Archivo del sitio

La Reforma Protestante 500 Años Después

“…ya fuera de día o de noche, cuando la nube se levantaba, los israelitas se ponían en marcha…Cuando el Señor así lo indicaba, los israelitas acampaban o se ponían en marcha. Así obedecían el mandamiento del Señor, según lo que el Señor les había dicho por medio de Moisés” (Números 9:21, 23 NVI).

Octubre 2017 es un mes especial. Marca el 500 aniversario de la Reforma Protestante. Al finalizar este mes, el 31 de octubre, se cumplirán 500 años del día en que Martín Lutero clavó las Noventa y cinco Tesis en la puerta de la Iglesia del Castillo en Wittenberg, Alemania. Este fue el acto que inició todo, que inició el gran y enorme movimiento del Protestantismo, que comenzó la Reforma.

h_epd_00340693.jpg

En la iglesia evangélica – y específicamente en la Iglesia del Nazareno – obviamente, hemos sido impactados en gran manera por la Reforma. Si alguna vez te has preguntado, “¿Por qué hacemos esto o aquello en la Iglesia?,” muchas veces la respuesta se debe, en gran parte, a la Reforma Protestante.

Durante todo este mes, estaremos enfocándonos en su aniversario. Por momentos profundizaremos en las vidas de los Reformadores. En otras ocasiones nos enfocaremos en los postulados centrales de la Reforma (estén pendientes a las “5 Solas”). El propósito primario será ayudarnos a aprender acerca de, y reflexionar sobre este evento de suma importancia; y cómo nos ha traído a este momento en la historia como una Iglesia Cristiana.

Al mismo tiempo, un propósito secundario también está en marcha. Al dedicar un mes a este tema, espero que podamos reconocer que somos una Iglesia que está siempre dispuesta a evaluarse a sí misma y a hacer los ajustes cuando es necesario. No siempre hemos sido buenos en esto a lo largo de la historia, ¿o sí? La iglesia ha sido, comúnmente, la última entidad dentro la sociedad, que está dispuesta a cambiar.

Por lo tanto, durante este mes mi oración es que renovemos nuestro llamado a reformar, empezando con nosotros mismos. Así como los israelitas después del Éxodo, necesitaron estar listos en cualquier momento para seguir a la nube, que nosotros estemos tan sintonizados con la presencia de Dios, que, a su señal, estemos dispuestos a movernos y adaptarnos. ¡Señor, inicia una reforma en mí, y en nosotros!

 

5 Errores Que Las Iglesias Pequeñas Son Más Propensas a Cometer

Por Karl Vaters

Los diferentes tamaños de iglesias realizan funciones diferentes. Y enfrentan retos distintos. 

Las iglesias pequeñas no solo son versiones más pequeñas de las iglesias grandes. 

Cada tamaño tiene valor, pero las congregaciones de diferentes tamaños realizan diferentes funciones en el cuerpo de Cristo. También tienen distintos retos y ellas tienden a cometer distintos tipos de errores. 

Aquí hay 5 errores que las iglesias pequeñas son más propensas a cometer, en comparación con las que son grandes. Entre más pequeñas, son más susceptibles. 

Resultado de imagen para grupos pequeños cristianos

1. Aferrarse a Tradiciones Anticuadas

Algunas tradiciones fortalecen una iglesia, otras la debilitan. 

Algunas tradiciones que se usan para fortalecernos, eventualmente nos debilitan si nos aferramos a ellas cuando ha pasado su fecha de caducidad.

Algunas iglesias necesitan hacerse a sí mismas una pregunta muy seria. Concretamente, ‘¿qué es más importante para nosotros? ¿Aferrarnos a tradiciones que están matando nuestra iglesia, o dejar ir algunas tradiciones para salvar la iglesia?’

No, no estoy hablando de principios bíblicos. Sin ellos, no podemos llamarnos iglesia. Pero cualquier otro diferente de ellos, necesitan estar sujetos ligeramente, y algunas veces no en absoluto. 

2. Planeación Deficiente o Inexistente

No hace mucho, estaba hablando con el pastor de una iglesia agonizante. Él estaba emocionado con sus planes para revitalizarla, así que le pedí enviarme un bosquejo de esos planes. ¿Qué me envió? Un calendario de seis meses de sus reuniones de comité. 

Ciertamente, tener el equipo de planeación reunido para tiempos regulares de oración, estrategia y asesoría, es una parte muy valiosa de este proceso. Pero tener más reuniones es un sustituto deficiente de tener un plan. 

Otro pastor en una situación similar me envió una lista de su serie de sermones. Predicar en series puede ser muy útil. Lo he hecho por años. Pero no podemos confundir una serie de sermones con un plan de revitalización más que lo que son las reuniones. Ellas pueden ser elementos de un plan, pero no pueden ser el plan. 

En un reciente, y muy útil Podcast de Thom Rainer acerca de replantar iglesias muertas o agonizantes, Mark Clifton dijo que las iglesias en crisis “generalmente valoran el proceso de decisión por encima del resultado de la decisión.” Las iglesias saludables priorizan los resultados. 

Un plan incluye un mapa del camino para saber cómo llegar de donde estás ahora a un futuro mejor, más deseable. Ciertamente ese plan cambiará con las circunstancias, también la habilidad para adaptarse y cambiar necesita ser construida en ese plan. Pero, para repetir el viejo cliché, aquellos que fallan en planear, planean para fallar. 

3. Asesoría o Evaluación Insuficiente

Entre más pequeña sea la iglesia, más difícil es evaluar su efectividad numéricamente. 

Pero eso no significa que no podemos o no debemos evaluar su efectividad de alguna forma. 

Después de que Jesús envió a los 72, los reunió y les preguntó cómo salió su misión. Luego, les dijo cómo evaluar su efectividad (Lucas 10). 

Cada vez que hacemos cualquier ministerio, necesitamos reunir al liderazgo para analizar: 

    • Lo que salió bien
    • Lo que salió mal
    • Por qué salió bien o mal, y
    • Qué podemos hacer para mejorar la próxima vez.

Yo sé, cuando las cosas están realmente mal, eso puede ser doloroso. Pero es esencial. 

4. Demasiado Enfoque Interno

Muchas iglesias agonizantes están haciendo esto debido a sus muchos años de obvio e intenso conflicto. 

Pero algunas iglesias se sorprenden de estar agonizando, porque, frecuentemente, las personas que permanecen están teniendo un buen tiempo entre ellas. 

“La predicación es grandiosa, la adoración es vibrante y el compañerismo es muy profundo,” es lo que frecuentemente dirán. Pero muchas veces solo se siente así para aquellos que ya pertenecen a esa congregación. 

En un artículo previo, hice una declaración con la cual muchos lectores no estaban de acuerdo. Pero la sostengo. Aquí está otra vez. “Si tu iglesia no está dispuesta a ser cambiada por los no creyentes que vienen a tu iglesia, ellos no vendrán.”

Sí, necesitamos estar dispuestos a permitirles cambiarnos, no solo esperar que nosotros les cambiemos. De hecho, entre más pequeña es la iglesia, esto es más cierto, porque en un grupo más pequeño cada persona tiene un impacto mayor. 

Si no estamos dispuestos a escuchar y adaptar nuestros métodos (pero no nuestra teología central, por supuesto) basados en las necesidades cambiantes de la comunidad que nos rodea, seremos vistos por ellos con una creciente frialdad, distancia e irrelevancia. 

No, la iglesia no debe abandonar nunca a los santos que la construyeron y apoyaron (un reto que abordaré en el artículo complementario acerca de los errores que las iglesias grandes tienden a cometer), pero si todo lo que estamos haciendo es mantener un grupito santo, hemos dejado de ser una luz en la oscuridad. 

5. Dependencia en el Pastor, en Lugar de Hacer Discípulos

Entre más pequeña la iglesia, más necesitamos luchar en contra de la expectativa de que el pastor debe hacer ministerio para los miembros. En lugar de esto, debemos seguir el mandato bíblico de equipar miembros para que hagan la obra del ministerio (Efesios 4:11-12). 

Ninguna iglesia puede sobrevivir si su ministerio no crece más allá de la capacidad del pastor. Necesitamos expandir nuestra base de ministerio a través de equipar e involucrar a todos. 

Lo Que Esta Lista No Significa

Antes de concluir, quiero asegurarme que ningún lector se va pensando algo que no intento decir con la lista, específicamente estos cinco posibles malentendidos. 

Primero, esta lista no es exhaustiva. Ninguna lista puede serlo. 

Segundo, ninguno de estos errores es inevitable, sin importar lo pequeña que la iglesia sea. 

Tercero, éstas no necesariamente son razones para que la iglesia siga siendo pequeña. Entonces, si tu iglesia es pequeña y no está cometiendo ninguno de estos errores, ¡eso es grandioso!

Cuarto, arreglar estos errores tal vez no traiga crecimiento numérico. Hay muchas iglesias saludables, misionales y estratégicas que no tienen estos problemas, pero sigo encontrando que su mayor contribución para Cristo y su iglesia viene en paquetes más pequeños. 

El crecimiento numérico no es la meta. La salud sí. Algunas veces esa salud producirá crecimiento numérico, otras veces no. 

Finalmente, las grandes iglesias no son perfectas. Tal vez no tienden a cometer estos errores, pero ellos tienen sus propios grupos de desafíos.

Este artículo fue publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/karl-vaters/2017/april/5-mistakes-more-likely-small-churches.html?paging=off

 

Frazadas y brócoli

Llegamos a la característica 10 de una Iglesia Génesis, una iglesia misional.

Por Emily Armstrong

peek_a_boo_baby

“¡Otra vez!” dijo él, llorando de alegría.

Tirando la frazada hacia mí, lo escuché estallar en una risa llena de expectativa que llenó el cuarto. Mis manos se movieron rápidamente, y en un instante, la frazada diseñada con pequeñas jirafas e hipopótamos fue lanzada sobre su cabeza otra vez. Muy rápido su risita se apagó.

“¿Dónde está Elías? ¿Dónde está Elías?” Pregunté con la voz más curiosa que pude encontrar.

Su cuerpecito de 16 meses de edad estaba temblando ligeramente, muy parecido a una taza de gelatina que no se queda quieta, por más que tú quieras.

Mientras levantaba la frazada para mostrar su cara sonriente de nuevo, dije las palabras mágicas que provocaron la risa encantada, “¡AHÍ ESTÁ!”

¿Por qué a los pequeños les encanta jugar tanto al escondite? Un juego tan simple, pero por décadas, tal vez siglos, ¡ha emocionado a tantos! Los profesionales de desarrollo infantil nos dicen que parte de la razón es que cuando la frazada está sobre la cabeza de un niño pequeño (¡incluso solo tapando sus ojos!) ellos piensan que las cosas realmente dejan de existir. Y cuando su amada mamá aparece “justo frente a sus ojos”, es motivo de un gozo extremo – ¡ella regresó!

¿Podría ser que algunas congregaciones están estancadas en un juego del escondite que nunca termina? ¿Estamos tratando simplemente de “lanzar una frazada” sobre las cosas que necesitan cambiar, creyendo realmente que van a desaparecer? Desafortunadamente, “lanzar una frazada” sobre programas que no son efectivos, discipulado que está estancado, o conflicto en la junta de oficiales (solo por nombrar algunas cosas) no las hace desaparecer. Y seguramente no provoca una risa encantada.

La décima característica de una Iglesia Génesis es que se evalúa a sí misma y comunica resultados a varios niveles de liderazgo (local, distrital, etc.), haciendo cambios cuando son necesarios. Rápidamente desempaquemos ese enunciado; porque tiene un montón de cosas buenas que no quiero que te pierdas.

Voy a tomar prestada una imagen de Santiago, porque creo que es una excelente ilustración de autoevaluación y comunicación. En el primer capítulo de este libro, en un tono de advertencia, él compara algunos creyentes con una persona mirando un espejo, solo para dar la espalda al espejo y olvidar lo que vio. Cuando mi esposo predica este pasaje, él siempre usa la imagen de un pedazo de brócoli pegado en tus dientes – algo que NUNCA podrías perder de vista en un espejo, y que arreglarías INMEDIATAMENTE.

¡Una iglesia misional necesita mirar todo en el espejo! Si todos los dientes son color blanco resplandeciente, seguimos adelante con el buen trabajo, pero si tenemos brócoli en los dientes, es tiempo de hacer un cambio. Por favor, amigos. No dejen el brócoli en sus dientes.

Aunque es vergonzoso para mí señalar esto, te aprecio mucho como para dejarte andar con brócoli en tus dientes. ¿Has encontrado alguna de estas cosas ocurriendo en tu iglesia? Si es así, ¿puedo sugerirte cortésmente que esto amerite hacer algunos cambios?

  • Un reporte anual del pastor con cero conversiones (a propósito, las conversiones no son SOLAMENTE trabajo del pastor, pero eso es otro tema para otro blog).
  • Una junta de iglesia que no ha dado una licencia de ministerio local o distrital a nadie en la congregación por los últimos 6 meses.
  • Un miembro promedio de la congregación no conoce los nombres de la gente en el vecindario más cercano.
  • Un reporte financiero que indica que ningún dinero ha sido recibido para el compromiso con la misión global.
  • Una congregación que está dividida sobre estrategias de evangelismo, tiempos de servicio, selección de música, o el color de la pintura para las paredes.

A pesar de que algunas veces el espejo nos enseña cosas que nos incomodan, no culpamos al espejo. No nos deshacemos de él porque enseña el grano en nuestra frente o el brócoli en nuestros dientes. Somos sensibles a esto. Prestamos atención a esto porque es una herramienta que nos hace ser más seguros de nosotros mismos y nos permite ser quienes deseamos ser. La autoevaluación en nuestra congregación es de la misma forma – no debemos tener miedo de llenar honestamente reportes o hacer preguntas de “por qué.” Estas son herramientas que sirven para hacernos mejores, permitiéndonos identificar áreas en las que necesitamos hacer cambios para que el Reino de Dios continúe expandiéndose en la tierra.

Entonces, ahora que hemos quitado cualquier frazada de escondite Y brócoli en nuestros dientes, es tiempo de avanzar en ministerio. Al igual que un espejo es una herramienta en nuestra vida diaria, permite a la autoevaluación a hacer lo mismo – sácalo todos los días, permitiendo a Dios moldearte a ti y tu congregación en las personas que Él desea que sean.

Recordemos: una Iglesia Génesis se evalúa a sí misma y comunica resultados a varios niveles de liderazgo (local, distrital, etc.), haciendo cambios cuando son necesarios.

 

Para más información, visita el sitio web www.mesoamericagenesis.org o la página en Facebook https://www.facebook.com/MesoamericaGenesis/

MMMAC: Metas 2010

El empiezo de cada año trae también el deseo de evaluarse y pedir que Dios dé su visión para uno mismo y para el ministerio.  En MMMAC pasamos por un tiempo el año pasado de examinación y evaluación donde vimos mucho de lo que está saliendo bien y varias cosas que se tienen que mejorar, ajustar, o corregir.  Junto con nuestros nuevos Coordinadores de MMMAC Distritales y del Área, oramos armamos los siguientes metas para 2010 y más adelante.

Quiero la retroalimentación de cada lector: ¿Qué opinas de estas metas? ¿Son demasiadas ambiciosas o tenemos muy poca fe? Quizás la meta que asombrará a muchos es que enviemos y sostengamos como iglesias locales en la Región MAC a 1,000 misioneros voluntarios nuevos en los próximos 10 años.  Sin duda es algo que no será posible sin un gran despertar y avivar de nuestras iglesias.  A la vez en los últimos 6 años ya hemos visto más de 200 voluntarios enviados al campo.  ¡Gloria a Dios y que Él cumpla Su visión en nosotros!

Metas de MMMAC 2010: Cuantitativas y Cualitativas

A)   Mejor desarrollar líderes en México y América Central, especialmente enfocándonos en formar coordinadores en los 38 distritos que encontrarán, entrenarán, y enviarán misioneros de MAC a las naciones.  Meta concreta: Nombrar y desarrollar por lo menos 31 de los 38 antes de 2011 (15 México, 8 MAC Centro, 3 MAC Sur);

B)    Realizar por lo menos 5 COMs en MAC (1 MAC MX Norte, 2 MAC MX Centro-Sur, 1 MAC Central, 1 MAC Sur), que asistan por lo menos un total de 200 jóvenes y adultos en dichos eventos, y que haya seguimiento para que todo integrante en el COM se involucre más en misiones.

C)    Más intencionalmente utilizar, promover, y organizar el blogspot www.transformaelmundo.wordpress.com para ayudar en la formación de líderes misionales.  Meta concreta: Mejor conocer y empezar a utilizar las herramientas disponibles en el sitio para fomentar la interacción (antes del 31 de diciembre, 2009); desarrollar un plan/esquema antes del 31 de Diciembre, 2009 que tendrá que ver con la programación de todo el año.

D)    A través de los coordinadores de área y distritos, implementar una gran iniciativa  de compartir (y renovar) la visión de Máxima Misión.

E)     Más oficialmente integrarnos con la JNI y MNI (concilios, juntas, etc.) de los distritos y además buscar servirles mejor.

F)     Que 1,000 misioneros voluntarios nuevos sean enviados y sostenidos por sus propias iglesias, distritos y naciones en los próximos 10 años;

G)    Expresar detalladamente y comunicar mejor el proceso de envío de misioneros a todos los líderes de la región (verbalmente y por escrito).  Meta concreta: Que por lo menos cada SD conozca y pueda compartir el proceso;

H)    Que se inicie un sistema de conocimiento de MMMAC en cada iglesia local de la región;

I)      Que se promueva mejor en todos los distritos la Maestría en Estudios Trans-culturales.  Meta concreta: Que 10 estudiantes se inscriban en tal programa para 2011.

J)      Desarrollar y comenzar a implementar un plan intencional de “Cuidado de Miembro” (Member Care) que se enfocará en el bienestar de los misioneros de MAC ya bajo contrato desde una perspectiva intelectual, física, emocional, espiritual, y familiar.

Scott y Emily Armstrong

Coordinadores de MMMAC y Personal

Evaluando la Misión

Con nuestros ojos puestos en este año venidero y también habiéndonos evaluado personalmente según la entrada anterior, ahora utilicemos las preguntas que el Director Regional, Dr. Luis Carlos Saenz, ha provisto para que evaluemos nuestros ministerios y aún la misión en sí:

  • ¿Todavía está nuestra misión como el blanco, o la hemos reemplazado inconscientemente con algo más?
  • ¿Por qué no tenemos más influencia y por qué no vemos más fruto duradero?
  • ¿Cuán ambiciosas deberían ser nuestras metas?
  • ¿Cómo vamos a desarrollar nuestras capacidades para alcanzar estas metas?

Debo aclarar (y advertir) que responder a estas preguntas va a requerir semanas y meses de tiempo.  También no vas a poder contestarlas bien sin la ayuda de otros amigos, parientes, y compañeros de trabajo.  La evaluación productiva lleva tiempo y se hace mejor en comunidad.

Además quiero compartir algo que ha iluminado nuestra vida y ministerio en estos últimos meses.  La misión debe ser la pauta que usamos en la iglesia local o en otro ministerio, para determinar si vale la pena invertir en cualquier plan, programa, o propuesta.  La misión o nuestras metas deben ser concretas y compartidas claramente.  La misión es el guión que indica si estamos bien o mal; en este sentido la misión misma nos evalúa sin prejuicio ni preferencia.

El problema es que muchas veces convertimos nuestra agenda en la misión.  ¿Cuál es la misión? Terminar este listado de tareas, reunirme con tales personas, etc.  Pero, la agenda y las tareas son métodos de cumplir la misión, aunque no son la misión.

A veces convertimos ideas o programas en la misión.  ¿Cuál es la misión? Asegurarnos que más personas participan en tal proyecto o implementar cierta estrategia en el campo.  No obstante, el proyecto ni la estrategia son la misión.

En la Iglesia del Nazareno nuestra misión es “hacer discípulos a la semejanza de Cristo en las naciones.” En Misión Mundial MAC buscamos cumplir con aquella por medio de encontrar, entrenar, y enviar misioneros de México y América Central.  Hablemos más de esto en las siguientes entradas.

La Nueva Película Se Estrena

Wow, ya ha llegado el Año Nuevo y estamos incluso en otra década.  Para algunas personas empezar otro año es algo abrumador, quizás porque el año anterior fue lleno de dificultad y dolor.  Para otros es una aventura nueva–una película que está estrenándose y somos los personajes principales.  ¿A dónde vamos y quiénes llegaremos a ser en 2010?

Para nosotros como cristianos y líderes misionales, una mirada hacia el futuro requiere una evaluación de lo que ha sucedido en el pasado.  Te cuento que el año 2009 ha sido un proceso de examinarme personalmente como seguidor de Cristo, esposo, papá, y misionero.  ¿Estoy yo haciendo discípulos a la semejanza de Cristo en las naciones o solamente entrenando a otros a hacerlo?

En este proceso, el liderazgo de nuestro Director Regional, Dr. Luis Carlos Saenz, ha sido muy provechoso para Emily y yo.  De hecho, él guió a los Coordinadores Regionales en una evaluación de carácter y de competencia que quiero compartir acá (y en la próxima entrada).

Dr. Saenz dice que todo líder cristiano debe examinarse constantamente en tres áreas:

  1. Santidad: En todas las áreas grandes y pequeñas de mi vida, ¿estoy viviendo con integridad? ¿Estoy lleno del Espíritu Santo y siguiendo Su dirección o esforzándome en mi propio poder? ¿Cómo está mi testimonio a mi familia, mis compañeros de trabajo o escuela, y a todos los demás?
  2. Capacidad: ¿Tengo yo las habilidades necesarias para ministrar y cumplir lo que me toca hacer (con la ayuda de Dios)? ¿Está Dios llevando fruto que permanece en mí y a través del ministerio que me ha encomendado?
  3. Credibilidad: ¿Qué dicen mis co-ministros de mí? ¿Hago lo que digo y predico? ¿Tengo influencia en las vidas de los demás por mi servicio?

Haz un pequeño análisis personal ahora.  ¿Cómo andas en estas tres áreas? ¿Cómo quiere Dios trabajar en ti durante este próximo año?

En la próxima entrada hablaremos de cómo evaluar nuestros ministerios.  Pero creo que una evaluación de nuestro trabajo empieza con un exámen de nosotros mismos.  ¿Cómo puedo ofrecer a alguien más algo que no tengo o que no he experimentado?

A %d blogueros les gusta esto: