Archivo del sitio

¿Ya Vamos A Llegar?

Por Scott Armstrong

“Tomó, pues, Abram a Sarai su mujer, y a Lot hijo de su hermano, y todos sus bienes que habían ganado y las personas que habían adquirido en Harán, y salieron para ir a tierra de Canaán; y a tierra de Canaán llegaron (Génesis 12:5).”

highway-generic_650x400_61470853420.jpg

¿Cuáles han sido las vacaciones más increíbles que has tenido? ¿A dónde fuiste y qué hiciste? ¿Fuiste con familia, amigos o ambos?

En Génesis 12 leemos que el Señor llama a Abram a irse de viaje. Pero estaba lejos de ser unas vacaciones. La mayor parte de ese viaje no fue en tierra verde y hermosa –lo cual es importante si uno está acarreando ganado. Este viaje fue largo, duro, y sin muchas recompensas.

Pero los versículos que leímos simplemente dicen “salieron…y llegaron” (v.5). Eso es como resumir una de mis vacaciones familiares más notorias, diciendo que salimos de la ciudad de Kansas y llegamos a Toronto, Canadá. Decir solamente que salimos y llegamos no incluye las peleas en el asiento trasero entre mi hermano y yo, las amenazas de castigo por parte de mis papás, y el terrible recuerdo de los baches del camino.  Bueno, ya tienes la idea.

Si eres como yo, puedes imaginar a Abram pensando, “Tal vez estoy equivocado. ¿Realmente entendí a Dios? ¿Por qué me dijo solamente “empaca y múdate,” sin decirme a dónde tenía que ir?”

Pero, como el conejito de Energizer, él siguió y siguió caminando. De tiempo en tiempo se detenía y llamaba al Señor. Vez tras vez escuchaba, “Sigue caminando.”

Hay una increíble lección aquí. Algunas veces, como Abram, tenemos que seguir dando pasos aún cuando no sabemos a dónde nos está llevando el Señor. Todos queremos saber cuál es su gran voluntad –especialmente al tomar esas grandes decisiones que afectarán nuestra vida para siempre. Pero algunas veces Él dice, “Estás en mi voluntad. Sigue recorriendo ese camino y el destino te será visible más adelante.” La voluntad de Dios no está sólo en los puntos de destino en la carretera, sino en el recorrido desde y hacia esos puntos.

¿Hay alguna gran decisión en tu vida que necesites tomar en los próximos días, semanas o meses? ¿Te has preocupado por eso? Tal vez el Señor te está mostrando que estás justo donde necesitas estar y que Él proveerá la respuesta en su tiempo. Mientras tanto, sigue viajando. Continúa acercándote al Único que compartirá su corazón contigo más y más con cada día que pasa. Descansa con la seguridad de que Él ya se ha estado haciendo cargo de eso.

Más que un Terreno

Fertile CrescentHemos estado publicando en este blog varias reflexiones de Dr. Howard Culbertson, catedrático de Misiones y Evangelismo Mundial, de Southern Nazarene University (Bethany, OK, USA) y traducidas por José Samuel Mérida.  En los siguientes días seguiremos reproduciendo otras reflexiones y creemos que son buenos recursos para líderes de MNI, pastores y líderes en general con deseos de conocer más sobre misiones.  Para todas las entradas visita el blog: La Misión Desde el Corazón de Dios.

Más Que Un Terreno

 
“El Señor le dijo a Abram: «Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, y vete a la tierra que te mostraré. En aquel día el Señor hizo un pacto con Abram. Le dijo: —A tus descendientes les daré esta tierra.” Génesis 12:1, 15:8 

 
Hace más de cien años, en mi natal Oklahoma, hubo un programa gubernamental para entregar grandes terrenos a las personas que se comprometieran a cultivarlos por un mínimo de cinco años.
 
El llamado y promesa de Génesis 12 y 15 no era algo como aquel programa en Oklahoma. Abraham no estaba recibiendo una tierra para que simplemente la cultivara.
 
Dios tenía un propósito estratégico para reubicar a Abraham en Canaan, aunque a veces esa razón pueda malinterpretarse. Por ejemplo, he escuchado a algunas personas especular sobre si Abraham y Sara debían irse de la vida en la ciudad porque las ciudades son lugares pecaminosos donde la maldad abunda. Dios no estaba simplemente dándole a Abraham y a su familia un terreno.
 
A medida que la descendencia de Abraham se multiplicaba, Dios los comisionó a ser emisarios de Su mensaje. Debido al traslado de Abraham a Canaán, sus descendientes vivieron en la ruta principal de viajeros durante los tiempos bíblicos. ¿No refleja eso la pasión de Dios porque todas las naciones lo conozcan y lo alaben?
 
El área al este del Mediterráneo que estaba repartido entre las 12 tribus de Israel era el puente del mundo antiguo. Para viajar desde y hacia tres continentes – África, Asia y Europa – había que pasar por ese angosto corredor entre el Río Jordán y el Mar Mediterráneo.
 
Aun cuando había reinos que emergían y otros que caían, esta área siguió siendo la arteria principal de viajeros en el mundo. Caravanas de comerciantes, por ejemplo, viajando de Egipto a Persia o hasta la India pasaron por el área en la que Dios ubicó al pueblo al que en el Sinaí llamó a ser “un reino de sacerdotes” (Éxodo 19:6). En Isaías, Dios dijo que su pueblo sería “luz a los gentiles” (Isaías 42:6; 49:6). La reubicación de Abraham posicionó a sus descendientes de manera que podían servir como luz a los miembros de muchos otros pueblos. El potencial estaba instalado para poder florecer como un “reino de sacerdotes.”
 
La gente que se dedica a las bienes raices dicen que las tres cosas más importantes de una propiedad son: ubicación, ubicación y ubicación. La ubicación era una buena razón para que la familia de Abraham echara raíces en lo que ahora nosotros llamamos “Tierra Santa”. Reubicar a Abraham y Sara cerca de una ruta de transporte principal del mundo antiguo encaja bien en el deseo público de Dios de que las buenas nuevas de salvación se conozcan en todo el mundo (Isaías 49:6, Hechos 13:47).

Abram, en obediencia…

Altar de Abram

Abram, en obediencia:

“Y edificó allí un altar…” (Génesis 12:7)

“Y edificó allí altar…” (12:8)

“Al lugar del altar que había hecho antes; invocó allí Abram el nombre de Jehová” (13:4)

“Y edificó allí altar…” (13:18)

¿Por qué tantos altares?

Dios lo mandó a ir, y se fue.

Pero nunca perdió la visión de Aquel que estaba guiando su peregrinaje.

“Señor, ¿este lugar?”

“Señor, yo sigo buscando tu rostro.”

“Señor, aquí en otra tierra extranjera – te necesito mucho acá.”

“Señor – dondequiera, cuando quieras, como quieras – todavía me abandono a tu llamado en mi vida.”

¿Has estado viajando por buen rato? ¿Deberás construir un altar y renovar tu fe una vez más?

¿Qué Significa Ser Misionero Voluntario?

Una gran parte de lo que hacemos en Misión Global es proveer oportunidades donde una persona con un llamado misionero pueda ministrar en el campo trans-cultural.  Así que, en las siguientes 4 entradas, estaremos hablando sobre los requisitos para participar en lo que se llama Nazarenos en Servicio Voluntario (NSV) y cómo, por medio de ella, se suple la necesidad. También hablaremos de los requisitos e ideas para que cualquier interesado desarrolle un ministerio en su iglesia local, para después, si Dios lo pide, servir como misionero voluntario en nuestra región.

Para NSV tanto la iglesia como el individuo son llamados a suplir la necesidad.  El llamado para toda la iglesia y todo cristiano es “ir y hacer discípulos a todas las naciones.”  Mientras para los que son llamados “individualmente” se le dice muchas veces: “Vete de tu tierra y de tu parentela y de la casa de tu padre a la tierra que te mostraré…”

Sabemos que nuestra región posee un incalculable potencial humano para responder a este llamado y hacer frente a las necesidades que el mundo de hoy tiene por estar separado de Dios.

Por esto, la región lanza esta oportunidad para todas aquellas personas que desean servir al Señor, respondiendo al llamado de Dios para ser de bendición a todas las familias de la tierra.

El Misionero Voluntario

Cuando hablamos de misionero voluntario nos referimos con Misionero, a una persona que debe reunir tres cualidades importantes:

  1. Un llamado de parte de Dios y un deseo de la persona de obedecer un llamado.
  2. Un ministerio fuera de su entorno cultural, o nación (ministrar en otra cultura y/o país)
  3. Contar con el reconocimiento y el apoyo de la iglesia a la que pertenece.

Con Voluntario, nos referimos explícitamente a la forma en la que sustentará su periodo de servicio, es decir, que el presupuesto necesario para su ministerio se obtendrá de sus recursos económicos propios (muchas veces respaldado por la iglesia local, distrito, familia u otros contactos).

Pero ahora surge una pregunta: ¿Qué puede hacer un misionero voluntario? Esta la contestaremos en la siguiente entrada…

Una Confirmación Más del Llamado al Servicio

Testimonio de Margarita Escoto, quién participó en el Campamento de Orientación Misionera en Nicaragua

Llamamiento4Estoy muy agradecida con Dios por haberme permitido participar en esta actividad de nuestra amada Iglesia del Nazareno, fue una experiencia inolvidable, que ha marcado mi vida de una manera especial y sé que fue el Poder y la Presencia de Dios en todo el evento. Pude sentir que Dios me está llamando a consagrarme más a él, y dedicar toda mi vida a su servicio.

En el COM quería confirmar verdaderamente que lo que siento hoy, es el VERDADERO LLAMADO DE DIOS A MI VIDA. Sé que el camino no es fácil, pero sé y tengo mucha fe que este año 2009, Dios me preparará aún más, para dar el próximo paso…En Dios confío que así será.

En la actividad aprendí que debo dar gracias a Dios por todo, en la abundancia y en la escasez, en la tristeza y en la alegría, en la felicidad y en el dolor, en todo momento debo sentirme agradecida con Dios por su misericordia y bondad.

Que sepa que he tratado de estar en la Iglesia en cualquier ministerio en dónde me llamen, para lograr identificar dónde Dios quiere que trabaje específicamente.

El ir al COM ha sido una confirmación más del llamado al SERVICIO que siento debo entregarle a Dios a través de la Iglesia.

Tengo un gran deseo de servir a Dios, pero me pongo a pensar en mi familia, más en mis padres que son con los que vivo, y ayudo en el sostenimiento económico de mi hogar, pero sé también que todo es por FE, así como Dios le dijo a Abraham, que dejara todo, Vete de tu tierra, de tu parentela, de la casa de tus padres, a la tierra que yo te mostraré, es un gran reto, es una decisión que se debe tomar con convicción y pasión, por las almas que se están yendo de este mundo sin Dios en sus corazones.

Sé que la lucha es dura, pero con Dios todo lo puedo, porque él es mi fortaleza y mi amor. NO SABE CUAN AGRADECIDA ESTOY POR TODO LO QUE VIVI EN EL COM……SÉ QUE DIOS ESTÁ HACIENDO LA OBRA EN MÍ, Y ÉL ME ENVIARÁ CUANDO YA ESTÉ LISTA….

Siempre en Cristo y fiel, Llamado Margarita (y otros)

Hna. Margarita Elisa Escoto Altamirano.
Sierva de Jesucristo
1ra Iglesia del Nazareno
León Nicaragua.

A %d blogueros les gusta esto: