Archivo del sitio

Campamento de Orientación Misionera en Costa Rica, 2018

Los distritos de Costa Rica se unen para equipar a docenas de personas en su llamado misionero

37 participantes de los Distritos Norte y Centro de Costa Rica asistieron al Campamento de Orientación Misionera (COM), realizado del 7 al 9 de septiembre, en las instalaciones de la Iglesia del Nazareno de Poás.

DSC_0562.jpg

16 voluntarios, entre misioneros, líderes distritales y de área, apoyaron la realización del campamento, entre ellos la coordinadora regional de MNI, Ana María Crocker, quien compartió algunos talleres.  También contaron con la participación del pastor Felipe Flores y los superintendentes de ambos distritos del país, Rev. Sirlene Bustos (Distrito Central) y Rev. Jhonny Calvo (Distrito Norte), quienes predicaron la palabra del Señor.

DSC_0535.jpg

El COM fue organizado por Nelson Vega (Distrito Central) y Estefanía Amador (Distrito Norte) de Misión Global (MG) de Costa Rica, con el apoyo de Freya Galindo de MG del Área Central de Mesoamérica.

“Ver rostros felices, de personas creyendo en que pueden hacer un poco más, verlos queriendo atender a un llamado con tanta convicción, eso no tiene precio. Yo me siento muy satisfecho con lo alcanzado, y saber que Dios me usó y me tomó en cuenta para su plan es lo más reconfortante que uno puede sentir.  Saber que aunque Él no me necesita, decide hacerme parte, es un sentimiento indescriptible…” dijo Nelson Vega de MG de Costa Rica al referirse a este tiempo.

DSC_0721.jpg

A continuación compartimos un fragmento de algunos testimonios de los participantes que podrán encontrarse completos en la página de Facebook MG Costa Rica:

DSC_0296.jpg

Christopher Quinto, Iglesia del Nazareno Los Ángeles: Fue una experiencia en la cual me reencontré con mi llamado.  Volví a emocionarme como lo hice la primera vez, donde me reencontré con el dicho: “El Cielo es el Límite”, haciéndome creer en mis capacidades y virtudes y retándome a no ser un joven que se quede quieto.  Para mí fue ese impulso que me faltaba a seguir adelante a no rendirme ante los obstáculos…

DSC_0300.jpg

Xavier Yadir Díaz Chavez, Iglesia del Nazareno Cañas Dulces: En este campamento muchas cosas sucedieron, pero la que más me marcó fue que Dios aclaró las miles de dudas que tenía. Nunca pensé estar tan seguro de donde estoy, de dónde Dios me ha traído. Mi vida está sellada por la marca de Dios y eso nunca cambiará. Lo mejor está empezando y preparémonos para cosas inimaginables en nuestras vidas.

DSC_0295.jpg

Daniela Solano, Iglesia del Nazareno Tibás: Como hija de pastores, por mucho tiempo realicé tareas en la iglesia “solo porque no había nadie más”, pero nada que yo pudiera pensar como un llamado.  Hace algunos meses empecé a pedirle a Dios que tomara control de mi vida y que me mostrara lo que Él quería que yo hiciera. …Durante el COM pude ver como Dios había estado trabajando en mí desde hacía mucho tiempo atrás, cómo muchos detalles los había dejado pasar, porque mi llamado a las misiones había estado ahí todo el tiempo. Ver el panorama completo de las pequeñas confirmaciones que Dios había estado poniendo en mi vida fue lo que me hizo decir durante este campamento, “Heme aquí, envíame a mí.”

DSC_0299.jpgDanah Webb Leandro, Iglesia del Nazareno en Desamparados: Puedo decir que cada taller, cada dinámica, cada devocional, cada palabra que oí y abrazo que recibí esos tres días marcaron mi vida y crearon en mí una realidad cristiana completamente diferente a la que tenía al llegar. Este campamento me dio una nueva visión y un nuevo propósito, me llenó de fuerzas y esperanza; me dio un nuevo llamado y una nueva dirección para trabajar con mi JNI, iglesia, comunidad y país, y por qué no, ¡más allá! No me alcanzan las palabras para describir esos tres días, lo más cercano sería, uno de los mayores regalos de Dios para mi vida.

Escrito por Ana Hernández, con información de Estefanía Amador y Nelson Vega, Misión Global Costa Rica.

DSC_0865.jpg

Jóvenes en Misión – Haití

El siguiente es un reporte escrito por Estefania Amador, Valeria Narvaez, Elsie Rodríguez y Rubí Piñón, quienes están sirviendo durante dos meses en Haití a través de Jóvenes en Misión.

JEM con Gary Jeudy Super de Norcentral Haiti.jpg

Campamento Sureste.jpgHemos participado en tres campamentos para hijos de pastores, el primero realizado en Puerto Príncipe (Distrito Central), donde participaron 22 niños y adolescentes. El segundo se realizó en Blek (Distrito Sureste) con una asistencia de 26 tambien, y el último en Gonaives, donde participaron cuatro Distritos (NorCentral, Alto Artibonite, Baja Artibonite y Noreste), asistieron 56 hijos de pastores. Agradecemos a Dios por lo que está haciendo en cada una de las vidas de los hijos de pastores.

 

Clase con preadolescentes .jpg

En los campamentos, hemos ayudado a compartir clases bíblicas y enseñamos a los niños y jóvenes manualidades con materiales reciclados. Varios de ellos han compartido su testimonio y uno de los que más nos bendijo es el de Clelie una joven de 20 años que nos agradeció el enseñarle a reutilizar una camiseta y transformarla en un bolso, ella nos compartió que quiere reproducir lo que aprendió con su iglesia y amigos. También, han brindado palabras de motivación entre los hijos de pastores y en el último de los campamentos tres de ellos decidieron aceptar a Jesús. Es un gran gozo para nosotras formar parte de este proyecto.

Camisetas hechas bolsos.JPG

 

Clase más pequeños en los campamentos.jpgAdemás, estamos trabajando en una Misión Tipo Iglesia, tres días de la semana, hacemos evangelismo, trabajo con niños y jóvenes, visita a hermanos de la congregación, talleres formativos y clases de Español. Estamos muy felices de ver lo que Dios hace cada día en nuestras vidas y en las de las personas con quienes compartimos. Uno de los testimonios que ha impactado nuestras vidas es que los hermanos nos han agradecido las herramientas de evangelismo que les hemos brindado como: el cubo evangelistico y el libro sin palabras, los cuales los hermanos ya han puesto en práctica y estamos viendo los frutos, pues 5 personas han aceptado a Cristo.

 

Enseñando lavarse las manos MTI Lilavois.jpg

 

Queremos finalizar diciendo que la voluntad de Dios no nos lleva, donde su gracia no nos pueda sostener.

 

JEM con Pierre Ornan.JPG

 Bendiciones a todos y gracias por su apoyo en oración.

Máxima Misión en Irigaray

14022135_930551090382537_2831822850747742201_n


El 20 de agosto tuvimos el privilegio de compartir un tiempo muy especial en Irigaray, una de las iglesias del Distrito Norte de Costa Rica. Realizamos una Máxima Misión en la cual participaron 35 jóvenes de diferentes iglesias: Poás, Upala, Barrio San José, Irigaray, Quebrada Grande, Liberia y Cañas Dulces. Hicimos trabajo comunal, evangelismo, trabajo con niños y compasión; Dios como siempre nos mostró su respaldo y fidelidad en cada actividad realizada.

14224734_1257746137603755_2492053698600844750_n

 

Llevamos bendición de Dios a muchas familias de Irigaray, compartimos la Palabra, oramos por los niños y entregamos seis canastas de alimentos en la comunidad, las familias estaban agradecidas con Dios y con la Iglesia del Nazareno por haberlos tomado en cuenta.

14117958_1257745784270457_7373344109325854782_n

 

En cada Máxima Misión, Dios me ha enseñado a servirle con amor, pasión, compromiso y alegria. Fue maravilloso ver la disposición y deseos de las personas de Irigaray de aprender más la Palabra de Dios, además sentir su amor y protección.

14212079_1257745760937126_3311993400036193943_n


Una de las familias que visitamos nos compartió la necesidad que estaban pasando y la gran bendición que habían recibido cuando nosotros les llevamos la canasta de alimentos, Dios se muestra en cada respirar, y testimonios como el de esta familia son los que nos inspiran para seguir sirviendo en la obra del Señor.

 

– Estefanía Amador Navas, Coordinadora de Misión Global, Distrito Norte de Costa Rica

Dejando huella en la ciudad de San Ramón, Tercera Ola

EstefaniaEscrito por: Estefania Amador

Estefania Amador es miembro de la Iglesia del Nazareno en Upala, Alajuela, Costa Rica; la cual pertenece al Distrito Norte. Ella es presidente local de MNI en su congregación y miembro del concilio de JNI Distrital. Cuenta su testimonio en la ciudad de San Ramón (aproximadamente cien mil habitantes). Te lo comparto a continuación:

El 10 de enero tuve una de las mejores experiencias en mi vida, la cual fue asistir al proyecto de Tercera Ola en Costa Rica participando en la Máxima Misión de San Ramón. Dios bendijo mi vida en este lugar. Tuve la oportunidad de conocer muchos jóvenes Nazarenos de diferentes países y servir a Dios al lado de ellos, sin duda, Dios puso personas especiales en mi camino para bendecirme.

Aprendí muchas cosas en ese lugar, una de ellas es que cuando oras con fe Dios te respalda.  Trabajé en evangelismo a los alrededores de San Ramón y cada una de las casas que visité en compañía de dos líderes, fuimos bien recibidos y cuando les decíamos a las personas que si tenían alguna petición especial por la cual querían que nosotras estuviéramos orando, nos decían SI quiero y nos agradecían. Fue realmente de mucha bendición para mí el saber que la gente sentía la necesidad de oración y que yo podía orar por ellos.

Dios impactó mi vida en una de las casas que visitamos: un padre de familia con sus dos hijos pequeños salió a recibirnos y a escuchar lo que yo y mis acompañantes teníamos para compartirles. Al finalizar, el hombre compartió la petición que tenia y pidió oración y  nos dijo: “esperen un momento”, entro a la casa, salió con un papel y dijo: “dentro del papelito va una ofrenda de amor que quiero entregarles. Muchas gracias por bendecirme a mí y mi familia”. Fue muy impactante el ver que una persona la cual no nos conocía, quisiera ofrendar al ministerio y que Dios tocara su corazón para hacerlo. ¡Fue sorprendente!

Además de eso, el trabajo con niños fue grandioso y de impacto para mí. Habían muchos niños en este lugar y una de las cosas que más me bendijo fue el ver a niños muy pequeños diciendo el significado de cada uno de los colores evangelísticos porque todos querían saber y aprender más de esto. 

En esta Máxima Misión la JNI dejo una huella, una huella que permitirá que muchos adultos, jóvenes y niños  lleguen a Cristo, una huella por la que Dios responderá muchas peticiones que cada persona tenía en ese lugar, una huella que seguirá impactando más vidas, porque el trabajo NO ha terminado, sino que apenas comienza…

A %d blogueros les gusta esto: