Archivo del sitio

La Importancia del Fondo de Evangelismo Mundial

Escrito por Liliana Radi, Coordinador de MNI para Sudamérica

El Fondo para el Evangelismo Mundial (anteriormente Presupuesto General) es el nervio motor cooperativo de la empresa misionera de la Iglesia del Nazareno. Está basado en el concepto que cuanto más unidos trabajamos logramos más que trabajando solos.

Las misiones en la Iglesia del Nazareno es una gran empresa. Para cumplir la Gran Comisión—anunciando el evangelio y el mensaje de santidad alrededor del mundo—requiere dinero.

En misiones “por fe”, los misioneros deben utilizar su valioso tiempo para lograr el apoyo económico. Ellos deben realizar servicios, levantar ofrendas, recibir promesas de apoyo, y orar para que el monto recogido cubra sus gastos una vez que están en el campo misionero. Algunas veces el dinero se agota y esos misioneros se ven obligados a regresar a su país de origen para iniciar otra vez el mismo proceso.

En este tipo de apoyo, las iglesias no siempre comparten partes iguales en la tarea misionera. Algunas veces las iglesias grandes son visitadas por más misioneros de las que posiblemente pudieran ayudar, mientras que las iglesias pequeñas son pasadas por alto.

En cambio, el Fondo para el Evangelismo Mundial fue creado para permitir que los misioneros trabajen de manera más efectiva y desafíen a todas las iglesias a apoyar las misiones.

Tradicionalmente se ha hecho por medio de dos grandes ofrendas al año: La ofrenda de Acción de Gracias y la de Resurrección. Algunas iglesias con éxito continúan de esta manera levantando este fondo.

Así que no importa el tamaño de tu iglesia, tú tienes la oportunidad de participar en la tarea global de las misiones aportando al Fondo de Evangelismo Mundial para alcanzar a los inconversos alrededor del mundo.

Centenario: De Dónde Venimos

Conocer nuestra historia y nuestros fundamentos es muy importante para poder identificarnos aun más como Nazarenos. Ver el desarrollo de nuestra iglesia desde sus inicios nos anima a seguir adelante. Compartimos en estos días algunos puntos importantes que además de darte más conocimiento histórico se mostrará tu papel en nuestra Iglesia.


Una Iglesia en la Tradición Wesleyana: De Dónde Venimos

El linaje Nazareno corre a través de la Reforma Inglesa, la extensión internacional del Metodismo y del Movimiento de Santidad Wesleyano en los Estados Unidos.
La Iglesia del Nazareno emergió como una unión de varias denominaciones de santidad wesleyanas y por el año de 1915 abrazó a siete grupos norteamericanos y británicos previamente separados.

Phineas F. Bresee dio forma al modelo de gobierno de la iglesia. Hiram F. Reynolds nutrió su identidad como una iglesia comprometida a las misiones internacionales.

La Iglesia tuvo una dimensión internacional desde sus inicios. Hoy día, es por intención una iglesia internacional con más de 380 distritos a lo largo del mundo, de los cuales tres cuartas partes están fuera de los Estados Unidos. Hay cerca de 1.7 millones de nazarenos. Más de 66% viven fuera de los Estados Unidos y Canadá.

El principio homogéneo

Cuando estudié en el seminario el crecimiento de iglesias, fue muy de moda en los ’90 hablar del principio homogéneo. Básicamente esto principio mantiene que las iglesias crecen más y más rápido si la gente se parece, es decir si son casi iguales. Una iglesia crece más si se enfoca sólo en traer a gente de lugares rurales, o de lugares urbanos. La iglesia va a crecer más si se enfoca en atraer a una etnia y no preocuparse por las demás razas o culturas. Según este principio, casi estamos locos si pensamos en tener una iglesia con personas pobres y ricos en las mismas bancas o si intentamos atraer a los Afro-americanos y a los Anglos juntos. La iglesia ha comprado este principio muy bien y si no me creen miren las iglesias a donde asistan. Se ha dicho que la iglesia es el lugar más homogéneo en el mundo y es cierto. Vemos que en trabajos, restaurantes, estadios, parques, la política, que muchas culturas y etnias diferentes trabajan juntos. Pero ¿cuántas etnias diferentes hay en nuestras congregaciones? Tenemos congregaciones latinas que alaban por separados y congregaciones de anglos que nunca visiten a una congregación Afro-Americana.

Todo esto está cambiando poco a poco, gracias a Dios. El principio homogéneo no es un reflejo del reino de Dios. Claro, es mucho más cómodo pasar mi tiempo con personas que piensan como yo y que se ven como yo y que les gusten los mismos equipos que yo apoyo. Pero no significa que es nuestro llamado.

Extreme 2008 es un ejemplo quizás de un movimiento (vean la entrada de ayer). 450 laicos y pastores de todas las edades (¡había personas de 1 año a 94 años involucrados en este evento!) ministrando juntos y usando sus dones para “construir” el reino de Dios. Más de 800 nuevos convertidos. Más de 7 idiomas. Más de 2,500 en un lugar el último día, jugando fútbol, comiendo, celebrando lo que Dios ha hecho. Uno puede exclamar, “¡Qué bendición!” pero ¿entienden qué gran lío es planificar esto y organizar algo tan grande? Una cultura no entiende otra. Preferimos alabar en nuestro propio idioma, pero tenemos que esperar hasta que se traduzcan dos o tres idiomas más. Es mucho más fácil evangelizar en Argentina con personas que hablen el castellano, especialmente si pronuncien las letras “ll” y “y” diciendo “ey-she” como se hace allá (o “a-shá”). ¿Por qué invertimos tanto dinero y tiempo y esfuerzo en organizar un evento así?

Quizás hay varias razones, pero una clave es porque es un vistazo del reino de Dios. ¡Lo que nos une es más importante que lo que nos divide! Nuestro llamamiento no es “aguantar” a personas diferentes o culturas, ¡es colaborar juntos, siendo estirados y desafiados por los demás, y disfrutando toda esa experiencia loca! No significa que vamos a estar de acuerdo siempre o que no vamos a enfrentar algunos malos entendidos. Pero si Cristo es nuestro enfoque, podemos alabar juntos.

¿Qué opinan? Quiero escuchar de ustedes. Pero primero, una reflexión de una visión de Juan en Apocalipsis 7:9-10:

“Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero…y clamaban a gran voz, diciendo: ¡La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero!”

¿Nos enfocamos en lo que nos diferencia o en lo (o en Él) que nos une?

A %d blogueros les gusta esto: