Archivo de la categoría: El Misionero Nazareno

3 Conceptos Comúnmente Erróneos Sobre Los Misioneros

*El siguiente artículo fue publicado originalmente por Ardeo Global en:

https://www.ardeo.org/blog/2019/8/21/3-common-misconceptions-about-missionaries

Creemos que para ayudarte a obtener algo de claridad en tus próximos pasos en lo que respecta al trabajo misionero, debes saber qué conceptos erróneos existen sobre la vida misionera. Las siguientes son tres cosas que nuestra cultura malinterpreta acerca de lo que es ser un misionero.

1.) Ser misionero es una posición, no un llamado.

Hay una gran diferencia entre tener la vocación y tener el llamado. La vocación está centrada en lo que se hace, es la descripción del trabajo. Es la vista panorámica de tu propósito. Sin embargo, el llamado es más profundo, es el regalo que solo tú puedes darle al mundo. El llamado es cómo se viste tu vocación.

Por ejemplo, la vocación de alguien puede ser dedicarse a la docencia, sin embargo, ¡su llamado puede ser completamente diferente a su vocación! Puede sentirse atraído por la enseñanza pero el propósito dado por Dios no es solo enseñar, es darle a los niños un lugar seguro donde puedan crecer y convertirse en lo que están destinados a ser. El llamado va mucho más allá de la posición que desempeñamos.

adult-baby-care-226618

De la misma forma, una persona que sirve en las misiones en un sitio extranjero puede tener el título de “misionero” pero su propósito está arraigado y basado en algo mucho más profundo. Quizás sea darles de su tiempo a las mujeres maltratadas para que así ellas sepan que son dignas de ser amadas. Tal vez sea orar por los enfermos en las calles, mirándolos a los ojos y comunicándoles que son conocidos por el Padre. O quizás es ayudar a otros a conectarse con Dios a través de la adoración. Sea lo que sea, la realidad es que tienes algo que solo tú puedes darle al mundo. Ser misionero no es necesariamente vivir según tu propósito. Profundizar sobre lo que fuiste creado para ser, también es la manera de vivir guiado por tu propósito.

Esto no niega que Dios nos llama a una misión específica en el campo. Aun así, es importante reconocer que ser misionero no cumple completamente con tu llamado.

El Padre tiene algo mucho más profundo para que tú lo descubras. ¿Estás emocionado por saber qué es?

2.) No verás milagros todos los días.

Cuando la gente piensa en la vida que debe llevar un misionero, piensan en el movimiento evangélico más grande que se puedan imaginar. Visualizan a los misioneros orando constantemente por las personas, viendo a la gente sanar y observando a las personas aceptar a Jesús como su Salvador sin parar. Ven avivamientos en carpas que viajan de ciudad en ciudad, demonios siendo arrojados a diestra y siniestra. Se imaginan el libro de los Hechos anunciado en tiempo real.

A decir verdad, ser misionero puede ser decepcionante algunas veces. Mucha gente va al campo misionero con una gran expectativa de que van a ver a la gente correr hacia Jesús en masa. Sin embargo, con frecuencia suele suceder que es una batalla simplemente lograr que las personas se presenten a reuniones de café preparadas para hablar acerca de la Biblia.

¡Qué no se malentienda! Los milagros si ocurren en el campo misionero pero ¿por qué hay más expectación por ver milagros en las misiones de sitios extranjeros que en tu propia vida, ahí donde estás ahora? Dejemos esa pregunta para que cada quien la medite por su cuenta.

Los milagros si suceden en el campo misionero, y generalmente ocurren después de mucha oración y de pasar tiempo con el Padre. Con frecuencia, después de una temporada de sequía en el ministerio, un misionero aprende en verdad lo que es una dependencia total de Dios. Todo el trabajo que esperamos ver en la vida de las personas ha sido hecho por Él en la cruz muchos años atrás. Depende de Él llevar a cabo su increíble misterio a través de nosotros en el campo misionero. La única forma en que podemos verlo hacer lo que anhela es a través de la intimidad con Él.

Lo que nos lleva al punto 3.

3.) Los misioneros son realmente muy especiales y santos.

Esta es probablemente una de las peores mentiras que creemos acerca de cualquier posición ministerial. Tal vez pienses: no creo que los misioneros sean más santos que yo” y sin embargo vale la pena decir que muy en el fondo hay un poco de temor en la idea de ser misionero porque no te sientes a la altura. ¿Por qué no estarías a la altura si todos estamos en el mismo plano ante Dios?

Donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.” Col.3:11

¡El mismo espíritu que está en ti estaba en la Madre Teresa y en Pablo! Buenas noticias, no hay presión de ningún tipo. No tienes  que igualar a nadie. Solo tienes que vivir para ti mismo. No tienes que llenar los zapatos de nadie. ¡Solo usa tus zapatos!

Elegir participar en misiones a largo plazo es una decisión muy importante. Saber que hay un llamado más profundo que simplemente ser misionero, que los milagros no suceden todos los días, y que los misioneros no son personas especiales, puede ayudarte a darte cuenta que tú lo puedes hacer.

Misioneros en Paraguay Sacrifican sus Sueños por Seguir a Dios

Yoan y Astrid Camacaro recientemente aceptaron el llamado a ser misioneros en Paraguay para la Iglesia del Nazareno después de servir como pastores en Ecuador por más de cinco años.

Aunque son humildes y están dispuestos a ir a donde Dios los guíe, su llamado a las misiones no pasó de la noche a la mañana. 

Yoan creció en Venezuela en la comunidad desfavorecida de Andrés Bellos. Comenzó a asistir a la Iglesia del Nazareno al entrar a la adolescencia y se involucró en muchos aspectos de la iglesia.

Camacaros.png

Desde que era niño, el sueño de Yoan era ser un jugador profesional de béisbol y sacar a su familia de la pobreza. Su abuela le dio un guante de béisbol como regalo cuando era joven, y su familia rápidamente se dio cuenta de que era muy talentoso. 

Mientras iba creciendo, iba mejorando y era observado por los cazatalentos profesionales. Un día, recibió una llamada telefónica de los Atlanta Braves, quienes le hicieron una oferta para firmar un contrato para ir a Estados Unidos a jugar béisbol. Ese mismo día, recibió una llamada de su superintendente de distrito local quien creía que Yoan tenía un don para el ministerio y le sugirió que asistiera al Seminario Nazareno en Quito, Ecuador. 

Sin saber qué hacer, Yoan fue a su Biblia y encontró el versículo en Mateo 6:33: “Pero busca primero su reino y su justicia, y todo lo demás será añadido”.

En ese momento, Yoan sabía lo que tenía que hacer. Rechazó la oferta de jugar béisbol profesional, y fue al seminario. 

Durante su tiempo en el seminario, Yoan conoció a su esposa, Astrid, quien nació en un hogar cristiano en Ecuador y sintió el llamado al ministerio a los 15 años. 

Mientras crecía, Astrid se desempeñó como líder de jóvenes y maestra de escuela dominical. Ella tiene una fuerte pasión por el discipulado y el mentoreo de jóvenes para involucrarlos en el ministerio y las misiones.

Desde entonces, han terminado el seminario; se casaron en 2011 y vivieron en Venezuela por un tiempo donde nació su hijo, Yared. Yoan también está cursando actualmente una maestría en estudios interculturales en el Seminario Nazareno de las Américas en Costa Rica.

En 2013, los Camacaros plantaron una iglesia en Ibarra, Ecuador, donde han pastoreado hasta su reciente llamado a las misiones. 

“Estamos muy contentos de comenzar esta nueva aventura y servir a Dios con amor y pasión”, dijo Yoan. “Sabemos que vienen grandes cosas para el país de Paraguay y estamos listos para desarrollar estrategias de crecimiento”.

Ahora, Yoan espera que Dios use a su hijo para cumplir su sueño de convertirse en un jugador de béisbol profesional. 

Manos a la Obra

Saber qué es misión y estar en misión son cosas muy diferentes. Para estar en misión se requiere tener iniciativa, pero sobre todo se necesita un corazón servicial y dispuesto a trabajar en respuesta al amor de Dios.

ac8c855e-7ffb-4085-bedc-cd8e5da41275.jpg

Durante una semana (del 23 al 30 de junio), once jóvenes nazarenos trabajamos con mucha disposición para apoyar la construcción del Centro de Formación Misionera en las instalaciones del Seminario Nazareno ubicado en Santo Domingo, República Dominicana. Estuvimos acompañados por algunos miembros de la Primera Iglesia del Nazareno en Bethany, Oklahoma, EE. UU., y fuimos liderados por los coordinadores de Trabajo y Testimonio en el país, AJ y Chelsea Fry.  También contamos con la participación de Wendy Rivera, como coordinadora de Misiones Globales en el país.

f1c69268-d6ca-4fb6-841e-6eae1c77e63e.JPG

Además de apoyar con la construcción, colaboramos en la realización de escuelitas bíblicas de verano de dos iglesias nazarenas, cuyos templos están ubicados cerca del seminario. Ahí tuvimos la oportunidad de ministrar a más de 150 niños. Nuestra intención fue trabajar para Dios y entendimos que al hacerlo serviríamos al Señor con todo el corazón por medio de servir a otros.

IMG_0942.jpg

Tuvimos momentos de trabajo intenso en la construcción, también de gozo mientras compartíamos con los niños de las iglesias, y disfrutamos mucho el tiempo que como equipo pudimos pasar en comunión con Dios y unos con otros. Estamos agradecidos por lo que Dios hizo en nuestras vidas, también por lo que seguirá haciendo; ésta fue una experiencia inolvidable y de gran bendición.  Sin embargo, espero que no solo sea una experiencia, sino que sea un impulso y que, donde nos encontremos, continuemos trabajando para el Señor, ¡manos a la obra!

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

–Yerys Amador, voluntario de Trabajo y Testimonio en República Dominicana.

Operación Rescate

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres(Colosenses 3:23).

Teniendo en mente este versículo, del 20 al 23 de junio, la Iglesia del Nazareno del Distrito Oriental en República Dominicana, realizó su segunda Máxima Misión en tres comunidades necesitadas del pueblo llamado Bayaguana, donde con un corazón dispuesto a servir, alrededor de 50 participantes provenientes de cuatro distritos del país, se reunieron para llevar a cabo esta obra misionera.

IMG_7946.JPG

“Operación Rescate” fue el lema de esta gran actividad, la cual buscaba cumplir con lo dicho por Jesús en Mateo 20:28: “El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” Los participantes se movilizaron para SERVIR y compartir con muchas personas que necesitaban escuchar un mensaje de esperanza.

IMG_7963.JPG

Más de 60 familias fueron bendecidas con la Palabra de Dios y la entrega de alimentos.  Además se compartieron charlas sobre autoestima, se realizó una escuelita bíblica, se  repararon algunas casas, se proyectó una película, y se celebró una campaña evangelística, entre otras actividades que impactaron a los habitantes de Bayaguana. Cuatro personas decidieron aceptar a Jesús como Señor y Salvador de sus vidas, para así empezar a caminar con Él.

IMG_8023.JPG

IMG_8208.JPG

Creemos que éste es el tiempo de que la iglesia se movilice y salga de su zona de confort.  Las necesidades están allá afuera y las almas vagan sin dirección y sin Dios. Se necesitan hombres y mujeres dispuestos a decir: ¡Heme aquí, envíame a mi!

— Elba Isabel Duson, Misiones Globales Distrito Oriental, Rep. Dominicana.     

 

 

Máxima Misión – Honduras, 2019

Del 28 al 30 de junio, la comunidad de La Ceiba en Honduras, un total de 98 personas originarias de México, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Estados Unidos y Honduras, se dieron cita para ser parte de un tiempo de servicio a otros, por medio de una Máxima Misión, la cual incluyó visitas a un asilo y orfanato, evangelismo creativo, escuelita bíblica para niños, entrega de alimentos a familias necesitadas, limpieza en casas, manualidades, clínica de belleza, entre otras actividades. 

B21E6D1B-EE74-47C0-AD5F-96F6FEB0101A.JPG

Los participantes pudieron vivir una experiencia transcultural a través de compartir con sus hermanos y hermanas nazarenas de distintos países, y tuvieron la oportunidad de impactar vidas con el amor de Dios y el mensaje del evangelio. 

Durante este tiempo muchas personas se reconciliaron con Dios y otras aceptaron a Jesús en sus corazones. ¡Gloria al Señor porque Él sigue usando a su Iglesia para cambiar el mundo! 

A continuación te presentamos dos videos donde podrás ver y escuchar las actividades realizadas y también algunos testimonios de los participantes:

 

 

–Luz Jiménez y Karen Pop, Misiones Globales, Área Norcentral.

La Historia de Christina Comienza

Recientemente hemos estado recibiendo los informes de nuestras misioneras que han estado plantando iglesias con la iniciativa Génesis. Ellas han estado sirviendo por más de un año en sus sitios y están empezando a ver una gran cosecha. Acá queremos compartir uno de los testimonios del equipo en Querétaro, México, escrito por Jhoselyn Barrios:

Christina es una jovencita de 22 años, tiene cuatro hermanos; ella y sus hermanos viven con sus padres en Los Olvera, llegaron a este lugar hace un año, antes vivían en otro municipio de Querétaro que se llama Cadereyta. Como familia, ellos tienen un vivero que es su fuente de ingreso económico.

Conocimos a Christina en el Centro de Desarrollo Humano de la comunidad, ahí es donde servimos como voluntarias en las clases que impartimos (computación, alfabetización). Hace algún tiempo nos inscribimos a clases de “Zumba,” con el propósito de conocer más a las mujeres de la comunidad…quizá algunos dirán: ¡qué loco! ¿clases de Zumba?, pero la verdad es que es un buen lugar para conocer personas, reír, generar empatía e iniciar conversación.  

IMG-20190613-WA0009.jpg

Luego de un par de días, Christina se comunicaba más con nosotras, así fue como un día conversando le mencionamos a ella que tendríamos una actividad especial por el día de la mujer y además un taller de belleza. Así fue como Christina comenzó a participar y se involucró en nuestras actividades.

IMG-20190613-WA0008.jpg

Después de relacionarnos más con ella, pudimos agendar una visita a su casa y, para gloria de Dios, ese día ¡toda su familia recibió a Jesús en su corazón!

Hace unas semanas fue el cumpleaños de Christina, y todas fuimos invitadas a comer a su casa, nosotras llevamos el pastel y un regalo para ella, convivimos con la familia y nosotras nos sentimos como en casa cuando les visitamos. Ahora ellos son una de las familias que están recibiendo discipulado para bautismo. ¡Dios está haciendo algo maravilloso en Querétaro!

IMG-20190524-WA0037.jpg

¿No es emocionante ver lo que Dios está haciendo en nuestras ciudades? Por favor ora por Christina y su familia. También ora por los dos equipos de misioneras trabajando en la Ciudad de Panamá y en Querétaro.

 

 

Viaje Misionero – Distrito Sur de México

Viaje Misionero 2019 Distrito Sur de México.jpeg

Jóvenes en Misión – México 2019

56795652_816699002025518_6138362964475904_n.jpg

Para más información escribe a René Gutiérrez Méndez: lohuther78@yahoo.com.mx

 

A %d blogueros les gusta esto: