Archivo del sitio

Curva Cerrada tras Curva Cerrada

En su libro Una Dulce y Amarga Providencia (“A Sweet and Bitter Providence”), John Piper ofrece estos pensamientos sobre la providencia de Dios:

“La vida no es línea recta que nos guía de una bendición a otra y finalmente nos lleva al cielo. La vida es más un espiral y un camino con apuros.  Curva cerrada tras curva cerrada.  Y el punto de las historias bíblicas como José, Job, Esther y Ruth es ayudarnos a sentir en nuestros huesos (no sólo tenerlo en nuestro conocimiento) que Dios está con nosotros en todos esos retornos extraños. Dios no sólo se aparece después de los problemas para limpiar todo.  Él está tomando su curso y manejando los problemas con un propósito de gran alcance para nuestro bien, y para gloria de nuestro Señor Jesucristo.”

LACSA Vuelo 631 (Parte II)

Continuando el testimonio escrito el miércoles…

Dios quería que yo estuviera en Costa Rica.  Él iba a suplir cada necesidad y proveer un camino.  Él es el Camino.  Yo empecé a leer Juan 14 otra vez y las lágrimas comenzaron a caer.  Escuché canciones como “No Me Soltarás,” “Lord, Reign in Me,” y “You are in Control” y allí mismo en el avión alabé y adoré a mi Dios.

Lo que pasó después me asombró y me disgustó bastante.  Justo en ese momento significativo, un hombre sentado en la fila enfrente de mí estaba tomando su bebida.  ¡Mientras tragaba su gaseosa, ese hombre no aguantaba un gran estornudo y, sin controlarse, vomitó un gran chorro de Coca (y mucho más) sobre sí mismo, el asiento enfrente de él, Y los dos hombres que estaban sentados a su lado!  Sin exagerar, esto era uno de los momentos más asquerosos que había visto en mi vida.  Como pueden imaginar, fui sacado de mi adoración sublime y metido en una ocurrencia fascinante y a la vez repugnante.  Uno de los hombres sentado a la par se paró inmediatamente y salió corriendo al baño con una cara de horror.  ¡Él tuvo que cambiarse porque era tan mala la suciedad.  ¡NUNCA voy a olvidarlo!

¿Por qué comparto esta parte asquerosa de la historia? Bueno, no estoy diciendo que Dios lo causó a ocurrir, pero sin duda utilizó ese gran lío para enseñarme.  Yo me quedé allí sentado, pensando en todo lo que había sucedido en los últimos minutos–en la confirmación de Dios por Juan 14, el chorro asqueroso de Coca, etc.  Y me parecía que Dios estaba diciendo que la mudanza de Guate a Costa Rica y toda la transición iban a ser en algunos sentidos abruptas y desordenadas.  Es decir, no iba a ser fácil o cómodo.  Pero todavía Él seguía siendo El CAMINO y Él quería que lo hiciéramos.

Hermanos, no debemos mentir y decir que las transiciones son pan comido.  Duelen y reconozcámoslo.  Pero el Señor es el Señor y Él no solamente hace un camino, Él es el camino.  Gracias, Señor, por tu llamado y tu provisión.

LACSA Vuelo 631

Acá estoy escribiendo en mis últimas horas en Guatemala.  Nos toca estar en los EEUU por tres meses para nuestra gira misionera y después llegar a Costa Rica en enero.  Sabemos que Dios está guiándonos.  Es difícil irnos de este país maravilloso, pero sabemos que andamos en el centro de la voluntad de Dios.

Cuando hace meses nos enteramos de la mudanza, Emily y yo contemplábamos y orábamos mucho sobre esta decisión y transición venidera.  El 13 de abril, 2008 yo subí un avión después de estar en algunas reuniones en México, listo para regresar a Guatemala.  La noche previa, yo había bajado en mi computadora por casualidad un podcast de oración y meditación sobre la Biblia.  “A ver que dice este nuevo podcast,” pensé, mientras el avión despegó del D.F.

El devocional de ese mismo día tenía que ver con Juan 14:1-6.  “No se turbe vuestro corazón….voy, pues, a preparar lugar para vosotros…”  Dios me habló por su Palabra y me dijo que si él pudiera prepararnos un lugar en el cielo, sin duda nos pudiera también preparar nuestro hogar y ministerio en Costa Rica.

“Pero, Jesús,” le dije, “no sé el camino–el cómo,” le dije como Tomás había hecho hace dos mil años.  Yo sé físicamente cómo llegar allá, pero:

  • ¿En qué escuela van a estudiar nuestros hijos?
  • Sabes que aborrezco mudarme y todo lo que implica…
  • ¿A qué iglesia asistiremos? No hay iglesia local como la nuestra en Guate…
  • ¿Vamos a amar a la cultura tanto como a la de Guatemala?
  • ¿Y qué de la gente en que hemos invertido y con quienes hemos ministrado?
  • Jesús, ¡YO NO SÉ EL CAMINO!

Y allá en el avión escuché por su palabra que Jesús me dijo, “Yo soy el camino…enfócate en mí, mi hijo.”

De repente me di cuenta mientras lloraba en el avión, que en ese vuelo no estaba regresando a Guatemala directamente.  Yo había obtenido una mejor oferta comprando un boleto del D.F. a Costa Rica y DESPUÉS de San José a Guatemala.  ¡Yo estaba viajando a Costa Rica cuando todo esto me pasó!  Sentí que Dios me estaba diciendo, “Esto no es un accidente.  Yo quería que estuvieras en este vuelo a Costa Rica y yo quiero que te mudes a Costa Rica.  Y yo seré tu camino.”

El viernes seguiremos con el resto de la historia…

A %d blogueros les gusta esto: