Archivo de la categoría: Vida Devocional

Oraciones de Santidad Peligrosas

Por David A. Gallimore


Hace muchos años me embarqué en un viaje personal para buscar más de Dios. Estaba hambriento de una Palabra fresca. Un día mientras leía el Salmo 139:23-24, descubrí lo que yo llamo las “5 Oraciones Peligrosas” que literalmente han revolucionado mi relación con Jesucristo. He hecho estas oraciones todos los días por los últimos 20 años y ha sido un viaje increíble. Sin embargo déjame advertirte…¡Estas oraciones son peligrosas! ¡Te perturbarán! Y digo eso en el mejor de los sentidos. Al final, estas oraciones producirán una vida completamente santificada y rendida.

Resultado de imagen para oraciones peligrosas

Oración Peligrosa # 1: Examíname

Imagina que vas al doctor y estás en la cama para que te examinen. Te pones en una posición vulnerable para que el doctor pueda llevar a cabo la examinación. Cedes el control, tu privacidad etc. Puede ser una experiencia realmente incómoda. ¿Estarías dispuesto a ir a la cama de examinaciones de Dios y decir, “te doy permiso de buscar en cada área de mi corazón, mente y alma”?

Oración Peligrosa # 2: Pruébame

Debo confesar que la primera vez que hice estas oraciones mi actitud era en el mejor de los casos, arrogante. “Anda Dios, examíname…creo que lo estoy haciendo bastante bien. He crecido en el Movimiento de Santidad. ¡Se cómo hacer las cosas en la iglesia de la manera correcta!”. No tenía idea de lo que había estado almacenando. Comencé a hacer estas oraciones y Dios empezó a probarme en lo que llamaré, a falta de un mejor término, “el orgullo espiritual”. Me di cuenta que el crecimiento ocurre cuando se rompe con los viejos hábitos y actitudes. Para decirlo más claramente, hay espacio para el arrepentimiento incluso en una vida que ha sido salvada y santificada.

Oración Peligrosa # 3: Estírame

Cuando inicié estas oraciones, Dios me llevó de un cómodo pastorado, a una iglesia multicultural de vanguardia que cambió para siempre mi perspectiva del ministerio. Los himnarios fueron reemplazados por The Hillsong, los trajes y corbatas ahora eran shorts y camisetas, y los testimonios cambiaron de “he sido salvo y santificado por 50 años” al de un inocente pero entusiasta ciclista que gritó desde el altar a un templo lleno: “Este es el mejor día de mi vida… ¡Dios me salvó del infierno esta mañana!”. Me pregunté si alguna vez había estado tan fuera de mi zona de confort. Tuve el privilegio de bautizar a 50 nuevos convertidos un domingo. ¡Tres mujeres se aproximaron al bautisterio en trajes de baño de dos piezas! Estaba tan confundido. Pensaba: “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, ¡¿A qué voy a aferrarme?! El siguiente  lunes por la mañana hicimos una llamada desde la oficina de la iglesia y encargamos batas bautismales. Con eso solucionamos el problema. Ten cuidado cuando hagas estas oraciones. ¡Son peligrosas!

Oración Peligrosa # 5: Guíame

El Rey David oró: “guíame en el camino eterno”. Durante los últimos veinte años he orado para que Dios diariamente me guíe fuera de mi zona de confort y seguridad, hacia una vida de obediencia radical. Luego de servir como pastor de iglesia durante muchos años, Dios me llamó a un ministerio de tiempo completo en evangelismo. Traté de razonar con Dios acerca de esto… no es 1950, muchas de las iglesias no tienen reuniones de avivamiento, ¡nos moriremos de hambre! Hice las cuentas en la calculadora y no me salían. Pero seguí  haciendo estas oraciones: “Guíame Señor… yo te seguiré”. Dimos este gran paso de fe y dejamos la seguridad de una gran iglesia que cuidaban maravillosamente de mí y mi familia, y descubrimos que cuando confías y obedeces, Dios siempre provee. En los últimos 10 años he predicado en un promedio de 45 reuniones evangelísticas al año aquí y en el extranjero. Lo que quiero decir es que puedes confiar en Dios, con tu vida de por medio.

Oración Peligrosa # 5: Úsame

Cuando todo está dicho y hecho, ¿Tu vida cuenta para el Reino? 

El mantra de este mundo es “el que tenga más juguetes al final, gana”. 

Mi oración para ti hoy es que Dios nos libre de la sabiduría de este mundo y que estemos dispuestos a rendir completamente nuestras vidas, que vivamos vidas que expresen: “estoy disponible hoy para ti Dios…guíame hacia la persona que te necesita más y úsame para ser un testigo ganador…”

¿Tendrás el coraje suficiente para hacer estas cinco oraciones cada día? Recuerda la renuncia…la letra pequeña…son peligrosas, pero tienen el potencial de revolucionar radicalmente tu vida.  

¡Que Dios te bendiga al comenzar esta aventura!

Este artículo fue publicado originalmente por: Holiness Legacy.

Hacia la Efectividad Misional: Los Movimientos de la Misión de Dios – Parte 3 de 7

Por Ed Stetzer

La misión de Dios es atractiva y encarnacional.

No sé por qué, pero tengo una fascinación con los yoyos. Ahora, yo no sé usar un yoyo. Aún así, encuentro divertido y entretenido la manera en que un hábil jugador de yoyo (si puedo usar ese término) lanza el yoyo con gran fuerza rítmica solo para hacerlo regresar con un rebote energético para ser lanzada hacia atrás y regresar a su punto de partida.

Regularmente uso el yoyo y su movimiento como una forma de describir la misión de Dios. Así como un yoyo, cuando es usado apropiadamente, tiene una función de “ir” y “venir”, también así la misión de Dios. Los misiólogos a veces hacen referencia a este ir y venir, como las fuerzas (movimientos) centrípeta y centrífuga de la misión de Dios.

El Movimiento Centrípeto de la Misión de Dios

El movimiento centrípeto (venir) de la misión de Dios se observa con mayor claridad en el Antiguo Testamento en la nación de Israel. Dios puso a Israel en medio de las naciones. En la Tierra Prometida ellos fueron llamados para ser luz a las naciones—para vivir de tal manera que las otras naciones fueran atraídas a Jerusalén (vea Ex. 19:5-6; Dt. 28:10; Is. 49:6). Como Israel encarnara y representara la vida de Dios (es decir, el reino de Dios), ellos debían ser una ‘señal atractiva’ para un mundo vigilante.

El movimiento centrípeto de la misión de Dios permanece como una parte del llamado misional de Dios para el pueblo de Dios en el Nuevo Testamento. En el Sermón del Monte, Jesús les enseñó a sus seguidores, “Ustedes son la sal de la tierra…Ustedes son la luz del mundo…Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo (Mt. 5:13, 14, 16) Pedro usa un lenguaje similar que se encuentra en su epístola (1 P. 2:9-12).

La fuerza centrípeta de la misión expresa que la misión no se trata solamente de ir o hacer (misiones), también se trata de ser. Por lo tanto, la identidad y naturaleza del pueblo de Dios manifestado en la manera que ellos viven el mandato cultural, la Gran Comisión, y su relación con Dios se vuelve un elemento misional atractivo en medio de un mundo perdido y decadente.

El Movimiento Centrífugo de la Misión de Dios

El movimiento centrífugo (ir) de la misión de Dios se ve más claramente en el Nuevo Testamento—a pesar de estar presente en el AT en lugares como Josué 2, Jeremías 27 y Jonás. Sin embargo, de una forma más pronunciada, Jesús presenta el cambio de paradigma de ir cuando da la Gran Comisión (Mt. 28:18-20; Hch. 1:8).

La Gran Comisión enseña que la misión de Dios no solo es local, sino global. Y no es responsabilidad del mundo venir al área donde la iglesia local se encuentra, pero es la responsabilidad de la iglesia ir al mundo.

La Gran Comisión (así como Hch. 1:8) es iniciada en el libro de Hechos y debe ser continuada hoy en día. En lugar de que las personas vinieran a Jerusalén, los creyentes salieron desde Jerusalén. Algunos han tomado Hechos 1:8 y han creado una estrategia de misiones (centrífuga) que incluye misiones locales, misiones nacionales y misiones internacionales.

Aunque pienso que esto es de ayuda, también me gustaría que pensáramos en Hechos 1:8 como una misión transcultural, étnica, racial. En otras palabras, los creyentes judíos tenían que cruzar, centrífugamente, fronteras transculturales, étnicas y raciales para poder compartir el evangelio con aquellos que estaban lejos de Dios.

Esto es un punto importante para los creyentes que viven en un contexto urbano—por no mencionar para todos los cristianos, dado que vivimos en un mundo globalizado. Durante la última mitad del siglo, nuestro mundo ha experimentado urbanización—una afluencia de personas mudándose a las ciudades.

Por lo tanto, nuestras ciudades y sus áreas urbanas contienen mucha diversidad—comúnmente son multiculturales, multiétnicas y multirraciales. Y la realidad es que la diversidad no está desacelerando; si acaso está acelerando. Aquellos viviendo en o alrededor de centros urbanos tal vez encuentren sus propios habitantes de Jerusalén, de Judea, de Samaria y extranjeros.

El siguiente es un gráfico para ayudarnos a entender las diferencias entre los diversos grupos—que no sólo se encuentran alrededor del mundo, sino también donde vivimos, trabajamos y jugamos—la Iglesia ha sido y es llamada centrífugamente a alcanzar a todos, simultáneamente.

Observen que Hechos 1:8 es una descripción del libro de Hechos, no un orden que seguimos. En otras palabras, no alcanzamos primero nuestra Jerusalén, después nuestra Judea, y así sucesivamente.

Ya estamos, ahora, en lo último de la tierra. La misión es de cualquier lugar a cualquier lugar.

Pero todavía hay algunas cosas que podemos aprender acerca del tipo de personas que debemos alcanzar. He aquí una manera de pensar en esto.

  • Jerusalén – Cualquier lugar dentro de la esfera cotidiana de influencia de su comunidad de fe.
  • Judea – Cualquier lugar fuera de la esfera cotidiana de influencia de su comunidad de fe, pero que comparte una misma cosmovisión.
  • Samaria – Cualquier lugar de la esfera cotidiana de influencia de su comunidad de fe, que tiene una cosmovisión ligeramente diferente, a menudo es poco apreciado e incluso mal visto, pero que comparte algunas similitudes con ustedes.
  • Lo último de la tierra – Cualquier lugar fuera de la esfera cotidiana de influencia de su comunidad de fe que difiere radicalmente de la cosmovisión con algunas, o alguna, similitud.

Déjenme resumir esto.

La misión de Dios se mueve en dos direcciones.

las5direccionesdelaiglesiamisional.jpg

Primero, se mueve “atractivamente” (magnéticamente) a través de las vidas transformadas de su pueblo. Por tanto, es importante para las iglesias enseñar y equipar a los creyentes para vivir vidas transformadas, piadosas, que estén centradas en Jesús el rey y que demuestren la ética de su reino. La misión de la vida atractiva puede y dirige, a aquellos que están lejos de Dios, a preguntar “¿Qué debo hacer para ser salvo?”

Segundo, la misión de Dios se mueve “encarnacionalmente” (externamente) a través del pueblo de Dios siendo enviado a un mundo perdido, decadente y diverso. Por lo tanto, es importante para las iglesias enseñar, equipar, exhortar y proveer vías para que los creyentes participen en la misión mundial de Dios, de alcanzar a aquellos que están lejos de Dios, un movimiento que comienza con nuestros prójimos pero que se mueve a las naciones.

La misión de la vida encarnacional puede y dirige a la reunión de todas las naciones en un solo pueblo—gente de toda tribu, nación, lengua y pueblo (Ap. 5:9; 7:9). La próxima vez, hablaré acerca de la marca de una comunidad misional.

Publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/edstetzer/2016/december/towards-missional-effectiveness-movements-of-gods-mission-p.html

Tres Cosas que los Musulmanes Pueden Enseñar a los Cristianos Acerca de la Oración

Por Sofya Shahab

Solo porque nuestras creencias son diferentes, no significa que no debemos poner atención. 

Yo sabía que Afganistán me iba a encantar incluso antes de llegar a ese país. Como estudiante de artes, es muy fácil pensar románticamente en el Medio Oriente, atraídos por su misticismo exótico, su historia y cultura. 

Mis primeras noches en Kabul, las pasé escuchando adormilada a los helicópteros pasando sobre mi cabeza, preguntándome qué es lo que estaba pasando y a dónde iban. A las 4 a.m., la ciudad se despertaba, cada Mezquita hacía oír su llamado a la oración, incitando a los afganos así como a los expatriados. 

En cada país, el llamado a la oración es un poco diferente, y mientras Afganistán está lejos de ser lo peor, ciertamente yo no di la bienvenida al muecín local interrumpiendo mi sueño. 

Pero no tomaría mucho tiempo a mi cuerpo silenciar el coro nocturno de Kabul, muy parecido a aquellos viviendo cerca de las vías ferroviarias aprendiendo a acostumbrarse al ruido de los trenes cuando pasan. Ahora, diez meses después, aprecio la intromisión del tiempo de oración a lo largo de mi día, mientras me he dado cuenta cuánto hay que aprender de mis colegas musulmanes, acerca de mi propia fe. 

Resultado de imagen para musulmanes orando

Los cristianos y musulmanes obviamente tienen creencias muy diferentes. Como cristianos, necesitamos ser firmes en esto, y no comprometer lo que sabemos que es verdad en la Biblia. Pero tiene que haber dedicación para aprender de nuestro vecindario, mientras sostenemos la verdad hacia nuestra fe. 

Piensa en las declaraciones de Malala Yousafzais hacia Jon Stewart, acerca de la importancia de poner la otra mejilla. O en el tremendo trabajo de Eboo Patel en el area de crear un diálogo religioso. Estos son musulmanes que han vivido algo que es maravillosamente verdad. Y, como es dicho comúnmente, toda la verdad es la verdad de Dios. 

En ese interés, he visto tres cosas que los cristianos pueden aprender de los musulmanes acerca de la Oración: 

Disciplina

La mayoría de los cristianos que conozco pasarían la primera parte de su día en devocionales matutinos, despertándose quizá 30 minutos antes de que comiencen las prisas para alistarse y así pasar tiempo con Dios. Pero no estoy segura cuántos de los que conozco, se despertarían al amanecer, sin importar lo temprano que esto sea, para orar. 

Para mí, levantarme con el sol cada día demuestra una emoción incontenible por Dios. Hay muchas mañanas donde es demasiado fácil presionar el botón de repetición y simplemente relegar a Dios para más tarde en el día. 

Utilizar el llamado a la oración como un recordatorio para tomar tiempo fuera e invertir en una relación con Dios que enseña una disciplina que a menudo está ausente. No importa dónde tú estés o lo que estés haciendo, debes detenerte para leer, adorar o reflexionar. Esto pone a Dios en el centro de tu vida y físicamente demuestra que Él es más importante que cualquier otra de las preocupaciones que tú pudieras tener, mientras ellas toman el segundo lugar. 

Reverencia 

Al observar los preparativos que realizan los musulmanes para la oración, puede cambiar la forma en que nosotros nos acercamos a Dios. Quitan sus zapatos y lavan sus manos, su rostro y sus pies; se están purificando. 

Mientras la sangre de Cristo ha hecho esto ya por nosotros, es un recuerdo emotivo de que nuestro Dios es un Dios Santo, a quien debemos acercarnos con reverencia. Él es nuestro Padre que nos ama, pero eso no significa que nuestro acercamiento hacia Él debe ser a la ligera. 

Una de las cosas bellas de la cruz es que ha removido las barreras entre nosotros y Dios, para que podamos alzar nuestra voz a Él compartiendo nuestras necesidades y gozo, cuando nos ataca. Pero quizá también veamos quién es Dios verdaderamente cuando le hablamos. Él es el Dios que dijo “Quítate las sandalias, porque estás pisando tierra santa” (Éxodo 3:5). Y el Dios de Apocalipsis 4, quien brilla desde su trono como piedras preciosas.

Comunidad

Orar cinco veces al día, ya sea en la Mezquita, en la oficina o en el hogar, crea un sentido de unidad entre los musulmanes, ya sea que estén todos juntos literalmente o esparcidos en todo el mundo. 

Fui criado en una iglesia Bautista evangélica, así que no fue hasta que vine a Afganistán que experimenté por primera vez la liturgia. Y me sorprendió lo mucho que lo disfruté. 

Una amiga que recientemente ha estado trabajando en su camino por “Las Divinas Horas” (The Divine Hours), explicó cómo, orar una oración que tú sabes que alguien más en algún lugar retomará, después de que tú aportes a una comunidad que representa el verdadero cuerpo de Cristo, sin importar la denominación o ubicación, crea “una cascada de alabanza ante el trono de Dios,” como Phyllis Tickle dice en su libro The Divine Hours.

En cierta manera, es más fácil ser un cristiano en Afganistán que en Inglaterra. Hay un valor ubicado en la religión que frecuentemente es desestimado en las culturas seculares. A pesar de que los cristianos y los musulmanes obviamente están en desacuerdo en muchos aspectos acerca de quién es Dios y cómo nos relacionamos con Él, hay mucho que podemos aprender los unos de los otros. 

Artículo publicado originalmente en: http://www.relevantmagazine.com/god/worldview/3-things-muslims-can-teach-christians-about-prayer

“Pero Dios”

El siguiente artículo fue publicado originalmente en el sitio web: “Moments with the book

Cuando leemos las Escrituras, uno no puede evitar darse cuenta de la expresión, constantemente repetida, “Pero Dios…” estas dos palabras señalan un cambio, un contraste o una aclaración que se presenta a continuación. “Pero Dios.” Lo que sigue a esta transición significativa intenta desafiar nuestra fe y cambiar nuestra vida. Cuando Él aparece en la foto, Dios hace toda la diferencia. Pensando en alguien que lea esto y tal vez no tenga una Biblia para buscar las referencias, citaremos algunos de los versículos “Pero Dios”, mientras les animamos a todos a buscar otros y leer los contextos que los respaldan. 

Resultado de imagen para carita feliz en mano

Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente (Génesis 50:20 NVI).

Pero el Señor su Dios no escuchó a Balaam, sino que convirtió su maldición en una bendición para ustedes, porque los ama (Deuteronomio 23:5 NVI).

David se estableció en los refugios del desierto, en los áridos cerros de Zif. Día tras día Saúl lo buscaba, pero Dios no lo entregó en sus manos (1 Samuel 23:14 NVI).

¡Sean fuertes y valientes! No tengan miedo ni se desanimen ante el rey de Asiria y todo el numeroso ejército que lo acompaña, porque nosotros tenemos más que él. Él cuenta con la fuerza de los hombres, pero con nosotros está el Señor nuestro Dios para ayudarnos a luchar nuestras batallas. Al oír las palabras del rey Ezequías, el pueblo se sintió animado (2 Crónicas 32:7-8 DHH).

Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu, pero Dios fortalece mi corazón; él es mi herencia eterna (Salmo 73:26 NVI).

Pero tú, Señor, eres Dios clemente y compasivo, lento para la ira, y grande en amor y verdad (Salmos 86:15 NVI).

Esa gente es tan malvada que acabarás por destruirla. Pero tú, mi Dios, eres mi más alto escondite; ¡eres como una roca en la que encuentro refugio! (Salmo 94:22-23 TLA).

Los pueblos harán estrépito como de ruido de muchas aguas; pero Dios los reprenderá, y huirán lejos; serán ahuyentados como el tamo de los montes delante del viento, y como el polvo delante del torbellino (Isaías 17:13 RVR1960).

La hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre (Isaías 40:8 NVI).

A esto Daniel respondió: ―No hay ningún sabio ni hechicero, ni mago o adivino, que pueda explicarle a Su Majestad el misterio que le preocupa. Pero hay un Dios en el cielo que revela los misterios. Ese Dios le ha mostrado a usted lo que tendrá lugar en los días venideros (Daniel 2:27-28 NVI).

Por su parte, Dios hizo brotar una planta; ésta creció y cubrió el refugio de Jonás. Así Dios le dio a Jonás una sombra mejor para que no sintiera tanto calor. ¡Jonás quedó muy contento con aquella planta! Pero después, Dios hizo que un gusano viniera al otro día, y picara la planta (Jonás 4:6-7 TLA).

 Los discípulos se sorprendieron mucho al oír lo que Jesús dijo, y comentaban entre ellos: —Entonces, ¿quién podrá salvarse? Jesús los miró y les dijo: —Para la gente, lograr eso es imposible; pero para Dios todo es posible (Mateo 19:25-26 TLA).

 Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios (Lucas 12:19-21 RVR1960).

Él les dijo: «Ustedes se hacen los buenos ante la gente, pero Dios conoce sus corazones. Dense cuenta de que aquello que la gente tiene en gran estima es detestable delante de Dios (Lucas 16:15 NVI).

Entonces les habló así:―Ustedes saben muy bien que nuestra ley prohíbe que un judío se junte con un extranjero o lo visite. Pero Dios me ha hecho ver que a nadie debo llamar impuro o inmundo. (Hechos 10:28 NVI).

Después de llevar a cabo todas las cosas que estaban escritas acerca de él, lo bajaron del madero y lo sepultaron. Pero Dios lo levantó de entre los muertos. (Hechos 13:29-30 NVI).

Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros (Romanos 5:7-8 NVI).

Quien sólo vive para pecar, recibirá como castigo la muerte. Pero Dios nos regala la vida eterna por medio de Cristo Jesús, nuestro Señor (Romanos 6:23 TLA).

Hermanos, consideren su propio llamamiento: No muchos de ustedes son sabios, según criterios meramente humanos; ni son muchos los poderosos ni muchos los de noble cuna. Pero Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos (1 Corintios 1:26-27 NVI). 

Yo sembré, Apolos regó, pero Dios ha dado el crecimiento. Así que no cuenta ni el que siembra ni el que riega, sino solo Dios, quien es el que hace crecer (1 Corintios 3:6-7 NVI).

Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir (1 Corintios 10:13 NVI).

Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir; pero Dios tuvo misericordia de él, y no solamente de él, sino también de mí, para que yo no tuviese tristeza sobre tristeza (Filipenses 2:27 RVR1960). 

Nuevos Comienzos

Por Scott Armstrong

¿Necesitas un nuevo comienzo en tu vida, en tu ciudad, o en tu iglesia? Dios se especializa en ayudarnos a empezar de nuevo.

Dios nos da canciones frescas de alabanza.

“Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová. “(Sal. 40:3) 

Dios está en el negocio de trasplantar corazones.

“Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne.” (Ez. 11:19)

En el desierto más árido, ¡la fuente refrescante de Dios ya está brotando!

“He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.” (Is. 43:19)

¡Dios cambia las mentes, actitudes, y nuestros seres por completo para que podamos ser como Él!

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.” (Ef. 4:22-24)

AffirmationsForNewBeginnings.jpg

Dios, verdaderamente, hace nuevas TODAS las cosas.

“Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento.” (Is. 65:17)

En Cristo, Dios nos da un nuevo comienzo.

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” (2 Co. 5:17)

El nuevo comienzo no tiene que esperar – ¡Las misericordias de Dios son nuevas cada mañana!

“Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.” (Lm. 3:22-23)

Incluso, al final de la historia, Dios inicia otra.

“Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.” (Ap. 21:5)

Compasión por los Perdidos

Rev. Ken Childress

Isaías capítulo 6, versículo 8: “Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.”

000083167733_00

¿Es posible, después de haber sido bautizados con el Espíritu Santo, estar satisfechos con lo que vemos? ¿Qué hizo que Jesús llorará sobre Jerusalén? Él tenía un corazón de compasión. Por dondequiera hay almas enfermas de pecado. Necesitamos un bautismo de amor que va hasta el fondo de la enfermedad. Necesitamos clamar a Dios hasta que Él nos traiga a ”la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:13).

Jesús dijo una parábola: “un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones…” (Lucas 10:30). ¿Quién de los que pasó cerca y vio su predicamento fue su prójimo? Aquél que tuvo misericordia de él y lo ayudó (v. 36-37). ¿Estamos despiertos al hecho de que Dios nos ha dado vida eterna? Con el poder que Dios ha puesto a nuestra disposición, ¿cómo podemos descansar cuando vemos a nuestros prójimos? ¿Cómo hemos pecado contra Dios? ¡Cómo nos falta este espíritu de compasión! ¿Lloramos mientras vemos a los que no son salvos? Si no, no estamos llenos del Espíritu Santo. Jesús fue movido a la compasión. ¿Y tú?

Todavía no hemos comprendido la difícil situación de los que no son salvos. Desde mis días de seminario, he tenido muchos amigos que fueron al campo misionero, tengo un poco de idea de lo que significa que Dios amó tanto al mundo que DIO a Jesús (Juan 3:16). Dios dio a Jesús. ¿Qué significa? COMPASIÓN. “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8). Si no tienes poder, no te has arrepentido. Estás pensando, “Eso es lenguaje fuerte.” Es verdad.

¿Quién es el guarda de tu hermano? (Ver Génesis 4:9). ¿Quién es el hijo y heredero? (Ver Gálatas 4:7). ¿Eres sal? (Ver Mateo 5:13). ¿Tienes una vida pura? No te dejes engañar; no vivas en una posición falsa. El mundo quiere conocer cómo ser salvo, y el poder está a tu disposición. ¿Cumpliremos con las condiciones? Dios dice, “Si tú lo haces, Yo lo haré.” Dios lo hará.

Daniel conocía el tiempo en el que él estaba viviendo; él respondió a Dios, y una nación fue salvada. Nehemías cumplió con las condiciones de Dios para su tiempo, y la ciudad fue reconstruida. Dios ha puesto las condiciones. Él derramará su Espíritu en sobre su pueblo.

Si no continuamos, tendremos que enfrentarlo. Tal vez dependa de nosotros traer el Evangelio a las naciones y a nuestra ciudad. Podemos ganar el mundo para Jesús. Podemos abrir la llave. ¿Cuál es la condición? Es rendimiento incondicional. “…no con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Zacarías 4:6). La santidad abre las ventanas del cielo. El Espíritu de Dios será derramado sin medida, hasta que la gente diga, “…¿qué debo hacer para ser salvo?” (Hechos 16:30).

Con el bautismo del Espíritu Santo viene una demolición del hombre completo y una compasión por el mundo en que vivimos.

8 Cosas Que He Aprendido Sobre Cómo Superar La Adicción a La Pornografía – Parte 2 de 2

Esta entrada es la continuación del artículo publicado hace dos días, publicado originalmente por la revista Relevant Magazine:

5.- La Rendición de Cuentas Es Más Que Solo Una Vez Por Semana.

Hay 24 horas en un día, 168 horas en una semana y aproximadamente 720 horas en un mes. ¿De verdad creemos que estar sentado frente a alguien por 1 o 2 horas de 168 y de 4 a 8 horas de 720 puede llamarse responsabilidad efectiva? No debería.

La rendición de cuentas frecuentemente se convierte en una lista de cómo has estropeado tu meta, o no. La comunidad real es más intencional. Y más natural. Ten un grupo de amigos con los que compartas tu vida, eso será mucho mejor que solo tener tu propio mecanismo de prevención del pecado.

Si la pornografía es parte de tu vida, necesitas encontrar otras personas que puedan llenar esas horas con verdadera amistad. Los beneficios serán mucho mejores que solamente hacer a un lado tu hábito de pornografía. Y si no eres adicto a la pornografía, necesitas ser una de esas personas que aparezca para ayudar a otro que sí sea adicto.

6.- No Bajes La Guardia.

Me senté enfrente de un amigo quien me había dicho que había recaído en la pornografía luego de 30 días sin mirarla. Cuando le pregunté por qué lo hizo, me dijo que había empezado a celebrar su victoria y bajó la guardia.

Tengo más obstáculos hoy de los que tenía antes. Puedo decir que ya no tengo deseos de mirar pornografía, pero no voy a probar ese deseo volviéndome perezoso.

Una nota similar: nada bueno sucede muy tarde en la noche. Quedarse despierto hasta tarde cuando no hay razón para ello puede conducirte a todo tipo de basura. Solo acuéstate a dormir.

7.- Si Eres Libre, Grítalo Desde Lo Alto De Una Montaña.

Si eres libre de la pornografía, escúchame: necesitas decírselo a la gente.

Me senté frente a un chico que me gritaba con los ojos mientras me decía que nunca había conocido a otra persona además de mí que haya sido libre de la adicción a la pornografía. Me rompió el corazón, no porque pensara que fuera verdad, sino porque incluso los libres están muy callados. Tienes esperanza para muchos. Ayúdales.

8.- La Libertad Es Tuya. ¡Clama Por Ella!

En mis reflexiones sobre esto, he pensado muchas veces sobre el trabajo de Jesús en la tierra. Él vivió, murió y resucitó de la muerte. Soy libre de la ley del pecado y de la muerte a consecuencia de eso. Soy libre.

Descubrí que peleaba, pateaba, clamaba y rogaba por algo que poseía todo el tiempo: Libertad. Tienes todas las herramientas que necesitas para superar esto cuando tienes a Jesús. Solo tienes que caminar y liberarte, y dejar que otros te ayuden a lo largo del camino.

Este artículo fue publicado originalmente en: https://relevantmagazine.com

8 Cosas Que He Aprendido Sobre Cómo Superar la Adicción a la Pornografía – Parte 1 de 2

El siguiente es un artículo publicado originalmente por la revista Relevant Magazine:

Cuando apenas alcanzaba mi segunda década de vida, un amigo me introdujo a la pornografía.

Tan intrigante como era, yo sabía que estaba mal. Lo que no sabía, sin embargo, era que elegiría ir por un camino que me volvió adicto a esa tontería por más de 15 años.

Gasté dinero en mi adicción. Perdí relaciones a causa de mi adicción. Me entumí en mi relación con Dios a causa de mi adicción. Alcancé un punto en la vida donde pasaba más tiempo en mi adicción a la pornografía que fuera de ella.

Hablar sobre la pornografía aun siendo libre de ello, pone incómoda a la gente, especialmente los cristianos. Podemos ser bastante cerrados sobre ese tema. No nos gusta hablar de ese problema en sí, curiosamente, incluso a los que están libres de esa adicción. Algunos no quieren hablar acerca del “por qué” cuando se trata de la adicción o la libertad. Yo sí.

En Noviembre de 2013 celebré 6 años “sobrio” de la pornografía.

466117692

Aquí están 8 cosas que he aprendido a lo largo del camino:

1.- “Un Pequeño Problema” Sigue Siendo un Problema.

No te engañes.

No te engañes. Si miras pornografía, tienes un problema de adicción a la pornografía.

Estoy constantemente sorprendido del número de personas con las que hablo que piensan que si no ves pornografía frecuentemente significa que no tienes un problema. Quizás no tengas un problema tan grande como algunas otras personas, pero la comparación es un juego muy peligroso.

Un poquito es la base para mucho más. Debes detenerte antes de que se convierta en un problema más grande. Es como si alguien te dijera: “Pero… es que… ¡solo me inyecté un poquito de heroína esta semana! Si, así de ridículo te escuchas.

2.- Un Ciego No Puede Guiar A Otro Ciego.

Si empezaras un negocio, ¿le pedirías consejo a alguien que tiene poca o ninguna experiencia en negocios para preguntarle cómo iniciar? Por supuesto que no.

El poder de la comunidad es valioso, y hay algo sanador en la solidaridad de la gente que ha pasado las mismas luchas que tú. Todo eso está bien, es bueno.

Sin embargo, un ciego no puede guiar a otro ciego. Es como si hubiera un montón de gente con los ojos vendados dentro de una celda con la puerta abierta, tropezando unos con otros esperando encontrar la salida. Es una imagen mental divertida. Pero mal uso del tiempo.

Algo que no consideramos muy a menudo es buscar a alguien que ya no sea adicto y preguntarle cómo halló su libertad. Este es otro tipo de comunidad y de confesiones a los que quizás no estamos acostumbrados, pero también puede dar otro tipo de fruto.

3.- La Fantasía No Hace Que Desaparezca La Realidad.

Me di cuenta que tenía muchas guerras entre la fantasía y la realidad. Lo más loco es que cuando has terminado con la fantasía, te das cuenta que la realidad ha permanecido sentada esperando por ti cuando regresas a casa.

Justo como en cualquier otra adicción, si miras pornografía para lidiar con el estrés, o porque estás insatisfecho de alguna manera con tu vida, en realidad no estás resolviendo el problema, lo estás haciendo más complicado.

4.- El Matrimonio No Te “Curará.”

En verdad, no lo hará. El problema de la mayoría de la gente no es la falta de sexo. De hecho, probablemente tendrás que “desaprender” los deseos que llevas a la cama, a causa de tu adicción.

El matrimonio quizás pueda enmascarar el problema por un tiempo, pero no he conocido todavía a una persona que haya sido adicta a la pornografía antes de casarse y nunca la haya vuelto a mirar después de decir: “Sí, acepto”. Si no buscas ayuda antes de entrar a un matrimonio, simplemente terminarás lastimándote a ti mismo y mucho más a tu cónyuge.

Este artículo continuará en la siguiente entrada.

A %d blogueros les gusta esto: