Archivo del sitio

No Morirás sin Antes Verlo

Por Hiram Vega

Profetas, sacerdotes, reyes y plebeyos; esperaron por siglos la llegada del Mesías. 

Una pregunta constante era ¿cuándo vendrá el Mesías? el Ungido de Dios que acabará con todas las desgracias del pueblo de Dios. Habían pasado ya 400 años del profeta Malaquías y Dios no hablaba más. 

Bueno, sí hablaba, pero con unos pocos escogidos. Parecía que uno en particular, un enigma llamado Simeón, tenía línea directa al cielo. ¿Qué persona tan importante podría ser para que Dios mismo le indicara lo que iba a pasar? Humanamente hablando, su importancia era nula. Era un anciano común, con un nombre más común aún, desconocido para todos, pero conocido y respetado en el Cielo. Su carácter era del mismo calibre que el de José y María. El evangelio dice que era un hombre justo. No solo eso, era un buscador sincero de Dios. El Cielo toma nota y Dios derrama su Espíritu Santo sobre él. ¿No se supone que el Espíritu Santo vino en Pentecostés? Dios dice en Jeremías 29:13, Me buscarán y Me encontrarán, cuando Me busquen de todo corazón.”

christ-presented-to-simeon-at-the-temple-medium.jpg

A este anciano del que no sabemos casi nada, el Espíritu Santo le confirma que no moriría hasta que viera al Ungido del SEÑOR. Esas son estupendas noticias para alguien que ha estado esperando ver el cumplimiento de las profecías de antaño.

Hoy día los cristianos esperamos el Regreso del SEÑOR y nadie sabe el día ni la hora de su segunda venida. Pero Simeón sí estaba enterado de su primera venida. Llegado el momento el Espíritu Santo lo guía al templo justo a tiempo para encontrar a un humilde carpintero de Belén y a su esposa presentando a su recién nacido. En la tierra no hubo fanfarrias ni coros ni homenajes reales que resaltaran ese momento, y sin embargo el Cielo daba a un anciano adorador un privilegio anhelado por Reyes y Profetas: ser el primero en reconocer al Mesías.

Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios diciendo:
«Ahora, Dios mío, puedes dejarme morir en paz. »¡Ya cumpliste tu promesa! »Con mis propios ojos he visto al Salvador, a quien tú enviaste y al que todos los pueblos verán. »Él será una luz que alumbrará a todas las naciones, y será la honra de tu pueblo Israel.»

Hoy día, el pueblo sigue habitando en tinieblas. Millones no conocen la salvación del SEÑOR. Hoy Dios sigue hablando a sus Simeones, hombres y mujeres cuya prioridad es conocer a Dios y darlo a conocer. Los corazones de ellos anhelan que más gente sea salva, hasta que toda la tierra sea llena de la gloria del conocimiento de Dios, como las aguas cubren el mar.

 

 

Buenas Noticias para Todo el Mundo

shepherds and angelBuenas Noticias para Todo el Mundo

Escrito por Dr. Howard Culbertson

Traducido por José Mérida

“Pero el ángel les dijo: “Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el mundo.”” ~Lucas 2:10
Las navidades son más que la escena del niño en el pesebre. Algunos detalles clave de los relatos del nacimiento de Jesús resaltan el deseo de Dios de que Su salvación“se conozca en la tierra… entre todas las naciones.” (Salmo 67:2).
Hay algo que debe quedar claro, el ángel le dijo a aquellos pastores de Belén: “para todo el mundo”. Aquella noche, el ángel pudo decirles solamente: “les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría”.  Al añadirle “para todo el mundo”, anticipó dos mil años de trabajo de evangelismo mundial.

Luego de la escena del nacimiento, Lucas describe la presentación de Jesús en el Templo. Al tomar al bebé Jesús de seis semanas en sus brazos, Simeón hizo una oración utilizando frases del Antiguo Testamento: “Mis ojos han visto tu salvación, la que preparaste a la vista de todo el mundo: luz que ilumina a los gentiles” (Lucas 2:30-32, con palabras de Isaías 49:6, 52:10 y Salmo 98:2-3). Las expresiones de gozo de Simeón al ver al bebé Mesías resaltan el corazón misionero de Dios.
En el registro que hace Mateo del nacimiento de Jesús, la genealogía en el capítulo uno lista dos mujeres: Rut y Rajab. Incluir dos mujeres en la genealogía podría ser considerado algo inusual porque todos los demás en la lista son varones. Sin embargo, lo que es más interesante sobre los dos nombres femeninos es que ambas mujeres eran gentiles.
El evangelio de Mateo fue seguramente escrito en un principio para mostrar a los judíos el cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento. ¿Por qué otra razón incluiría Mateo los nombres de mujeres Gentiles – incluyendo una de dudosa reputación – en la genealogía del Mesías? ¿Será que el Espíritu Santo esperaba que estos evangelios orientados al pueblo judío enfatizaran fuertemente que Jesús era el Mesías para todo el mundo?
Algunos creyentes no parecen estar muy cómodos con tener a una odiada Moabita y una prostituta de Jericó como abuelas de Jesús. Por eso han argumentado que ambas eran en realidad judías y que la Rajab de la genealogía no es la misma que aparece en Josué 2. Pero, si estas dos mujeres eran judías, y Rajab era otra, no habría mayor razón para incluirlas en una lista de ancestros que solo incluye varones.
Mateo también es el evangelio que nos cuenta la historia de la visita de los Sabios de Oriente, gentiles. En este evangelio judío, no son las celebridades judías las que llegan a adorar a Jesús. La visita de los Sabios de Oriente, así como los nombres de Rut y Rajab en la genealogía, son detalles que evidencian que Jesús es el Mesías de todo el mundo.
El interés en el evangelismo mundial no surge solo al final de la vida terrenal de Jesús al dar la Gran Comisión. La idea de “todos” – todas las naciones, todos los pueblos, toda la tierra – resuena a lo largo de la vida terrenal de Jesús, iniciando con algunos detalles de la historia de Navidad.
A %d blogueros les gusta esto: