Archivo del sitio

Tres Cosas que los Musulmanes Pueden Enseñar a los Cristianos Acerca de la Oración

Por Sofya Shahab

Solo porque nuestras creencias son diferentes, no significa que no debemos poner atención. 

Yo sabía que Afganistán me iba a encantar incluso antes de llegar a ese país. Como estudiante de artes, es muy fácil pensar románticamente en el Medio Oriente, atraídos por su misticismo exótico, su historia y cultura. 

Mis primeras noches en Kabul, las pasé escuchando adormilada a los helicópteros pasando sobre mi cabeza, preguntándome qué es lo que estaba pasando y a dónde iban. A las 4 a.m., la ciudad se despertaba, cada Mezquita hacía oír su llamado a la oración, incitando a los afganos así como a los expatriados. 

En cada país, el llamado a la oración es un poco diferente, y mientras Afganistán está lejos de ser lo peor, ciertamente yo no di la bienvenida al muecín local interrumpiendo mi sueño. 

Pero no tomaría mucho tiempo a mi cuerpo silenciar el coro nocturno de Kabul, muy parecido a aquellos viviendo cerca de las vías ferroviarias aprendiendo a acostumbrarse al ruido de los trenes cuando pasan. Ahora, diez meses después, aprecio la intromisión del tiempo de oración a lo largo de mi día, mientras me he dado cuenta cuánto hay que aprender de mis colegas musulmanes, acerca de mi propia fe. 

Resultado de imagen para musulmanes orando

Los cristianos y musulmanes obviamente tienen creencias muy diferentes. Como cristianos, necesitamos ser firmes en esto, y no comprometer lo que sabemos que es verdad en la Biblia. Pero tiene que haber dedicación para aprender de nuestro vecindario, mientras sostenemos la verdad hacia nuestra fe. 

Piensa en las declaraciones de Malala Yousafzais hacia Jon Stewart, acerca de la importancia de poner la otra mejilla. O en el tremendo trabajo de Eboo Patel en el area de crear un diálogo religioso. Estos son musulmanes que han vivido algo que es maravillosamente verdad. Y, como es dicho comúnmente, toda la verdad es la verdad de Dios. 

En ese interés, he visto tres cosas que los cristianos pueden aprender de los musulmanes acerca de la Oración: 

Disciplina

La mayoría de los cristianos que conozco pasarían la primera parte de su día en devocionales matutinos, despertándose quizá 30 minutos antes de que comiencen las prisas para alistarse y así pasar tiempo con Dios. Pero no estoy segura cuántos de los que conozco, se despertarían al amanecer, sin importar lo temprano que esto sea, para orar. 

Para mí, levantarme con el sol cada día demuestra una emoción incontenible por Dios. Hay muchas mañanas donde es demasiado fácil presionar el botón de repetición y simplemente relegar a Dios para más tarde en el día. 

Utilizar el llamado a la oración como un recordatorio para tomar tiempo fuera e invertir en una relación con Dios que enseña una disciplina que a menudo está ausente. No importa dónde tú estés o lo que estés haciendo, debes detenerte para leer, adorar o reflexionar. Esto pone a Dios en el centro de tu vida y físicamente demuestra que Él es más importante que cualquier otra de las preocupaciones que tú pudieras tener, mientras ellas toman el segundo lugar. 

Reverencia 

Al observar los preparativos que realizan los musulmanes para la oración, puede cambiar la forma en que nosotros nos acercamos a Dios. Quitan sus zapatos y lavan sus manos, su rostro y sus pies; se están purificando. 

Mientras la sangre de Cristo ha hecho esto ya por nosotros, es un recuerdo emotivo de que nuestro Dios es un Dios Santo, a quien debemos acercarnos con reverencia. Él es nuestro Padre que nos ama, pero eso no significa que nuestro acercamiento hacia Él debe ser a la ligera. 

Una de las cosas bellas de la cruz es que ha removido las barreras entre nosotros y Dios, para que podamos alzar nuestra voz a Él compartiendo nuestras necesidades y gozo, cuando nos ataca. Pero quizá también veamos quién es Dios verdaderamente cuando le hablamos. Él es el Dios que dijo “Quítate las sandalias, porque estás pisando tierra santa” (Éxodo 3:5). Y el Dios de Apocalipsis 4, quien brilla desde su trono como piedras preciosas.

Comunidad

Orar cinco veces al día, ya sea en la Mezquita, en la oficina o en el hogar, crea un sentido de unidad entre los musulmanes, ya sea que estén todos juntos literalmente o esparcidos en todo el mundo. 

Fui criado en una iglesia Bautista evangélica, así que no fue hasta que vine a Afganistán que experimenté por primera vez la liturgia. Y me sorprendió lo mucho que lo disfruté. 

Una amiga que recientemente ha estado trabajando en su camino por “Las Divinas Horas” (The Divine Hours), explicó cómo, orar una oración que tú sabes que alguien más en algún lugar retomará, después de que tú aportes a una comunidad que representa el verdadero cuerpo de Cristo, sin importar la denominación o ubicación, crea “una cascada de alabanza ante el trono de Dios,” como Phyllis Tickle dice en su libro The Divine Hours.

En cierta manera, es más fácil ser un cristiano en Afganistán que en Inglaterra. Hay un valor ubicado en la religión que frecuentemente es desestimado en las culturas seculares. A pesar de que los cristianos y los musulmanes obviamente están en desacuerdo en muchos aspectos acerca de quién es Dios y cómo nos relacionamos con Él, hay mucho que podemos aprender los unos de los otros. 

Artículo publicado originalmente en: http://www.relevantmagazine.com/god/worldview/3-things-muslims-can-teach-christians-about-prayer

Por Qué Jesús Nunca Nos Mandó a Plantar Iglesias – Parte 1 de 2

Por J. D. Payne

Recientemente hablé con un líder plantador de iglesias de una denominación en particular. Mientras tomábamos un café, él me preguntó acerca del rumbo de nuestra iglesia respecto a la plantación de iglesias. Mi respuesta fue describir nuestras labores misioneras futuras en términos de lo que leemos acerca de esto en Hechos 13-14; 16; 1 Tes. 1:2-10; y Tito 1:5. Él reaccionó con mucha sorpresa como si mis pensamientos vinieran de una fuente anormal. 

Desafortunadamente, a través de los años, me he encontrado a mí mismo sorprendiendo muchas personas durante conversaciones similares. 

¿Qué es lo que revela, respecto a nuestra misiología y convicciones bíblicas cuando pensamos que es extraño proponer que aquellos equipos de plantación de iglesias del primer siglo, tienen algo que enseñarnos? ¿Qué es lo que revela respecto a nuestra mayordomía del Reino cuando vemos esta propuesta como algo peculiar? ¿Es que no reconocemos que existe un problema cuando etiquetamos a un plantador de iglesias como innovador, creativo o inusual, por seguir el modelo Paulino?

Por supuesto, no todo lo que leemos en la Biblia es un precepto. Sin embargo, creo que nuestro hermano Pablo y su ejemplo debería estar en un pedestal para que nosotros lo consideremos. Ustedes saben, Él fue un plantador de iglesias.

Group-photo+(1+of+1).jpg

Teniendo la definición correcta

Como mayordomos sabios del misterio de Cristo, debemos apegarnos a una definición  bíblica de plantación de iglesias, esta definición es: el evangelismo que da como resultado nuevas iglesias. O, para comunicarlo en otros términos: el hacer discípulos que da como resultado nuevas iglesias. La importancia del modelo bíblico está en esta definición.  

Imagina qué pasaría si comenzáramos a crear una atmósfera de plantación de iglesias en Norteamérica a través de la cual la expectativa para las nuevas iglesias es que ellas deben estar formadas por 95-100% de nuevos creyentes—en el momento en que esas iglesias son plantadas. 

Considera qué pasaría si nuestras estrategias no incorporan métodos que resulten en nuevas iglesias formadas por 95-100% de ciudadanos del Reino de largo plazo—en el momento de sus nacimientos. 

No necesitamos más sabores

¿Qué pasaría si reconocemos que un uso sabio de los recursos de nuestro Padre (es decir, dinero, personas) debería ser apoyar la plantación de iglesias desde afuera de nuestros campos de cosecha, en lugar de establecer un nuevo trabajo en una comunidad para proveer un estilo diferente de adoración/ministerio para los creyentes que ya están ahí?

No necesitamos otro sabor de iglesia en la tienda de helados del cristianismo; necesitamos grupos misioneros que se conformen con nada menos que el hacer discípulos que dé como resultado nuevas iglesias. 

¿Qué pasaría si equipamos y enviamos a los plantadores de iglesias con la tarea de ir solamente a los perdidos en la comunidad?

Sí, estamos diciendo que proponemos esas cosas, pero empecemos a cuestionar nuestros resultados. 

Intenta esto. La próxima vez que escuches acerca de una nueva iglesia plantada, un número record de nacimientos de iglesias en cierta área, o metas alcanzadas de plantación de iglesias, solo haz la pregunta, “¿Qué porcentaje de miembros de esas iglesias recientemente vinieron al Reino de Dios?”

Este artículo continuará en la siguiente entrada.

Pertenecer, Creer, Convertirse: Un Nuevo Proceso de Evangelismo

Por Eddie Cole

El proceso americano evangélico está cambiando. 

“Las iglesias no están creciendo por causa de conversiones. Las iglesias solo están intercambiando ovejas.”

¿Alguna vez has escuchado a alguien hacer este reclamo o alguno similar? Yo sí–muchas veces, de pastores y miembros de iglesia parecidos. ¿Qué es lo que hacemos de esta clase de comentario, y cómo respondemos? 

Primero, una nota de ánimo: sólo porque no ves convertidos, no significa que no están ocurriendo en las iglesias en América. Están ocurriendo.

El evangelio nunca ha dejado de ser poderoso. El crecimiento de conversión seguirá ocurriendo. Nada puede impedir que el poder del evangelio trabaje en las vidas de aquellos que creen suficiente para actuar sobre esto. 

IMG_2561

Algunas Sugerencias Prácticas para los Desanimados

#1: No pongas mala cara – ¡ORA! Dios es capaz de hacerte y hacer a tu iglesia poderosa en el ministerio del evangelio. ¿Recuerdas cuando el Espíritu Santo descendió sobre los apóstoles y los empoderó para ser sus testigos? El Espíritu Santo descendió cuando ellos estaban reunidos para orar. 

Cuando el pueblo de Dios ora, cosas suceden.

#2: Considera pasar algún tiempo abordando lo que se necesita cambiar en tu acercamiento para alcanzar personas. En una reunión reciente con líderes evangélicos, aprendí que muchas iglesias americanas que están experimentando crecimiento en conversión, han descubierto un ligero, pero significativo cambio en el proceso de cómo evangelizar efectivamente.

Compara el antiguo proceso evangélico americano con el nuevo… 

Por décadas, el proceso más efectivo usado por evangélicos americanos siguió este patrón:

  1. Usando una herramienta como las Cuatro Leyes Espirituales, un tratado o folleto evangelístico, o la presentación de Evangelismo Explosivo (EE), un cristiano presenta a un no creyente la oportunidad de creer en Cristo a través de compartir la verdad con él o ella.
  2. El cristiano entonces invitaría al nuevo convertido a ser parte de una iglesia.
  3. El cristiano ayudaría al nuevo convertido a disfrutar un sentido de pertenencia con la iglesia.

El proceso hoy en día se parece más a esto:

  1. El cristiano invita a las personas a pertenecer a su comunidad (amándoles incluso si ellos no son creyentes), y a través de eso…
  2. El cristiano les ayuda a ver por qué ellos deben creer en lo que la Biblia demanda acerca de Jesús.
  3. Una vez que ellos creen en Jesús, el cristiano les anima a ser parte de la iglesia y a unirse en la misión de evangelizar a otros.

Simplificándolo, el cambio de proceso se ve así:

  • Proceso Antiguo = Creer, Convertirse, Pertenecer
  • Nuevo Proceso = Pertenecer, Creer, Convertirse

Esto me recuerda a cómo mi amigo Jeff se convirtió en seguidor de Jesús. Jeff me vio a mí y a otro amigo haciendo ejercicio en el parque que estaba justo junto a nuestro templo y paró de hablar. Mi compañero de ejercicio y yo tomamos un descanso y platicamos con él por algunos minutos. Terminamos invitándolo a venir a la iglesia con nosotros ese domingo. No solo Jeff vino al culto ese domingo, sino que le encantó y siguió viniendo.

La familia de la iglesia lo rodeó con sus brazos y le dio la bienvenida. A él le encantó la música e incluso pareció que le gustaron la mayoría de mis mensajes. Eventualmente, el evangelio se apoderó de su corazón. Después de varios meses de asistir, él rindió su corazón a Jesús y tuve el privilegio de bautizarlo.

Jeff era la clase de persona a quien los estereotipos etiquetarían ‘odia’ a los evangélicos. Algunos sugerirían que nunca viniera a uno de nuestros servicios de adoración. Pero Dios hizo un trabajo poderoso en él por el amor que le había sido mostrado a través de los cristianos. La forma en que Dios trabajó en su vida nos muestra un ejemplo del cambio en el proceso de evangelismo.

El proceso más nuevo – pertenecer, creer, y convertirse – funcionó con Jeff. Está funcionando en muchas vidas y para un número creciente de congregaciones.

Está listo en todo tiempo para compartir el evangelio, porque es el evangelio el que cambia vidas. Déjanos comenzar el proceso solamente mostrando el calor del evangelio hasta que esa puerta de la conversación se abra. En otras palabras, ama a las personas hasta que ellos pregunten, “¿Por qué?”

Artículo publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/edstetzer/2017/january/church-growth.html

 

La Iglesia Centrada En La Oración – Parte 3 de 3

Esta es la última parte del artículo anterior.

Por Adam Stadtmiller

La oración como historia

Las organizaciones basadas en la oración hacen la oración visible y accesible. Una de las maneras más fáciles de hacer esto es formulando la oración como historia. Esto es porque la oración tiene una tendencia a ser más nebulosa y más difícil de medir que muchos de los otros llamamientos importantes que la iglesia tiene.

Cuando una organización de misericordia basada en la fe informa el número de heridas que han vendado o viviendas construidas, su misión se entiende mucho más fácilmente. Y cuando los misioneros comparten, a través de su apoyo, como Joaquín de El Salvador fue capaz de obtener una nueva pierna prostética, hay una conexión emocional profunda.

Los líderes que son eficaces dirigiendo a la comunidad en oración, entienden que cada oración también se une a una historia. Cuentan las historias detrás de las oraciones que han hecho y regularmente informan cómo Dios ha respondido. Esto se puede hacer con regularidad durante los tiempos de cultos semanales, en boletines, en los informes de vídeo desde el campo, o en las reuniones del personal.

Los líderes de oración invitan a la comunidad a ser parte de algo más grande que ellos mismos y animan a toda la organización a seguir adelante en oración con la celebración de las victorias y uniéndose juntos en las dificultades. De esta manera, las transiciones de oración de ser algo distante de la comunidad se convierten en el argumento de su existencia.

Crear una causa común

Las comunidades que oran entienden lo que están orando y por qué. Pocas cosas encienden una comunidad orante como una causa común. Cuanto mejor entienda el pueblo por lo que están orando, más probable es que se vuelvan parte de esa historia. La clave es la comunicación.

En los últimos años, he estado dirigiendo una comunidad de oración basada en los medios sociales llamada: “Orando por tu elefante.” La metáfora del elefante está destinada a representar esas oraciones que, si se responden, serían un cambio de juego. Una de las cosas con las que desafío a la comunidad es a ser estratégico y específico con sus peticiones de oración. Implorando a los miembros crear una lista de 100 peticiones, les ayudo a delimitar su vida de oración a algo más concreto.

oracontest

Este pequeño ejercicio ha dado lugar a las experiencias de oración más profundas de las que he sido parte. Esto se debe a que a menudo no reconocemos la frecuencia y elaboración con las que Dios responde a las oraciones. Ver a alguien enviar su solicitud y después de horas, días o incluso meses después, informar sobre cómo Dios respondió no sólo bendice a toda la comunidad, sino que actúa como un catalizador espiritual y alienta a otros a orar también. Nada inspira a la oración como la oración contestada.

Hacer memorable la oración

agendaUna forma de identificar las prioridades de una organización es observar su calendario. Esto se debe a que tendemos a hacer algo en lo que creemos. Si la oración va a hacer la transición de la barrera a la vanguardia, tiene que convertirse en concreta y tangible.

Una de las formas más sencillas de lograr esto con tu equipo principal es planificar tu calendario espiritual antes de planificar el resto de tu año de organización. Decide qué días van a ayunar, orar, o reunirse para grandes eventos centrados en la oración antes de desarrollar el resto de tus eventos anuales, es una de las mejores maneras de comenzar a edificar una comunidad definida por la oración.

Mi gélida experiencia en Inglaterra me enseñó una gran lección sobre las liderar comunidades definidas por la oración. La oración no es siempre fácil. Se necesitaría mucho más que un deseo fugaz y romántico para realmente equipar mi iglesia para orar como antiguamente se hacía. La oración, la oración que cambia el juego, lleva no sólo dedicación, sino también deseo profundo y disciplina. A veces, como descubrí, el primer paso en esta dirección es sólo estar dispuesto a levantarse de la cama.

La Iglesia Centrada En La Oración – Parte 2 de 3

Esta es la continuación de la entrada anterior.

Por Adam Stadmiller

¿Dónde empezar?

78317324

Esto comienza con el ejemplo de los líderes. Una organización rara vez ora más que sus líderes. Esto es algo que aprendí mientras trabajaba para la organización juvenil de evangelización Young Life (Vida Joven). Jim Rayburn, el fundador de la organización, era un hombre reconocido por su vida de oración y que en la década de 1950 oró: “Señor, danos a los adolescentes para que podamos conducirlos a ti.” Fue una oración que Dios respondió fielmente por más de seis décadas.

En el verano de 1997, mientras trabajaba para Young Life, fui asignado para dirigir un equipo de trabajo en Malibú, un campo de grandeza y belleza incomparable que se encuentra en British Columbia’s Princess Louisa Inlet. Allí me encontré con un hombre que tenía el privilegio de conocer a Rayburn desde hacia décadas. Como joven interno, a él se le había pedido recoger al fundador de Young Life en la estación de tren y transportarlo a otro de los campamentos juveniles del grupo.

Contentos de pasar un par de horas ininterrumpidas de desembalar el cerebro de este misionero moderno, no dejó pasar la oportunidad. El hombre me dijo que lo que pasó inmediatamente después de recoger Rayburn de la plataforma del tren, había moldeado su comprensión de ser un líder de oración desde entonces. A los cinco minutos de estar en el coche, Jim sugirió empezar a orar por los adolescentes que venían al campamento de esa semana. Dos horas más tarde, cuando el coche entró en el campamento, Jim seguía orando. Cuando el coche se detuvo, Rayburn le dio las gracias por el viaje y se bajó.

Lo que me llevé de mis años en Young Life fue que una organización no irá más allá de sus oraciones. Liderar oración en comunidad empieza con el compromiso de sus líderes a la oración personal y se desprende desde ahí.

Young Life todavía estaba modelando este compromiso a la oración cuando yo trabajaba para la organización en los años noventa. Como sus empleados misionales, nos requerían que tomáramos un día completo (pagado) por mes fuera de la oficina y dedicarlo a la soledad y la oración. De esta manera el liderazgo de Young Life estaba haciendo una declaración profunda, que ellos valoraban la oración tanto como la producción en el ministerio. Reuniones regulares de todo el personal, días de reflexión orante, y entrenamiento del personal en oración son sólo algunas maneras en las que puedes fomentar el compromiso de tu organización para crear un equilibrio entre un modelo basado en oración y un modelo basado en la producción.

Espera la última parte de este artículo en la siguiente entrada.

El Botón de “Encendido y Apagado” de la Compasión

Cada miércoles, a partir del 5 de octubre y hasta el 7 de diciembre de 2016, estaremos publicando un artículo enfatizando las diez características de una iglesia Génesis, esto es parte del desarrollo continuo de varias herramientas y materiales que ayudarán a las iglesias a diagnosticar y mejorar su salud.

Por Emily Armstrong

Hay ciertas cosas en la vida que deberían encenderse y apagarse.

Déjame nombrar algunas: una lámpara, la alarma de un reloj, un ventilador, un teléfono celular, un vehículo. Todos estos artículos vienen con un botón de encendido y apagado. ¿Por qué tenemos la opción de encender y apagar? Porque solo necesitamos esa opción en ciertas ocasiones, de hecho, tenerla en momentos donde no la necesitamos ¡puede ser dañino!

switch-on-iconPor ejemplo:

Una lámpara: Es necesaria cuando está oscuro, pero cuando sale el sol, apenas y se puede ver.

La alarma de un reloj: ¿Te imaginas una alarma que no puedes apagar? ¡Sonando todo el día! Solo pensarlo puede volverte loco.

Un ventilador: Ahhh, un ventilador dando aire a tu cara es GENIAL cuando el calor afuera es muy fuerte, sin embargo un ventilador dando aire a tu cara cuando el clima es lluvioso y frío es cruel y un castigo inusual.

Una televisión: ¡Qué bueno que podemos apagar la TV! ¿Verdad?

Un teléfono celular: Probablemente tenemos que hacer un mejor trabajo con eso de apagar nuestros celulares, pero por lo menos sabemos que hay manera de hacerlo. Si alguna vez decidimos hacerlo.

Un vehículo: ¿Te puedes imaginar la cantidad de contaminación en el aire y el dinero que costaría mantener un vehículo funcionando todo el día?

Encender y apagar cosas es conveniente e incluso necesario; pero, yo pienso que hemos convertido una de las características más asombrosas de Jesús en una característica que la Iglesia puede “encender y apagar cuando le conviene.” Compasión.

La segunda característica de una iglesia Génesis es que sirve como una presencia continua en su comunidad por medio de la práctica de compasión. Presencia continua significa que nuestra compasión no se enciende y apaga – simplemente es una parte de quienes somos.

Cuando Jesús estaba en la tierra, Él nos mostró cómo se ve una presencia continua de compasión en la comunidad. De hecho, haciendo un estudio de la palabra “compasión”, yo estaba agradablemente sorprendida de ver que hay una palabra en particular que fue usada exclusivamente para el tipo de compasión que Jesús practicó – en griego, es la palabra splanchnizomai. Esta forma de la palabra aparece 8 veces en los 4 Evangelios, los cuales por supuesto son los libros de la Biblia que relatan la historia de la vida de Jesús. La vida de Jesús nos muestra cómo las características de Dios son vividas en la carne.

Solo usando Mateo como nuestro contexto, ¿ves lo que yo veo en estos versículos?

  • Y [Jesús] al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas… (Mt. 9:36)
  • Y saliendo Jesús, vio una gran multitud y, tuvo compasión de ellos… (Mt. 14:14)
  • Y Jesús…dijo, “tengo compasión de la gente, porque ya hace tres días que están conmigo…” (Mt. 15:32)
  • Jesús tuvo compasión de ellos, y les tocó los ojos… (Mt. 20:34 TLA)

Él los vio, Él estuvo con ellos, Él los tocó. Jesús vivió su vida rodeado de personas que necesitaban su compasión.

La compasión es expuesta normalmente por medio de actos de bondad y consideración hacia aquellos en cualquier tipo de dificultad o crisis. Y así es como sabemos que Jesús fue compasivo, porque Él sanó al enfermo, alimentó al hambriento, liberó a los esclavos a través de enseñarles las Buenas Noticias del Reino de Dios.

La compasión sin acción no es compasión. Y cuando una congregación no es movida hacia actos de compasión, ellos esencialmente están “apagando” la compasión. ¿Cómo una congregación apaga la compasión? Cuando la encasillamos dentro de un programa o cuando la compasión se vuelve una responsabilidad en nuestra lista de quehaceres de buena cristiandad.

Voy a aventurarme aquí (no te preocupes, es bastante fuerte y seguro) y decir que la mayor parte del contacto de Jesús con la gente sucedió afuera de la sinagoga. Él los encontró en su comunidad. Para ser una iglesia compasiva, una congregación debe estar CONSTANTEMENTE EN SU COMUNIDAD. Para ser capaz de ver a la gente de la manera que Dios los ve, debemos estar en contacto diario con la gente que necesita la bondad y la consideración de Jesús.

Yo puedo escucharte ahora – “¿Contacto DIARIO? ¡Es mucho pedir!”

Sí, pero así es como una congregación se vuelve una presencia continua en su comunidad. Tengo un deseo profundo de escuchar a las personas en mi comunidad decir, “estoy tan contento de que la Iglesia del Nazareno tiene una congregación en mi vecindario. Somos mejores por causa de ellos.”

Así que vamos a acabar con la idea complaciente de que la compasión puede ser marcada en nuestra lista de cada mes, y empecemos a trabajar para ser una presencia continua. Conoce tu comunidad para involucrarte en tu comunidad. Descubre las necesidades de tus vecinos para satisfacer las necesidades de tus vecinos. Sé Jesús para las personas que necesitan a Jesús.

Una iglesia Génesis sirve como una presencia continua en su comunidad por medio de la práctica de compasión.

Para más información, visita el sitio web www.mesoamericagenesis.org o la página en Facebook https://www.facebook.com/MesoamericaGenesis/

Dos pláticas diferentes

Cada miércoles, a partir del 5 de octubre y hasta el 7 de diciembre de 2016, estaremos publicando un artículo enfatizando las diez características de una iglesia Génesis, esto es parte del desarrollo continuo de varias herramientas y materiales que ayudarán a las iglesias a diagnosticar y mejorar su salud.

Por Scott Armstrong

“¿Qué hora es?” – le pregunté a un hombre en la calle mientras me apresuraba para hacer algunas diligencias.

“¿De dónde eres?” – me preguntó a su vez, en el español rápido característico de República Dominicana.

“Soy de Estados Unidos, ¿Sabe qué hora es?” – quise ser educado y al mismo tiempo recordarle mi primera pregunta.

“Estuve en Nueva York una vez” –me dijo- “es frío por allá. Te apuesto que eres de Nueva York. Seguramente aquí sientes calor, ¿verdad?”

Exasperado por dentro pero tratando de no demostrarlo, le dije: “Soy de la Ciudad de Kansas. Soy misionero aquí y me encanta el clima. Disculpa si te molesto, pero veo que tienes reloj. Necesito saber si tengo tiempo suficiente para hacer una diligencia más antes de ir a casa”.

“Conseguí este reloj con un chico a tres cuadras de aquí” – me dijo orgullosamente- “No, espera, a cuatro cuadras…”

¿Has hablado con alguien y al terminar la conversación sentiste que habían tenido dos pláticas diferentes? Es frustrante hacer una pregunta que no es respondida, ¿verdad?

Muchas iglesias de las que he formado parte pasan la mayoría de su tiempo conversando apasionadamente, usando frases relacionadas con la iglesia, dirigiendo cosas importantes en el templo e inspirando a todos los que asisten regularmente a los cultos. El problema es que eso no está ni siquiera cerca de lo que platica la comunidad alrededor de ellos.

¿Cómo puedo lograr ser buen empleado y a la vez ser buen padre si tengo dos empleos y estoy agotado?

¿Es aceptable la homosexualidad? Si soy homosexual, ¿me sentiré como en casa en tu congregación?

Si Dios es amor y también todopoderoso, ¿por qué hay tanta maldad en el mundo?

Estas y muchas otras preguntas nunca son respondidas de manera reflexiva en muchas iglesias. Entonces la tendencia en nuestras comunidades es pensar que lo que sea que pasa en el templo, no tiene nada que ver con la vida diaria de las personas alrededor.

La primera característica de una iglesia Génesis es que semanalmente celebra servicios que son relevantes y transformadores para su comunidad. El culto de adoración corporativo es la reunión habitual de creyentes en un lugar con el objetivo de adorar al Señor y ser transformados por Él. Es la expresión unida y pública de la adoración que cada individuo y familia ha estado haciendo en sus vecindarios, escuelas y trabajos durante la semana.

cultos-evangelicos-posadsa-594x360

El culto de adoración semanal debe ser el punto de acceso primario para que aquellos que no conocen a Jesús acudan a hacerlo. Ellos tienen que sentirse bienvenidos en ese lugar. Debe ser un tiempo caracterizado por la excelencia, el gozo, y una expectación contagiosa. ¿Qué es lo que el Dios del universo hará hoy? ¿Cómo va a hablar a mi vida? ¿Y cómo quiere usarme esta semana para hacer una diferencia en el mundo?

Responde honestamente a estas preguntas:

  • ¿Cuántas personas llegan a conocer al Señor cada mes en tus cultos de adoración?
  • ¿El culto se siente como un programa a seguir o como una cita estratégicamente orquestada con tu Creador ?
  • ¿La música de tu iglesia, los sermones e incluso los avisos y la decoración están de acuerdo con la cultura que te rodea?
  • ¿Cuándo fue la última vez que tú como iglesia hiciste algo al interior (en el culto de adoración) que marcó una diferencia en el exterior (en la comunidad)?
  • Si no sabes nada de la Biblia y la cultura de la iglesia, ¿te sentirías bienvenido a este culto?

En esencia, todo se resume en esto: ¿Estamos respondiendo preguntas que nadie a nuestro alrededor nos está preguntando?

Una iglesia Génesis semanalmente celebra servicios que son relevantes y transformadores para su comunidad.

Para más información, visita nuestro sitio web www.mesoamericagenesis.org o nuestra página en Facebook https://www.facebook.com/MesoamericaGenesis/

4 Razones para Celebrar la Cuaresma

The Penitent Lent Taos 07 by Charlie Spear

The Penitent Lent Taos 07 by Charlie Spear

Cuatro razones para celebrar la Cuaresma

¡Es esta época del año otra vez! Actualmente estamos entrando en la temporada del calendario cristiano cuando volvemos nuestros corazones y mentes hacia el último sacrificio de Cristo: su muerte y resurrección. La Cuaresma ha sido significativa para los cristianos a través de los siglos, por la forma como nos unimos a Jesús y “afirmamos nuestro rostro para ir a Jerusalén” – donde la cruz nos espera (Lc. 9:51).

Sin embargo, esta también es la época del año cuando oigo legiones de cristianos que cuestionan la práctica de la Cuaresma. “¿No es católico?” responden, desconcertados. “¿No deberíamos estar celebrando a un Señor vivo y no a uno muerto?”.

Mi propia práctica de renunciar a algo durante los 46 días de la Cuaresma normalmente se topa con miradas perplejas en el mejor de los casos e injurias teológicas en el peor. La mayor parte de mis hermanos y hermanas evangélicos de Latinoamérica confían y valoran mi ministerio y la amistad, pero al mismo tiempo tratan de explicar mi perspectiva de la Cuaresma como otra de mis rarezas.

He escrito y compartido antes respecto a la Cuaresma, su significado y su historia. Todos los años ofrezco reflexiones y devocionales con respecto a este importante período de tiempo. Pero este año, he decidido que ya es hora. Ya es tiempo para compartir las cuatro razones principales del por qué celebrar esta época (sí, un evangélico de vida misionera y sirviendo en América Latina):

  1. Nuestra historia estima la Cuaresma como algo esencial.

Es sorprendente observar como muchos cristianos nunca han oído hablar del calendario cristiano. Este calendario ha sido útil durante generaciones y una miríada de diferentes culturas con el fin de que nos ayude en nuestro caminar con Cristo. Cuaresma y Adviento, Epifanía y Pentecostés no son algo reciente. El calendario cristiano no es relegado a una cierta denominación o “rama” de nuestra familia religiosa. Aunque la Iglesia Católica celebra estas temporadas en diferentes formas que la Evangélica u otras iglesias; debemos reconocer que la Cuaresma (en este caso) es histórica y culturalmente relevante, aunque tu tradición y fe particular quizá nunca haya hecho hincapié en ello.

  1. Mi historia estima la Cuaresma como algo esencial.

Siendo un niño pequeño, recuerdo que mi padre, un pastor Nazareno, dirigía a la iglesia en la observación de la Cuaresma. Él y otros líderes compilaron un devocional con reflexiones diarias. Desafió a nuestra congregación a “despojarnos de todo peso y del pecado que nos asedia” en ese tiempo, por lo que estaríamos más plenamente dedicados a Cristo y su causa. Él no era el único pastor Nazareno que lo hacía; toda nuestra denominación ha producido y sigue produciendo material para esta temporada.

Sin embargo, el reto no era sólo para la iglesia. Él modeló la importancia para nuestra familia. Dejé de ver televisión un año por la Cuaresma. Dejé de tomar refrescos otro año. Un año memoricé un versículo al día durante los 46 días. Estas cosas parecen triviales en comparación a la brutal muerte de Jesús en la cruz, pero me ayudaron a enfocarme más agudamente en la enseñanza y el sacrificio de mi Señor. Francamente, yo nunca podría detenerme para celebrar la Cuaresma, pues ha sido crucial en mi propia formación espiritual.Lent

  1. La Cuaresma nos obliga a incomodarnos.

Como seres humanos, naturalmente, queremos estar cómodos. Todos los anuncios de nuestra sociedad de alguna manera prometen que nuestra vida será mejor y más fácil con ese producto. No hay nada malo en querer una toalla suave o un coche más bonito, ¿verdad?

El problema es que – sobre todo en el sentido espiritual – no crecemos realmente cuando nos sentimos cómodos. Piensa en cualquier momento de crecimiento espiritual significativo en tu vida. ¿No fue una temporada de retos y dificultades profundas? Es sólo en épocas de crisis y malestar que vamos madurando y nos vemos obligados a depender de Dios.

Clichés cristianos no son suficientes en esos momentos. La mayor parte de la vida se vive en la incómoda realidad de que las cosas no van a nuestra propia manera. Como cristianos, si siempre proclamamos que las cosas han ido a nuestro favor, y nunca predicamos la realidad del sacrificio en medio de las dificultades, estamos vendiendo un evangelio barato. No hay corona de joyas sin obtener primero una corona de espinas. No vemos la tumba vacía sin una cruz. Y en tu vida y la mía, nunca habrá verdadera resurrección sin muerte.

En una sociedad donde el sacrificio no es popular, es más necesario que nunca la teología incómoda de la Cuaresma.

  1. La Cuaresma nos lleva a comunidad y a la rendición de cuentas.

A medida que envejezco, me estoy volviendo más y más introvertido. No me malentiendan: Me encanta estar con la gente. Sin embargo, me renueva la energía solo cuando estoy con mi familia o algunos amigos cercanos.

Si no tengo cuidado, mi viaje espiritual puede llegar a ser el mismo. “¡Jesús y yo vamos a conquistar todo! ¡Nosotros dos realmente podríamos cambiar el mundo si no fuera por todos ustedes desordenados!”.

La Cuaresma me obliga a este viaje por carretera a Jerusalén junto con mi congregación local. Cuando renuncio a algo, tengo que informar de forma transparente a mis compañeros de viaje en cómo me va. Y aun así la realidad más poderosa es que me uno a una comunidad aún más amplia y más rica todavía. Cuando me uno a la Cuaresma, me uno a los patriarcas de nuestra fe, como San Agustín y Tomás de Aquino, quienes aplicaron esta práctica anual. Y este año, celebro la Cuaresma junto con los cristianos perseguidos en Nigeria y Siria. Estoy seguro de que este tipo de koinonia ayudará a que tú y yo sepamos lo que realmente significa “tomar nuestra cruz cada día y seguirlo”.

Como puedes ver, la Cuaresma ha sido muy importante en mi camino de fe. De hecho, ¡tanto es así que me encantaría si pasara eso contigo también! ¿Cuál es tu experiencia con la Cuaresma? ¿Cuáles son las razones por las que la practicas o te niegas a hacerlo?

Mi oración por ti en estos 46 días es que acompañes a Jesús en su camino a la cruz. Es en ese camino que vas a experimentar un gran sacrificio – y a la vez de ella gran victoria – en tu vida y ministerio.

A %d blogueros les gusta esto: