Archivo del sitio

Desafíos…y Oportunidades en Misiones

La semana pasada presentamos lo que el autor y misiólogo, Roger S. Greenway (¡Vayan y Hagan Discípulos!), declara que son los diez desafíos más grandes en misiones actualmente.  En esta entrada queremos comentar un poco más de ellos, con la esperanza de que el lector aplique lo aprendido en su vida y ministerio.

Toda la humanidad está en crisis – aun los países económicamente ricos enfrentan crisis entre sus habitantes como el suicidio, drogadicción o depresión, guerra, y el más alto nivel de violencia.

Muchos expertos están de acuerdo de que existen cuatro problemas generales en el mundo: vivienda, salud, contaminación y seguridad.  Unas 100 millones de personas alrededor del mundo están sin hogar, y cerca de otros 100 millones viven en hogares inadecuados.

A los anteriores desafíos, se le puede agregar el analfabetismo. Aunque el mayor porcentaje de la población ha sido alfabetizada, no se puede decir que todos lo han sido. De los 6.9 billones de habitantes, 1,074 millones de adultos (mayores de 15) no saben leer ni escribir. De esa cantidad, el 64% son mujeres.

El analfabetismo varía en porcentajes según el lugar del mundo donde se analice. A pesar de que a nivel mundial se ha disminuido la tasa de analfabetos a través de la historia se teme a un retroceso, si no se actúa con eficacia en el mundo.

El alfabetismo creció en América Latina de un 89% a un 91%. Aun así sigue existiendo el problema y falta mucho por hacer.

La iglesia siempre ha enfrentado desafíos de acuerdo a la época que vive, el de hoy es la globalización.  Y por eso no debe olvidar las metas y objetivos que desde un principio han sido el empuje a seguir proclamando las buenas nuevas. Eso debe permanecer en la iglesia de hoy y del mañana, para no perder la visión de los de ayer. Visión que significa ser cristianos misioneros con el objetivo de que nadie se pierda sino que reciba a Cristo y sea salvo.

La gente pide que todos estos problemas desaparezcan, desean un cambio en el mundo y desde luego en su vida.  Nosotros sabemos que todo es posible por medio de Cristo. Por eso, si conocemos el mensaje, debemos transmitirlo.

Quizás la pregunta para nosotros como iglesia es: ¿cómo veremos estos desafíos? ¿Como problemas tan enormes que nos paralizan? ¿O como oportunidades para suplir necesidades reales y ministrar en un mundo quebrantado?

Las Estadísticas nos Hablan

Para conocer la situación actual de desequilibrio en el mundo en temas referentes a pobreza, analfabetismo, religiones y el crecimiento del evangelio, es necesario presentar estadísticas que evidencien y reflejen la gran responsabilidad de la iglesia de situar el evangelio en todas las naciones.

Las estadísticas nos ayudarán a aterrizar de lo general hasta lo particular — es decir, desde el mundo, nuestros países, ciudad y comunidad. De esa manera se podrá trabajar con mayor conciencia de que estamos haciendo lo que Jesús hizo: predicar la palabra y servir a la gente.

A veces las estadísticas son buenas para alarmar, o simplemente no son de mucho agrado, ¿verdad? Sin embargo, nos hacen surgir inquietudes y nos retan como iglesia, lo cual es bueno e importante.

 Por ejemplo, la estadística más básica quizás nos dice que 6,828,157,000 personas están viviendo en este mundo.  La mitad de esta población vive en contextos rurales y la otra en ciudades urbanas.  Si vemos el cambio de estas cifras en las últimas décadas, notamos que las ciudades están creciendo. ¿Cuáles son las implicaciones del movimiento de mucha gente distribuida en un espacio, a ciudades gigantes sin suficientes viviendas ni empleos?

Las estadísticas nos dan esa información, pero es ahora cuestión de analizarlas.  Por ejemplo, actualmente hay un total de 1,100,767,000 analfabetas en el mundo.  ¿Qué te dice ese número? ¿Es sólo un número? Tal información nos puede decir por lo menos que:

  • Más gente sabe leer y que tendrá la posibilidad de encontrarse con una Biblia y al leerla, conocer a Jesús y su amor;
  • Hay un gran número de gente que no puede leer y allí se ofrece una gran oportunidad para la iglesia a ayudarles, enseñarles, y ministrarles de forma integral.

En las siguientes entradas estaremos hablando de cifras y estadísticas.  Ellas describen nuestro mundo y nos pueden enseñar cosas importantes como líderes misionales y servidores de nuestros compañeros alrededor del mundo.  Es el deseo de los creadores de este blog que en los próximos días podamos enterarnos del estado actual del mundo mientras también comencemos a evaluarnos como iglesia en la luz de estas realidades asombrosas.

La Ventana 10/40

Imagen Informativa de la Ventana 10/40

Imagen Informativa de la Ventana 10/40

Para bajar esta imagen y verla mejor, haz clic en este vínculo: ventana-10-40 o presiona el botón derecho en el mouse sobre la imagen y selecciona la opción “Guardar como” o “Save as”.

Su Misión (y La Nuestra): Sanar

Antes de regresar con su Padre, Jesús dejó a la Iglesia la responsabilidad para que continuara con el ministerio. Pero, ¿cómo cumpliría la Iglesia con el ministerio que Cristo le había dejado? Vimos ayer que la Iglesia empezó a hacer lo que Jesús mismo había hecho: enseñar, predicar, y sanar.  Hoy nuestro enfoque será en el último: la sanación.

El Señor realizó muchas señales y milagros en su ministerio, sanando las necesidades espirituales, físicas y emocionales de las personas que salían a su encuentro. Jesucristo cumplió con un ministerio integral y envió a sus discípulos para que hicieran lo mismo.

Sin embargo, muchas veces hemos enfatizado la enseñanza y predicación sin suplir las necesidades de la gente que nos rodea. Tal vez no tengas el don de sanación, pero como seguidor de Cristo, sí debes tener el hábito de dar y suplir algunas necesidades cuando sea necesario.

¿Alguna vez por curiosidad, has buscado estadísticas respeto al hambre y otras necesidades del mundo? Si tu respuesta es negativa, quiere decir que no estás al tanto de lo que la Iglesia y otras organizaciones están haciendo para bajar esas cifras. Lee las siguientes estadísticas y reflexiona si eres parte del gran movimiento que se está llevando a cabo. Dios está obrando en nuestro tiempo para liberar a millones de personas de la pobreza y el hambre. El mundo está progresando en la lucha para terminar la pobreza extrema.

  • Mundialmente, el número de personas que viven con menos de $1.00 al día es 980 millones. 854 millones de personas mundialmente no tienen suficiente que comer.
  • Cerca del 20 por ciento de la población de los adultos mundialmente—771 millones de personas—son analfabetas.  Por lo menos 65 por ciento de estas personas son mujeres.
  • 28,000 niños menores de cinco años mueren cada día de causas evitables, más del 50 por ciento de este número, por causas relacionadas con el hambre.
  • Aproximadamente 33 millones de personas en el mundo viven con VIH/SIDA; 68 por ciento de ellos viven en el África subsahariana.*

¡La necesidad es enorme!  ¡Pero la Iglesia alrededor del mundo es enorme y el poder de Dios fluyendo por ella también es enorme!  ¿Cómo te incorporarás en la sanación de estos dolores y en el suplir de estas necesidades graves?

*Fuentes: www.bread.org/es, Millennium Development Goals Report 2007, United Nations, 2007; State of the World’s Mothers 2007, Save the Children, May 2007; Education for All Global Monitoring Report, 2006, UNESCO;  Children and Water: Global Statistics, UNICEF; U.S. International Food Assistance Report 2006, USAID, December 2006; Making Poverty History, Church World Service, 2007; State of the World’s Children 2007, UNICEF.

A %d blogueros les gusta esto: