Archivo del sitio

La Metáfora de Kierkegaard Sobre los Gansos

Servir a Dios en ambientes transculturales siempre provoca conversaciones interesantes con quienes pertenecen a nuestros países de origen. Algunos encuentran nuestra incursión en misiones lejanas como algo fascinante y exótico. Hoy día, con la globalización y la posibilidad de interactuar con amigos y colegas en todo el mundo, mucha gente es indiferente, en cierto modo: “Ah, ellos están expandiendo el evangelio como nosotros; solo que ellos viven en otra cultura.” Pero todavía hay otros que no dejan de asombrarnos con preguntas sorprendentes basadas en la incredulidad:

“¿Cómo es que tus hijos van a la escuela allá? ¿Es buena la educación?”

“Sabemos que allá es peligroso. ¿Alguna vez sales?”

Con mayor frecuencia, he estado en contacto con más y más cristianos quienes están viviendo sus vidas basados en la comodidad y el miedo. Después de todo, Dios es un Dios que siempre quiere protegernos, ¿verdad?

Recientemente me encontré con una metáfora que leí hace muchos años, escrita por el filósofo danés Sören Kierkegaard. Me ha hecho examinar mi propia tendencia de dar un buen discurso mientras fracaso en “extender mis alas y volar.” ¿Nosotros abrazaremos la aventura que Dios tiene para nosotros? O, ¿seguiremos disfrutando nuestra cómoda marca de cristianismo occidental?

La Metáfora de los Gansos de Kierkegaard

“Cierta bandada de gansos vivía en un patio con paredes muy altas alrededor. Debido a que el maíz era bueno y el patio era seguro, estos gansos nunca tomarían un riesgo.

Un día un filósofo ganso vino a ellos. Él era un muy buen filósofo y cada semana ellos escucharon tranquila y atentamente sus sabios discursos. ‘Mis queridos compañeros del camino de la vida,’ él decía, ‘¿se imaginan de verdad que este patio con paredes tan altas alrededor sea todo lo que existe? Les digo, hay otro mundo, y más grande, allá afuera, un mundo del que solo estamos remotamente conscientes. Nuestros antepasados sabían de este mundo exterior. ¿Ellos no extendieron sus alas y volaron a través de los desechos sin rastro del desierto y el océano, y valles verdes y colinas boscosas? Pero desafortunadamente, aquí permanecemos en este patio, nuestras alas cruzadas y escondidas a nuestro lado, mientras estamos satisfechos en el charco del lodo, sin alzar nunca nuestros ojos a los cielos que deberían ser nuestro hogar.’

Los gansos vieron esto como un sermón muy fino. ‘Qué poético,’ ellos pensaron. ‘Profundamente existencial. Qué impecable resumen del misterio de la existencia.’ A menudo el filósofo hablaba de las ventajas de volar, llamando a los gansos a ser lo que debían ser. Después de todo, él señalaba que tenían alas. ¿Para qué eran las alas sino para volar? A menudo, él reflexionaba sobre la belleza y la maravilla de la vida afuera del patio, y la libertad de los cielos.

goose-316665_960_720.jpg

Y cada semana estos gansos eran reconfortados, inspirados, conmovidos por el mensaje del filósofo. Ellos creían cada una de sus palabras. Ellos dedicaban horas, semanas, meses a un análisis minucioso y evaluación crítica de sus doctrinas. Ellos aprendieron lecciones sobre las implicaciones éticas y espirituales de volar. Ellos hicieron todo esto. Pero hay una cosa que nunca hicieron. ¡Ellos no volaron! ¡Porque el maíz era bueno, y el patio era seguro!”

El Reino de Dios alcanzado con sencillez

Escrito por: Daniel Moreno

“No hay nada que tenga que venir antes que el reino de Dios, ni siquiera el deseo de un estilo de vida sencillo”.   – Soren Kierkegaard

sencillez-de-la-vidaEl punto central de la sencillez consiste en buscar primero el Reino de Dios y su justicia, y luego todo lo que necesitemos vendrá en orden. Qué difícil es mantener el orden de las palabras que decía Jesús. Antes que cualquier acción o pensamiento debemos de permitir que Dios llegue a nuestra vida, y debe de llegar porque nosotros le buscamos.

El vivir de una forma sencilla se nos complica en un mundo que ha hecho las cosas cada vez más complicado. La sencillez nos permite vivir en libertad, libertad de las preocupaciones y afanes de la vida, y si no vivimos en libertad entonces estamos en esclavitud, esta a su vez provocada por el exceso y las complicaciones de la vida en sí.

Qué complicado hablar de la sencillez de la vida sin caer en el pecado de querer aparentar ser humildes. Richard Foster menciona que la práctica de la sencillez de forma interna en nuestra vida se demostrará al exterior en todo lo que somos. Todos estamos inmersos en este mundo, y mucho más los jóvenes.  Estamos bombardeados por los comerciales que nos dicen que debemos de tener más y mejores cosas para poder comenzar a sentir que valemos algo. Del otro lado Jesús en sus enseñanzas menciona que recordemos a los lirios del campo que ni trabajan, pero Dios les viste mejor que lo que hizo a uno de los reyes más ricos que tuvo Israel. Si vivimos alejados del Creador, será más complicado nuestro andar en la vida, pero si volteamos por un momento a buscar su voluntad, podremos estar más cercanos a seguirle y a vivir de una forma simple, sencilla y plena.

La sencillez no debe de ser una pobreza económica obligada que a veces se traduce en pobreza moral y en una pobreza espiritual. Lo que encontramos que debemos resaltar es el desprendernos de las cosas o situaciones que se han convertido en lo más importante, y dejar que Dios tome ese lugar, y al buscar que Dios haga eso, él tendrá sumo cuidado de cada necesidad física, moral y espiritual que tengamos.

Debemos buscar que Dios nos dirija dentro de su plan completo en donde hay abundancia, pero en donde tampoco nada se desperdicia; la verdadera economía que podremos disfrutar será aquella en la que no nos preocupamos por ganar todo lo que podamos, aun justificándonos en ahorrar y en dar lo que podamos, sino en que ganemos lo necesario y que estemos contentos con el sustento diario de Dios.

Cristianismo Light

Escrito por: Marco A. Velasco

Tomado de: Revista En Línea JNI (http://www.jniregionmesoamerica.org/web/cristianismo-light/)

La forma en que Jesús llamó y formó a sus discípulos es el mejor modelo para seguir a Jesús hoy. Sin embargo nosotros creemos que tenemos mejores ideas que él.Sombrilla

El Cristianismo “light” es una forma de decir que la forma en que seguimos a Jesús no es la correcta. Queremos decir que el cristianismo “light” es gracia barata.

El gran filósofo cristiano Sören Kierkegaard dijo que la peor de las herejías era jugar a “ser cristiano”.

El cristianismo “light” es acomodarnos a la cultura en lugar de reaccionar contra ella y transformarla. Como dice el Apóstol Pablo: “no os conforméis a este siglo…” (Romanos 12:2a).

El evangelio de Mateo es por excelencia el evangelio del discipulado. Si quieres saber de qué se trata la gracia cara que Jesús llamó a tomar, lee el Sermón del Monte (cap. 5-7).

La forma de seguir a Jesús no es “light” porque nos dé más mandamientos para cumplir.  Los judíos de la época de Jesús tenían más de 600 mandamientos que cumplir. Ser un discípulo de Jesús significa vivir la gracia cara que Jesús nos ofrece, no cumplir más mandamientos que sólo nos harán fariseos.

La primera bienaventuranza: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5:3). Nos dice donde comenzar un camino diferente del cristianismo “light”. Pero la bienaventuranza con que comienza Jesús nos llama a reconocer que el primer paso para abandonar el cristianismo light es el arrepentimiento. Significa aceptar tu bancarrota espiritual ante la radical gracia de Dios.

La segunda clave contra el cristianismo “light” está en el llamamiento de Jesús en Lucas 9:57-62. Te presento tres asuntos al respecto. Primero, la fe cómoda del que desea seguir a Jesús. Creamos una imagen de Jesús “agradable”. La respuesta de Jesús aclara: “Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; más el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza” (9:58). El cristianismo  y la fe “light” confunden el reino de Dios con un club.

Segundo, una fe emocional. El cristianismo “light” se basa en sentimientos. Por ejemplo, decir: “Me bendijo tu canto” o “Me bendijo tu sermón” significa para muchos cristianos hoy: “Me gustó lo que cantaste y me sentí bien”. El llamado de Jesús es incómodo. Dijo Jesús a otro: “Sígueme. Él dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre” (v 59). Jesús replica la objeción y contesta: “Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú, ve, y anuncia le reino de Dios” (v 60).

Tercero, una fe desconfiada. El cristianismo “light” se expresa con una fe que rehúsa confiar en la fidelidad de Dios. Quiere asegurarse la buena opinión de los que le rodean. “Dijo otro: te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa” (v 61).

Postergar las decisiones que debemos tomar es una forma sutil en la que se expresa la fe desconfiada. El cristianismo “light” deja para mañana la decisión que debemos tomar hoy para el Señor.

En resumen. El cristianismo light no tiene cabida en el reino de Dios.  Lo que el Señor te pide a ti y a mí es obediencia sencilla pero radical.

El cristianismo “light” se abandona con un sincero arrepentimiento que da vuelta a nuestros corazones para volverlos al Señor.

No seas un cristiano “light”.  ¡Sé Cristiano!

¿Un País Ejemplar?

Dinamarca es el más pequeño de los países escandinavos, se encuentra al norte de Europa y se compone por una pequeña parte de tierra (llamada Península de Jutlandia) y por muchas pequeñas islas, de las que solamente están pobladas 97.  Tiene frontera únicamente con Alemania, pero desde el año 2000 está unida a Suecia a través del puente de Oresund, que es el puente carretero más largo de Europa.

¿Por qué se considera en muchos círculos a este pequeño y frío país como una nación ideal? Aquí algunas razones:

  • Según la anual y científica Encuesta de Valores Mundiales, los daneses son la población más feliz y satisfecha del mundo;
  • Dinamarca es el segundo país más pacífico del mundo;
  • Dinamarca se considera como uno de los países menos corruptos en todo el mundo;
  • Dinamarca tiene un clima ideal para hacer negocios;
  • Los daneses tienen algunos de los salarios más altos del mundo;
  • Copenaghe, capital de Dinamarca, fue catalogada en 2008 como la mejor ciudad del mundo para vivir;
  • Hay educación pública gratuita para todos. Además, el gobierno danés otorga una beca de 725 Euros a cada estudiante mayor de 18 años (¡sí, a todos!);
  • El servicio médico es gratuito y de altísima calidad;
  • El medio de transporte más eficaz en las ciudades es la bicicleta.

¿Impresionado? Yo también. Sin duda, Dinamarca aparece como un país maravilloso. Se me hace que ya hasta ganas te dieron de ir a vivir allá. Ahora, hablando de futbol, Dinamarca ha participado sólo en 3 Copas Mundiales, pero en las que participó jugó un papel vital. Tal vez su participación más conocida fue en México 1986, pues goleó 6-1 a Uruguay, que llegaba como uno de los equipos más fuertes; pero al siguiente partido fue goleado 5-1 por España.

Dinamarca es un país nominalmente cristiano. La iglesia oficial se nombra “Iglesia del Pueblo Danés”, esto implica que al nacer automáticamente se es miembro de la Iglesia Oficial. Los cristianos tenemos un ejemplo de vida en Dinamarca, se trata del filósofo Sören Kierkegaard. Kierkegaard vivió en el siglo XVIII en Dinamarca y, a través de sus escritos, siempre apeló a los daneses a ser cristianos genuinos, verdaderos y con un compromiso real hacia Dios y a su obra.

Esta entrada fue escrita por Josué Villatoro, Corresponsal Oficial de MMMAC en Sudáfrica

A %d blogueros les gusta esto: