Su Misión (y La Nuestra): Sanar

Antes de regresar con su Padre, Jesús dejó a la Iglesia la responsabilidad para que continuara con el ministerio. Pero, ¿cómo cumpliría la Iglesia con el ministerio que Cristo le había dejado? Vimos ayer que la Iglesia empezó a hacer lo que Jesús mismo había hecho: enseñar, predicar, y sanar.  Hoy nuestro enfoque será en el último: la sanación.

El Señor realizó muchas señales y milagros en su ministerio, sanando las necesidades espirituales, físicas y emocionales de las personas que salían a su encuentro. Jesucristo cumplió con un ministerio integral y envió a sus discípulos para que hicieran lo mismo.

Sin embargo, muchas veces hemos enfatizado la enseñanza y predicación sin suplir las necesidades de la gente que nos rodea. Tal vez no tengas el don de sanación, pero como seguidor de Cristo, sí debes tener el hábito de dar y suplir algunas necesidades cuando sea necesario.

¿Alguna vez por curiosidad, has buscado estadísticas respeto al hambre y otras necesidades del mundo? Si tu respuesta es negativa, quiere decir que no estás al tanto de lo que la Iglesia y otras organizaciones están haciendo para bajar esas cifras. Lee las siguientes estadísticas y reflexiona si eres parte del gran movimiento que se está llevando a cabo. Dios está obrando en nuestro tiempo para liberar a millones de personas de la pobreza y el hambre. El mundo está progresando en la lucha para terminar la pobreza extrema.

  • Mundialmente, el número de personas que viven con menos de $1.00 al día es 980 millones. 854 millones de personas mundialmente no tienen suficiente que comer.
  • Cerca del 20 por ciento de la población de los adultos mundialmente—771 millones de personas—son analfabetas.  Por lo menos 65 por ciento de estas personas son mujeres.
  • 28,000 niños menores de cinco años mueren cada día de causas evitables, más del 50 por ciento de este número, por causas relacionadas con el hambre.
  • Aproximadamente 33 millones de personas en el mundo viven con VIH/SIDA; 68 por ciento de ellos viven en el África subsahariana.*

¡La necesidad es enorme!  ¡Pero la Iglesia alrededor del mundo es enorme y el poder de Dios fluyendo por ella también es enorme!  ¿Cómo te incorporarás en la sanación de estos dolores y en el suplir de estas necesidades graves?

*Fuentes: www.bread.org/es, Millennium Development Goals Report 2007, United Nations, 2007; State of the World’s Mothers 2007, Save the Children, May 2007; Education for All Global Monitoring Report, 2006, UNESCO;  Children and Water: Global Statistics, UNICEF; U.S. International Food Assistance Report 2006, USAID, December 2006; Making Poverty History, Church World Service, 2007; State of the World’s Children 2007, UNICEF.

5 comentarios sobre “Su Misión (y La Nuestra): Sanar

Agrega el tuyo

  1. Pienso que la iglesia de Jesucristo es iglesia sólo cuando realiza una imitación de TODAS las acciones que realizó esa persona a quien le llamamos SEÑOR…

    En la medida en que amemos con acciones concretas y específicas, estaremos confirmando nuestra fe en Jesús.

    ~ Un abrazo

  2. Una vez mas Bendiciones.

    Debemos reconocer que no tenemos los medios humanos necesarios para suplir todas y cada una de las necesidades de nuestras comuinidades y las del globo terraqueo; pero podemos tocar la vida de uno o dos, de una colonia o un poblado; tambien contamos con los recursos divinos, como la oración por aquellos que estan enfermos o son menospreciados.
    De igual manera podemos ofrendar con amor y sacrificio, y confiar en que los brazos misioneros de nuestra Iglesia, llevara tambien nuestro amor a aquellos a quienes no podemos tocar de forma personal.

    Pero no debemos conformarnos con sentir algo en el corazón; debemos extender nuestras manos y tocar nuestro mundo.

    Bendiciones, y que la gracia y bondad de nuestro Señor llene sus vidas.

  3. Es importante recordar que el ministerio no se trata solamente de gastar palabras, tenemos que darle vida! tenemos que demostrar qe no solamente podemos decir Dios te ama, si no que podemos mostrar ese amor que Dios ha puesto en nostoros a través de un abrazo o una palabra de aliento, y es tambien importante poner por obra esto no solo afuera, sino tambien adentro, el ministerio debe relfejarse no solo con las personas que no conocen a Dios, si no con aqullos que ya son nuestros hermanos, no es sistitur una cosa por otra, es vivir verdaderamente una vida de servicio a Dios y si nos manda a ayudar a un hermano, hacerlo con el corazon y si nos manda a ayudar a un inconverso, hacerlo con el mismo amor, es servir por amor a Dios, y cada día buscarle hasta que seamos llenos del Espíritu de Dios, seamos santificados en todo nuestro ser y llegar a ver y sentir y vivir como el Señor lo hizo en esta tierra… viendo no solo por nuestros porpios intereses, sino por los de los demas…

  4. Hoy en la mañana, mientras oraba por mis alimentos, estaba pensando en ese problema… cuántas veces decimos “Señor, dales el alimento a los que no lo tienen…”, sin entender que es nuestra tarea el suplir esa necesidad? Esforcémonos por sanar esta tierra con el poder que Jesús nos ha dado.

  5. Es doloroso saber de tales cifras, pero más doloroso es saber que nos escudamos tras de nuestro trabajo, estudios y muchas ocupaciones y nos alejamos de la gente, de la misión que nos dejo Jesus aqui en la tierra…si tan solo dedicaramos unas cuantas horas para preocuparamos por alguien distinto a mi familia y le demostraramos nuestra preocupación por lo que le pasa…Jesús haría una hermosa obra como lo hizo con la mujer adultera, o con aquellos ciegos o sencillamente como lo hizo en mi vida…

    Bendiciones…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: