Archivo del sitio

¡Ha Llegado ya lo Nuevo!

Por Cathy Spangler

En la última década, en la televisión se han vuelto muy populares los programas de renovación. Algunas veces es un guardarropa, un corte de cabello, y maquillaje los elementos que producen un cambio drástico. Pero otras veces son casas enteras las que se transforman de un desastre a una obra de arte ¡en solo unos días!

makeup-brush-1768790_960_720.jpg

“Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” (2 Co. 5:17).

En estos días de “renovaciones,” el versículo anterior parece fácil de entender. Dios nos da una nueva perspectiva: ¡desde luego una mejor y más saludable! Pero el apóstol Pablo no se refiere a nuestra apariencia exterior, aunque muchas veces Dios cambia también nuestro aspecto. Este versículo habla sobre una nueva vida: algo que requiere un cambio profundo en el interior. Yo pensaba que eso era un golpe de una sola vez que viene con la experiencia de la salvación. Pero ahora me doy cuenta que hacerme una nueva creación es también ¡un proceso continuo!

“Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne” (Ez. 36:26).

renovate-3293498_960_720.jpg

Cuando Dios quita nuestra obstinación, Él lo hace para liberarnos y que seamos todo lo que Él nos ha creado para ser. Él nos empodera. ¡Nos da la habilidad de superar el desánimo y el vacío! Él nos capacita para amarlo a Él y a otros como nunca pudimos hacerlo antes. Él nos ayuda a mirar las dificultades pasadas hacia la victoria que está más allá. Y ¡Él llena nuestros corazones con confianza y fe! ¡Todo esto viene con un mar de paz y satisfacción!

“Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos; ser renovados en la actitud de su mente; y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad” (Ef. 4:22-24).

¿Sabías que tenemos la responsabilidad en esta “renovación”? Dios nos da una nueva naturaleza, ¡pero tenemos que ponérnosla! Dejamos que el Espíritu cambie nuestras actitudes poniendo nuestra atención a la Palabra y aplicándola mientras llegamos a entenderla, poco a poco.

“Olviden las cosas de antaño; ya no vivan en el pasado. ¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados” (Isaías 43:18-19).

Parte de volverse una nueva creación es DEJAR IR el pasado. “Lo viejo ha pasado…” Frecuentemente nos limitamos por causa del miedo o el fracaso del pasado. Los “que pasaría si…” que nos mantienen lejos de salir de nuestro barco de seguridad y comodidad, para no caminar hacia Jesús en el agua.

¿Queremos milagros en nuestras vidas? ¿Queremos caminar en la gloria y el fuego de Dios? ¡Claro que sí! Así que, renuncia al pasado y toma la oportunidad de un NUEVO caminar con Dios, en su luz y en su Espíritu. Podemos acceder al poder más allá de nuestros sueños más locos. Podemos ver logros financieros a través de nuestra fe. Podemos ver a las personas que amamos liberados, salvados, sanados y protegidos. ¡En serio!

Esto es lo que va a suceder en esta temporada de cerrar ciclos. ¡Vamos a esperar! ¡Vamos a recibir! ¡Dejemos ir lo viejo y que llegue lo NUEVO!

Cinco Maneras de Invertir en la Próxima Generación de Líderes – Parte 2 de 2

Esta es la continuación de la entrada anterior.

  1. Míralos como individuos y desarrolla sus dones.

Las personas tienen un profundo deseo de ser conocidas individualmente: sus experiencias únicas, sus dones y sus pasiones. Al pasar tiempo con la próxima generación de líderes, señala lo que los hace únicos y ayúdales a identificar y desarrollar sus dones y habilidades. Anima y confirma sus fortalezas cuando las veas sobresalir en sus dones. Cuando sea posible, proporciona funciones que les ayuden a desarrollar sus fortalezas.

A medida que conozco a las personas de mi nuevo grupo pequeño, no puedo esperar para obtener una imagen más completa de lo que hace que cada persona sea única, alentando a cada uno en sus fortalezas. Un hombre joven tiene cólera y arena, y un día él será un líder feroz. Una mujer joven tiene sabiduría más allá de sus años, y un día ella ayudará a una organización a navegar sabiamente a través de una dura temporada. Otro joven es un espíritu libre, y un día le recordará a la iglesia que se deshaga de nuestras cansadas rutinas y se enamore de Jesús de una manera nueva y fresca. Cada joven es hecho individualmente por Dios para un impacto único en el mundo. Quiero ayudar a cada uno a acercarse a sus dones únicos y verlos cobrar vida.

build

  1. Construye relaciones.

En Marcos 3:14, Jesús no sólo nombró a los doce discípulos para que salieran, él los designó “para que estuvieran con él”. Y Jesús no sólo trajo a los discípulos cuando estaba a punto de enseñar o realizar un milagro. Compartió comidas con ellos, viajó con ellos y conoció a sus familias (Mateo 8:14).

La próxima generación de líderes te mira y quieren saber cómo haces lo que haces. Ellos necesitan ver quién eres cuando no estás en el “modo ministerial”. ¿Cómo equilibras trabajo, familia y amigos? ¿Cómo respondes cuando estás estresado? ¿Cómo te cuidas? ¿Cómo es tu matrimonio? ¿Quiénes son tus amigos más cercanos y cómo se apoyan unos a otros?

Tu ministerio más grande no viene del escenario. Viene cuando los demás son testigos de los miles de momentos cotidianos en que el carácter de Cristo se está formando en ti. Permite que estos jóvenes vean tu vida real. No sólo necesitan aprender habilidades de ministerio; Necesitan desarrollar el carácter que apoya la obra que Dios quiere hacer en y a través de ellos. Invítalos a tu casa para cenar, déjalos hacer mandados contigo, y proporciona una mirada interior en cómo Dios está trabajando en tu vida diaria, desordenada, caótica.

  1. Tomar un riesgo y estar bien con el desorden.

Si vas a tomar un riesgo en el ministerio, que sea creer en la gente. El desarrollo como líder es desordenado y estos jóvenes cometerán errores en el camino. Con tu cuidado y orientación, esos errores se convertirán en oportunidades de aprendizaje que los propulsen hacia un liderazgo aún mayor.

Tenía 23 años cuando empecé mi primer trabajo, trabajando con un ministerio universitario. Recuerdo el primer par de veces que enseñé en nuestra reunión semanal, y me estremezco ahora de pensar en cómo fue. Pero desde entonces, gracias a más y más oportunidades para practicar y recibir comentarios, he crecido para tener más seguridad y ser eficaz en la enseñanza.

Un Dios omnipotente y omnisciente todavía elige trabajar sus propósitos a través de humanos defectuosos porque sabe que creceremos y nos desarrollaremos para ser líderes aún más eficaces a través del proceso. ¡Cuánto más debemos estar dispuestos a correr riesgos y dar a los jóvenes la oportunidad de aprender y crecer! Reafirma que todavía crees en ellos, ayúdalos a aprender de sus errores, y dales un asiento en la mesa contigo.

Artículo publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/women-leaders/2017/march/five-ways-to-invest-in-next-generation-of-leaders.html

Cinco Maneras de Invertir en la Próxima Generación de Líderes – Parte 1 de 2

Escrito por: Laura Copeland. Trad. por: Yadira Morales

Consejos prácticos para levantar más personas en el ministerio

Recientemente, empecé a ayudar con un pequeño grupo para estudiantes universitarios. Hace solo unas semanas, pero ya estoy enamorada de ellos. Son inteligentes, apasionados, amables, creativos y divertidos. Están locos por Jesús, y aman a la iglesia. Se aman profundamente y se cuidan increíblemente bien entre ellos. Cuando miro a este pequeño grupo de estudiantes, veo un potencial ilimitado.

Cuando nos íbamos después de nuestra segunda reunión, uno de ellos me preguntó: “¿Estás seguro de que quieres llevarnos como un pequeño grupo? Quiero decir, estamos un poco locos.” Sonreí, y le dije que no lo haría de otra manera. Mientras conducía a casa, empecé a soñar y orar sobre cómo ayudarles a desatar sus dones dados por Dios para hacer un impacto aún mayor en el mundo. Estos estudiantes son el futuro de la iglesia, y eso me da una esperanza increíble.

Un ingrediente esencial para un liderazgo saludable es la capacidad de levantar otros líderes. Esto es el discipulado en su mejor momento: levantar a la siguiente generación de líderes en la iglesia que llevará a cabo la misión y la visión de Jesús. Cuando desarrollamos líderes, quitamos el límite de nuestra propia capacidad de liderazgo y aumentamos exponencialmente nuestra capacidad de influir en el mundo que nos rodea a través del discipulado.

En mi experiencia, he encontrado que esta generación de jóvenes ansiosamente busca a la gente para invertir en ellos y desafiarlos. Aquí hay cinco consejos para ayudarte a reclutar e invertir en la siguiente generación de líderes:

  1. Creer en su potencial.

Deja de buscar los líderes existentes, y empieza a buscar la pasión y la influencia natural. Cuando él o ella hablan, ¿escuchan sus compañeros? ¿Hacen preguntas y demuestra interés en un área particular del ministerio? Si es así, ellos son exactamente lo que necesitas. Es posible que no tengan experiencia, pero tal vez es porque todavía no se les ha dado la oportunidad.

Una persona necesita a alguien para creer en ellos y decirles que tienen lo que se necesita. Cuando estaba comenzando en el ministerio, tenía un jefe increíble que vio algo en mí que yo no podía ver en mí mismo. Él creyó en mí, y siguió dándome nuevas oportunidades que me ayudaron a esforzarme y a crecer. Si él no hubiera creído en mi potencial, nunca me habría convertido en el líder que soy hoy. Dale a un joven el don de creer en sí mismo, y verlo levantarse a la ocasión.

75896.jpg

  1. Recluta la visión, no la necesidad.

¿Prefieres ayudar a ordenar sillas, o ser parte de la creación de un ambiente para la comunidad auténtica y genuina donde las vidas cambian? Si estamos en el modo de planificación de un evento o ministerio, a menudo vemos una lista de tareas que hay que hacer. Luego vamos a tratar de asegurarnos de que todas las tareas se han completado. Claro, se necesita alguien que ordene las sillas, ¡pero esta tarea no inspira a nadie! En su lugar, debes proyectar la visión de cómo cada tarea ayuda a lograr la visión. Específicamente, aprende a expresar la visión de cómo tu ministerio cambia vidas.

Trabajo con grupos pequeños, y creo absolutamente que los grupos pequeños son la vida de la iglesia. Si nuestros pequeños grupos no son saludables, nuestra iglesia no es saludable. Cada vez que conozco a alguien que creo que podría ser un potencial voluntario, comienzo a compartir mi corazón por los grupos pequeños. Si los veo entusiasmados con la visión de grupos pequeños saludables, entonces empiezo a compartir un poco más acerca de lo que hace nuestro equipo de ministros de grupos pequeños y pregunto si ellos consideran ser parte de cómo estamos cambiando vidas a través de los grupos pequeños. Lidera siempre con visión, no con necesidades. Una vez que alguien acepta tu visión, estarán dispuestos a satisfacer todas las necesidades que surjan. Muéstrales el impacto que su vida puede tener si se unen a tu equipo, y encontrarás un miembro leal para el equipo que se quedará contigo en las trincheras.

 Este artículo continuará en la siguiente entrada.

Las 4 oraciones más importantes para nuestros hijos – Parte 1 de 3

Escrito por: Corrie Cutrer. Trad. por: Yadira Morales

Aprendiendo a confiar en Dios para la fe y el futuro de tus niños

oracic3b3n-familia

Me dicen que en los momentos después mi nacimiento, mis padres me pusieron en un pequeño bulto en el pecho de mi madre, puso sus manos en mi cuerpo diminuto, y oró por mí. Ellos oraron sobre la dirección y propósito de mi vida y por la formación de mi fe. Oraron por la provisión y protección de Dios. Es un pedazo maravilloso de mi historia , que he llevado conmigo todos estos años. A veces, sin embargo, también puede hacerme sentir intranquilo. 

No soy el padre orador más consistente. Me encuentro con Dios y le oigo más a través de la tranquilidad del estudio y la lectura. La oración, sin embargo, es una disciplina que todavía estoy intentando dominar… debo confesar que a menudo soy una persona débil de oración. Claro incluso aquéllos de nosotros que se sienten débiles en la oración, metafórica o literalmente, la intensificamos, debido a la necesidad, sobre todo cuando se trata de nuestros hijos.

A través de mis propias rodillas, durante años, he aprendido a ver la oración menos como un deber y más como un ejercicio en sumisión que crea intimidad con Dios como nada más lo hace. El regalo de oración es el recordatorio que yo pertenezco al Señor y que suavemente Él espera por que le lleve mis miedos más profundos, vergüenza, o anhelos. 

He orado para que la misma realidad sea verdad para mis hijos, esa gracia encontrada en la presencia de Dios los acercaría como ningún otro; ellos vendrían a conocer y buscar a Dios sinceramente, así es como ellos descubren que Él es el que ha estado buscándolos amorosamente desde el principio. Adicionalmente, mientras mis niños crecen, he orado específicamente por ellos de estas cuatro maneras. 

  1. Hambre espiritual 

Estoy orando fervorosamente para que Dios cree dentro de mis niños un hambre permanente por Él. Mis niños entran en la nueva agrupación cultural de la tendencia etiquetada como la Generación Z o iGen, los niños y adolescentes de hoy entre 5 y 19 años de edad. Ésta es la primera generación en ser levantada completamente en la era de los smartphones y los medios de comunicación sociales. 

Esto significa mis hijos constantemente alojan información y pueden perder el interés rápidamente. Sus apetitos por algo, función, conocimiento, conexión en línea con otro se sacia fácilmente. Tienen mucho. ¿Cómo pueden permanecen hambrientos y verse como son de verdad: mendigos en necesidad de un banquete espiritual? ¿Cómo pueden experimentar el alivio y la base que viene cuándo cambian su enfoque a nuestro eterno e inmutable Dios? 

Mi marido y yo acabamos la mayoría de los días, después de la montaña rusa nocturna de tarea, quehaceres, y la cena, soñolientos, y todavía susurramos palabras profundas a Dios sobre quién es Él, nuestro sanador, protector, resguardo, y escudo. El único Dios verdadero. El Alfa y Omega. El principio y el fin. Siempre bueno, siempre amable, perfecto en sus maneras. Omnisciente, Omnipresente, presente en nuestro dolor. El levantador de nuestra cabeza. Emmanuel, el que vino a estar con nosotros. El león y el cordero. Nuestro descanso, asilo, y esperanza. Perfectamente justo y misericordioso. Nuestro gran consuelo. Él es suficiente. Y nosotros oramos para que nuestros niños le vean tal como es. 

 

Mirando adelante con esperanza

Escrito por: Dr. David A. Busic.

4832c813-39dc-4712-af2e-8be6105a5430

Los últimos meses han sido extremadamente difíciles para la familia global. Noticias de violencia, racismo, terrorismo, sufrimiento, y gran tragedia parecen ser los sucesos diarios. Con tantas malas noticias, ¿qué significa ser personas de esperanza? Más específicamente, ¿qué es la esperanza cristiana y cómo esto cambia nuestra perspectiva?

La esperanza cristiana está basada en una persona.

La esperanza cristiana no es el poder del pensamiento positivo. No está basada en las circunstancias, sean buenas o malas. No son las nuevas y mejores ideas, las filosofías utópicas o la política reformada. La esperanza cristiana es enfocada objetivamente en la persona de Jesucristo quien ha sido revelado a nosotros como “la gracia de Dios,” “la salvación a todas las personas,” y nuestra “bendita esperanza” (Tito 2:11-13 NVI). La esperanza en cualquier otra cosa no nos dará lo que buscamos. Jesús es el único que puede satisfacer el hambre profunda en nuestros corazones.

La esperanza cristiana mira hacia un futuro prometido.

La manera en que manejamos nuestra vida presente está completamente determinada por cómo creemos que será nuestro futuro. Si nuestra esperanza está arraigada o fundada en un futuro que es mucho mejor y más grande de donde nos encontramos hoy, es posible enfrentar las tremendas adversidades y grandes dificultades con paz y gozo. Cuando ponemos nuestra esperanza en un futuro prometido que sabemos no fallará, incluso los más grandes sacrificios pueden ser soportados y ser encontrados significativos.

Nuestra esperanza en Jesucristo es la esperanza de que vendrá un día cuando Dios hará que todas las cosas que están mal en el mundo, vuelvan a estar bien otra vez. Nuestra esperanza es que Dios hará que el mundo sea como debe ser. Nuestra esperanza es que viviremos una vida resucitada con Jesús y la familia de Dios por la eternidad en el cielo.

La esperanza cristiana mira hacia un futuro mejor.

Esa esperanza nos cambia.

Mirar hacia adelante en esperanza cambia nuestro comportamiento. De repente nos encontramos a nosotros mismos actuando muy diferente y pensando muy diferente. “…y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas” (Tito 2:12a NVI). La antigua manera de vivir no tiene el mismo empuje en nosotros como antes.

Mirar hacia adelante en esperanza cambia nuestro propósito. Nuestras prioridades cambian. Nuestras pasiones son redirigidas. “…y nos enseña a… vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio” (Tito 2:12b NVI). Empezamos a vivir hoy como si el futuro prometido por Dios ya estuviera a nuestra alcance.

C.S. Lewis dijo una vez, “Si tú lees historia encontrarás que los cristianos que hicieron más por el mundo presente fueron aquellos que pensaron más en el próximo.”

Mirar adelante con esperanza significa que vemos la visión de Dios de un mundo sin más pobreza, ni más guerra, ni más violencia, ni más injusticia. Y porque esa es una fotografía de cómo se ve nuestro futuro, como ciudadanos del reino celestial y como personas que creen que Dios siempre cumple sus promesas, comenzamos a trabajar hacia esa visión ahora mismo, aquí en la tierra. Empezamos a esperar, a orar, y a trabajar por un tiempo donde haya justicia y paz, donde las personas hambrientas puedan comer y donde la gente enferma pueda estar bien. Empezamos a vivir hacia el tiempo donde no hay odio, prejuicio, sistemas injustos, ni racismo. Vivimos hoy a la manera en que Dios quiere que su mundo sea mañana.

La esperanza es el lenguaje de intercambio de el trabajo y ministerio cristianos. Porque tenemos un futuro prometido, nos da la valentía de arriesgar mucho más que si no lo tuviéramos. “Todas las cosas son hechas nuevas” es la esperanza escatológica del mañana de Dios y nos da la fortaleza para orar, “Venga tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.”

Porqué deberíamos ser optimistas acerca del futuro 

Escrito por: Jesse Carey. Trad. por: Andrea López.

9 estadísticas que muestran que se han hecho mejoras en el mundo. 

optimism_1

Leyendo los encabezados en los periódicos, es fácil que nos volvamos pesimistas acerca de lo que pasa en el mundo. En el diario vivir, hay reportes acerca de la violencia, tragedias, e injusticias. Como cristianos esto debería preocuparnos y debería motivarnos a tomar acciones para ayudar a aquellos que están sufriendo.

También, debemos recordar que somos llamados para dar esperanza. Y parte de esa esperanza es reconocer no solo las malas noticias, sino  también celebrar las buenas noticias.

Sí, debemos permanecer vigilantes, luchar contra la injusticia, buscar nuevas  formas para servir a aquellos en necesidad. Pero el miedo, el pesimismo y la indignación todos ellos son la forma incorrecta de acercarnos a estas personas y tomar acción. En vez de eso hemos sido llamados a tener “confianza en lo que esperamos y seguridad acerca de lo que no vemos.”

Después de todo, Jesús vino a redimir a los quebrantados.

Podemos echar un vistazo a 9 estadísticas que muestran porqué deberíamos afrontar este 2016 con optimismo del futuro. No hay razones para estar complacidos con los problemas o dificultades que enfrentan las comunidades alrededor del mundo; pero sí son recordatorios acerca de lo lejos que hemos llegado, y todo lo que nos falta recorrer.

Tu estás viviendo en el momento más pacífico en la historia de la humanidad

La población mundial nunca había sido tan alta, estadísticamente hablando  tienes menor probabilidad de morir en un acto de violencia que en cualquier otro momento en la historia.

El hambre a nivel mundial está en declive

Aunque la escasez de alimentos sigue siendo un problema serio, de acuerdo a la ONU, actualmente 200 millones menos de personas tienen desnutrición en comparación con 25 años atrás.

En muchas partes del mundo, la tasa de mortalidad infantil nunca había sido tan baja

Según un reporte de WHO, la tasa global de mortalidad infantil cayó por 49 puntos entre los años 1990 y 2013.

La tasa global de alfabetización es de 84%

Aunque cientos de millones de personas aún carecen de las habilidades básicas de lectura, han habido importantes mejoras: la tasa global de alfabetización era de solo 66% en 1957.

La Biblia hoy en día es más accesible

Partes de la biblia han sido traducidas en más de 2,900 idiomas y la aplicación gratuita de la Biblia YouVersion ha sido descargada más de 136 millones de veces.

La Tasa de Aborto en América está en su punto más bajo

Tanto los embarazos de adolescentes como el número total de abortos han llegado a récords mínimos históricos en los EE.UU.

Las personas viven por más años 

En el siglo y medio pasado la expectativa global de vida se duplicó.

El 90% de la población mundial tiene acceso a tener agua potable

Desde 1990, 2.6 billones de personas más han tenido la oportunidad de beber agua potable. Y desde el 2000 el número de niños que morían por enfermedades transmitidas por el agua ha disminuido a la mitad.

Las futuras generaciones tal vez nunca experimenten vivir en la pobreza extrema

Aunque en la actualidad hay más de 1 mil millones de personas viviendo en la pobreza extrema, el Banco Mundial dice que esperan que las iniciativas económicas globales puedan eliminar la pobreza extrema para el año 2030. En los últimos 35 años, el número de personas que viven con menos de $ 1.25 dólares (ajustado por inflación) ha caído desde el 42 por ciento de la población al 16.9 por ciento.

Publicado originalmente en: http://www.relevantmagazine.com/current/why-you-should-be-optimistic-about-future

Un Año de Nuevos Comienzos – Parte 3 de 4

Continuamos con la tercera parte del artículo del pastor Ken Childress. Recuerda: puedes descargarlo completo aquí Nuevos Comienzos.

Conforme usted deja el pasado, también debe aprender a…

IV. AGARRARSE DEL FUTURO

 A. Cada Nuevo Año es algo representativo.tiempo1

  1. A nosotros nos representa que hay un rango entero de nuevas oportunidades, una oportunidad ilimitada para tener una vida mejor.
  2. Al inicio de cada año, vemos artículos publicando predicciones de cómo ellos piensan que el mundo será en el año entrante.
  3.  SOLO Dios puede predecir cosas de verdad. El hombre solo hace adivinanzas.
    • Una de las predicciones hechas al inicio del siglo 21 fue que la tecnología estaría tan avanzada que tan solo tendríamos que trabajar 20 horas por semana
    • ¿Estamos de acuerdo de que esa esa predicción se equivocó por mucho?

 B. No importa qué tan avanzada esté la tecnología, nosotros nos mantendremos más y más ocupados.

  1. Alguien dijo: “Que la dulzura que rodea la vida ha llegado a ser tan rápida, que ahora no tenemos ninguna posibilidad de salirnos de ella”.
  2. Si este es el caso, necesitamos ir hacia el mañana con toda la ayuda posible.

 C. ¿Cómo cree que le irá en el 2016?

  1. ¿Será un año verdaderamente de nuevos comienzos para nosotros?
  2. ¿Tendremos los medios para analizarnos honestamente a nosotros mismos de manera que sepamos cuáles son las áreas que debemos dejar atrás y cuáles son las que tenemos que traer?
  3. Necesitamos ser MUY SABIOS mientras caminamos hacia la puerta del 2016.

 D. Una de las mejores sugerencias en esta misma línea, se encuentra en Efesios 5: 15-17, “Así que tengan cuidado de su manera de vivir… entiendan cuál es la voluntad del Señor”.

  1. Si vamos a hacer lo mejor en el 2016, necesitamos entender cuál es la voluntad de Dios.

 V. NUESTRO TIEMPO EN LA TIERRA ES LIMITADO

 A. Salmos 90:10, “…Los años….pronto pasan”

B. Nuestras vidas nos parecen largas. Pero en realidad, son muy cortas.

  1. Considerando eso, ¿no sería bueno asegurarnos de que usemos el tiempo del 2016 como un tiempo para ponernos de acuerdo con el Señor?
  2. Estoy hablando acerca de rendirse completamente a Jesús y dejar de preocuparse por lo que los amigos, vecinos y compañeros de trabajo, puedan decirnos por hacer eso.
  3. ¡Debemos priorizar cosas en nuestras vidas!

 VI. CUIDADO CON LAS COSAS POR LAS QUE USTED SE SOBRECARGA

 A. DEBEMOS ESTAR SEGUROS DE QUE TENEMOS NUESTRAS PRIORIDADES ESTABLECIDAS EN ORDEN Y DARNOS CUENTA DE QUÉ COSAS DEBEN HACERSE CUÁNDO Y ASÍ NO SOBRECARGARNOS…

  1.  Eclesiastés 3: 1-2 nos recuerda que hay un tiempo para todo.
  2. Entonces, déjeme recapitular lo que tenemos hasta ahora.
  • A medida que vamos entrando en un Nuevo Año, deberíamos dejar aquellas cosas que consideramos equivocaciones en nuestra vida.
  • Debemos entrar en el año con los ojos bien abiertos de manera que podamos agarrar todo lo que Dios nos dé.
  • Esto significa ponerle atención a Él, no solo dándole algún pensamiento de vez en cuando.
  • Podemos hacer esto solamente si entendemos que nuestro tiempo es limitado, de manera que demos PRIORIDAD a evitar la sobrecarga.

Finalmente, hay un pensamiento más y es que si vamos a entrar al 2016, como un año de nuevos comienzos, entonces llegará a ser exitoso en todo lo que hagamos.

¡Espera la última parte en la próxima entrada!

¡Tiempo para que la Iglesia se despierte!

¡Es tiempo de despertarnos!  La Iglesia de hoy se encuentra en su reto más grande de la historia: una generación entera pende de un hilo.  ¿La Iglesia va a ganarla o perderla?

A %d blogueros les gusta esto: