Archivo de la categoría: Evangelismo

“Servir Es Gratificante”

En la entrada anterior, publicamos el testimonio de un joven misionero voluntario en sus experiencias con la Avanzada Misional, en el Distrito Sur de Chiapas. Hoy conoceremos a otra jóven que participó en esa experiencia misionera y que desea que otros jóvenes conozcan sobre lo que Dios hizo en su vida y ministerio. Si tú también quieres involucrarte en las misiones, ¡déjanos un comentario abajo!

Mi nombre es Alejandra Morales, soy miembro de la Iglesia del Nazareno “Jesús de Nazaret” en la colonia el Jobo de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, Distrito Sur de México.

Poder participar en el viaje de Avanzada Misional fue de bendición para mi vida. Agradezco primeramente a Dios el privilegio que me otorgó de estar en este proyecto, a mi iglesia “Jesús de Nazaret” y a las iglesias locales por apoyarnos con sus oraciones. Esto ha sido para mí una bonita experiencia, ya que pude compartir de Jesús, de cómo él obra en cada persona y el amor que tuvo para con nosotros; pude comprender que así como deseo que mi familia busque de Dios y sea salva, también anhelo que sea para las demás personas.

Dios se manifestó grandemente en cada uno de los lugares a los que pudimos llevar su Palabra, en donde conocimos a personas que nos cobijaron, nos brindaron su apoyo económico y social para el ministerio de payasos y gastos misioneros. Dios nos bendijo con una ofrenda que nos serviría para la evangelización que haríamos en Trinitaria, ya que ahí no había recursos, ni una iglesia. Dios preparó el escenario donde trabajaríamos y preparó también los corazones.

Vimos las necesidades de cada familia y su deseo de buscar a Dios, ser parte de eso te llena de gozo y te impresionas de lo que Dios hace por medio de su Palabra. Pudimos escuchar grandes testimonios, cómo Dios nos levanta de lo más vil para ser nuevas criaturas en él. Poder servir es tan gratificante, que ya sea en el evangelismo casa por casa, o con los niños en un pequeño show de payasos, es de bendición para la vida de las personas y también para la nuestra.

Así que animo a los jóvenes como nosotros a poder hacerlo, y comprendo que a veces hay temor del lugar o las carencias, pero puedo asegurar que Dios está en cada paso, cuidándonos y abriendo caminos.  Él es amor, y este ministerio así como cualquier otro es completamente eso, amor.

 

 

 

“El Hermano Misionero”

La semana pasada  publicamos el informe sobre un viaje misionero en el Distrito Sur de México en nuestro post llamado: Cinco Paradas, Cientos de Vidas Cambiadas. Hoy compartiremos el testimonio de uno de los jóvenes que sirvió como misionero voluntario en esa experiencia transcultural. Si tienes interés en este tipo de actividades o en misiones en general, ¡responde abajo en la sección de comentarios!

Soy Abner Gutiérrez Rivera, y pertenezco a la MTI Iglesia del Nazareno “Puerta de Fe” en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, en la Zona Ribera del Distrito Sur de México.

Hermanos, quiero testificarles que hasta hoy mi experiencia ha sido increíble. Todo inició cuando decidí tomar el curso de Misiones Transculturales y cubrir el requerimiento de llevar a cabo un viaje misionero en el que se visitarían 5 poblaciones del Estado de Chiapas, en un lapso de 23 días.

Previa oración de nuestro líder Freivy, Director de Misiones, iniciamos el recorrido el 23 de noviembre de 2019, y hasta ese momento sentía cierta incertidumbre sobre mi llamado misionero.  Conocí a mis compañeros de viaje y fui consciente de que estaríamos al servicio de Dios durante todo este tiempo. ¡Tener la oportunidad de testificar lo que Él ha hecho en mi vida y compartirlo es increíble!

El primer lugar visitado fue Soyatitán, y al observar la emoción de los hermanos al recibirnos y escuchar por primera vez que me decían: “el hermano misionero” tuve la intención de aclararles que estábamos aprendiendo, que era mi primera experiencia. Sonreía nervioso,  pero en mi interior me gocé porque me encanta poder servir a Dios de esa manera. Sin embargo, estaba preocupado por las expectativas que habíamos creado entre los hermanos que nos esperaban ansiosos.

Algo que tocó mi corazón fue conocer a los hermanos que trabajan como payasitos cristianos en la población y que se hacen llamar: “los Pancholines”. Al vernos evangelizar se acercaron, nos llevaron a su casa y nos enseñaron los materiales con los que trabajan en su  ministerio.  El Señor puso en el corazón de ellos obsequiarnos un traje completo de payaso, pintura y otros artículos de juegos, etc. Aprendí una gran lección: nuestro Dios es un Dios vivo y hace posible todas las cosas, ya que nosotros solo teníamos el maquillaje para trabajar con los niños. Fue increíble escuchar a Dios mediante la gente que recibía a Cristo y el ministerio de payasitos.

La segunda población fue Comitán, donde realmente encontramos pocas dificultades para el ministerio.  Aunque se trata de una ciudad eminentemente católica tradicionalista y encontramos personas que tenían literatura católica especial para responder a protestantes, ahí estaba Dios, dándonos palabra para responder con base en las Escrituras.  Con la asesoría del pastor David junto con Freivy, pudimos ver cómo la Palabra del Señor no vuelve vacía, fue un reto muy bonito para mí.

Realmente sentí la presencia de Dios tocando mi vida y haciéndome entender la necesidad de que todo mundo le conozca, fue una experiencia inolvidable. Por la noche subía al techo del templo a orar y miraba al cielo, reconociendo que Él está presente siempre en nuestras vidas.

La siguiente población fue la Colonia Michoacán, una zona rural.  Allí se presentaron mis primeras barreras de comodidad y de miedos, por ejemplo, las arañas y cucarachas.  Sin embargo, aprendí una lección: debemos depender totalmente de Dios y esos miedos dárselos a Él.

Fue de mucha enseñanza la población de la Trinitaria, porque Freivy corrigió muchos detalles de mi manera de evangelizar, ya que aún estoy aprendiendo, y me fue mucho mejor en las siguientes ocasiones. Realmente fue un reto pero Dios y mis compañeros me ayudaron en mi debilidad y eso me hizo sentir como en una familia.

La población de Unión Juárez, municipio de la Trinitaria, fue también una experiencia increíble.  Tuvimos el respaldo de la iglesia, hacíamos el show de payasos y empezamos a evangelizar a los niños con una buena respuesta.  Después fuimos a una población cercana llamada San Marcos Jalal, y sentimos cómo Dios nos usó en el ministerio porque para la mayoría de esos niños era la primera vez que veían un payasito e incluso era la primera vez que escuchaban de Cristo. Aprendimos otra gran lección: Dios te pone en gracia con los hombres con el don que tengas, al obrar en tu vida de forma increíble.

Por último visitamos la población de Lázaro Cárdenas. Fue maravilloso tener la experiencia de evangelizar a una persona que empezó peleando y terminó llorando, aceptando al Señor y pidiendo a Dios que cambiara su vida.  Verdaderamente fue transformacional en mi vida como cristiano.

Cada vez siento más y más fuerte a Dios en mi vida, y sé que este es mi llamado, mi ministerio. Seguiré trabajando para buscar la entera santificación y la dependencia total hacia él. Lo más bonito  es recordar que lo único que le dije fue: “heme aquí envíame a mi” y decir SI a todo lo que él me llamara a hacer.  Y aquí estoy, sirviéndole y no puedo decir más que gracias Dios por llevarnos y traernos con bien.

Cinco Paradas, Cientos de Vidas Cambiadas

SAM_0208Cinco Paradas, Cientos de Vidas Cambiadas

Viaje Misionero: Zona Lagos – Distrito Sur de México

Durante 23 días (del 23 de noviembre al 15 de diciembre de 2019), tres jóvenes apasionados por compartir del amor de Jesús: Victoria Trujillo, Lizeth Morales, y Abner Gutiérrez, viajaron a diferentes lugares de la Zona Lagos (Venustiano Carranza, Comitán y La Trinitaria) del Distrito Sur de México, realizando evangelismo intensivo personal, y tocando puerta por puerta junto a miembros de las iglesias locales de esta zona.

Nuestra primera parada fue la localidad de Soyatitán en Venustiano Carranza, en la cual ya existe una Iglesia del Nazareno.  Durante cuatro días estos tres jóvenes evangelizaron de manera personal, organizaron un show de payasos, y participaron en cultos semanales.Alejandra y Victoria

En la segunda parada, Comitán de Domínguez, evangelizamos en las colonias cercanas a la iglesia local de este municipio, y la participación del Pastor David Cabrera en cada actividad durante los cinco días fue de gran ayuda para los jóvenes.

En el municipio de La Trinitaria, donde fuimos invitados a evangelizar por cuatro días, nuestra tercera parada fue de gran enseñanza para los jóvenes. En la cabecera municipal no tenemos presencia de nuestra iglesia.  Además este municipio es uno donde la población católica romana tiene gran control,  lo cual representó un reto para nosotros, ya que durante la visita a hogares el rechazo era muy común. Se dedicaron siete horas diarias de evangelismo teniendo como resultado tres personas que aceptaron a Cristo como su Salvador.

La cuarta parada se realizó en la localidad de Unión Juárez en La Trinitaria. Durante tres días visitamos muchas familias y evangelizamos.  Los resultados fueron pocos ya que por la dinámica de vida de la comunidad no podían recibirnos si solo habían mujeres en las casas.  Así que realizamos un show de payasos en el templo de la iglesia local en el cual llegaron aproximadamente 50 niños. Después fuimos llevados por el Pastor Carlos Cancino a la localidad de Jalal localizada en la parte superior de una montaña, y a una temperatura de 10 grados llevamos a cabo un show de payasos donde 17 niños recibieron a Cristo en sus corazones.El equipo completo

Nuestra última parada se llama Lázaro Cárdenas en La Trinitaria. Aquí el trabajo fue intenso: evangelizamos cada mañana, y la iglesia local preparó campañas evangelísticas al aire libre durante cuatro días por las tardes.  Estas actividades fueron acompañadas por grupos de hermanos dispuestos a caminar por horas bajo el sol para alcanzar más personas para Cristo.

Doy gracias a Dios primeramente por cada oportunidad de servirle y por la vida de mi esposa, Ana Rosales, por su entrega al ministerio que ahora desarrollamos juntos.

Total de Personas que aceptaron a Cristo como su Salvador:

  • Niños (a través del show de payasos y evangelismo personal) 238
  • Adolescentes 3
  • Jóvenes 4
  • Adultos 27

Freivy Heberto López Juárez

Director de Zonas Misionales y Avanzada Misional

Distrito Sur de México

SAM_0398

 

 

 

Entrenamiento en Misiones Transculturales: Distrito Sur de México

Misiones Transculturales 2020

Avanzada Misional: Distrito Sur de México

Herramientas Evangelisticas 2020

La Iglesia Relevante

Por: Dan Reiland

La cultura está cambiando y está cambiando rápidamente. Más que nunca antes, la iglesia tiene una oportunidad increíble (y la responsabilidad) para marcar la diferencia.

Pero seamos honestos, no podemos liderar con relevancia cultural desde la parte posterior del desfile.

No podemos liderar a las generaciones futuras si no sabemos lo que quieren, cómo experimentan la vida y cómo Dios quiere involucrarlos.

Mantenerse al día es la línea de base. Comprender cómo las personas perciben su mundo es esencial. Es mejor pensar con anticipación, ver alrededor de la curva, anticipar y mantenerse relevante.

Esto no significa que debas entrar en pánico. No es una carrera; se trata de ser deliberado en tu liderazgo.

La relevancia no se trata de ser genial, creativo e inteligente; se trata de la capacidad de conectarse. Las iglesias se vuelven irrelevantes cuando ya no pueden conectarse con la próxima generación. El evangelio nunca es irrelevante, pero tenemos la responsabilidad de descubrir la mejor manera de recibirlo.

¿Cómo se evalúa si eres relevante? ¿Quién decide? Este artículo te brinda información práctica para enmarcar una conversación con tus líderes.

5 Ideas Para Una Comprensión Práctica De La Relevancia Del Ministerio

audience-bible-black-and-white-159935

 

1) Ser Relevante, Simplemente Significa Que Importa

La relevancia significa que lo que haces importa. La relevancia significa que tu ministerio hace la diferencia y las vidas de las personas cambian.

La verdadera relevancia sugeriría que la comunidad circundante se da cuenta de tu presencia y aprecia tu ministerio. La relevancia se mide solo en parte por la asistencia, y tal vez una parte más pequeña, realmente se mide por la opinión de la comunidad sobre el bien que haces.

El primer paso en tu ciudad para percibir tu ministerio como relevante comienza sabiendo que te importa.

2) No Confundas Relevancia Con Estilo O Cultura

La relevancia no se trata de tu elección de canciones de adoración o de que tan  informal puedes o no ser, eso es una cuestión de estilo, preferencia y cultura. Ser relevante no se trata de si tu camisa está doblada o no, o si predicas 25 minutos o 45 minutos.

La relevancia del ministerio es más sobre calidad y efectividad. Los pastores me preguntarán si creo que los coros siguen siendo relevantes en la cultura actual. Si el coro es realmente bueno, es absolutamente relevante. Los coros malos son irrelevantes.

Con respecto a la relevancia, simplemente haz la pregunta: “¿Funciona?” Si funciona, es relevante. Pero debes ser honesto sobre la respuesta a esa pregunta.

3) No Contestes Preguntas Que Nadie Está Preguntando

¿Alguna vez has jugado Trivial Pursuit? Es un juego divertido, pero más allá de eso, ¿a quién le importan esas preguntas? Si no estuvieras intentando ganar el juego, a nadie le importarían las respuestas.

Si no tenemos cuidado, podemos responder preguntas como parte del ministerio de la iglesia local que nadie pregunta. Eso es irrelevante.

Como líder, aprendí este principio por primera vez con mis propios hijos. Cuando eran pequeños, hacían cientos de preguntas. En su adolescencia, las preguntas se detuvieron casi por completo. Tenía que encontrar dónde se encontraban, ser pacientes, aprender cuáles eran sus preguntas y ser padres desde esa perspectiva. Entonces podría usar sus preguntas para conducir a la verdad eterna.

No tienes que simplificar tu teología para que sea relevante, pero sí necesitas comprender lo que las personas piden para ser un líder, maestro y pastor relevante. Comienza con sus preguntas y luego guíalos a la verdad bíblica.

4) La Relevancia Requiere Preguntar Qué Necesita La Comunidad.

La innovación que proviene solo de tu sala de juntas probablemente no sea relevante.

Habla con personas que no asisten a la iglesia. Pregúntales a las personas que dejaron tu iglesia. Pregúntales a las personas en tu iglesia que tienen menos de treinta años. Aprende cómo se conectan otras iglesias. (De nuevo, eso no significa que deba hacer lo que hacen, pero puedes obtener ideas y adaptarlas a su contexto).

Una de las mejores maneras de negar la relevancia es hablar con las mismas personas sobre los mismos problemas, hacer un pequeño ajuste y terminar haciendo las mismas cosas.

La relevancia no está en competencia con la cultura; se trata de conectarse con la cultura actual. No se trata de entregar la verdad; se trata de encontrar a la gente en donde estén.

¿Cómo va tu iglesia con eso?

5) Abraza La Innovación Y El Cambio.

No tiene que hacer lo que hacen otras iglesias, pero no puedes hacer lo que siempre has hecho.

El mensaje sigue siendo el mismo, pero nuestros métodos deben cambiar. Solo la tecnología insiste en que cambie tu enfoque al ministerio.

La tecnología cambió la forma en que integramos un equipo ministerial, cómo transmitimos y compartimos mensajes, y cómo nos comunicamos con los voluntarios.

La gente solía llevar sus Biblias a la iglesia; ahora las Biblias están en sus teléfonos inteligentes.

La relevancia importa.

¿Qué estás haciendo realmente bien?

¿En qué está trabajando?

¿Qué no funciona y necesitas cambiar?

 

Dan Reiland es el pastor ejecutivo de la Iglesia Doce Rocas en Lawrenceville, Georgia. Anteriormente se asoció con John Maxwell durante 20 años, primero como Pastor Ejecutivo en la iglesia Wesleyana  Skyline en San Diego, luego como Vicepresidente de Liderazgo y Desarrollo de la Iglesia en INJOY.

© 2019 Dan Reiland | El entrenador del pastor – Desarrollando líderes de la iglesia

 

Paso Nueve: la Organización y Paso Diez: Mirando los Campos Blancos

A continuación, el paso nueve y diez de la serie “Diez Pasos Prácticos para la Plantación de Nuevas Iglesias,” escrita por el Pbro. Manuel Molina Flores.

Paso Nueve: la Organización

Desde el inicio de la plantación, compartiremos entrenamiento a fin de preparar a los creyentes para asumir el compromiso de organizarse en iglesia, aplicando las estructuras mínimas necesarias para asegurar el buen funcionamiento de ella; generalmente sólo se nombra la junta de oficiales. No tenemos que formar todos los ministerios, pues sólo serán necesarios los líderes de cada departamento; a medida que la iglesia crezca, podemos ir implementando lo que vayamos necesitando.

La organización será sólo una guía y NO una camisa de fuerza para la nueva obra.

¿Cuándo nace la iglesia?

En todo proceso de fundación de iglesias, llega el momento cuando se deberá determinar quiénes están dispuestos a comprometerse formal y públicamente con la nueva iglesia. Consideramos que una iglesia local nace en el momento en que los creyentes se comprometen públicamente con el Señor y unos con otros, con las Escrituras (tal como están expresadas en la Declaración de Fe del Manual de la Iglesia del Nazareno).

Plantar una iglesia es como iniciar la construcción de una casa; el ladrillo básico de la iglesia es el convertido. Esto es tan obvio que, con frecuencia se pasa por alto. El enfoque principal del fundador de iglesias debe estar puesto en los convertidos y, aunque la estructura y organización no son lo más importante, le darán forma para conservar los resultados. El éxito o el fracaso del fundador de iglesias estará directamente relacionado con el fruto de su trabajo en las almas convertidas. El trabajo misionero no se debe dejar de hacer para dedicarnos a mantener los resultados obtenidos; ambas tareas deben continuar simultáneamente.

Sugerencias:

  1. Capacite a los líderes nombrados para el desempeño de sus deberes.
  2. Reúnase con sus nuevos líderes, la nueva junta (en la mayoría de los casos, serán los mismos que lideran las células o las reuniones en hogares), para elaborar los planes mensuales o aplicar los planes distritales.
  3. Sométase al liderazgo superior y enseñe a los nuevos líderes a trabajar en equipo con los distintos niveles de la iglesia, como denominación, ya que todos estamos trabajando para la misma Misión.
  4. Formule un plan que permita crecimiento local y a nuevas comunidades, de tal manera que la nueva iglesia no se encierre en sus cuatro paredes.
  5. Mantenga la visión de levantar y capacitar a otros líderes voluntarios. El liderazgo pagado tiende a frenar el avance de la nueva iglesia.

pexels-photo-265216.jpeg

Paso Diez: Mirando los Campos Blancos

Mantenga la visión de nuevas obras como algo natural de la vida de la iglesia. Como el modelo de la iglesia de Antioquía de Hechos 13.

Formule un plan que permita crecimiento local y a nuevas comunidades, de tal manera que la nueva iglesia no se encierre en sus cuatro paredes. La tentación será conformarse con lo alcanzado, además, que los nuevos creyentes querrán estar juntos y no permitir que el pastor los abandone para ir a explorar nuevos campos. En una ocasión, un buen hermano decía “si usted, pastor, se va a otro lugar, yo vuelvo al mundo,” el pastor le contestó: “creí que usted seguía a Cristo, pero parece que ha decidido cambiarlo por este siervo inútil” Esto sucede cuando la koinonía se vuelve koinonitis, frenando así el crecimiento o expansión de la iglesia.

Nunca deje de hacer las cosas que producen crecimiento. Un error es que el plantador se dedique a administrar los frutos y deje de sembrar (como ha sucedido en ciertos lugares, como el caso del proyecto “Visión 93-2000”, que en la organización de un distrito pionero en la Sierra de Chiapas se estancó en su crecimiento).

Nosotros hemos tenido que examinar nuestro enfoque para volver a la visión original de plantar iglesias en nuestro campo escogido.

***Esperamos que esta serie de pasos prácticos para plantar nuevas iglesias haya sido útil para ti como lector, en tu ministerio.  Agradecemos al Rev. Manuel Molina por su gran trabajo en elaborar este material, y por su eficacia en ponerlo en práctica.

 

 

Paso Ocho: La Adoración Corporativa

A continuación, el paso ocho de la serie “Diez Pasos Prácticos para la Plantación de Nuevas Iglesias,” escrita por el Pbro. Manuel Molina Flores.

Cómo celebrar juntos la presencia y el poder de Dios

Llevar a los creyentes, que están creciendo y están entusiasmados en cuanto a su fe, a reconocer corporativamente la presencia y el poder de Dios.

Cuando dos o más células están funcionando, el evangelista trabajará con los líderes de estas células a fin de planificar encuentros en conjunto donde los creyentes celebrarán su fe en Jesucristo. Si se atiende bien el trabajo de los grupos de estudio bíblico, pronto estarán listos para la celebración del culto y la enseñanza de la Palabra en público.

Principios:

El valor de la adoración corporativa

Cuando dos o más células se forman y están funcionando, ha llegado el momento para reunir estos grupos de forma periódica para que adoren a Dios corporativamente. La adoración corporativa:

  • Introduce al nuevo creyente en la perspectiva de que forma parte del cuerpo de Cristo, que es más grande.
  • Da oportunidad para usar una variedad de dones, y permite que se desarrollen todos esos dones especializados que una sola célula difícilmente podría mantener.
  • Provee a los líderes de una célula un mayor control en asuntos de doctrina y estilo de vida.
  • Protege de ataques internos y externos.
  • Cuenta con aquella dinámica especial para la adoración que usualmente se genera en grupos más grandes.
  • Hace que la iglesia sea más visible a los ojos de quienes no son cristianos.
  • Ayuda a los creyentes individuales mientras van aprendiendo cuál es su responsabilidad como miembros de una iglesia organizada y se van preparando para la organización.
  • Ayuda a mantener el equilibrio y genera energía cuando las victorias, los desafíos y aún las derrotas de los creyentes y las células se contemplan sobre la perspectiva del obrar de Dios en el grupo más grande.
  • Puesto que muchas células no serán guiadas por creyentes que tienen el don de la enseñanza, la Celebración proporciona una oportunidad en la que los maestros pueden ejercer sus dones en beneficio de todo el cuerpo.

Insista en el liderazgo local dando oportunidades a los nuevos creyentes de participar. Una verdadera Celebración se produce cuando tenemos razones para celebrar. Los creyentes que comparten su fe, practican las disciplinas del crecimiento cristiano y experimentan lo que es la familia de Dios en acción por medio del ministerio mutuo.

Las oportunidades para la adoración corporativa se emplean para celebrar cómo la presencia y el poder de Dios son visibles en la vida de sus hijos.

pexels-photo-2014773.jpeg

¿Es necesario que cada iglesia tenga un edificio?

Cuando volvemos al libro de los Hechos, vemos un modelo de fundación de iglesias que permite el desarrollo de iglesias sanas que se reproducen en otras iglesias, especialmente en las casas, que pueden o no decidir si van a buscar un edificio. Será cuando la iglesia crezca que tomará la decisión de comprar un terreno o hacer un lugar especial para los servicios.

Permita el liderazgo emergente, planee y conduzca toda la adoración corporativa y que los líderes más capacitados tomen la responsabilidad de la predicación pública. Anime el desarrollo de formas de adoración que sean culturalmente adecuadas y bíblicamente aceptables. No copie modelos del mercado que le lleven a confundir a los nuevos creyentes.

Sugerencias en cuanto a los pasos a dar:

  1. Cuando hay dos o más células, júntelas periódicamente para la adoración Corporativa (cultos o servicios de adoración en público)
  2. Comience con celebraciones semanales, quincenales o mensuales.
  3. Asegúrese de que las células sigan siendo la principal fuente de identidad y cuidado mutuo de la iglesia.
  4. Trabaje con el liderazgo de las células para planificar las celebraciones. Cuide que sen lo suficientemente simples para que el liderazgo emergente pueda conducirlas con eficacia.
  5. Aumente la frecuencia de las celebraciones cuando el liderazgo emergente pueda cumplir con las demandas creadas por las demás actividades adicionales; esté seguro de que al agregar la adoración corporativa no se descuiden otras áreas de ministerio.

***En la próxima entrada podrás encontrar los dos últimos pasos de esta serie.

 

A %d blogueros les gusta esto: