Archivo de la categoría: Evangelismo

Lemas que Despertaron a la Iglesia: Intensamente Misioneros

Por Howard Culbertson

“El espíritu de Cristo es el espíritu de misiones. Cuanto más nos acercamos a Él, nos volvemos misioneros más intensamente.” –Henry Martyn, misionero en India y Persia.

¿Conoces a alguien que piensa que el involucramiento para respaldar a las misiones mundiales solo es para aquellos que realmente están apasionados por ellas? Yo conozco personas que piensan así.

“Es asunto de ellos,” dicen despectivamente.

Henry_Martyn.jpgSi Henry Martyn estuviera vivo, él estaría en desacuerdo. “No solo es asunto de ellos,” hubiera protestado, “Es un asunto de Cristo y, por consiguiente, debe ser ‘asunto’ de cada seguidor de Cristo.”

Martyn, quien fue misionero en India y Persia a principios del siglo XIX, vio el evangelismo mundial como una pasión central del corazón de Dios. Eso significa, según Martyn, que mientras más nos volvemos como Jesús, más compartiremos la pasión de Cristo por el evangelismo mundial.

Las palabras de Pablo en Filipenses 2:5 nos llaman a “tener la misma manera de pensar que tuvo Jesucristo” (TLA). Aunque esa exhortación está presente en un pasaje sobre la humildad de Cristo, es pertinente a cualquier otro contexto. Ser como Cristo al punto de pensar como Cristo, incluye abrazar su deseo de que todo el mundo escuche las Buenas Nuevas.

hands-600497_960_720.jpg

Los pastores algunas veces lamentan que quienes apoyan la misión mundial en su congregación, normalmente sean los miembros ancianos. Si eso es cierto –y algunas veces lo es– puede ser porque aquellas personas mayores, quienes respaldan el evangelismo mundial, han caminado con Cristo muchísimos años. Con el paso del tiempo, mientras se han acercado más a Él, se han vuelto “intensamente misioneros.” Si Jesucristo está apasionado por el evangelismo mundial, no debería ser una sorpresa que nosotros, cuando seamos mayores, creyentes maduros, nos sintamos apasionados por eso también.

Así que, la pasión global en aquellos “santos” mayores, valida las palabras de Henry Martyn: “Cuanto más nos acercamos a Él [Cristo], nos volvemos misioneros con mayor intensidad.” Por otro lado, la declaración de Martyn no limita la pasión misionera a aquellos que han sido creyentes por décadas. Simplemente está declarando algo que, claramente, es un mensaje bíblico: Si nuestros corazones están en sintonía con el corazón de Cristo, nos volveremos más apasionados por proclamar las Buenas Nuevas de que Dios ha venido a través de Cristo para redimir el pecado de los seres humanos.

Este artículo fue publicado originalmente en: nazarene.org

Sal de la Tierra

Por Charles W. Christian

“Ustedes son la sal de la tierra. Pero, si la sal se vuelve insípida, ¿cómo recobrará su sabor?” — Mateo 5:13  

Hoy en día la sal, de alguna manera, tiene mala fama. Puede causar alta presión arterial y problemas del corazón cuando es consumida en exceso. Parte de la razón por la cual la sal tiene esta reputación es porque es muy accesible. Pero, por supuesto, éste no siempre ha sido el caso. En la antigüedad, la sal era relativamente escasa. La sal que podía ser utilizada para consumo era todavía más escasa.

En la antigüedad, la sal podía ser un método de pago y, hasta la invención de las latas y la refrigeración, la sal fue la principal manera en la cual la comida era preservada para su almacenamiento. Mientras que el consumo excesivo de sal puede tener efectos nocivos para la salud, la sal es un mineral esencial para la vida humana.

sea-salt-powerful-remedy-that-cures-many-diseases.jpg

Jesús llama a sus seguidores “la sal de la tierra.”

Esto significa que somos los agentes de Dios para el cuidado y la salud de este mundo. ¡Esto es un gran llamado! Realmente Dios desea usarnos para evitar que el mundo se corrompa. Somos agentes que previenen la decadencia de nuestro mundo, a través de compartir las buenas nuevas del amor y la gracia de Dios. Cuando elegimos no participar en la agenda de Dios para nosotros y para nuestro mundo, nosostros “perdemos nuestro sabor” y de hecho, podemos convertirnos en parte del problema.

Como nazarenos, definimos santidad como una experiencia individual y como una experiencia continua de participar con todo el pueblo de Dios en la expansión de la voluntad de Dios en el mundo. En otras palabras, la santidad posee componentes tanto individuales como sociales.

Individualmente, somos transformados por Dios para que juntos seamos “la sal de la tierra.”

Que, dirigidos por el Espíritu Santo, esta semana y siempre busquemos maneras de ser agentes del amor transformador de Dios en el mundo.

Oración:

Señor, somos tuyos. Mientras nos rendimos a ti, muévenos de la oscuridad a la luz. Al hacerlo, que seamos instrumentos de tu paz, amor y cuidado en el mundo para que otros sean preparados para recibir tu Espíritu Santo y caminar con nosotros en la gloria eterna de tu presencia a través de Cristo nuestro Señor, amén.

*Charles W. Christian el jefe de redacción de Holiness Today.

Este artículo fue publicado originalmente en Holiness Today.

La Mies Sigue Siendo Mucha

Por Daniela Santiago

Hace unas semanas tuve la oportunidad de ser parte de Tercera Ola, 2019 en India. Estoy muy agradecida con el Señor por permitirme ser parte de esta experiencia.

Uno siempre limita su visión de la vida y de lo que sucede alrededor, sabemos que existe un mundo mucho más grande allá afuera, pero es difícil entenderlo. Más allá de nuestras fronteras existen diferentes formas de vivir y de comprender lo que significa seguir a Cristo. Muchas veces significa perder la vida, en otras ocasiones, perder la libertad; pero todos esos posibles riesgos no se comparan con el amor y el compromiso de extender el reino de Dios, en todo el mundo.

Fue increíble poder conocer y experimentar lo que nuestra Iglesia del Nazareno hace alrededor del mundo. Qué bendición saber que el evangelio de Jesús se extiende hasta los confines de la tierra, y que nuestra familia nazarena está dispuesta a ir.

50529002_752468568460959_5106369863270531072_n.jpg

Uno de los momentos dentro de Tercera Ola que marcó mi vida, fue escuchar el testimonio de las personas que viven y sirven en áreas de Acceso Creativo, lugares en los que compartir las buenas nuevas de Jesús requiere de mucho compromiso, mucha paciencia, mucha sabiduría y mucha perseverancia. Escuchar que se sentían libres para poder gritar y alabar a Jesús en ese momento, puesto que, en su país, debían hacerlo todo en silencio y a escondidas. Con lágrimas en los ojos y un deseo aún más grande de servir, me di cuenta que la mies sigue siendo mucha, y que Dios sigue necesitando más personas que respondan “Envíame a mí.”

50326162_239759490277608_6995931800203689984_n.jpg

 

51162294_233238307627221_2007605475226419200_n.jpgAcostumbrada a los resultados fugaces, fue un reto enorme para mí escuchar cómo se trabaja en estos países. Pero mi corazón se llenaba más y más de gozo al saber que el mismo fuego que el Espíritu Santo ha puesto en los corazones de nuestros hermanos para servir en estos lugares, es el mismo fuego que arde dentro de mí. Comprendí que Dios es un Dios de orden y procesos, que mi respuesta a su llamado está vigente, y que, a pesar de sentirme limitada para servir en este momento, estoy justo donde Él quiere que esté. Los dones de Dios son irrevocables, como también lo es su llamamiento.

Convivir, conversar, intercambiar ideas, estrategias, puntos de vista y recursos de evangelismo creativo con personas de más de 60 países diferentes, fue una experiencia que realmente ha cambiado mi perspectiva del mundo, de lo que es cultura y lo mucho que ésta influye al momento de crear y planear estrategias para compartir el evangelio.

He aprendido muchas cosas en este viaje, que la paciencia es recompensada por el Señor, que todo comienza con la oración, y que decidimos ir a las personas que no le conocen por el amor que tenemos por Jesús y su evangelio.

*Daniela Santiago es líder juvenil en el Distrito Oaxaca Norponiente en México.

Restringida…pero no Callada

Por Diana González

Hace algunos días tuve la bendición de ser parte de Tercera Ola 2019 en Hyderabad, India. De esta experiencia una no vuelve igual, nuevas perspectivas, una nueva manera de ver la vida; pero también retos al escuchar sobre las necesidades que existen y lo que la Iglesia del Nazareno está haciendo para suplirlas en el Nombre de Jesús.

Nos reunimos más de 60 naciones para adorar a Dios, compartir experiencias, estrategias de trabajo, formas de hacer ministerio juvenil en tantos contextos diferentes, entre otros valiosos temas. Fue indescriptible estar entre tantas naciones, idiomas, culturas y sabores, pero con la misma pasión por el Señor; pude experimentar una pequeña muestra de cómo será después de Su venida. Además, de alguna manera, el mundo se hizo más pequeño para mí ¡porque ahora tengo amigos del otro lado del mundo!

50481812_485426148652870_5208591747067674624_n.jpg

50437954_447724335764950_2678421380508155904_n.jpg

De todo lo vivido, lo más impactante para mí fue escuchar los testimonios de los misioneros que trabajan en países de Acceso Creativo, en donde la paciencia es parte de la estrategia y lo que entendemos en nuestros contextos como “buenos resultados” es reconsiderado y atesorado; en países en donde no hay libertad de culto o simplemente a la gente no le interesa saber de Jesús, la Palabra de Dios está “Restringida…pero no callada,” así lo expresó el Director Regional de Eurasia.

Yo había aprendido sobre el Evangelismo Relacional en una clase de la Pastoral Juvenil, sobre cómo Jesús estableció Su reino a través de la amistad y prestando atención a detalles que son importantes. Y en los países de Acceso Creativo el Evangelismo Relacional es parte crucial, donde a través de llevar años de amistad uno es capaz de compartir las Buenas Nuevas.

50343489_1823382504438644_2274089585849925632_n.jpg

Es difícil expresar cuán agradecida estoy por esta experiencia. ¡Fue un tiempo en el que Dios nos recordó que éste es nuestro momento, éste es nuestro lugar pero también ésta es nuestra decisión!

*Diana González es líder juvenil y coordinadora de Misiones Globales en El Salvador.

Un Dios Todo Terreno

En la entrada anterior publicamos un reporte de lo que Dios hizo a través del proyecto misionero “4×4 Todo Terreno” en la ciudad de Querétaro, México, donde a finales del año pasado y principios de este 2019 un grupo de jóvenes sirvieron junto a las misioneras de Génesis en ese sitio.

20181230_122036.jpg

A continuación, compartimos algunos testimonios de los jóvenes quienes fueron parte de esta oportunidad misionera:

img-20190103-wa0085

“Esta fue una experiencia que me dejó con muchas enseñanzas, ya que pude experimentar de una manera palpable lo increíble que es servir a Dios…esto me ha motivado para seguir trabajando, para seguir compartiendo la Palabra de Dios a tantas personas como pueda, y sobre todo para dejarme usar por Dios en cualquier plan que Él tenga para mí. Fue una semana en verdad muy bendecida para mí y como el nombre del proyecto lo dice, pude comprobar que Dios es un Dios 4×4, que sin duda alguna trabaja y obra en Todo Terreno.” – Teresa de Cuesta.

“Salir a evangelizar y conocer la necesidad de la comunidad nos hizo sensibles ante las circunstancias; llevar el mensaje del amor de Dios hacia aquellos que lo necesitan es una esperanza de vida para todos: ‘sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados’ (Santiago 5:20). 4×4 Todo Terreno es una plataforma de enseñanza, de misión, de amor, esperanza y obediencia.” – Gaddiel Antonio.

3f4955f7-1e00-4bbc-add0-6ee4f5193c56.jpg

“Participar en este proyecto fue la respuesta de Dios a mi oración para servirle en ese lugar. Doy gracias a Dios por la oportunidad de pasar una semana con las misioneras de Génesis que sirven en Querétaro, cada una me enseñó grandes cosas, pude ver que la pasión por predicar el evangelio se lleva en la mente, pero sobre todo se vive en el corazón. El trabajo que realizan me ha impactado porque su amor lo demuestran con el perdido, también en el abrazo y la atención que brindan a los niños.” – Rosa Amaro.

“La decisión de asistir al 4×4 fue un poco difícil debido a los tiempos, el dinero, y la familia. Pero, gracias a Dios quien puso los medios, así ¡llegué a Querétaro!  Me gustó mucho convivir con las misioneras de Génesis, ver cómo desarrollan su ministerio y la alegría con la que adoran a Dios. Todos esos días fueron de gran bendición para mí. Fui testigo de que ¡Dios cambia los corazones!” – Alejandra Aguilar.

20181228_084154

“Desde que llegué y durante la semana de actividades estuve enferma…Dios tenía otros planes para mis condiciones, porque creo que al final de cuentas lo importante es la disposición y no la capacidad. El Señor sabía que mis intenciones eran las de ayudar al equipo, y como por desgracia mi salud no me lo permitía, Él proveyó un instrumento valioso para todos y que podía ser operado por mí: un carro. Aunque las cosas resultaron muy diferentes a lo que esperaba, hoy puedo decir que a pesar de los malestares físicos y debilidades, el Señor me usó según Su propósito.” – Ariadna Romero.

3effa33c-f513-49c8-8ff8-93fdd8121d30.jpg

“Participar del 4×4 fue de mucha bendición, porque me dio la oportunidad de servirle a Dios por medio de mi carrera profesional (médico general). El hecho de que las personas pregunten porqué regalamos los medicamentos y nuestro servicio es la mejor oportunidad para agradecer públicamente a Dios y recordarles a las personas que el Señor tiene un plan para ellos.  Nosotros solo estamos ofreciendo lo que Él nos da y así podemos compartir cómo cada uno de nosotros hemos sido cambiados por su amor.” – Navith Ayala.

Si te gustaría ser parte de una experiencia como ésta deja aquí tu comentario o contáctanos en nuestra página de Facebook: Global Mission Mesoamerica. ¡Dios también quiere usarte a ti en todo terreno!

Colaboradores Para el Reino – 4×4 Todo Terreno

Escrito por Ariadna Romero Moreno

Del 26 de diciembre de 2018 al 1 de enero de 2019, se llevó a cabo en la ciudad de Querétaro, México, el evento denominado 4×4 Todo Terreno, el cual por los últimos 9 años ha impulsado a los jóvenes nazarenos mexicanos hacia las misiones, a trabajar para el Señor lejos de sus hogares, en ambientes rudos y usando al máximo sus capacidades y fortalezas en aras de dar a conocer las buenas nuevas de salvación.

Equipo 3.jpg

Querétaro no fue la excepción. Las misioneras del proyecto Génesis nos esperaban para empezar las actividades en el sitio; 16 jóvenes acudimos al llamado de servicio. Entre los trabajos planeados con la gente local se encontraban: un torneo de Proyecto Gol, la Escuelita Bíblica Infantil, proyecciones de películas, evangelismo casa por casa, distribución de folletos evangelísticos y una brigada médica gratuita para los residentes de la colonia.

Así nos convertimos no solamente en hermanos en la fe sino en colaboradores para el Reino, compañeros de casa, caminantes entretenidos, comensales voraces, amigos durante la enfermedad y el cansancio, aprendices de cocineros y de labores domésticas, y hasta cantantes amateurs para celebrar el final de un año más en esta tierra y el término del 4×4.

Devocionales.jpgEl Señor bendijo nuestros esfuerzos pues niños y adolescentes empezaron a congregarse atraídos por las distintas actividades del día. El evangelismo casa por casa no obtuvo muchos resultados, ya que la mayoría de la gente no abría sus puertas o no se encontraba en casa. Cabe señalar que sucedieron algunos inconvenientes con la distribución de folletos evangelísticos: elementos de la policía local impidieron en varias ocasiones que se repartieran los volantes, ya que según ellos esto era contra la ley. Gracias a la tenacidad y creatividad de María Eugenia Rodríguez, responsable del Proyecto 4×4, y a la valentía de los chicos, las cosas tomaron otra dirección y terminamos en el crucero de una avenida principal repartiendo folletos y abrazos, deseándole a la gente un feliz año y muchas bendiciones para ellos y sus familias. Al final, se cumplió el objetivo trazado, aún a pesar de los obstáculos que siempre surgen cuando se trata de compartir el mensaje de salvación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estamos gozosos por los logros obtenidos durante la última semana del año 2018, sabiendo que hemos ayudado en la obra misionera que comienza a abrirse paso en el territorio Queretano, conociendo que, en el nombre de Jesús, nada es imposible.

Estadísticas: Contactos por Escuela Bíblica, Proyecto Gol, Películas, Casa por Casa – 108; Escucharon el Mensaje – 63; Folletos repartidos – 482; Abrazos – 132; Decisiones de Fe – 21; Discipulado inicial – 21.   

Evangelización Urbana – Parte 2 de 2

*Esta es la continuación del artículo publicado en la entrada anterior.

Debemos ser una presencia continua en nuestra ciudad.

Jeremías continúa su profecía y les dice a los israelitas que casen a sus hijos y que se multipliquen. Estamos hablando de un impacto generacional en la ciudad – nuestro evangelismo debe producir transformación y cambio que serán visibles a las generaciones en la ciudad.

Para impactar generaciones a través de métodos evangelísticos, debemos abrazar una postura que desafíe los sistemas sociales de hoy en día. Debemos empezar a conocer a los jóvenes que están siendo invitados por las pandillas en nuestros vecindarios, a los niños que están siendo forzados y utilizados en la trata de personas, a las familias rotas que están buscando sanidad en el alcohol y las drogas. Vamos a tener que ensuciarnos las manos. El evangelismo urbano no es fácil – es desgarrador. Cuando empecemos a ver a las personas que NECESITAN las buenas noticias de Jesús, empezaremos a responder diferente a esos ambientes.

Hace poco hablé con algunos plantadores de iglesias urbanas que se encuentran en un área que está llena de edificios de apartamentos. Me contaron acerca del edificio en el que ellos se sienten más cómodos – el edificio donde la pandilla del vecindario está a cargo de quién entra y quién sale. Al principio, ellos estaban nerviosos cada vez que pensaban en ir a ese edificio. Pero como ahora ellos son conocidos por los vecinos como “buenas personas que están sirviendo a Dios,” la pandilla les protege. Sonrío al pensar en el día cuando escuchemos que los miembros de la pandilla han rendido sus vidas a Cristo, y que ellos empiezan a ver cambios sociales y generacionales en sus vidas.

pexels-photo-109919.jpeg

Debemos orar por nuestra ciudad.

Quizá la instrucción más evidente que podemos tomar de Jeremías es: procuren la paz de la ciudad y rueguen por ella.

Orar por la ciudad es una de las partes más importantes del evangelismo urbano. Las fuerzas espirituales que están trabajando en la ciudad, están luchando cada día, y cada vez que pisamos su territorio estamos participando en una guerra espiritual. Debemos orar y de verdad anhelar el SHALOM, el bienestar holístico, de nuestra ciudad. Y para orar eficazmente, debemos conocer profundamente nuestra ciudad. Necesitamos conocer sus ritmos, sus heridas, y su gente.

Dios ya está trabajando en la ciudad, y la oración es nuestra conexión con él y con su trabajo. Cuando nos comprometemos con la oración pidiendo paz para la ciudad, Dios empieza a guiar nuestro camino hacia los encuentros diarios que Él quiere que tengamos, y Él sustituye el miedo por el amor. Será entonces cuando, en lo supuestamente mundano y secular, Dios nos use para evangelizar: para traer sus buenas noticias a la gente de nuestra ciudad.

El evangelismo en la ciudad no se trata de la técnica más nueva o más grande (¡ojalá fuera así de fácil!). El evangelismo urbano está basado en crear relaciones interpersonales que sean estratégicas e intencionales. Y, simplemente, eso lleva tiempo. Si estás siendo llamado al evangelismo urbano, estás siendo llamado a una visión de largo plazo. Considera mudarte a un vecindario donde ves que Dios ya está trabajando. Pasa tiempo con personas en sus lugares de trabajo y tiempos de entretenimiento. Conoce a las personas que están involucradas en pecados sistémicos y hazte amigo de ellos. Sobre todo, ora por la paz en tu ciudad. Confía en que tu ciudad está en el corazón de Dios y que Él desea usar tu testimonio y tus interacciones cotidianas para traer paz a tu ciudad.

 

Evangelización Urbana – Parte 1 de 2

Por Scott y Emily Armstrong

La ciudad tiene todo, ¿verdad? Escuelas y universidades, hospitales y consultorios médicos, teatros y centros comerciales – la lista ¡sigue y sigue! Con más oportunidades de empleo y acceso a servicios de salud y educación, es obvio por qué la gente quiere vivir en la ciudad. Las estadísticas globales nos dicen que la Región Mesoamérica ya es URBANA. Más del 80% de nuestra gente vive en una ciudad muy poblada, y muchas de estas personas no pertenecen a la Iglesia.

Tal vez estás pensando que la evangelización en la ciudad no es diferente a la de los suburbios o áreas rurales, pero estarías equivocado. ¿Cómo hacemos discípulos de personas que viven una vida acelerada y no tienen tiempo para Jesús? ¿Cómo creamos relaciones y ganamos la confianza de alguien que trabaja 7 días a la semana? ¿Cómo se ve la esperanza en medio de la drogadicción, las pandillas y la pobreza?

Primero lo primero: Dios tiene un plan para la ciudad. Tú tienes que creer esa verdad si quieres ser un evangelista urbano exitoso. A menudo cuando pensamos en la ciudad, pensamos en los problemas que se encuentran ahí – todo, desde el tráfico, la contaminación atmosférica, los horarios atareados, hasta las pandillas. Sin embargo, debemos empezar a ver la ciudad como Dios la ve: un lugar de influencia, donde la justicia y la paz se pueden obtener. Imaginemos por un minuto la visión revelada a nosotros en Apocalipsis 7:9-10,

“Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.”

Este pasaje se desarrolla en ¡la CIUDAD de SION! La historia infinita de Dios continúa para siempre EN UNA CIUDAD. ¡Nos reuniremos con cada nación, tribu y lengua, y alabaremos a Dios para siempre! ¿No es interesante cómo nuestras ciudades ya se están convirtiendo en el hogar de tantas culturas al mismo tiempo? ¿Podríamos pensar que tal vez, solo tal vez, Dios ya nos está dando la oportunidad de experimentar un vistazo del cielo en el corazón de nuestras ciudades?

pexels-photo-373974.jpeg

Jeremías 29:4-7 es otro pasaje que nos habla acerca de Dios y su deseo de usar a su pueblo para impactar la ciudad:

“Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, a todos los de la cautividad que hice transportar de Jerusalén a Babilonia: Edificad casas, y habitadlas; y plantad huertos, y comed del fruto de ellos. Casaos, y engendrad hijos e hijas; dad mujeres a vuestros hijos, y dad maridos a vuestras hijas, para que tengan hijos e hijas; y multiplicaos ahí, y no os disminuyáis. Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Jehová; porque en su paz tendréis vosotros paz.”

Este pasaje nos ofrece tres principios que debemos tener en mente al evangelizar en la ciudad:

Debemos vivir en nuestra ciudad para amar nuestra ciudad.

Debemos ser una presencia continua en nuestra ciudad.

Debemos orar por nuestra ciudad.

Debemos vivir en nuestra ciudad para amar nuestra ciudad.

Jeremías les dice claramente a los exiliados de Jerusalén (quienes por cierto eran ¡habitantes de una ciudad!) que “edifiquen casas y las habiten…” Él no les dice que disfruten de un breve descanso ahí o que lo vean como un destino turístico temporal. Él les dijo que habitaran ahí.

Recientemente estuve en un taller escuchando a plantadores de iglesias urbanas quienes contaron sus experiencias, y uno de ellos dijo, “Si tú te estás transportando a la ciudad, significa que trabajas ahí, no que te preocupas por el vecindario.” Él se refería a que la ciudad es un ambiente acelerado, de ir y venir, para tanta gente que solo está ahí por 10 horas durante una jornada laboral. ¿Pero las personas que VIVEN en la ciudad? ¡Ellas siempre están ahí! Las decisiones que son tomadas por el gobierno local afectan sus vidas personales, los sistemas educativos moldean a sus hijos, la falta de transporte público ahí afecta su capacidad de empleo.

¿Cómo es que vas a preocuparte por todas las dinámicas de la ciudad si no vives ahí? Muchas veces vemos el evangelismo como una tarea por cumplir, pero este modelo no funcionará en la ciudad. Si solamente estás llegando a la ciudad para evangelizar de vez en cuando, los vecinos empezarán a ver tu evangelismo como TRABAJO y no como amor. Y cada vecindario es diferente: una sola ciudad puede ser el hogar de cientos de comunidades diferentes quienes tienen su propia cultura y oportunidades. Por lo tanto, es muy importante vivir en el lugar donde estás evangelizando, porque son las interacciones cotidianas las que hablan más fuerte.

Puesto que la vida se mueve tan aceleradamente, nuestras relaciones en la ciudad son típicamente construidas alrededor de actividades económicas. A menudo compramos nuestra comida mientras vamos al mismo supermercado, y así llegamos a conocer a los empleados locales. Vamos a un evento deportivo y conocemos a otros compañeros aficionados que tienen intereses similares. Disfrutamos la comunidad de un centro comercial local y entramos en contacto con otros quienes también están disfrutando de entretenimiento gratuito. Cada día, nuestras interacciones con otras personas son numerosas, pero convertirlas en un encuentro intencional es la clave para hacer evangelismo en la ciudad. Un contacto – o incluso una docena de contactos – no necesariamente permiten una relación duradera. Debemos vivir en la ciudad, lo que nos permite vivir la vida con nuestros vecinos, y que abre la puerta para conversaciones espirituales más profundas y para un evangelismo continuo a través de nuestro testimonio cotidiano.

 

*Este artículo continuará en la próxima entrada

A %d blogueros les gusta esto: