la multitud con palabras de inspiración”.

¿Por qué Nazareno?

Stan Ingersol, Archivista de la Iglesia del Nazareno

En un nuevo segmento mensual en la revista online NCN News, los Archivos Nazarenos responden una pregunta acerca de la historia de la denominación de la Iglesia del Nazareno.  Este mes: “¿Exactamente como obtuvo este nombre la Iglesia del Nazareno?”

El nombre hebreo para “Jesús” se deriva de  “Joshua,” fue común en el primer siglo del Judaísmo palestino, así “Jesús de Nazaret” especificaba cual Jesús, y en el libro de los Hechos se refiere a los primeros cristianos palestinos como seguidores “de el Nazareno” y “la secta de los nazarenos.”

Joseph P. Widney during his tenure as Presiden...

Joseph P. Widney durante su tiempo como Presidente de USC (Photo credit: Wikipedia)

El término “Cristiano” se ideó en las afueras de palestina en Siria de acuerdo con el libro de los Hechos, en conjunción con la misión a los gentiles. Este se deriva de “Cristo,” una traducción griega del hebreo “Mesías” o “ungido.” Como los cristianos gentiles se difundieron a través de la cuenca del mediterráneo, Jesús fue conocido como el Cristo y la referencia de “el Nazareno” disminuyó.

En el siglo diecinueve e inicios del XX los escritores europeos produjeron numerosas biografías de Jesús, re-popularizando el término “Nazareno” y preparando el escenario por el que la Iglesia del Nazareno recibió su nombre.

En 1894, algunos metodistas se asociaron a la misión Peniel en el interior de la ciudad de Los Angeles. Estos incluyeron a Phineas Bresee, un ministro, y J.P. Widney, un prominente ciudadano de Los Angeles.

Widney, un médico, había fundado la sociedad médica de Los Angeles y había servido como presidente de la Universidad del Sur de California (USC). Widney y Bresee habían sido amigos por una década. Bresee era el pastor predicador de la Misión Peniel, mientras Widney tomó cursos de enfermería y medicina y una serie de estudios sobre la vida de Cristo, una materia que lo fascinó, porque él era un ávido lector de “la vida de Jesús.”

Un año antes, Bresee, Widney, y otros establecieron una nueva iglesia en medio de la pobreza en Octubre de 1895. En una previa reunión de negociación, el nombre “Iglesia del Nazareno” fue adoptado por sugerencia de Widney. Hubo otros nombres propuestos incluidos los usos de “Metodista,” pero Widney dijo a la congregación que, después de haber orado toda la noche sobre el asunto, le gustó la palabra “Nazareno”, identificando la iglesia con el “humilde, trabajo duro, del ministerio de Jesús el Nazareno.”

En la costa Oeste se establecieron Nazarenos uniéndose más tarde con otras denominaciones, formando la Iglesia Pentecostal del Nazareno, pero en 1919 la asamblea General eliminó “pentecostal” del nombre de la iglesia, desde que la palabra fue cada vez más entendida en referencia a los dones carismáticos como hablar en lenguas, cuando los Nazarenos no los practicaban o aprobaban.  Así, desde 1919, el nombre de la denominación ha sido igual que su padre del cuerpo del Oeste — un nombre que se originó porque J.P. Widney leyó libros de “la vida de Jesús,” y su imaginación había sido capturada en una fuerte visión personal de “el Nazareno.”

La Oración Infinita

hands_claspedLA ORACIÓN INFINITA

San Juan 17

C

ADA VEZ QUE doblamos nuestras rodillas nos unimos a la gran comunidad que dobla sus rodillas. Acaso no seamos más que eso, una comunidad hincada, no por vergüenza, sino por voluntad, por el libre acto de reconocer voluntariamente quién es el Señor de este pueblo.

Ya sea que entremos a la casa de oración, o encerrados en el silencio de la recámara, o en las prisas cotidianas de la calle, o estemos un retiro con la mañana diáfana, en ese instante nos unimos a la gran familia que se extiende a lo largo y ancho de la geografía, y también nos unimos a esa gran familia real e histórica que ha pasado por esta tierra: a nuestros hermanos coreanos, afganos y norteamericanos, como también a nuestras hermanas africanas, australianas y danesas; a los niños en Somalia, a las niñas en Rusia; y también a Bruno Radi, a Honorato Reza, a Martin Luther King, Jr., a Phineas Bresee, a John Wesley, a Martín Lutero, a los monjes del desierto, a los Padres apostólicos, a la Iglesia primitiva, al apóstol Pablo, a los Doce y al Maestro de los Doce, a nuestro Maestro.

Nos unimos al Maestro que también está de rodillas, en el Getsemaní.

Después de pasar años preparándose, ha llegado su hora; la Cruz le espera. Y el Maestro tiene mucho en qué pensar, pero decide pensar en ti y en mí.Evangélicos_convocan_a_una_vigilia_de_oración_por_Venezuela

Nosotros, con toda la montaña de nuestros errores, estamos ahora en la mente del Maestro, y pidió al Padre por nuestra salvación plena y para que fuésemos parte del Cuerpo de Cristo -un Cuerpo que está integrado por todas las personas que han creído en Él, sin importar su raza o color de piel, ni los años de edad o la época en que nacieron.

Para que seamos UNO; uno con los apóstoles que escucharon esa oración, uno con las mujeres que lloraron al pie de la cruz, uno con los que corrieron para ver que su cuerpo ya no estaba en la tumba, uno con los congregados en el aposento alto el día del Pentecostés, uno con los primeros miles nuevos convertidos en la Iglesia naciente, uno con los que fueron hostigados por el Imperio de Roma, uno con los que se fueron al desierto para experimentar la presencia de Dios, uno con los mártires que antes de morir gritaron el nombre de su Señor y Salvador, uno con los millones de cristianos que ahora están adorando al Rey de reyes, uno con nuestros hermanos del Medio Oriente que están sufriendo persecuciones, uno con los misioneros encarcelados, uno con nuestras hermanas indígenas que reciben burlas por su creencia; uno con quienes están este día en nuestras congregaciones, uno con el hermano que no puede andar, uno con nuestros ancianos enfermos, uno con los niños y los adolescentes, uno con nuestros jóvenes efusivos, uno con las mujeres afanosas que en todas las actividades siempre están al frente… Y uno con aquellos que vendrán a los pies de Cristo, para unirse también a esta comunidad que se extiende a lo largo y ancho del planeta y que ora por todos los siglos.

Yeri Nieto

El Catálisis en Acción

Rev. Johnny Calvo con "Prospectos" del Distrito Norte, Costa Rica

Rev. Johnny Calvo con "Prospectos" del Distrito Norte, Costa Rica

En la entrada pasada introdujimos el concepto de “líderes catalíticos,” o líderes cristianos que hacen discípulos, y estos hacen otros, estos otros, otros y así sucesivamente.

Aunque la palabra “catalítico” no se usa en la Biblia, quizás el lugar más obvio donde encontramos los resultados de la catálisis es el libro de Hechos. Jesús había invertido su tiempo, sus enseñanzas, y todo sus fuerzas en los doce. Ahora, ¿qué están haciendo? Están predicando e impactando multitudes.

Sin embargo, no sólo realizan campañas masivas (aunque muchas veces nos gusta enfocarnos en la respuesta de la gente después de escuchar el sermón de Pedro en Hechos 2:41, por ejemplo). Ellos se involucran 100% en el discipulado de los nuevos convertidos. Siguen predicando en el templo y en lugares públicos, pero otra base de todo el crecimiento fenomenal está en el discipulado que se realiza en las casas de los nuevos creyentes (Hechos 2:42-47; 5:42; 12:12, 17, etc.). Ellos se derramaron en otras personas quienes lo hicieron en las vidas de otros, quienes se multiplicaron día tras día, año tras año…¡y ahora tú y yo estamos acá por este movimiento catalítico!

Aunque el término catalizador es nuevo (por lo menos para referirse a líderes), toda la Historia de la Iglesia nos ha dado líderes catalíticos. Otros ejemplos más modernos serían Juan Wesley, Dante Gebel, y Luís Palau. En nuestra Iglesia del Nazareno vemos catalizadores en las personas y ministerios de Phineas Bresee, Louie Bustle, Bruno Radi y muchos más.

Hace dos semanas estuve en una reunión pastoral en Palmares, Costa Rica. El Superintendente de Distrito, Johnny Calvo, había invitado a todos los pastores del Norte de Costa Rica y les urgió que trajesen “prospectos”: líderes actuales y futuros quienes estaban experimentando un llamado al ministerio.

La respuesta fue emocionante. Al final de un devocional y taller, Johnny empezó a invitar a los jóvenes presentes para dar testimonio de su llamado. Jóvenes de 17, 19 y 23 años vinieron uno por uno para decir públicamente que anhelaban ser pastores y plantadores de misiones. Espontáneamente otros comenzamos a acompañarlos y el resultado fue un gran tiempo de oración y rendición ante el Señor de la mies.

Jesús, Pedro, Juan Wesley, Bruno Radi, Johnny Calvo: el movimiento catalítico continúa llevando fruto. Podemos meternos en programas y actividades o podemos invertirnos en personas. Yo, hermanos, anhelo ser un catalizador.

Respuesta al Llamamiento del Señor

Respuesta al Llamamiento del Señor

A %d blogueros les gusta esto: