Archivo del sitio

Los Doce Elementos Claves del Misionero Nazareno (XI y XII)

Los encargados de Misión Global y de Mobilización para la Iglesia del Nazareno han desarrollado una lista de 12 elementos que la Iglesia del Nazareno cree como claves en “La Formación del Misionero Nazareno”.  Esta fue desarrollada para dar al candidato misionero una manera de medir su buena disposición al servicio, reconocer las áreas de experiencia o para entrenarse en lo que necesita.  Debemos mencionar que las entradas relacionadas con los 12 elementos han sido escritas por David Cooper, Director de Mobilización para la Iglesia del Nazareno Global.

11. Perspectiva Global

Podemos escuchar a los demás compartir de sus experiencias por todo el mundo y leer libros o artículos que nos dicen lo que es. Pero si no tenemos la experiencia de primera mano, no tiene mucho significado y no lo entendemos personalmente.

Es importante que un candidato a misionero tenga experiencias de vida que construyan sus perspectivas globales.

Nuestra perspectiva global no se basa únicamente en cuántas experiencias hemos tenido en  diversas culturas, sino de reconocer las trampas del etnocentrismo y de equilibrar la realidad de sus propios prejuicios dentro de la cultura del mundo. Para tener una sana visión del mundo, tenemos que contextualizar lo que vemos, escuchamos, decimos y hacemos, y tratar de entender la cultura en la que está situado.

La mejor manera de renovar su perspectiva global es poder vivir en otra cultura por lo menos unos meses.  Hay una gran diferencia en la comprensión de la cultura, una vez que la persona es capaz de ser parte de la vida cotidiana de esa cultura.

12. Responsabilidad Financiera

Los misioneros no sólo están llamados a dar su tiempo, sino también llamados a tomar decisiones sabias acerca de su dinero. Dios ha dado a cado uno generosamente, y debemos estar dispuestos a dar de la misma manera nuestro tiempo y dinero.

Todos los días, los llamados al servicio misionero se enfrentan a decisiones financieras y las decisiones tomadas hoy, afectan el futuro. Nuestro tiempo, nuestros talentos, nuestro dinero son dones de Dios y deben ser usados para su gloria.

Tener deudas tanto en la educación como con las tarjetas de crédito, es una de las áreas que impide que la gente vaya al campo tan pronto como les gustaría.

Ser responsable financieramente abre oportunidades para dar a los necesitados que nos rodean o responder a otras necesidades que puedan surgir. Aprender a vivir dentro de sus medios, abrirá las puertas que de otra manera se hubieran cerrado. Considere establecer un presupuesto que incluya los fondos destinados a diezmo, pago de deudas y ahorro, así como gastos mensuales.

Los Doce Elementos Claves del Misionero Nazareno (IX y X)

Los encargados de Misión Global y de Mobilización para la Iglesia del Nazareno han desarrollado una lista de 12 elementos que la Iglesia del Nazareno cree como claves en “La Formación del Misionero Nazareno”.  Esta fue desarrollada para dar al candidato misionero una manera de medir su buena disposición al servicio, reconocer las áreas de experiencia o para entrenarse en lo que necesita.  Debemos mencionar que las entradas relacionadas con los 12 elementos han sido escritas por David Cooper, Director de Mobilización para la Iglesia del Nazareno Global.

9. Entendimiento Teológico

Como punto de partida, un candidato debe tener una comprensión básica de las Escrituras, el propósito, el plan de la historia y el significado de la Palabra. Es importante que ellos sepan lo que hace la Biblia tan vital para nuestra fe y cómo afecta la forma en que vivimos, especialmente con respecto a la relación viva que tenemos con nuestro Salvador.

Un misionero necesita comprender la doctrina bíblica y la Iglesia del Nazareno, para que sea compartida de manera efectiva en Estudios Bíblicos, desde el púlpito y en discusiones de uno a uno, con aquellos que están buscando una razón de esperanza que usted tiene.

Existe la expectativa de que el candidato tiene una buena comprensión del manual de la Iglesia del Nazareno, del  gobierno y la política de la iglesia, comprensión fuerte de los artículos de fe, la santidad, los dones del Espíritu, y de cómo nuestras creencias se relacionan con otras religiones del mundo.

10. Una Pasión Evangelizadora

La misión de la iglesia es llevar el evangelio a todas las naciones con el propósito de hacer discípulos. Este es el enfoque que la Iglesia del Nazareno sigue teniendo como estrategia de divulgación en el pensamiento misionero.

Si una persona está viendo la manera de servir en áreas como construcción, ministerios de compasión o comunicaciones, debe tener en mente que la meta de cualquier ministerio es alcanzar a los perdidos y dolidos. Evangelismo es el latido del corazón en la obra misionero y debe entrelazarse en todas las actividades y decisiones, sin importar cual sea la asignación.

Para una persona que busca servir trans-culturalmente, este es un elemento que necesita antes de convertirse en misionero. Es más que un don espiritual, es una forma de vida que lleva a su tiempo y energía para desarrollarse. Para algunos será más natural evangelizar según hayan tenido experiencia.

Los Doce Elementos Claves de un Misionero Nazareno (VII y VIII)

Los encargados de Misión Global y de Mobilización para la Iglesia del Nazareno han desarrollado una lista de 12 elementos que la Iglesia del Nazareno cree como claves en “La Formación del Misionero Nazareno”.  Esta fue desarrollada para dar al candidato misionero una manera de medir su buena disposición al servicio, reconocer las áreas de experiencia o para entrenarse en lo que necesita.  Debemos mencionar que las entradas relacionadas con los 12 elementos han sido escritas por David Cooper, Director de Mobilización para la Iglesia del Nazareno Global.

7. Involucramiento Profesional

La Iglesia del Nazareno está buscando candidatos a misioneros que estén calificados para el ministerio en el campo donde se necesite. Esto implica que el candidato debe tener formación profesional y la experiencia que se desea.

La pregunta de “¿Cómo sabe una persona cómo servir a Dios?” es frecuente, especialmente en jóvenes que se preparan para servir. La oración es siempre el medio adecuado, y el Espíritu Santo nos guiará, incluso cuando estamos inseguros de cómo podemos prepararnos mejor.  Dios ha dado a cada persona ciertas cosas que hacen bien y se apasionan en eso.

También es importante ser capaz de servir en múltiples áreas.  Muchos de los misioneros que están sirviendo, están involucrados en varios ministerios.

En los lugares donde se necesita una presencia más creativa, es de gran ayuda que los misioneros tengan experiencia en más de una “profesión”.

8. Preparación Académica

Una idea errónea sobre ser misionero, es pensar que todos deben tener el mismo entrenamiento, formación académica y credenciales. Por el contrario, un candidato a misionero debe tener los antecedentes necesarios de educación, para que coincida con el ministerio que están buscando para servir. Si un candidato está interesando en plantar iglesias, es importante ser ordenado por la Iglesia del Nazareno. La ordenación es un componente clave para la formación necesaria y conducir a otros líderes de la iglesia alrededor del mundo.

De la misma manera, si el candidato está interesado en trabajar en el campo de comunicaciones, debe ser entrenado y tener antecedentes educativos de comunicación y tecnológicos, educación teológica básica y las doctrinas de la Iglesia.

A través del proceso de evaluación, sus habilidades, educación y experiencia serán evaluada, a fin de hacer coincidir con las necesidades que están disponibles.

Los Doce Elementos Claves de un Misionero Nazareno (V y VI)

Los encargados de Misión Global y de Mobilización para la Iglesia del Nazareno han desarrollado una lista de 12 elementos que la Iglesia del Nazareno cree como claves en “La Formación del Misionero Nazareno”.  Esta fue desarrollada para dar al candidato misionero una manera de medir su buena disposición al servicio, reconocer las áreas de experiencia o para entrenarse en lo que necesita.  Debemos mencionar que las entradas relacionadas con los 12 elementos han sido escritas por David Cooper, Director de Mobilización para la Iglesia del Nazareno Global.

5. Experiencia trans-cultural y adaptabilidad

¿Eres el tipo de persona que busca oportunidades para experimentar otras culturas? Tener un espíritu aventurero y flexible ayuda en la superación de tiempos difíciles, cuando no estamos seguros de cómo reaccionar.

¿Cómo saber si tiene esas características? La única manera de saberlo es a través de la experiencia personal de estar en otro país o cultura.

Desarrollar la habilidad de idiomas, es la clave en la contextualización de uno mismo en la otra cultura.  Conocer el lenguaje común de una cultura es el puente hacia compartir nuestra fe de una manera personal.

Vivimos en días donde el mundo es pequeño y los viajes internacionales son más comunes.  En la búsqueda de estas oportunidades, un candidato a misionero amplia su visión del mundo y adquiere experiencia que no se puede enseñar en un aula.

6. Participación en la iglesia

La participación de una persona en la iglesia en diversos contextos, le proporciona experiencia de liderazgo y conocimientos necesarios. Un candidato a misionero debe participar plenamente en su iglesia local.  Tener experiencia de primera mano en cómo funciona la iglesia local, es algo importante antes de trabajar con la iglesia a nivel distrital, regional, mundial o ya en el campo.

Es probable que a su pastor se le pidan referencias sobre usted.  El tema de “comportamiento cristiano” será un tema de debate, cuando se le pida a su pastor sobre sus contribuciones a la iglesia local. Participar exitosamente en los ministerios de la iglesia puede reflejar en gran medida cómo se ve su buena disposición para una tarea misionera.

Nuestra responsabilidad comienza por estar disponibles y buscar suplir las necesidades de la iglesia.

Es importante entender que cada cristiano es un trabajador en progreso.  Estos elementos esenciales son áreas para mejorar y construir sobre la experiencia y la educación, con el fin de estar preparados para el ministerio.  No importa por cual camino nos lleve el Señor, el desarrollo personal en estas áreas es clave.

Los Doce Elementos Claves del Misionero Nazareno (III y IV)

Los encargados de Misión Global y de Mobilización para la Iglesia del Nazareno han desarrollado una lista de 12 elementos que la Iglesia del Nazareno cree como claves en “La Formación del Misionero Nazareno”.  Esta fue desarrollada para dar al candidato misionero una manera de medir su buena disposición al servicio, reconocer las áreas de experiencia o para entrenarse en lo que necesita.  Debemos mencionar que las entradas relacionadas con los 12 elementos han sido escritas por David Cooper, Director de Mobilización para la Iglesia del Nazareno Global.

3.- Relaciones Directivas

Un importante elemento en la vida de un misionero es la habilidad de balancear familia, ministerio y amigos, como si viviera en diferentes culturas.  Muchas veces, estas relaciones están interconectadas en el ministerio y trabajo, y hacen nuestras relaciones aún más complejas.

Una de las áreas más comunes de negligencia, para este servicio en el ministerio, es respeto a la familia.  Los buenos hábitos en la familia y los límites deben estar en su lugar, antes de que alguien se comprometa a servir en misiones en otra cultura.

La vida misionera es un estilo de vida compleja para balancear.  Esto involucra estar continuamente mostrando los frutos del espíritu y vivir la “Regla de Oro” (Mateo 7:12) Buenas habilidades interpersonales y comunicación, son la clave para un misionero al servicio de tiempo completo.

4.- Bienestar Integral

A la Iglesia del Nazareno le preocupa cada persona que está sirviendo alrededor del mundo.  Esta responsabilidad no se toma a la ligera.  A través del proceso de ser misionero, es importante ver la historia de las personas en todos los aspectos de su salud.  Nos preocupan todas las personas, y creemos que Dios tiene un plan para cada uno de nosotros.

El vivir en otro país adquiere tremendo estrés en la vida de la persona y puede agregar presión en maneras que no se lo espera.  Comenzar sano, no solo física, sino emocional, psicológica y espiritualmente, pueden hacer la diferencia cuando vienen tiempos difíciles.

Es importante evaluar las demandas psicológicas de una asignación, y marcar cuáles serían las limitaciones que un candidato a misionero podría tener.

La medida emocional y psico-social de una persona saludable es más compleja.  Para el candidato misionero tiene que haber una historia coherente de ser capaz de manejar el estrés diario de la vida.

Los Doce Elementos Claves de un Misionero Nazareno (I y II)

Muchas personas nos preguntan sobre cuáles son los pasos para llegar a ser misionero en la Iglesia del Nazareno.  Aunque hay pasos que se pueden seguir, lo que interesa más a la denominación es el perfil del candidato misionero.  Por eso, los encargados de Misión Global y de Mobilización de la Iglesia del Nazareno han desarrollado una lista de 12 elementos que la Iglesia del Nazareno cree, como claves en “La Formación del Misionero Nazareno”.  Esta fue desarrollada para dar al candidato misionero, una manera de medir su buena disposición al servicio, reconocer las áreas de experiencia o para entrenarse en lo que necesita.

Estaremos viendo dos elementos por entrada, así que… ¡comenzamos!*

1.- Madurez Espiritual

La vida de un cristiano evangélico está llena de oportunidades para crecer espiritualmente.

La madurez espiritual se muestra a través de nuestro carácter y nuestras acciones con otros.  Como sintamos o reaccionemos cuando lleguen situaciones a nuestra vida, será la evidencia de nuestra tendencia natural.  A medida que crezcamos en nuestra relación con Dios, reflejaremos más y más la imagen de Cristo.  Esto juega un papel en nuestras relaciones con la familia, compañeros de trabajo y amistades.

Usualmente es un proceso de varios años, para que nos convirtamos constantemente en nuestra vida cristiana. Eso debe ser un deseo natural de cada cristiano, que se enfoca en proveer oportunidades para que el Espíritu Santo se mueva en la vida de las personas.

2.- Un llamado claro

La Biblia dice en Hechos 13:1-3, “Apartadme a Bernabé y Saulo para la obra a que los he llamado”.  Este es un bello ejemplo de un mensaje claro por parte de Dios, de mandar a Bernabé y Saulo a ser misioneros para quienes no han escuchado antes el evangelio.

Hay momentos en que Dios habla claramente a la gente.  Su llamado tal vez no es tan claro como este, pero es muy importante ser capaz de articular un tiempo en el que Dios ponga una carga en su corazón, para compartir su mensaje con otros, en otra cultura.

La única manera de realmente conocer lo que Dios puede estar pidiéndonos, es estar continuamente hablando con Él, involucrándonos en el ministerio.

Para la mayoría, esto es buen tiempo para renovar relaciones personales con el Señor y una nueva dedicación para ayudar a la iglesia.

*Gracias a David Cooper por su ayuda con estas entradas.

A %d blogueros les gusta esto: