Archivo del sitio

Un Cambio en Querétaro

En abril de 2018, cuatro misioneras de culturas diferentes llegaron a la ciudad de Querétaro, México como parte de la iniciativa Génesis.  Dos años después, muchas familias – y ellas también – han sido cambiadas.  En el futuro estaremos publicando algunos testimonios escritos mostrando el impacto allí.  Pero hoy recibimos de ellas un video (enlace abajo) que han producido y que nos puede dar un sabor hermoso de lo que Dios ha hecho en estos dos años.  Damos gracias a Dios por su fidelidad, y a Maritza, Jhoselyn, Marielos, y Marlene por decir “sí” al llamado de Él.

Génesis Mesoamérica, Querétaro

 

Soñando de nuevo

Called to Serve – Dominica 2015

Vuelve a Casa

El siguiente video me recuerda de la gracia que nunca merecemos, pero que nuestro Padre nos ofrece gratuitamente.  Por eso se llama gracia.

También me da esperanza cuando sigo orando por mi familia que no conoce a Jesús.  Dios Padre, ¡que tus hijos vuelvan pronto a ti!

Misiones es Ir, Orar, y Dar

El Testimonio de Manuel

En nuestro ministerio muchas veces podemos olvidar la razón por la cual existimos, la razón por la cual trabajamos tan fuerte e invertimos en la gente.  Este testimonio me recordó hoy de la transformación que hace Cristo en la vida de nosotros.  ¡Celebra este testimonio de un narcotraficante que encontró a Jesús – o mejor dicho, un testimonio de un Jesús que encontró a este narcotraficante!

El Testimonio de Manuel

“Esperando Tu Voz”

En las últimas dos semanas hemos hablado de Navidad y Adviento, y sobre la necesidad de esperar en Dios.  Navidad es un tiempo de música también, entonces quiero compartir una canción que me ha bendecido en estos días y habla de este mismo tema.  Nunca pensé antes que tenía que ver con Navidad, pero ahora sí.  Se llama “Esperando tu Voz,” escrito por la cantante y compositora ecuatoriana Paulina Aguirre, quien ganó el premio Grammy por álbum de música cristiana.  Espero que te enseñe y te bendiga.

“Esperando Tu Voz” por Paulina Aguirre

“Como no puedo hablar

no sé cómo explicar,

intercedes tú por mí

Si no sé cómo andar,

ni el camino encontrar,

tu mano me sostendrá.

Ven háblame, ven siéntate

que quiero estar contigo

Sin ti la vida no es lo mismo…

Ven háblame que aquí estoy

Esperando tu voz”

¿Cuál es Nuestra Motivación?

¿Cuál es nuestra motivación para ir al campo trans-cultural? En mis años de ministerio, he descubierto que varios candidatos han solicitado ser misioneros para cumplir diversos deseos, entre los cuales:

  • Ser reconocido en la iglesia
  • Escaparse de la realidad difícil de su familia, comunidad o país
  • Encontrar a un novio(a) o esposo(a)
  • Obtener una visa o ciudadanía de otro país
  • Viajar y aventurarse mucho
  • Cumplir el deseo o “profecía” de algún pariente o pastor

Hay muchas más motivaciones incorrectas con las cuales podemos salir al campo misionero equivocadamente.  ¿Cuáles son las que has visto más en tu ministerio o en la gente que te rodea?

Dejar su tierra por años y llevar fruto que permanezca en el campo trans-cultural requiere que el misionero posea una pasión ferviente y una motivación incansable.  ¿Pero cuál es este impulso fuerte que nos llama a la mies?

“El Señor…no quiere que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).

Si Su deseo es rescatar a todos, si la motivación de Dios es que todos lo conozcan, si la pasión del Señor es que ninguno perezca…¿acaso no debe ser nuestra única motivación también?

Mira este video.  Nuestra misión ya es Su misión.  La pasión de Dios debe ser la nuestra.  Cuando salimos al campo trans-cultural, que poseamos Su motivación pura y que nos unamos a Él en Su búsqueda anhelante de todo pueblo y nación.

A %d blogueros les gusta esto: