Curva Cerrada tras Curva Cerrada

En su libro Una Dulce y Amarga Providencia (“A Sweet and Bitter Providence”), John Piper ofrece estos pensamientos sobre la providencia de Dios:

“La vida no es línea recta que nos guía de una bendición a otra y finalmente nos lleva al cielo. La vida es más un espiral y un camino con apuros.  Curva cerrada tras curva cerrada.  Y el punto de las historias bíblicas como José, Job, Esther y Ruth es ayudarnos a sentir en nuestros huesos (no sólo tenerlo en nuestro conocimiento) que Dios está con nosotros en todos esos retornos extraños. Dios no sólo se aparece después de los problemas para limpiar todo.  Él está tomando su curso y manejando los problemas con un propósito de gran alcance para nuestro bien, y para gloria de nuestro Señor Jesucristo.”

2 comentarios sobre “Curva Cerrada tras Curva Cerrada

Agrega el tuyo

  1. Nosotros decimos: “Amén”.
    La vida cristiana nunca ha sido un dormitar, sino un constante caminar, constante y permanente evaluar lo caminado, enderezar la senda, transitar y decidir, salir y llegar, estar y despertar…
    Gracias, Scott, por recordarnos esto.
    Y por esta razón, el camino de Jesucristo no acepta mediocridades.
    Y eso es radical.

    ~ Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: