Archivo del sitio

Absolutamente Nada

“Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios,[a] ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios” (Romanos 8:38 NTV).

Debe haber algo en tu mente–un pecado, una mala decisión, el rechazo de alguien, o una prueba en particular–es algo que te hace sentir como si el Padre no te amara o no te pudiera amar. Sin embargo, una vez que crees en Jesús como tu Señor y Salvador, NADA puede separarte de su amor. Ni la gente. Ni las circunstancias. Ni los ángeles, ni los demonios, ni todo el ejército del enemigo. ABSOLUTAMENTE NADA, mis amigos.

fraternal-men-praying-for-each-other.jpg

El Salmo 34:18 es claro, “El Señor está cerca de los que tienen quebrantado el corazón; él rescata a los de espíritu destrozado.” Así que, cuando te sientes indigno o derrotado, es cuando el Padre está más cerca, empujándote tiernamente para que regreses a Él.

El movimiento más peligroso que puedes hacer es resistir su amor. Así que busca su rostro hoy. Confiesa tus fallas. Pídele que te enseñe. Agradécele por invitarte a volver. Luego alaba su santo nombre y ámalo con todo tu corazón. Disfruta siempre de su amor en su presencia.

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

A %d blogueros les gusta esto: