Archivo del sitio

Una Señal Esencial

Por Rev. Ken Childress

1 Corintios 15:17, “Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros delitos y pecados.”

La Resurreción da valor a todo lo que creemos. Sin ella, la Biblia es suficientemente audaz para decir, que nuestra fe no tiene valor. Aquellos que piensan que el Cristianismo vale la pena para la vida solo en este mundo no están de acuerdo con Pablo; él pensó que, en efecto, seríamos criaturas miserables si nuestra fe es simplemente una fe de este mundo (Ver versículo 19).

No, Dios nos dio la Resurrección –de Jesús y la nuestra– por una razón. Es una PROMESA, un COMPROMISO, una CONFIRMACIÓN de que nuestra vida en este planeta caído es solo una pequeña fracción de la vida que estamos destinados a vivir. Mientras el resto del mundo está viviendo para el aquí y ahora, nosotros vivimos para la eternidad. Mientras ellos invierten esperando buenos rendimientos en cuestión de años o décadas, nosotros invertimos esperando buenos rendimientos para la eternidad. Mientras ellos interpretan sus pruebas como algo que hará o romperá la calidad de sus vidas, nosotros interpretamos nuestras pruebas como eventos que están formándonos para entender a Dios y heredar sus riquezas. La Resurrección hace toda la diferencia en el mundo. Y más allá.

emptytomb_0.jpg

Esto, de hecho, fue el propósito de la creación desde el primer día. Génesis es el relato de la creación de Dios, pero la cruz de Cristo y la tumba vacía son el relato de la re-creación. La iglesia primitiva de repente estuvo consciente de que estaban viviendo en el re-génesis, el cumplimiento de todo lo que Dios había prometido, el Reino que no desaparece. Y ese conocimiento guió todo lo que hicieron.

Constantemente pensamos que la Resurrección como un fenómeno de la época de Semana Santa – un milagro pasado que nos da una tenue esperanza para el futuro. Es MUCHO MÁS.

La Resurrección valida nuestra fe en el trabajo redentor de nuestro Sumo Sacerdote, quien ha quitado nuestros pecados. Nos permite vivir con un sentido de riesgo y aventura, porque nos hace parte de un nuevo orden de la creación que finalmente no puede fallar. ¡Nuestras vidas están cimentadas en Alguien que reina eternamente en VICTORIA!

Él resucitó…Él ciertamente resucitó. ¡Sin Resurrección no hay Cristianismo!

Entre la Resurrección y la Cruz

En la Tumba“No podemos negar que nos ha fascinado como evangélicos la tumba vacía, la hemos elevado como la ‘señal’ que demuestra que efectivamente el Señor resucitó.  Pero, también hay una tumba o sepulcro con un cuerpo muerto.  El Hijo de Dios yace inerte dentro de ella entre la resurrección y crucifixión.  La iglesia se ha detenido poco a reflexionar sobre su significado para su fe. Creo que hemos proyectado como los discípulos de Jesús nuestro temor a la muerte.  No nos gusta hablar de ella, de hecho nos aterra.  Tampoco nos gusta hablar de un Dios que ha muerto, el Hijo de Dios.  Como Pedro decimos: ‘Jamás te suceda esto, maestro'” –Marco Velasco.

“Sin importar que tan extraño y chocante sea, ¿pudiera haber un evangelio cristiano donde no sea verdad que Dios se ha encontrado entre los moribundos y los muertos…Emmanuel que es Dios con nosotros [es también] en la sepultura” –A. Lewis.

“Como Jesús habló tan claramente de su muerte, Pedro lo llevó aparte y lo reprendió por hablar de eso.  Pero Jesús se volvió, y frente a todos sus discípulos regañó a Pedro: «¡Pedro, estás hablando como Satanás! ¡Apártate de mí, pues no entiendes los planes de Dios! Te comportas como cualquier ser humano.»” –Marcos 8:32-33 (TLA)

A %d blogueros les gusta esto: