Archivo de la categoría: Evangelismo

Transforma: Cambia, Evoluciona

El pasado 9, 10 y 11 del mes de marzo, 53 jóvenes originarios de República Dominicana y Haití se unieron para apoyar y participar en la primera Máxima Misión del distrito Oriental de Dominicana en la ciudad de Higüey; usando así sus dones y talentos para servir al Señor. Durante ese fin de semana los jóvenes se estuvieron movilizando en 5 áreas: Comunión, Servicio, Evangelismo, Discipulado y Compasión, a través de llevar la semilla de salvación a dicha comunidad. Para esta gran labor también se unieron al trabajo la Primera y Segunda Iglesias del Nazareno en Higüey, sirviendo a la comunidad Juan Pablo Duarte.

MMHiguey2.png

 

MMHiguey1.png

Líderes del distrito Oriental, así como la coordinadora de Misión Global Elba Isabel Duson y el pastor Ramón Joseph presidente de JNI en este distrito, trabajaron con gran esmero y dedicación para la realización de esta gran actividad. La Máxima Misión llevó por nombre “Transforma: Cambia, Evoluciona” Este tema nace del deseo de ver vidas transformadas por medio de la renovación del Espíritu Santo y el ejemplo que vemos en Hechos 17:6 donde toda una nación fue trastornada por el mensaje de salvación.  

 

MMHiguey3.pngLos participantes fueron parte de tiempos devocionales, realizaron evangelismo casa por casa y en las calles, también ayudaron en recolección de basura, limpieza de vertederos, y concientización a la comunidad del cuidado del ambiente, además llevaron a cabo una campaña evangelística con presentaciones artísticas, tuvieron una escuela bíblica muy divertida, realizaron una charla con adolescentes bajo el tema “Tú eres especial”, y una charla con padres de familia, por último se hizo entrega de juguetes a los niños, y donaciones de ropa y zapatos a las personas de la comunidad.

 

MMHiguey5.pngUno de los participantes, Lioni Taveras dijo: “Mi vida fue marcada durante esta Máxima Misión, donde pude compartir con diferentes personas quienes dejaron una huella en mi corazón, salimos a predicar, servimos a la comunidad, y hasta limpiamos casas…me di cuenta que no solo es predicar la Palabra De Dios, también debemos mostrar la compasión. Así que tengo un reto por delante: ¡escuchar la voz de Dios y ser obediente a él!”

MMHiguey4.png

MMHiguey7.pngElba Duson expresó: “Al terminar el fin de semana me di cuenta que la transformación no sucede de manera espontánea, sino que es un proceso que inicia con nuestras vidas hasta llegar a la vida de otros. Vi como Dios trabajó de manera individual en cada participante, cómo confesaban sus pecados y su necesidad de Dios en medio de la experiencia vivida; no solo la comunidad recibía el llamado a ser transformados sino que esto ya había iniciado en nuestras propias vidas.”

 

 

MMHiguey6.png

 

Misión Global, Distrito Oriental República Dominicana

“Oren por mí, Quiero Entregarme a Dios”

En una de las ciudades de México donde se realizó Proyecto Pablo, se anunció la capacitación para los misioneros voluntarios que deseaban trabajar en dicho proyecto. Los talleres dieron inicio, y los organizadores suponían que todos los presentes eran participantes del proyecto. Nadie se percató que entre los presentes había un hombre de unos 35 años que llegaba por primera vez sin saber de qué trataba la actividad.

Cuando se acercaba el final del taller, el maestro invitó a los presentes al altar para orar comprometiéndose con el Señor y el proyecto. Mientras la gente caminaba al altar, el joven visitante alzó la mano y le dijo al maestro: “Oren por mí, quiero entregarme a Dios”, así que, antes de orar por los misioneros, guió en oración al joven visitante quien con lagrimas en sus ojos entregó su vida a Jesucristo.

Al siguiente día, los talleres continuaron y el joven estaba ahí de nuevo. Los hermanos de la iglesia lo felicitaron por su decisión de seguir a Cristo y por haber regresado y unirse a los misioneros.

Nuevo-convertido-1-800x450.jpg

Al final de los talleres, el joven comentó a los organizadores que él había llegado de otra ciudad y que había vivido una vida de violencia, vicios y malos negocios. Lo que lo llevó a poner en peligro su vida y a abandonar a su esposa e hijos. El día que encontró la iglesia, sentía una gran necesidad de Dios pero pensaba que no merecía su perdón, pues había hecho muchas cosas malas. Dijo que durante el taller escuchó muchas veces fue que “Dios anda buscando al pecador”, así que eso dio convicción a su corazón y lo llevó a tomar la decisión de entregarse a Cristo.

El pastor le ofreció la primer clase de discipulado, y los misioneros lo invitaron a salir a compartir el evangelio por las calles. Desde ese día no ha dejado de testificar de su nueva fe a sus compañeros de trabajo, a sus vecinos y amigos. También le ha compartió por teléfono su testimonio a su esposa, le ha pedido perdón y se ha propuesto recuperar su matrimonio. Nuestro nuevo hermano en Cristo continúa siendo discipulado y recientemente ha sido bautizado. El pastor y los misioneros están muy sorprendidos ya que todo transcurrió en un periodo 3 semanas.

¡La gloria sea para Dios!

Fuente: Rev. Manuel Molina, coordinador de Proyecto Pablo

Este testimonio fue publicado originalmente en: mesoamericaregion.org

Un Cambio Rápido y Radical

En una colonia de la ciudad, dos misioneras iban evangelizando de casa en casa, tocando puertas para presentar el evangelio a través del “Libro Sin Palabras.” Tocaron insistentemente en una puerta, pero nadie les abría. Cuando estaban a punto de retirarse, una mujer de unos 40 años se asomó por una pequeña ventana, ellas le dijeron el motivo de su visita. Aunque no había frío, la mujer vestía un abrigo, se mostraba nerviosa e inquieta, y se movía de un lugar a otro. Ella les dijo a las misioneras que no las podía recibir porque estaba esperando a una psicóloga quien le daría una terapia. Las misioneras le pidieron solo diezz minutos para contarle una historia de la Biblia y ella se los permitió, así le guiaron a aceptar a Cristo como su Salvador.

6.jpg

En el momento de la oración la mujer se quebrantó, luego les contó a las misioneras que cuando ellas oraron, empezó a sudar y a sentir mucho calor y descanso. Después de darle algunos consejos ellas se retiraron, prometiéndole regresar al día siguiente para darle una clase de discipulado. Cuando regresaron ella les compartió lo que había sentido el día anterior, por temor quiso cancelar la cita con las misioneras, pero al no lograr tener contacto con ellas, pensó que debía ser importante que las recibiera de nuevo, así que las estaba esperando muy entusiasmada.

Comenzó el discipulado y al final nuevamente las misioneras oraron por ella, pero esta vez el Espíritu Santo comenzó a ministrarle de una manera muy hermosa, haciendo un gran milagro de cambio en su vida. Al regresar las misioneras por tercera vez, fue sorprendente lo que encontraron, la apariencia de la mujer había cambiado, estaba muy bien arreglada, su casa limpia y ordenada. Les compartió que por diez años ella había padecido depresión y ansiedad, y que hacía ocho años que no salía mas allá de la puerta de su casa. Les dijo que ella guardaba muchos resentimientos en su corazón, contra personas que le habían herido, y hasta había pensado en quitarse la vida para dejar de sufrir. Pero aquel día en que las misioneras le hablaron de Jesús y que oraron por ella, sintió un calor extraño que invadió su cuerpo, y que le quitó un peso de encima, empezó a sentir gozo y contó la noticia a sus padres y hermanos, quienes quedaron desconcertados al escucharla.

Después de leer la Biblia las misioneras volvieron a orar por ella. Esta vez la mujer se soltó en llanto pidiendo la sanidad de Dios para su vida. Las misioneras se despidieron prometiendo regresar nuevamente. En la cuarta visita la mujer estaba muy gozosa, les contó que por primera vez en ocho años había salido de su casa junto con su esposo, fueron a la plaza principal. Les dijo que ella estaba asombrada del gozo que sentía, sin tener necesidad de tomar más medicamentos, o de encierros en el psiquiatra, ni terapias de la psicóloga; quien por cierto nunca llegó a la cita.

Las misioneras estaban muy gozosas de ver el cambio tan rápido y tan radical. Cuando se disponían a orar nuevamente, ella les pidió que esperaran un momento. Salió corriendo a la casa contigua a llamar a sus padres, esposo y hermanos para que también fueran parte de la oración. Los familiares vinieron y dijeron a las misioneras que no podían explicar lo que estaban viendo en la vida de ella. Dijeron que ellos eran religiosos, miembros de la iglesia principal del pueblo, pero que estaban asombrados por el cambio en su familiar. Pidieron a las misioneras que oraran también por ellos y por otros familiares ausentes. Ellas oraron por todos, y les prometieron que continuarán compartiendo con esta familia acerca de quien es Jesús. Estas misioneras son hermanas de una Iglesia del Nazareno local y nunca habían hablado a alguien de Jesús.

¡Bendito sea Dios!

Con información del Rev. Manuel Molina.

 

Cuatro Citas de Billy Graham que se Quedaron en mi Mente

Por Scott Armstrong

Desde hace tres semanas cuando murió Billy Graham a la edad de 99, he estado reflexionando sobre su vida y legado. Cuatro de sus citas se han quedado conmigo y me gustaría compartirlas contigo aquí:

1510077655849.jpg

  1. “Ser un cristiano es más que una conversión instantánea – es un proceso diario por medio del cual creces para ser más y más como Cristo.”

Casi cualquier estudioso categorizaría al Rev. Graham como un teólogo y predicador “Reformado,” así que algunos de nosotros como wesleyanos estaríamos sorprendidos de saber que él predicaba y escribía con frecuencia sobre santificación. A pesar de que su comprensión sobre la entera santificación es corta en comparación a cómo la definió Juan Wesley; Graham sabía que las multitudes de nuevos creyentes que se acercaban a sus avivamientos necesitaban continuar en el camino de santidad para ser “hechos justos.” ¿Cómo tendría lugar esta “santificación progresiva”? Graham constantemente se refería a una doble práctica, permanecer en Cristo y obedecer su Palabra.

En su libro, El Espíritu Santo, Graham bellamente lo describe de esta forma, “Somos santificados en la medida en que somos poseídos por el Espíritu Santo. Nunca es una cuestión sobre cuánto poseemos tú y yo del Espíritu Santo, sino cuánto de nosotros tiene Él.”

  1. “Mucha gente está dispuesta a tener a Jesús como parte de sus vidas – mientras que no les cueste nada. Ellos incluso profesan la fe en Jesús y se unen a una iglesia. Pero para ellos Jesús es casi como una póliza de seguro – algo que obtienen y luego olvidan hasta que mueren. ¿Qué te detiene de ser su discípulo?”

En una pequeña reflexión sobre Mateo 8:21-22, Billy Graham escribe esas palabras. Él sabía que Jesús era claro: absolutamente nada se debe interponer en el camino para ser su discípulo. En un eco al libro de Dietrich Bonhoeffer “El Costo del Discipulado,” él exhorta a cualquiera que use a Cristo y el Cristianismo como un bien: algo que nos hace sentir cómodos en nuestro destino eterno mientras no se demande nada de nosotros en nuestras vidas diarias. ¡No! El discipulado requiere disciplina, y, ciertamente, es mejor conocido por ser una cruz que cargamos a lo largo del camino hacia nuestra propia muerte.

  1. “El valor es contagioso. Cuando un hombre valiente asume una postura, las columnas de otros se refuerzan.

Curiosamente, esta puede ser su cita más famosa. Es citada en un sinnúmero de páginas web de “Citas Rápidas” y llegó a tener un amplio atractivo cuando apareció por primera vez en su artículo, “Un Tiempo para el Valor Moral,” en Reader’s Digest en julio de 1964. El Rev. Graham después admitiría que los tiempos habían cambiado drásticamente en las décadas desde que escribió esas palabras, pero esa necesidad de carácter seguía siendo la misma. De hecho, él siempre creyó que el problema de pecado y la esencia del evangelio permanecieron iguales, incluso cuando la cultura y los eventos actuales evolucionaron con una velocidad asombrosa. ¿Quién tendría el valor de vivir una vida íntegra y hablar la verdad en amor a este mundo herido? Su propia vida fue la respuesta a esa pregunta, incluso mientras nos invitaba a responderla – y a vivirla – de la misma manera.

  1. La forma más grande de alabanza es el sonido de los pies consagrados en busca de los perdidos e indefensos.

Finalicemos aquí, pues esta cita habla profundamente sobre misión y evangelismo. ¡Que el corazón y la vida de Billy Graham se multiplique miles de veces en un ejército actual de seguidores de Cristo que demuestren apasionadamente el amor de Dios a un mundo quebrantado!

Encuentro y Proyecto Timoteo

 

Para más información contáctanos en misionglobal@mesoamericaregion.org o en nuestra página de Facebook Misión Global Mesoamérica.

Evangelismo a Goteo

Escrito por: Jeff Christopherson. Trad. por: Yadira Morales

¿Los discípulos se están convirtiendo en hacedores de discípulos?

¿Funciona el evangelismo a goteo? Si alimentamos lo suficiente al discípulo, ¿se convertirá en un poderoso guerrero del Reino de Dios?

sequia-mexico.jpg

Esta es la versión que seguramente escucharás: “Tenemos que centrarnos en nuestra gente. Muchos de ellos son inmaduros y necesitan desesperadamente instrucción espiritual. Si priorizamos el crecimiento y la madurez de nuestra gente, entonces eso tendrá un impacto indirecto en su pasión y capacidad de vivir en misión y compartir el evangelio.” Y así diseñamos nuestras iglesias para crecer, consciente o inconscientemente, a través de este filtro.

Este razonamiento al principio parece prudente, pero con demasiada frecuencia el objetivo declarado nunca llega a buen término. En lugar de creyentes apasionados, movilizados, y maduros, los esfuerzos de la iglesia terminan propiciando que la gente se enfoque en el interior y se aísle cada vez más del mundo al que se les ha encomendado alcanzar. En lugar de un guerrero del reino, nuestros esfuerzos de goteo solo parecen reunir a un hombre de iglesia aislado, apartado y evangelísticamente impotente.

En realidad, cuanto más tiempo tome para que los nuevos discípulos se conviertan en discipuladores, más improbable es que prioricen este trabajo. Con el tiempo, la atracción gravitatoria de sus nuevas relaciones en la iglesia los extraerá de sus relaciones con otros que están lejos de Dios y de su iglesia. Cuanto más fuerte sea la señal que la iglesia envía de ‘ven y ve’ a ‘ir y decir’, será menos probable que ocurra el evangelismo personal. Lo que es peor, cuanto más se observa al pastor como un ‘contador’ en lugar de ‘hacedor’, es menos probable que el rebaño se involucre personalmente en el trabajo de evangelización.

Por lo tanto, la teoría de evangelismo por goteo sufre dos fallas fatales: crea un liderazgo ocupado que, en su actividad, se vuelve mayoritariamente evangelizado; y, en nuestros interminables esfuerzos por ‘equipar’, involuntariamente hemos aislado a la fuerza misionera del campo misionero.

Nuevos creyentes y el evangelismo

Es por eso que es vital crear estructuras para liberar a los nuevos creyentes en la cosecha, inmediatamente después de la conversión. Escribiendo a la iglesia en Corinto, Pablo les recuerda a los creyentes que a todos los que han sido reconciliados con Dios por medio de Cristo se les ha confiado el mensaje de reconciliación (2 Corintios 5:16-21). Este trabajo no es para aquellos que han cruzado cierto umbral de santificación; es una misión dada a todos aquellos que han confiado en Jesús para su salvación. “Dios salva y envía” no es un cliché trillado; más bien, es el doble patrón que Dios usa a lo largo de las Escrituras y la historia para fomentar su trabajo misionero en el mundo.

El vínculo temporal entre el ahorro y el envío maximiza el potencial de impacto evangelístico y construye ritmos de vida que fomentan la intencionalidad evangelística a lo largo del proceso de maduración del nuevo creyente.

Primero, quienes recientemente han llegado a la fe tienen muchas más probabilidades de vivir, aprender, trabajar y jugar con aquellos que están lejos de Dios y de su iglesia. Sus patrones previos de vida probablemente fueron infundidos con aquellos que necesitan ver y escuchar el evangelio. No solo están en relación con los perdidos, sino que estas relaciones son el contexto principal para modelar la transformación que trae el evangelio.

¿Quién mejor para notar el cambio de pensamiento y práctica que sigue a la conversión que aquellos amigos que han visto el fruto de la injusticia que una vez definió la vida de una persona? Dado que el puente relacional a estas relaciones ya está en su lugar, es sabio aprovecharlos de inmediato por el bien del evangelio.

Segundo, este nivel de intencionalidad evangelística crea ritmos que deberían definir la vida de cualquiera que busque caminar fielmente con Cristo. El malestar y la apatía hacia el evangelismo, que con demasiada frecuencia caracterizan a la iglesia de Dios, es probablemente atribuible al hecho de que muchos creyentes nuevos internalizaron las prioridades de su iglesia que no lograron involucrarlos en el evangelismo al principio de sus caminatas cristianas.

Como resultado, para que el fervor evangelístico marque la iglesia de Dios una vez más, deben desaprender todo tipo de hábitos que parecen implicar que el evangelismo es un agregado arbitrario a una vida cristiana por lo demás suficiente. Vincular el ahorro y el envío le permite a la iglesia construir prácticas saludables desde el principio, en lugar de esperar que los ritmos saludables emerjan místicamente después de que ya se hayan forjado patrones muy contradictorios.

Esta mentalidad no implica necesariamente que es innecesario equipar y entrenar a los creyentes para la madurez. Lo que está en cuestión no es este objetivo loable, sino la búsqueda del discipulado de una manera que esté desconectada de la obra del evangelismo. No podemos esperar que el crecimiento de un discípulo extraído en la madurez se filtre a una cosecha en espera, sin importar la calidad y cantidad del buffet sagrado que ofrecemos.

Después de todo, si el hacer discípulos es la asignación que Jesús dio a su iglesia, entonces el evangelismo realmente no está terminado hasta que los evangelizados se encuentren como evangelistas y discipuladores.

Este artículo fue publicado originalmente en: Christianity Today

 

No Tiene Manos, o Pies, Sino los Tuyos

Navidad y la temporada navideña, han llegado y se han ido. En este blog, en nuestro podcast y, esperemos, en tu iglesia local, te has enfocado en la Encarnación: Dios con nosotros. ¡Él vino para traer gozo y esperanza! El Dios de todo el universo se ha hecho carne y “llevó nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores.” (Is. 53:4). ¡Estas son buenas noticias!

Sin embargo, mientras nos movemos hacia un nuevo año, la Encarnación no solo nos conforta, sino también nos llama. Nos llama a un compromiso más profundo de nuestra parte. El Dios que se hizo como nosotros nos pide que nos hagamos como aquellos que están a nuestro alrededor, para compartir más efectivamente las buenas noticias. Debemos ser las manos y los pies de Cristo en este mundo.

JesusFeet-608x403.jpg

¿Ese concepto es incómodo para ti? Una vez escuché a un autor decir que deberíamos quitar esa frase. “No podemos ser las manos y los pies de Cristo para nadie,” él sostuvo. “¡Solo Jesús puede ser Cristo para el mundo y es herético asumir que estamos en su lugar!” Él tiene un buen punto: Solo Jesús puede salvar, y cualquier lenguaje que empiece a aludirnos a hacer cualquier parte de eso, es muy riesgoso.

Pero, creo que la frase es valiosa y tiene un sonido teológico. ¡La manera principal que Dios usa para alcanzar al mundo desesperado es a través de la Iglesia! Somos su extensión. ¡Así como el Padre lo envió, Él nos envía (Jn. 20:21)! De hecho, la idea de ser sus manos y pies no viene de un predicador o escritor moderno intentando inspirarnos creativamente a la misión. ¿Recuerdas 1 Corintios 12:27? “Ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno es miembro de ese cuerpo.” Entonces, esto es muy bíblico ¿verdad?

Tal vez la expresión más elocuente de esta realidad fue escrita hace casi 500 años por una monja Carmelita, Santa Teresa de Ávila. Mientras lo lees, sé agradecido porque Dios no solo se hizo hombre por nosotros, pero a nosotros, ¡también se nos ha dado el privilegio de ser su presencia activa en este mundo!

“Cristo no tiene cuerpo, sino el tuyo,

No tiene manos, o pies en la tierra, sino los tuyos,

Tuyos son los ojos con los que ve

La compasión en este mundo,

Tuyos son los pies con los que camina para hacer el bien,

Tuyas son las manos, con el que bendice todo el mundo.

Tuyas son las manos, tuyos son los pies, Tuyos son los ojos, eres tu Su cuerpo.

Cristo no tiene otro cuerpo sino el tuyo,

Sin manos, sin pies en la tierra, sino los tuyos,

Tuyos son los ojos con los que ve

compasión en este mundo.

Cristo no tiene otro cuerpo en la tierra, sino el tuyo.”

–Santa Teresa de Ávila

Se Buscan: Nuevos Métodos de Iglesia Para las Nuevas Personas de la Iglesia

Por Karl Vaters

Con cada año que pasa, es menos probable que, cambiar el mundo con el Evangelio de Jesús, ocurra usando métodos tradicionales.

No hay nada malo con usar los métodos tradicionales de hacer iglesia. Mientras desees ministrar a los miembros tradicionales de la iglesia. Los tradicionalistas (sea cual sea tu tradición) necesitan lugares para adorar, aprender y ser discipulados. Muchos de ellos se han sentido ignorados, incluso ridiculizados, en los últimos años, ya que muchas iglesias se han apresurado a hacer cambios.

Pero, el miembro de la iglesia tradicional se está muriendo…literalmente.

Si realmente queremos cambiar el mundo con el Evangelio de Jesús, con cada año que pasa, es menos probable que ocurra usando métodos tradicionales.

Los Métodos Tradicionales de la Iglesia Solo Atraerán a las Personas Tradicionales de la Iglesia

Necesitamos nuevas formas de hacer iglesia. Es irónico que yo sea el hombre que diga esto. Por, al menos, dos razones.

Primero, soy una de las personas tradicionales. Un pastor de mediana edad y tercera generación, de una iglesia de ladrillo y mortero, con una hipoteca y un salario de tiempo completo. Seguro, la iglesia que pastoreo tiene un perfil demográfico ligeramente más joven que el promedio. Y sí, comenzamos a vestirnos de manera informal antes de que la mayoría de las iglesias lo hicieran. Pero, si la escena de miembros de la iglesia que visten jeans, bebiendo un café al escuchar el sermón, se siente radical, bueno, esa es solo una evidencia de lo no radicales que realmente somos.

Segundo, como un hombre de la iglesia tradicional, no tengo idea de lo que estoy pidiendo. Ninguna idea. ¿Cómo se vería un cambio radical, inspirado por Dios, que honra a la Biblia, que transforma la vida, y que alcanza a las personas, en la forma en que hacemos iglesia? No tengo idea, pero sé esto. No solo estamos viendo una idea o una nueva forma de hacer iglesia. Necesitamos estar abiertos a muchas nuevas ideas y nuevas formas de hacer la iglesia. Los días de aterrizar en un formato de iglesia en particular, para entonces promoverlo como la manera correcta de hacer iglesia, no pueden terminar lo suficientemente pronto.

millennials-960x640.jpg

Posibilidades Futuras de la Iglesia

En realidad, hay algunos principios que creo que serán más comunes en los próximos años. Creo que es probable que la iglesia nueva y dinámica sea:

  • Reuniones en grupos más pequeños, en lugar de grupos más grandes, incluso en las grandes ciudades.
  • En sitios no tradicionales.
  • Culto local y menos genérico.
  • Más práctica en cuanto a la misión y alcance
  • Mayor enfoque en la construcción de relaciones
  • Altamente adaptable, incluso experimental
  • Apasionadamente centrada en las verdades fundamentales de la Palabra de Dios

Por lo menos eso espero.

Desafortunadamente, también es muy probable que, mientras que estas nuevas formas de hacer iglesia sean vistas con alegría y alivio por parte de algunos, serán recibidas con escepticismo por muchos.

Levántate y Destaca

Si estás locamente enamorado de Jesús y quieres ayudar a otras personas a enamorarse con locura de Jesús, pero no puedes descubrir cómo hacerlo en un entorno tradicional de iglesia local, esta es mi sugerencia.

Deja de intentar encajar.

Comienza a destacar.

Comienza a ministrar las verdades inmutables de Jesús de maneras que tengan sentido para las personas a las que Dios te llama a ministrar, incluso si son los tipos de personas que no vendrían a una iglesia tradicional. No te preocupes por todos los detractores que te condenarán solo porque lo que estás haciendo es diferente.

La iglesia podría usar un barco lleno de cosas diferentes en este momento.

Y, tampoco soy la única persona tradicional de la iglesia que te animará. Hay muchos de nosotros. Puede que no sepamos cómo hacerlo nosotros mismos, pero tal vez podamos ser como Simeón y Ana. Tal vez podamos reconocer a Jesús cuando se presente en el templo de una manera que nadie más esperaba.

Después de todo, la única forma “correcta” de hacer iglesia es cualquier forma que logre alcanzar a las personas para Jesús.

Este artículo fue publicado originalmente en: Christianity Today.

 

A %d blogueros les gusta esto: