Archivo de la categoría: Evangelismo

Diez Estrategias Misionales Para Un Misionero En Cuarentena

¿Viste el video que lanzamos hace una semana en este blog? Aquí está el enlace a YouTube, o literalmente puedes leer mi publicación anterior. El punto del video es claro: incluso en este momento de -quédate en casa- COVID-19, ¡todavía somos la Iglesia! ¡Todavía estamos en misión!

Este es el mensaje que he estado compartiendo durante el último mes con nuestros misioneros sirviendo en Génesis. De hecho, en los primeros días en que nuestras naciones comenzaron a exigir que nos quedáramos en casa, compartí un devocional con cada equipo de plantación de iglesias, acerca de que las puertas cerradas en realidad están acompañadas (si nos fijamos lo suficiente) por otras puertas más creativas que se están abriendo. También les ofrecí varias formas importantes y prácticas para mantenerse comprometidos y en misión, incluso durante los toques de queda y las cuarentenas. Muchos de ustedes han preguntado cuáles son, así que aquí está lo que llamo…

Diez Estrategias Misionales Para Un Misionero En Cuarentena

  1. Acércate a Dios más que nunca. “Oye, eso no es misional”, me dirás. Al contrario. Esto es siempre lo más misional que podemos hacer. La única forma en que cualquiera de nosotros puede alcanzar un mundo perdido y quebrantado es sentándose primero a los pies de Cristo. De hecho, Jesús mismo designó a los doce como sus apóstoles (“enviados”) con un doble propósito: 1) que pudieran estar con él y 2) que los enviara a predicar y expulsar demonios (Marcos 3:14-15). No puedes tener uno sin el otro. Cuando pasamos tiempo con Jesús, ese es un esfuerzo expresamente misionero.pray-3611519_1280
  2. Ora y prepárate para un avivamiento. “Espera”, me dirás. “Estas dos primeras sugerencias son cosas que deberíamos hacer todo el año, incluso cuando no hay una pandemia”. ¡Correcto! Pero, ¿lo hacemos? En las últimas semanas he tenido docenas de conversaciones con pastores y líderes cristianos que están sintiendo un despertar espiritual en nuestra gente. Finalmente nos estamos dando cuenta de que la Iglesia no es el edificio, y que la Palabra de Dios no se limita a un santuario. ¿No odiarías llegar al final de este evento que altera la vida y haberte perdido el movimiento de Dios porque pasaste semanas y meses viendo gatos tocar el piano (u otra tontería) en YouTube?
  3. Cultiva y bendice a tus contactos (es decir, relaciones) en la comunidad. Muchos de nuestros misioneros habían llegado a conocer e incluso evangelizar a cientos de niños, jóvenes y adultos en las semanas previas al ataque del virus. ¿Nos olvidamos de ellos ahora que no podemos visitarlos? De ninguna manera. ¡Nuestros misioneros están usando las redes sociales y las aplicaciones de mensajes de texto para llamar y mantenerse en contacto con un montón de personas en estos días! De hecho, algunos de ellos se han acercado a líderes cívicos como médicos, enfermeras y policías y se han ofrecido a orar por ellos todos los días por teléfono. ¡Wow! ¡Dios está abriendo puertas para el ministerio en este tiempo desesperado que quizás nunca antes habíamos notado!
  4. Discipula a los nuevos convertidos a través de la tecnología de videoconferencia. Nuestro equipo de Génesis en Quetzaltenango, Guatemala, acababa de tener un evento de evangelismo el fin de semana antes de que el gobierno abruptamente interrumpiera toda actividad. Un joven llamado William llegó a conocer al Señor. Le habían dado una Biblia, y luego, BOOM, no pudieron hacer un seguimiento de ninguna manera. ¿O tal vez sí? Ahora el equipo de cuatro se reúne dos veces por semana con William y le enseña la Biblia y lo que significa ser cristiano. ¡De eso estoy hablando!
  5. Continúa tus estudios. ¿Qué mejor momento que ahora para inscribirse en clases en línea para aprender más sobre misiones, teología, ministerio, etc.? En nuestros países de la Región Mesoamérica, ofrecemos programas de licenciatura, maestría e incluso doctorado a través de SENDAS, la mayoría en línea. Esta semana incluso lanzamos un nuevo programa: Escuela de Liderazgo Para Ministros Laicos, para aquellos interesados ​​en las misiones. Nuestro objetivo era tener 40 estudiantes matriculados. Tenemos 133. Se están dando cuenta de que un llamado a servir en el futuro es un llamado a prepararse (y también a servir) ahora.
  6. Fortalece las relaciones con tu equipo misionero y los líderes de la iglesia a tu alrededor. Nuestros equipos de Génesis son de múltiples naciones y culturas, y generalmente están formados por hombres y mujeres jóvenes. Sin duda, es una aventura para todos vivir juntos, cocinar juntos, y mucho más ministrar juntos. Incluso si eventualmente forman un vínculo cercano similar a una familia (que a menudo sucede), también se encuentran diariamente en contacto con pastores y líderes que viven y trabajan en la misma ciudad. A veces, el ajetreo hace que no cultivemos esas relaciones. Ahora más que nunca podemos invertir en estas personas más cercanas (literalmente) a nosotros, animándolos y orando por ellos.webinar-4216601_640
  7. Fortalece la relación con tus donantes (e intercesores). ¿Cuántas veces como misioneros nos resulta difícil estar en buena comunicación con las personas que constantemente nos dan y oran por nosotros? “Vaya, no escribí ese boletín este mes; trataré de encontrar tiempo para hacerlo el próximo mes”. Como mi esposa y yo hemos sido relegados a casa desde el mes pasado, nos hemos encontrado más que nunca contactando a esas personas fieles que financian y alimentan la misión. A través de videos, servicios en línea con iglesias locales, notas de agradecimiento, etc., los estamos actualizando más intencionalmente que nunca. Otra ventaja: contactarlos también termina siendo un estímulo para nosotros.
  8. Evalúa, sueña y planifica de forma creativa y estratégica. Hace cuatro semanas, contacté a nuestro equipo de Génesis en Monterrey, México, con la esperanza de inspirarlos a seguir participando en la misión. Me sorprendió escuchar que ya estaban creando nuevo material de discipulado para los nuevos cristianos en su vecindario, y un plan de estudios completo para el ministerio de niños que usarán una vez que se levanten las regulaciones de cuarentena. ¡Así se hace, chicos! En este tiempo, cuando estamos “atrapados en casa”, en realidad puede terminar siendo una forma de evaluar nuestra eficacia y nuestras estrategias, para que podamos “despegar” en el ministerio. He hablado con muchos colegas que están reconociendo durante esta pausa que en ciertas facetas de nuestras vidas necesitábamos de todas formas un “reinicio”.
  9. Conéctate con la familia. ¿Alguna vez has escuchado el dicho: “cuando mamá no está feliz, nadie está feliz”? Eso va para todos los miembros de la familia, en realidad. Si tienes un padre que lucha con su salud o un niño que lucha con sus calificaciones, puedes sentir que todo se consume. Del mismo modo, si las cosas son geniales en casa y con nuestra familia extendida, esto afecta positivamente nuestra misión. Parece una locura, pero COVID-19 nos está ayudando a darnos cuenta de que una dinámica familiar saludable ayuda a nuestro ministerio y, de hecho, ES NUESTRO MINISTERIO. Ya sea que la familia esté lejos o en el mismo hogar, no podemos caer en la mentira que dice que la familia y el ministerio deben competir constantemente entre sí. Realmente podemos estar saludables en ambas áreas al mismo tiempo, y la salud en uno puede levantar al otro.
  10. Utiliza tu carrera y títulos para ayudar a otros. Todos nuestros misioneros en Génesis han estudiado teología en algún momento, pero la mayoría de ellos poseen un título universitario en otra cosa. Durante esta cuarentena, he sido testigo de cómo nuestros psicólogos plantadores de iglesias escuchan y aconsejan a los vecinos en línea, así como los maestros ofrecen tutoría en línea a los niños de la comunidad. Y luego está la pareja de Tuxtla Gutiérrez, México, que está utilizando sus títulos y habilidades de ingeniería para crear máscaras protectoras para el personal médico, de forma gratuita. Dios sabía que nuestras carreras serían necesarias en este momento difícil. ¡Utilicémoslas para obtener el máximo efecto en Su reino!

Así que, hay diez estrategias misionales para los misioneros en cuarentena. ¡Seguimos siendo la Iglesia! ¡Todavía estamos en misión!

¿Cuál es tu perspectiva sobre este extraño momento de las misiones? ¿Tienes alguna otra sugerencia que me perdí?

Encuentro Guatemala 2020

 

            logo esp                             loguito e

ENCUENTRO GUATEMALA 2020

“Sirve y experimenta la transformación”

  1. Descripción General: Desarrollar una oportunidad misionera de dos semanas durante el verano del 2020, con la participación de jóvenes de Estados Unidos en conjunto con la juventud de la Región Mesoamérica, específicamente del 20 de junio al 04 de julio.

 

  1. Objetivos:

              Objetivo General

Exponer a los jóvenes con llamado misionero a una experiencia transcultural.

Objetivos Específicos

  1. Proveer oportunidad misionera para aquellos jóvenes de la Región Mesoamérica que desean confirmar su llamado o tener una experiencia transcultural.
  2. Guiar a los participantes a aceptar el llamado de Dios en sus vidas y orientarlos en las diferentes oportunidades misioneras dentro de nuestra denominación.
  3. Realizar evangelismo a través de diferentes métodos creativos.
  4. Ministrar integralmente a las comunidades del distrito central de Guatemala con Encuentro.
  5. Promover las misiones voluntarias en nuestros distritos e iglesias, a través del sostenimiento económico de sus misioneros.

 

  1. Justificación: Encuentro Missions brinda oportunidades misioneras para todas aquellas personas que tienen un llamado. Durante los últimos 50 años, han facilitado viajes a los Estados Unidos, Canadá, México, las Bahamas, Perú, Guatemala y Costa Rica. Han participado más de 250,000 estudiantes, lo que ha resultado en más de 2 millones de niños y adultos escuchando el mensaje del Evangelio a través de los eventos de Encuentro. Este año 2020, Encuentro visita nuevamente Guatemala, asociándose con las Iglesias del Nazareno locales para proporcionar programas de Escuelas Bíblicas, Plantación de Iglesias, Operativos Médicos y Proyectos de Construcción Pequeños, para impactar a las comunidades aledañas a las Iglesias del Nazareno beneficiadas. El área Norcentral de la Región Mesoamérica tiene la bendición de recibir al grupo de Encuentro 2020, en el país de Guatemala, por tal motivo nos hemos unido a la visión de Encuentro, mostrando el amor y la compasión de Jesús, compartiendo el mensaje del evangelio a todos aquellos que lo necesiten, a través de diferentes métodos evangelísticos, proveyendo una oportunidad misionera transcultural a todos aquellos jóvenes de la Región Mesoamérica que tienen un llamado.

 

  1. Selección de Candidatos

Promoción:

Cada coordinador de MG de las 5 áreas de la Región será encargado de promover la información. De esta manera se logrará captar a la mayor cantidad de jóvenes posible.

Requisitos del Candidato

  • Ser miembro de la Iglesia del Nazareno.
  • Tener un llamado al ministerio o a servir transculturalmente.
  • Haber participado en un Campamento de Orientación Misionera (COM).
  • Haber participado en una experiencia misionera de mínimo 3 días.
  • Ser mayor de 18 años.
  • Ser un líder en su iglesia local o distrito.
  • Tener conocimiento intermedio del idioma inglés.
  • Carta de recomendación de su pastor.

Recepción de solicitudes

Después de que el joven haya recibido la aprobación de su pastor, el aspirante debe contactar a su Coordinador de Misión Global de área, para solicitar el formulario de inscripción en línea.  Se estarán aceptando solicitudes hasta el mes de mayo 2020.

 

  1. Lineamiento Financiero

Descripción

7 Días 14 Días

Alimentación

45 $ 90

Transporte interno

35

$ 70

Hospedaje

70

$ 140

Turismo

30

$ 60

   
Total $180

$360

 

Si quieres descargar el documento completo con toda la información de Encuentro, por favor da click en este link

 

 

De la Ciudad a… ¿Cosas más Grandes?

Por: Scott Armstrong

Estamos llegando al final de nuestro énfasis anual de 40 días de oración por las ciudades de nuestra región. ¿Has sido parte? ¡Gracias por orar y por movilizar a otros para que lo hagan también! ¿Te lo perdiste? No hay problema: aunque sugerimos que las congregaciones y los individuos comiencen el año orando enfocados en la ciudad, puedes hacerlo en cualquier momento. Nuestras peticiones no tienen fecha y se pueden usar todo el año. Solo visita nuestro sitio web o dirígete a nuestra página de Facebook para las imágenes diarias que hemos producido.

Cada 9 de febrero, cuando llegamos al final de los 40 días, me preocupo un poco. ¿Se olvidarán las iglesias de nuestras ciudades los otros 325 días del año? ¿Es la misión urbana un programa en que se enfoca por un tiempo y luego pasamos a otras cosas?

Espero que no.

Honestamente, oro porque no sea así.

Durante muchos de mis años como misionero, viví y ministré con pasión para que el mundo entero fuera salvo. Todavía tengo ese mismo anhelo, por cierto. Pero incluso hasta hace diez años, no pensaba mucho en por qué las ciudades son importantes teológica, bíblica y estratégicamente.

Fue hasta que me mudé a la ciudad de Panamá, Panamá en 2011 y viví en el piso 19 de un apartamento de gran altura que comencé a entender. Mientras miraba cada noche desde el balcón las miles de luces, edificios y familias que representaban, Dios comenzó a cambiar mi corazón. ¿Cuántas de estas personas en esta enorme ciudad no conocían a Cristo como Señor y Salvador?

En esa época nuestra región investigó un poco y descubrió que la mayoría de la población de nuestros países en el Caribe, México y América Central vivía en grandes ciudades (piensa en 100,000 personas o más). ¡Pero solo el 29% de nuestros nazarenos vivía en esos mismos lugares! Teníamos trabajo que hacer.

Ahora, como familia, hemos dedicado los últimos diez años a aprender sobre el ministerio de la ciudad y a sumergirnos en la misión urbana. Es de lo que hablamos todos los días. Está en nuestra sangre. De hecho, hemos empezado a entender más acerca de Dios al comprender Su plan redentor para la ciudad. Como dice el pastor Tim Keller, fundador de la Iglesia Presbiteriana Redentor en Nueva York, así como de los ministerios City to City: “Es cierto que debemos llevar el evangelio a la ciudad. Pero también debemos reconocer qué tanto la ciudad nos trae el evangelio a nosotros”.

¿Ya estás ahí? ¿O es el ministerio urbano solo un énfasis de 40 días para ti y tu iglesia?

En los días posteriores a nuestros 40 días de oración, mi oración por ti es que te levantes y entres a la ciudad, y que tal vez, solo tal vez, la ciudad comience a entrar en ti.

 

 

 

 

 

¿Qué Clase de Personas?

En nuestra entrada anterior, informamos sobre el  10.º Aniversario Del 4×4 Todo Terreno, en Monterrey, México un viaje misionero que concluyó el 1 de enero de 2020 y tuvo resultados significativos.  En los siguientes días publicaremos varios testimonios de algunos jóvenes que participaron, comenzando hoy con Valeria Rodríguez.

Mi nombre es Valeria Rodríguez Valdéz y soy de Monterrey, Nuevo León. Tengo 14 años y desde hace dos años Dios confirmó mi llamado a las misiones.

Durante el 4×4, a mi equipo y a mí nos tocó ir a una casa con mucha necesidad, y ofrecimos limpiarla.  Nos encontramos con una joven de 19 años que cuidaba a su abuelita en estado de cama y que no podía moverse ni hablar. Evidentemente fuimos un gran apoyo para ellos – nos expresaba que no sabía cómo agradecernos. Lo que más me impactó fue el momento en que nos reunimos para orar por la joven (Kelly) y la señora (Cristina).  Tuvimos un tiempo en el que no podíamos parar de llorar y le pedimos a Dios que la cuidara y sanara, que les diera fortaleza para seguir adelante. Nos fuimos muy alegres, y esta dinámica la repetimos por tres días. Siete personas aceptaron a Cristo en su corazón.

Al terminar los tres días allí salimos llenos de ánimo y pudimos contestar la pregunta: ¿Qué clase de personas pagan para ir a un lugar que no conocen, con personas que jamás han visto, para limpiar sus casas? Respuesta: La clase de personas a las que no les importa lo que haya que hacer con tal de compartir de la Palabra de Dios.

En Valle del Roble, la primera ocasión que salimos nos dimos cuenta de la necesidad de la colonia.  Tuvimos la oportunidad de orar por un joven que se estaba drogando, por unos hermanos consagrados a la muerte, por un matrimonio que se drogaba, y por un padre y sus hijos que habían creado una pandilla.  También oramos por la hija de una señora que es cristiana y que le había estado pidiendo a Dios que enviara a alguien que le hablara a su hija, ya que a ella no la escuchaba.  Pues, se cumplió su oración. Fue hermoso saber que éramos nosotros a los que Dios había enviado.

¿Qué clase de personas pagan para ir a un lugar que no conocen, con personas que jamás han visto, y preguntan por mi necesidad? La clase de jóvenes que están atentos a la guía del Santo Espíritu, y que están interesados por los que no han sido salvos.

Después de compartirle a un policía que tuvo una mala experiencia con los cristianos, decidimos presentarnos a las casas de la gente y pedir perdón por las experiencias malas con otros cristianos. Nos dimos cuenta que las personas reaccionaban diferente.  Tenían interés de escuchar y de compartir lo que les había pasado y tuvimos mayor respuesta.  Fue un día extraordinario y sorprendente. Sentimos al Espíritu Santo guiándonos.  Deseo sentirme así cada día de mi vida.

¿Qué clase de personas pagan para ir a un lugar que no conocen, con personas que jamás han visto, para pedir perdón por la hipocresía de muchos otros cristianos? La clase de cristianos que aman a los pecadores como Cristo los amó, y que no les importa humillarse por reconciliar a una persona con Dios.

Quiero invitar a la iglesia a que den buen testimonio.  Que empecemos por nosotros mismos, y que evangelicemos en donde estemos.  Que dejemos que sea el Espíritu guiándonos a donde quiera que vayamos. Les exhorto a tomar el evangelismo como estilo de vida.  Todos sin excepción estamos llamados a compartir de las buenas nuevas.  No importa si nunca antes lo has hecho, cuando Dios manda, hay que obedecer, su Espíritu nos guía y da la palabra. No se pierdan de ninguna actividad evangelística de su iglesia.  ¡Anímense, pues Dios está con nosotros!

10.º Aniversario Del 4×4 Todo Terreno

El programa conocido como 4×4 Todo Terreno fue diseñado para jóvenes que, habiendo participado en un COM, tuvieran una experiencia misionera y confirmaran su llamado a las misiones en la mejor época del año: la última semana de diciembre, entre Navidad y Año Nuevo.  Es una época donde las familias se reúnen para compartir tiempo en armonía, se intercambian regalos, se dan abrazos, la música especial es imprescindible, hay mucha comida, llegan al hogar aquellos que viven lejos y los buenos deseos de amor y paz están en los corazones de todos. El 4×4 Todo Terreno se ha convertido en un evento que lleva a los hogares urbanos esperanza, paz, amor y salvación a través de compartir a Jesucristo como el mejor regalo que la gente puede recibir en el año.

Este año se llevó a cabo del 26 de diciembre de 2019 al 1 de enero de 2020 el décimo 4×4 Todo Terreno, y sucedió en la ciudad de Monterrey, México, en apoyo a los misioneros con el ministerio de Génesis, Daniel y Andrea Santiago.  Un talentoso y hermosísimo grupo de 22 jóvenes y adolescentes de los distritos Sur, Sur Fronterizo, Oriente, Occidente y Noreste llegaron con todo para ser usados por Dios en las colonias Fomerrey 23 y Valle del Roble.  Los participantes se organizaron en equipos y prepararon lo que hacía falta para dar inicio con el evangelismo personal, casa por casa, así como en la Escuela Bíblica, orar por los enfermos y familias, limpiar sus hogares, hacerles compañía, y presentar a Jesucristo como Señor y Salvador, que era lo que la gente estaba necesitando.  Al realizar células de oración y contar una historia bíblica, se le invitaba a la gente reunida a identificarse con los personajes, y así fue como muchos aceptaron a Jesucristo.  Los devocionales de cada mañana y la retroalimentación por las noches eran claves para mejorar y ser más intencionales al siguiente día.

Podría seguir contando mucho más de esto, sin embargo, sólo quiero glorificar al Señor Dios Todopoderoso por su amor y protección para este grupo.  Además estoy agradecida con Él por darme el privilegio de dirigir durante 10 años a muchos jóvenes, viéndolos desarrollarse y crecer en gracia para con Dios y los hombres.

Les dejo con sus testimonios de victoria en las siguientes entradas.   Sigamos orando, ofrendando y yendo. Obedezcamos Su llamado, y reconciliemos al mundo con Él.

Enero, 2020

María Eugenia Rodríguez Urrutia.

“Y Dios Creó Al Misionero”

Mi nombre es Victoria Natividad Trujillo Ríos. Mi membresía pertenece a la Primera Iglesia del Nazareno en Ocozocoautla de Espinosa Chiapas, Distrito Sur de México.

Al iniciar el proyecto, anhelaba que Dios me permitiera escucharlo, poder rendir todo mi ser al decir: “Sí, Señor, hágase tu propósito en mí”.

Llegando a Comitán, fue muy sorprendente lo que vimos. Tuvimos la oportunidad de ir a un hospital maternal donde los hermanos prepararon alimentos para repartir. Hubo testimonios, cantos y una pequeña reflexión. Nunca en mi vida había visto esto: la mayoría de las personas al ver que llegamos, rápidamente se acercaron a donde estábamos, muchos de ellos con peticiones deseando que pudiéramos orar por ellas. Se levantó una lista de oración al ver la fe que cada uno de ellos tenía, y Dios nos enseñó muchas cosas.

Continuando con el viaje en Trinitaria, llegamos a casa de una hermana llamada Ayda que vive en Michoacán (una colonia de ahí). Su testimonio de cómo ha servido a Dios como plantadora de iglesias durante toda su vida fue algo realmente hermoso. En Trinitaria aprendí a romper ciertos límites que no sabía que tenía.  Además tomaba tiempo para contemplar la grandeza de Dios al ver el cielo y sentir esa paz, esa calma y tranquilidad, que será nuestro hogar, que somos parte de ello y que un día estaremos allí.

En Unión Juárez y Lázaro Cardenas conocimos a hermanos con corazones hermosos y una disposición increíble para todo. Visitamos y evangelizamos hogares en esos dos lugares y realizamos campañas evangelísticas.

Para concluir el viaje tuvimos un culto unido donde asistieron la mayoría de los hermanos de los lugares donde estuvimos. Hubo tiempo de testimonios donde cada hermano compartió lo que había recibido de parte de Dios.  Fue sorprendente cómo Dios obró en cada lugar de maneras distintas, pero con un mismo fin.

Amo a Dios, porque en el transcurso del culto de clausura de este viaje tocó mi corazón, pude oír una frase que necesitaba escuchar y llenó todo dentro de mí, es: ¡y Dios creó al misionero!

Sé que me faltan muchas cosas por aprender. Estoy segura que cada día Dios me guiará para cumplir y dar lo mejor de mí conforme a Su propósito. Antes de iniciar este viaje, Dios acomodó todas las cosas: la escuela, lo económico, mi familia.  Sin duda, esta experiencia ha sido de gran bendición para mi vida.

“Servir Es Gratificante”

En la entrada anterior, publicamos el testimonio de un joven misionero voluntario en sus experiencias con la Avanzada Misional, en el Distrito Sur de Chiapas. Hoy conoceremos a otra jóven que participó en esa experiencia misionera y que desea que otros jóvenes conozcan sobre lo que Dios hizo en su vida y ministerio. Si tú también quieres involucrarte en las misiones, ¡déjanos un comentario abajo!

Mi nombre es Alejandra Morales, soy miembro de la Iglesia del Nazareno “Jesús de Nazaret” en la colonia el Jobo de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, Distrito Sur de México.

Poder participar en el viaje de Avanzada Misional fue de bendición para mi vida. Agradezco primeramente a Dios el privilegio que me otorgó de estar en este proyecto, a mi iglesia “Jesús de Nazaret” y a las iglesias locales por apoyarnos con sus oraciones. Esto ha sido para mí una bonita experiencia, ya que pude compartir de Jesús, de cómo él obra en cada persona y el amor que tuvo para con nosotros; pude comprender que así como deseo que mi familia busque de Dios y sea salva, también anhelo que sea para las demás personas.

Dios se manifestó grandemente en cada uno de los lugares a los que pudimos llevar su Palabra, en donde conocimos a personas que nos cobijaron, nos brindaron su apoyo económico y social para el ministerio de payasos y gastos misioneros. Dios nos bendijo con una ofrenda que nos serviría para la evangelización que haríamos en Trinitaria, ya que ahí no había recursos, ni una iglesia. Dios preparó el escenario donde trabajaríamos y preparó también los corazones.

Vimos las necesidades de cada familia y su deseo de buscar a Dios, ser parte de eso te llena de gozo y te impresionas de lo que Dios hace por medio de su Palabra. Pudimos escuchar grandes testimonios, cómo Dios nos levanta de lo más vil para ser nuevas criaturas en él. Poder servir es tan gratificante, que ya sea en el evangelismo casa por casa, o con los niños en un pequeño show de payasos, es de bendición para la vida de las personas y también para la nuestra.

Así que animo a los jóvenes como nosotros a poder hacerlo, y comprendo que a veces hay temor del lugar o las carencias, pero puedo asegurar que Dios está en cada paso, cuidándonos y abriendo caminos.  Él es amor, y este ministerio así como cualquier otro es completamente eso, amor.

 

 

 

“El Hermano Misionero”

La semana pasada  publicamos el informe sobre un viaje misionero en el Distrito Sur de México en nuestro post llamado: Cinco Paradas, Cientos de Vidas Cambiadas. Hoy compartiremos el testimonio de uno de los jóvenes que sirvió como misionero voluntario en esa experiencia transcultural. Si tienes interés en este tipo de actividades o en misiones en general, ¡responde abajo en la sección de comentarios!

Soy Abner Gutiérrez Rivera, y pertenezco a la MTI Iglesia del Nazareno “Puerta de Fe” en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, en la Zona Ribera del Distrito Sur de México.

Hermanos, quiero testificarles que hasta hoy mi experiencia ha sido increíble. Todo inició cuando decidí tomar el curso de Misiones Transculturales y cubrir el requerimiento de llevar a cabo un viaje misionero en el que se visitarían 5 poblaciones del Estado de Chiapas, en un lapso de 23 días.

Previa oración de nuestro líder Freivy, Director de Misiones, iniciamos el recorrido el 23 de noviembre de 2019, y hasta ese momento sentía cierta incertidumbre sobre mi llamado misionero.  Conocí a mis compañeros de viaje y fui consciente de que estaríamos al servicio de Dios durante todo este tiempo. ¡Tener la oportunidad de testificar lo que Él ha hecho en mi vida y compartirlo es increíble!

El primer lugar visitado fue Soyatitán, y al observar la emoción de los hermanos al recibirnos y escuchar por primera vez que me decían: “el hermano misionero” tuve la intención de aclararles que estábamos aprendiendo, que era mi primera experiencia. Sonreía nervioso,  pero en mi interior me gocé porque me encanta poder servir a Dios de esa manera. Sin embargo, estaba preocupado por las expectativas que habíamos creado entre los hermanos que nos esperaban ansiosos.

Algo que tocó mi corazón fue conocer a los hermanos que trabajan como payasitos cristianos en la población y que se hacen llamar: “los Pancholines”. Al vernos evangelizar se acercaron, nos llevaron a su casa y nos enseñaron los materiales con los que trabajan en su  ministerio.  El Señor puso en el corazón de ellos obsequiarnos un traje completo de payaso, pintura y otros artículos de juegos, etc. Aprendí una gran lección: nuestro Dios es un Dios vivo y hace posible todas las cosas, ya que nosotros solo teníamos el maquillaje para trabajar con los niños. Fue increíble escuchar a Dios mediante la gente que recibía a Cristo y el ministerio de payasitos.

La segunda población fue Comitán, donde realmente encontramos pocas dificultades para el ministerio.  Aunque se trata de una ciudad eminentemente católica tradicionalista y encontramos personas que tenían literatura católica especial para responder a protestantes, ahí estaba Dios, dándonos palabra para responder con base en las Escrituras.  Con la asesoría del pastor David junto con Freivy, pudimos ver cómo la Palabra del Señor no vuelve vacía, fue un reto muy bonito para mí.

Realmente sentí la presencia de Dios tocando mi vida y haciéndome entender la necesidad de que todo mundo le conozca, fue una experiencia inolvidable. Por la noche subía al techo del templo a orar y miraba al cielo, reconociendo que Él está presente siempre en nuestras vidas.

La siguiente población fue la Colonia Michoacán, una zona rural.  Allí se presentaron mis primeras barreras de comodidad y de miedos, por ejemplo, las arañas y cucarachas.  Sin embargo, aprendí una lección: debemos depender totalmente de Dios y esos miedos dárselos a Él.

Fue de mucha enseñanza la población de la Trinitaria, porque Freivy corrigió muchos detalles de mi manera de evangelizar, ya que aún estoy aprendiendo, y me fue mucho mejor en las siguientes ocasiones. Realmente fue un reto pero Dios y mis compañeros me ayudaron en mi debilidad y eso me hizo sentir como en una familia.

La población de Unión Juárez, municipio de la Trinitaria, fue también una experiencia increíble.  Tuvimos el respaldo de la iglesia, hacíamos el show de payasos y empezamos a evangelizar a los niños con una buena respuesta.  Después fuimos a una población cercana llamada San Marcos Jalal, y sentimos cómo Dios nos usó en el ministerio porque para la mayoría de esos niños era la primera vez que veían un payasito e incluso era la primera vez que escuchaban de Cristo. Aprendimos otra gran lección: Dios te pone en gracia con los hombres con el don que tengas, al obrar en tu vida de forma increíble.

Por último visitamos la población de Lázaro Cárdenas. Fue maravilloso tener la experiencia de evangelizar a una persona que empezó peleando y terminó llorando, aceptando al Señor y pidiendo a Dios que cambiara su vida.  Verdaderamente fue transformacional en mi vida como cristiano.

Cada vez siento más y más fuerte a Dios en mi vida, y sé que este es mi llamado, mi ministerio. Seguiré trabajando para buscar la entera santificación y la dependencia total hacia él. Lo más bonito  es recordar que lo único que le dije fue: “heme aquí envíame a mi” y decir SI a todo lo que él me llamara a hacer.  Y aquí estoy, sirviéndole y no puedo decir más que gracias Dios por llevarnos y traernos con bien.

A %d blogueros les gusta esto: