Archivo del sitio

Procurar la Paz de la Ciudad

Por Claudia Cruz Martínez

“Edifiquen casas y hagan planes para quedarse. Planten huertos y coman del fruto que produzcan…Y trabajen por la paz y prosperidad de la ciudad donde los envié al destierro. Pidan al Señor por la ciudad, porque del bienestar de la ciudad dependerá el bienestar de ustedes.” Jeremías 29:5,7

29171Tengo amigos misioneros extranjeros que viven en México, y ninguno de ellos ha pensado cambiar su ciudadanía.  Pero sí han hecho los trámites correspondientes para obtener una visa de residencia temporal. Ellos se han hecho de sus casas, y en las propiedades que habitan han sembrado árboles y frutos. Sus hijos estudian en los colegios de la ciudad. Los problemas sociales y políticos les afectan aunque no sean mexicanos. Ellos desean que la ciudad sea más segura, que los problemas de basura disminuyan, que las carreteras estén en mejores condiciones, y que disminuyan los niveles de delincuencia y corrupción. Nunca he visto que ellos cierren sus ojos ante las problemáticas sociales del país, ni los he visto indiferentes ante las necesidades.  Siempre se han sentido parte de nosotros, los mexicanos. Pero ellos saben que México es una residencia temporal. No significa que están ansiosos esperando el momento de regresar a su país, pero sí están seguros que Dios puede llevarlos a otro país, o regresarlos a su propia nación.

En la Biblia encontramos las palabras de Dios que Jeremías dio al pueblo que había sido desterrado de Jerusalén y fueron llevados cautivos a Babilonia. El consejo fue que hicieran todo lo necesario para vivir como residentes porque iban a quedarse allí largo tiempo (setenta años, según 29:10 y 25:15). Además tenían que procurar la paz de Babilonia e interceder en oración por ella, ya que su propio bienestar dependía de ello.

Como cristianos, sabemos que somos extranjeros en esta tierra, y que ésta es solo un lugar temporal. Sin embargo, disfrutamos y nos esforzamos para vivir de una manera que trascienda a lo eterno. No podemos cerrar nuestros ojos ante la necesidad de las personas.  No podemos ser indiferentes al cuidado de la creación, ya que Dios diseñó éste lugar para nosotros. No podemos actuar como si no nos importaran los cientos de desaparecidos, los cientos de robos y asesinatos – ¡no podemos ser indiferentes! Si la ciudad es insegura, nosotros nos sentimos inseguros.

En el lugar que residimos, debemos anhelar la reconciliación de las personas con Dios.  Este consejo es también para nosotros hoy: ¡Intercedamos y procuremos la paz en la ciudad!

*Claudia Cruz sirve como pastora de jóvenes en la Iglesia del Nazareno Betania en Ciudad Hidalgo, Oaxaca y es coordinadora de Misiones Globales para el Área México.

Migración: Llamado a la Acción

*Esta entrada y la anterior son extractos de la declaración oficial de la Asociación Nacional (EEUU) de Evangélicos. (link acá).  La Iglesia del Nazareno se ha unido a la posición de ese grupo ecumenical, y aunque se escribió desde el contexto norteamericano, creo que puede ayudarnos a nosotros en nuestros países a reflexionar y dialogar apropiadamente sobre este tema polémico.  Invito los comentarios de cada lector…

Llamado a la acción

“Motivada por el deseo de ofrecer una palabra constructiva con repeto a la situación complicada de inmigración y guiada por las escrituras, la Asociación Nacional de Evangélicos pide que se reforme el sistema de migración. Creemos que la política nacional de inmigración debería considerar a los inmigrantes que ya radican acá y quienes llegarán en el futuro, y que sus medidas deben promover seguridad nacional y el bienestar general en maneras apropiadas…

¿Qué nos dice esta imagen sobre la inmigración y lo que esa decisión implica para el migrante y su familia?


Instamos a:

  • Los migrantes deben ser tratados con respeto y misericordia por las Iglesias. Un trato ejemplar de los inmigrantes por los cristianos puede servir como base moral, para que las actitudes gubernamentales y la legislación reflejen las mismas virtudes.
  • Que el gobierno desarrolle estructuras y mecanismos que salvaguarden y monitoreen las fronteras nacionales con eficacia y respecto por la dignidad humana.
  • Que el gobierno establezca más mecanismos funcionales y legales para la entrada anual de un número razonable de trabajadores y familias inmigrantes.
  • Que el gobierno reconozca la importancia central de la familia en la sociedad para reconsiderar el número y categorías de visas disponibles para la reunificación de familias, y que dedique más recursos para reducir el retraso de casos en proceso, y que se reevalúe el impacto de deportación en familias.
  • Que el gobierno establezca un proceso equitativo hacia el ganar el estatus legal para los actuales inmigrantes indocumentados, quienes deciden abrazar la responsabilidad y privilegios que acompañan a la ciudadanía.
  • Que el gobierno legisle trabajo justo y leyes civiles para todos los residentes dentro de los Estados Unidos que reflejen lo mejor de la herencia de este país.
  • Que la ley de inmigración se conduzca de manera que reconozca la importancia del debido proceso de ley, el valor intrínseco de la persona humana y el incomparable valor de la familia.”

Dual Ciudadanía

José Mérida, un amigo y colega de Guatemala a quien respeto mucho, ha dejado un comentario después de leer la entrada de ayer sobre el Super Bowl y misiones. Lean el comentario; él tiene mucha razón. Él nos hace una pregunta importante: ¿Renunciarías a tu nacionalidad por amor al Señor y su obra?

La respuesta debe ser obvia, pero muchas veces en nuestras actividades regionales no parece así. Algunas citas bíblicas pueden guiar nuestra conversación:

“Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos…” (1 Pedro 2:11).

“Aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor…” (Filipenses 3:8)

“Mas nuestra ciudadanía está en los cielos…” (Filipenses 3:20).

Este asunto es muy serio para el evangelio y para la obra misiológica. Me encantaría ver una conversación acá en el blog sobre ello. ¿Qué piensan? ¿Qué nos enseñan estas citas y otras sobre este tema?

A %d blogueros les gusta esto: