Archivo de la categoría: El Misionero Nazareno

Conozcamos al Dr. Brent Hulett

Hace algunos meses tuve el privilegio de conocer al nuevo encargado de Movilización para Misiones Globales en nuestra denominación, el Dr. Brent Hulett.  Oficialmente su título es: Coordinador de “Engaging and Equipping” para la Iglesia del Nazareno.  El Dr. Brent se ha tomado un tiempo para compartir su testimonio y darnos un reto en el siguiente video.  Espero que esto te ayude a conocerle un poco, pero también te pido que lo compartas con personas que quieran saber más sobre misiones.

Doy gracias a Dios por Brent y por otros líderes que están guiándonos en la visión de enchufar y equipar a todas nuestras iglesias alrededor del mundo.

Tres Eventos Misioneros Impactan La República Dominicana

En los tres meses pasados, varios distritos de la República Dominicana organizaron eventos que impactaron las comunidades y las iglesias que participaron.

Habiendo visto cómo muchas iglesias han dejado de trabajar en la misión de hacer discípulos, la misionera patrocinada Sugey Barrón organizó junto con su equipo de líderes una “Máxima Misión SIN LÍMITES” los días 6 y 7 de septiembre en Bella Vista, Santiago.  El objetivo fue movilizar a las iglesias de la ciudad y compartir el mensaje de salvación de formas creativas.20190916_151827.jpg

38 participantes de todo el país se sumaron al trabajo de la Iglesia “Nueva Vida”, una congregación con un deseo profundo de ser una iglesia viva y reflejar a Jesús.  Juntos, los obreros tomaron el reto de impactar un barrio llamado: “Cerro del Papatín”, conocido en la ciudad por su ambiente de delincuencia y pobreza.

20190907_110724.jpg

Sin tomar en cuenta las limitaciones humanas, planearon con fe e impactaron la comunidad con un evento artístico, deportes, charlas, limpieza en las calles, actividades para niños, compartiendo alimentos, y evangelizando casa por casa, así como en las calles y comercios.  Sembraron la palabra en más de 200 personas, visitaron 50 casas, y con las diferentes actividades se convirtieron cerca de 70 personas.

20190906_210632.jpg

Sugey comparte que Dios superó todas las expectativas del equipo y que los participantes salieron del evento creyendo y declarando el lema: ¡NO TE LIMITES!

Tres semanas después, 500 nazarenos del Distrito Oriental de República Dominicana realizaron un culto que se llamó: “Comprometido con la Misión”.  El Pastor Ramón Joseph explica que ese evento es una celebración que se realiza cada año desde el 2010, con el propósito de motivar a la Iglesia a cumplir con el mandato de Jesucristo y la Iglesia del Nazareno: “Hacer discípulos semejantes a Cristo en las naciones”. El 29 de septiembre todo el distrito fue convocado para reafirmar su compromiso y llevar a cabo esa misión.

Durante tal evento, se celebró un bautismo masivo, se recibieron docenas de miembros en plena comunión, y se compartió la Santa Cena.  Los miembros presentes también tuvieron el privilegio de orar y enviar por primera vez a su propia misionera, Elba Isabel Duson, quien ahora está sirviendo con Génesis en Quetzaltenango, Guatemala.  Todos se gozaron al final cuando cerraron la actividad con una orquesta de nombre: Revelación Maranatha.

Un poco más de un mes después, del 1 al 4 de noviembre, el Distrito Sur realizó su primera Máxima Misión, con el título: “REEDIFICA”. El objetivo principal fue reabrir una iglesia y templo cerrados desde hace mucho tiempo en el sector 2C de la ciudad de Azua. 27 participantes asistieron, habiendo viajado desde los cinco distritos de República Dominicana, y contaron con el respaldo y ayuda del Superintendente Luis Daniel Pérez, los presidentes distritales de los diferentes departamentos y la tesorera del distrito.

78453583_788384084960980_1704060916439449600_n.jpg

Wendy Carolina Rivera, Coordinadora Nacional de Misiones Globales, informa que se alcanzaron a 75 familias en el evangelismo casa por casa, se beneficiaron 44 familias con despensas de comida, 31 con kits de higiene, y también se ofrecieron charlas para  adolescentes y mujeres a quienes se les brindaron faciales, manicuras, pintura de uñas, y mucho más.

78357438_548038096028287_4568735426344386560_n (1)

Los jóvenes y hombres adultos de la comunidad recibieron cortes de pelo y meriendas gratis, mientras se organizaban torneos deportivos de recreación.

Otro grupo de nazarenos incansables invirtieron su tiempo en los niños del sector, impartiendo clases bíblicas, lavando cabellos, cortando uñas, jugando, e involucrándose en manualidades también.

En los tres días, ¡el equipo además logró pintar 2 casas de la comunidad!

76778253_722167904950170_3713955128198299648_n

 

Al final, un aproximado de 25 personas recibió a Jesús como su salvador personal para la gloria de Dios y más de 14 personas empezaron un seguimiento y discipulado. Rivera comunica que la comunidad fue muy receptiva al evangelio y, al escuchar que se estaba reabriendo la iglesia, ¡se alegraron y muchos dijeron que volverían a congregarse!

Es asombroso ver cómo Dios está movilizando su Iglesia en la República Dominicana.  ¡Por favor sigue orando para que más y más personas decidan involucrarse en la misión del Señor en este país!

Levanta Los Ojos

Por: Joselyn García, Misionera de Génesis en la Ciudad de Panamá

“Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega” (Juan 4:35).

Jesús recurría a términos de la vida diaria de los hebreos, como en el caso de la actividad agrícola, para acercar el mensaje. A través de este pasaje, Jesús intentó enseñarles a los discípulos cómo discernir una oportunidad para extender el reino.

Discernir que un campo estaba listo para la siega no era la especialidad de unos pocos entendidos en el tema. El color dorado de miles de espigas claramente indicaba a todos los que pasaban por allí que había llegado la época de la cosecha. Pero para verlo era necesario un detalle: alzar los ojos.

Quiero contarte la historia de Judith, una nueva creyente en Carrasquilla, Ciudad de Panamá. Judith es una señora muy servicial y activa, y la veíamos cada semana cuando íbamos por sus vecinitos para el club infantil.  A veces no estaba de buen humor; siempre la saludábamos, pero no habíamos tenido una conversación más profunda con ella.  Así pasaron algunos meses.Judith3.jpeg

Tomando en cuenta Juan 4, podríamos decir que no habíamos levantado nuestros ojos para ver que había una oportunidad alrededor nuestro. ¡Podemos estar pasando a un lado del campo y no percatarnos de la cosecha!

Un día la conversación con ella se dio en medio de un tiempo de dificultad en la comunidad.  Había caído una gran tormenta, y nosotros decidimos visitar cada familia, orar con ellos, y entregar una despensa.

A partir de esto, nuestra relación con Judith creció.  Le compartimos de Jesús, y comenzamos el discipulado en su casa.  Ella ha crecido mucho.  Es una mujer que nos cuenta cómo su vida ha sido transformada por Cristo y cómo ha dejado atrás acciones y actitudes que no agradaban a Dios.  Hace unos días atrás, dio un paso más de fe. ¡Se bautizó!Judith.jpeg

Damos gracias a Dios por su vida, y lo que seguirá haciendo en ella.

El Espíritu Santo es quien nos ayuda y nos guía, pero muchas veces como iglesia hemos perdido infinidad de oportunidades para compartir el evangelio.  Levantar los ojos es un acto de voluntad.  Decidamos mirar el mundo con los ojos de Cristo, pues Él ha dicho en su Palabra que la cosecha está lista.

Que nuestra oración sea: Señor, danos visión.  Cuenta con nosotros.  Cuenta con nuestras manos para levantar la cosecha.  Levanta nuestros ojos para que podamos ver más allá del rostro de la gente con la que nos cruzamos.  Ayúdanos a ver su corazón.

Judith2.jpeg

 

Las Dos Caras De La Luna

Por: Marleidy Sánchez, Misionera de Génesis en Panamá

En la vida, la mayoría de las cosas de las que obtenemos mayor aprendizaje son de las derrotas, de las circunstancias complicadas y de aquello que no sale como hubiéramos esperado.  Creo que si recibiéramos todo tan fácil y lo obtuviéramos tal y como lo pensamos, nos perderíamos del valor del esfuerzo, la constancia y sobre todo de la paciencia. Marleidy selfie niños.jpg

Hay una reflexión del autor Pablo Latapí Sarre donde se compara la vida docente con las dos caras de la luna.  En el lado oscuro menciona todas las dificultades y problemas que uno enfrenta, y en el lado luminoso el mayor de los placeres: ver al alumno aprender.

Cuando leía nuevamente este escrito pensaba ahora en la labor misionera.  Todo misionero enfrenta muchas cosas que en el momento parecieran no tener sentido. En el lado oscuro podría mencionar las dificultades en el campo: el choque cultural al encontrarnos en un país distinto al nuestro, los límites en los recursos económicos, la falta de interés de las personas en recibir el mensaje, o aún si reciben el mensaje la falta de interés para crecer en su vida espiritual, etc. Si enfocamos nuestra mente en esta parte, nos podemos perder de lo hermosa que es la parte luminosa. Niños cajas.jpg

¿Qué podemos decir sobre el lado luminoso? En todo el tiempo que hemos estado sirviendo en Panamá he visto muchas luces: niños y adultos escuchando de Jesús e invitándolo a su vida, la Palabra transformando vidas y cambiando las mentes y corazones, las personas dejando su vida pasada y comenzando a llevar una nueva vida en Cristo, una Iglesia reuniéndose cada domingo por la mañana para alabar a Dios en un lugar donde hace meses no había nada. En el ministerio habremos de pasar por luces y sombras.  Confiar en las promesas de Dios nos hace creer que, en medio de la dificultad, Él tiene control.

Hay una frase que encaja perfecto en esto: “No olvides en la oscuridad lo que Dios te mostró en la luz.” Las sombras son parte del ministerio y parte también de nuestro crecimiento.  Cuando todo lo que hacemos lo hacemos con amor, estamos seguros de que (en las palabras de Latapí Sarre) “las luces superan a las sombras, y sabemos que la luna es decididamente luminosa y bella.”

“Porque en ti está la fuente de la vida; en tu luz vemos la luz” (Salmo 36:9).

Niños en fila.jpg

 

Seis Misioneros Capacitados para Llevar un Génesis a Dos Ciudades

Por: Alejandra García

El 29 de septiembre de 2019 los nuevos misioneros con asignación en Génesis llegaron a Santo Domingo, República Dominicana para su entrenamiento antes de salir al campo.  Después de haber aprovechado el entrenamiento virtual, estas cuatro semanas fueron el último paso de preparación para la tarea que van a desempeñar: plantar nuevas iglesias en Monterrey, México y Quetzaltenango, Guatemala.75271515_2430500563712655_1334343848062615552_n

Oscar Isem Quej (de Guatemala), Elba Duson (de República Dominicana), Teresa De cuesta García (de México), Diana González (de El Salvador), Edgar Daniel Santiago y Andrea López (ambos de México) trajeron consigo corazones llenos y rebosantes de gozo, mucho amor para dar a su prójimo, ansias por llevar las buenas nuevas de salvación a los necesitados, el deseo de ver vidas transformadas por medio de Cristo y  ser usados para la gloria de Dios, y lo mejor, la convicción de haber sido obedientes y decir “Sí” al Señor.

Una vez que terminaron sus clases sobre Misión Urbana, Plantación de Iglesias, Antropología Misionera, Cuidado Personal, Trabajo en Equipo, y muchas más,  salieron el 25 de octubre hacia Monterrey y Quetzaltenango con muchas herramientas útiles y conocimientos nuevos para poder servir en su ministerio transcultural.  Aprendieron mucho, y más que eso, están seguros de que han tomado la mejor decisión: ¡servir a nuestro Dios!

Conozcamos algunos de sus testimonios:

Elba: “En este tiempo de entrenamiento y convivencia con mis compañeros del Proyecto Génesis, el Señor confirmó más fuertemente ese llamado especial que hace alrededor de 4 años había puesto en mi corazón. Cada uno de los temas tratados fueron de gran importancia para llevar a cabo la obra que nos ha sido entregada. Luego de finalizar este tiempo, estoy más convencida de lo que Dios quiere hacer por medio de nuestra obediencia en aquella ciudad.”

Oscar: “Agradezco a Dios por el tiempo del entrenamiento en República Dominicana porque fue de mucha bendición y ayuda. Doy gracias a Él por todos los facilitadores que nos impartieron los cursos, los momentos de evangelismo y las oraciones de Scott y Emily Armstrong, la ayuda y cuidado de Gary y Naomi Faucett y Alejandra García.  Me siento más preparado luego de ver cómo Dios me está guiando y dando sabiduría para el trabajo en el ministerio misionero. Siento gozo de formar parte de esta misión.”

Diana: “El tiempo de entrenamiento fue muy bendecido y lleno de retos. Sobre todo, Dios habló a mi corazón sobre el amor e interés que tiene por la ciudad. A veces, cuando pensamos en la ciudad vemos abundancia material, vidas ocupadas, individualismo, o personas viviendo su vida como ellos quieren, pero ahora agradezco a Dios la oportunidad de servir en la ciudad compartiendo la esperanza que Jesús nos da.”

Teresa: Sin duda alguna ha sido un tiempo de mucha bendición, lleno de enseñanzas, risas, aprendizaje, lágrimas, pero sobre todo de retos.  Durante este mes Dios ha tocado mi corazón, me ha hecho ver que el Génesis comienza conmigo. Él ha derribado por completo los muros y ahora ha comenzado a construir una nueva ciudad, una nueva vida, reconfortada y con la visión de predicar el mensaje de salvación, estoy segura de que Dios ya está trabajando en los corazones y que estos dos años serán de bendición para Xela.”

Daniel y Andrea: “Desde que llegamos todo era distinto, comenzamos a extrañar varias cosas del sur de México, y Dios nos mostró de una manera sorprendente lo que Él quería para nuestras vidas en cada uno de los temas.  Cuando hicimos la actividad de la urbanización pudimos ver muy marcada la diferencia de clases que hay en la ciudad, y nos impresionó ver la cantidad de casas y personas viviendo en los edificios. Ver la falta de agua y las condiciones higiénicas también fue impactante, ya que el medio que transporta la basura no pasa por ese lugar. En este mes, tocamos vidas, y tenemos la seguridad que la semilla fue sembrada en sus corazones y que Dios seguirá tratando con ellos”.

76762622_2398626683713206_4071879294417108992_n.jpgDemos gracias a Dios por la vida de cada misionero.  Oremos por sus ministerios en los siguientes dos años. ¡Y qué Dios traiga un Génesis a Monterrey y Quetzaltenango!

 

3 Conceptos Comúnmente Erróneos Sobre Los Misioneros

*El siguiente artículo fue publicado originalmente por Ardeo Global en:

https://www.ardeo.org/blog/2019/8/21/3-common-misconceptions-about-missionaries

Creemos que para ayudarte a obtener algo de claridad en tus próximos pasos en lo que respecta al trabajo misionero, debes saber qué conceptos erróneos existen sobre la vida misionera. Las siguientes son tres cosas que nuestra cultura malinterpreta acerca de lo que es ser un misionero.

1.) Ser misionero es una posición, no un llamado.

Hay una gran diferencia entre tener la vocación y tener el llamado. La vocación está centrada en lo que se hace, es la descripción del trabajo. Es la vista panorámica de tu propósito. Sin embargo, el llamado es más profundo, es el regalo que solo tú puedes darle al mundo. El llamado es cómo se viste tu vocación.

Por ejemplo, la vocación de alguien puede ser dedicarse a la docencia, sin embargo, ¡su llamado puede ser completamente diferente a su vocación! Puede sentirse atraído por la enseñanza pero el propósito dado por Dios no es solo enseñar, es darle a los niños un lugar seguro donde puedan crecer y convertirse en lo que están destinados a ser. El llamado va mucho más allá de la posición que desempeñamos.

adult-baby-care-226618

De la misma forma, una persona que sirve en las misiones en un sitio extranjero puede tener el título de “misionero” pero su propósito está arraigado y basado en algo mucho más profundo. Quizás sea darles de su tiempo a las mujeres maltratadas para que así ellas sepan que son dignas de ser amadas. Tal vez sea orar por los enfermos en las calles, mirándolos a los ojos y comunicándoles que son conocidos por el Padre. O quizás es ayudar a otros a conectarse con Dios a través de la adoración. Sea lo que sea, la realidad es que tienes algo que solo tú puedes darle al mundo. Ser misionero no es necesariamente vivir según tu propósito. Profundizar sobre lo que fuiste creado para ser, también es la manera de vivir guiado por tu propósito.

Esto no niega que Dios nos llama a una misión específica en el campo. Aun así, es importante reconocer que ser misionero no cumple completamente con tu llamado.

El Padre tiene algo mucho más profundo para que tú lo descubras. ¿Estás emocionado por saber qué es?

2.) No verás milagros todos los días.

Cuando la gente piensa en la vida que debe llevar un misionero, piensan en el movimiento evangélico más grande que se puedan imaginar. Visualizan a los misioneros orando constantemente por las personas, viendo a la gente sanar y observando a las personas aceptar a Jesús como su Salvador sin parar. Ven avivamientos en carpas que viajan de ciudad en ciudad, demonios siendo arrojados a diestra y siniestra. Se imaginan el libro de los Hechos anunciado en tiempo real.

A decir verdad, ser misionero puede ser decepcionante algunas veces. Mucha gente va al campo misionero con una gran expectativa de que van a ver a la gente correr hacia Jesús en masa. Sin embargo, con frecuencia suele suceder que es una batalla simplemente lograr que las personas se presenten a reuniones de café preparadas para hablar acerca de la Biblia.

¡Qué no se malentienda! Los milagros si ocurren en el campo misionero pero ¿por qué hay más expectación por ver milagros en las misiones de sitios extranjeros que en tu propia vida, ahí donde estás ahora? Dejemos esa pregunta para que cada quien la medite por su cuenta.

Los milagros si suceden en el campo misionero, y generalmente ocurren después de mucha oración y de pasar tiempo con el Padre. Con frecuencia, después de una temporada de sequía en el ministerio, un misionero aprende en verdad lo que es una dependencia total de Dios. Todo el trabajo que esperamos ver en la vida de las personas ha sido hecho por Él en la cruz muchos años atrás. Depende de Él llevar a cabo su increíble misterio a través de nosotros en el campo misionero. La única forma en que podemos verlo hacer lo que anhela es a través de la intimidad con Él.

Lo que nos lleva al punto 3.

3.) Los misioneros son realmente muy especiales y santos.

Esta es probablemente una de las peores mentiras que creemos acerca de cualquier posición ministerial. Tal vez pienses: no creo que los misioneros sean más santos que yo” y sin embargo vale la pena decir que muy en el fondo hay un poco de temor en la idea de ser misionero porque no te sientes a la altura. ¿Por qué no estarías a la altura si todos estamos en el mismo plano ante Dios?

Donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.” Col.3:11

¡El mismo espíritu que está en ti estaba en la Madre Teresa y en Pablo! Buenas noticias, no hay presión de ningún tipo. No tienes  que igualar a nadie. Solo tienes que vivir para ti mismo. No tienes que llenar los zapatos de nadie. ¡Solo usa tus zapatos!

Elegir participar en misiones a largo plazo es una decisión muy importante. Saber que hay un llamado más profundo que simplemente ser misionero, que los milagros no suceden todos los días, y que los misioneros no son personas especiales, puede ayudarte a darte cuenta que tú lo puedes hacer.

Misioneros en Paraguay Sacrifican sus Sueños por Seguir a Dios

Yoan y Astrid Camacaro recientemente aceptaron el llamado a ser misioneros en Paraguay para la Iglesia del Nazareno después de servir como pastores en Ecuador por más de cinco años.

Aunque son humildes y están dispuestos a ir a donde Dios los guíe, su llamado a las misiones no pasó de la noche a la mañana. 

Yoan creció en Venezuela en la comunidad desfavorecida de Andrés Bellos. Comenzó a asistir a la Iglesia del Nazareno al entrar a la adolescencia y se involucró en muchos aspectos de la iglesia.

Camacaros.png

Desde que era niño, el sueño de Yoan era ser un jugador profesional de béisbol y sacar a su familia de la pobreza. Su abuela le dio un guante de béisbol como regalo cuando era joven, y su familia rápidamente se dio cuenta de que era muy talentoso. 

Mientras iba creciendo, iba mejorando y era observado por los cazatalentos profesionales. Un día, recibió una llamada telefónica de los Atlanta Braves, quienes le hicieron una oferta para firmar un contrato para ir a Estados Unidos a jugar béisbol. Ese mismo día, recibió una llamada de su superintendente de distrito local quien creía que Yoan tenía un don para el ministerio y le sugirió que asistiera al Seminario Nazareno en Quito, Ecuador. 

Sin saber qué hacer, Yoan fue a su Biblia y encontró el versículo en Mateo 6:33: “Pero busca primero su reino y su justicia, y todo lo demás será añadido”.

En ese momento, Yoan sabía lo que tenía que hacer. Rechazó la oferta de jugar béisbol profesional, y fue al seminario. 

Durante su tiempo en el seminario, Yoan conoció a su esposa, Astrid, quien nació en un hogar cristiano en Ecuador y sintió el llamado al ministerio a los 15 años. 

Mientras crecía, Astrid se desempeñó como líder de jóvenes y maestra de escuela dominical. Ella tiene una fuerte pasión por el discipulado y el mentoreo de jóvenes para involucrarlos en el ministerio y las misiones.

Desde entonces, han terminado el seminario; se casaron en 2011 y vivieron en Venezuela por un tiempo donde nació su hijo, Yared. Yoan también está cursando actualmente una maestría en estudios interculturales en el Seminario Nazareno de las Américas en Costa Rica.

En 2013, los Camacaros plantaron una iglesia en Ibarra, Ecuador, donde han pastoreado hasta su reciente llamado a las misiones. 

“Estamos muy contentos de comenzar esta nueva aventura y servir a Dios con amor y pasión”, dijo Yoan. “Sabemos que vienen grandes cosas para el país de Paraguay y estamos listos para desarrollar estrategias de crecimiento”.

Ahora, Yoan espera que Dios use a su hijo para cumplir su sueño de convertirse en un jugador de béisbol profesional. 

Manos a la Obra

Saber qué es misión y estar en misión son cosas muy diferentes. Para estar en misión se requiere tener iniciativa, pero sobre todo se necesita un corazón servicial y dispuesto a trabajar en respuesta al amor de Dios.

ac8c855e-7ffb-4085-bedc-cd8e5da41275.jpg

Durante una semana (del 23 al 30 de junio), once jóvenes nazarenos trabajamos con mucha disposición para apoyar la construcción del Centro de Formación Misionera en las instalaciones del Seminario Nazareno ubicado en Santo Domingo, República Dominicana. Estuvimos acompañados por algunos miembros de la Primera Iglesia del Nazareno en Bethany, Oklahoma, EE. UU., y fuimos liderados por los coordinadores de Trabajo y Testimonio en el país, AJ y Chelsea Fry.  También contamos con la participación de Wendy Rivera, como coordinadora de Misiones Globales en el país.

f1c69268-d6ca-4fb6-841e-6eae1c77e63e.JPG

Además de apoyar con la construcción, colaboramos en la realización de escuelitas bíblicas de verano de dos iglesias nazarenas, cuyos templos están ubicados cerca del seminario. Ahí tuvimos la oportunidad de ministrar a más de 150 niños. Nuestra intención fue trabajar para Dios y entendimos que al hacerlo serviríamos al Señor con todo el corazón por medio de servir a otros.

IMG_0942.jpg

Tuvimos momentos de trabajo intenso en la construcción, también de gozo mientras compartíamos con los niños de las iglesias, y disfrutamos mucho el tiempo que como equipo pudimos pasar en comunión con Dios y unos con otros. Estamos agradecidos por lo que Dios hizo en nuestras vidas, también por lo que seguirá haciendo; ésta fue una experiencia inolvidable y de gran bendición.  Sin embargo, espero que no solo sea una experiencia, sino que sea un impulso y que, donde nos encontremos, continuemos trabajando para el Señor, ¡manos a la obra!

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

–Yerys Amador, voluntario de Trabajo y Testimonio en República Dominicana.

A %d blogueros les gusta esto: