Archivo del sitio

Porqué deberíamos ser optimistas acerca del futuro 

Escrito por: Jesse Carey. Trad. por: Andrea López.

9 estadísticas que muestran que se han hecho mejoras en el mundo. 

optimism_1

Leyendo los encabezados en los periódicos, es fácil que nos volvamos pesimistas acerca de lo que pasa en el mundo. En el diario vivir, hay reportes acerca de la violencia, tragedias, e injusticias. Como cristianos esto debería preocuparnos y debería motivarnos a tomar acciones para ayudar a aquellos que están sufriendo.

También, debemos recordar que somos llamados para dar esperanza. Y parte de esa esperanza es reconocer no solo las malas noticias, sino  también celebrar las buenas noticias.

Sí, debemos permanecer vigilantes, luchar contra la injusticia, buscar nuevas  formas para servir a aquellos en necesidad. Pero el miedo, el pesimismo y la indignación todos ellos son la forma incorrecta de acercarnos a estas personas y tomar acción. En vez de eso hemos sido llamados a tener “confianza en lo que esperamos y seguridad acerca de lo que no vemos.”

Después de todo, Jesús vino a redimir a los quebrantados.

Podemos echar un vistazo a 9 estadísticas que muestran porqué deberíamos afrontar este 2016 con optimismo del futuro. No hay razones para estar complacidos con los problemas o dificultades que enfrentan las comunidades alrededor del mundo; pero sí son recordatorios acerca de lo lejos que hemos llegado, y todo lo que nos falta recorrer.

Tu estás viviendo en el momento más pacífico en la historia de la humanidad

La población mundial nunca había sido tan alta, estadísticamente hablando  tienes menor probabilidad de morir en un acto de violencia que en cualquier otro momento en la historia.

El hambre a nivel mundial está en declive

Aunque la escasez de alimentos sigue siendo un problema serio, de acuerdo a la ONU, actualmente 200 millones menos de personas tienen desnutrición en comparación con 25 años atrás.

En muchas partes del mundo, la tasa de mortalidad infantil nunca había sido tan baja

Según un reporte de WHO, la tasa global de mortalidad infantil cayó por 49 puntos entre los años 1990 y 2013.

La tasa global de alfabetización es de 84%

Aunque cientos de millones de personas aún carecen de las habilidades básicas de lectura, han habido importantes mejoras: la tasa global de alfabetización era de solo 66% en 1957.

La Biblia hoy en día es más accesible

Partes de la biblia han sido traducidas en más de 2,900 idiomas y la aplicación gratuita de la Biblia YouVersion ha sido descargada más de 136 millones de veces.

La Tasa de Aborto en América está en su punto más bajo

Tanto los embarazos de adolescentes como el número total de abortos han llegado a récords mínimos históricos en los EE.UU.

Las personas viven por más años 

En el siglo y medio pasado la expectativa global de vida se duplicó.

El 90% de la población mundial tiene acceso a tener agua potable

Desde 1990, 2.6 billones de personas más han tenido la oportunidad de beber agua potable. Y desde el 2000 el número de niños que morían por enfermedades transmitidas por el agua ha disminuido a la mitad.

Las futuras generaciones tal vez nunca experimenten vivir en la pobreza extrema

Aunque en la actualidad hay más de 1 mil millones de personas viviendo en la pobreza extrema, el Banco Mundial dice que esperan que las iniciativas económicas globales puedan eliminar la pobreza extrema para el año 2030. En los últimos 35 años, el número de personas que viven con menos de $ 1.25 dólares (ajustado por inflación) ha caído desde el 42 por ciento de la población al 16.9 por ciento.

Publicado originalmente en: http://www.relevantmagazine.com/current/why-you-should-be-optimistic-about-future

Tengo un Sueño

Este blog se diseñó para líderes misionales de América Latina y he intentado escribir desde la perspectiva nuestra de  Centro y Sudamérica, con escritores y temas que nos afectan en nuestros contextos.  A veces elijo escribir sobre algo que me ha impactado mucho en mi desarrollo como líder y misionero y esto implica que, por ser estadounidense, mucho de mi trasfondo sale de ese contexto.  Así que, permíteme compartir un poco sobre un gran líder estadounidense que me ha enseñado bastante.

Cada tercer lunes de enero se celebra en los EEUU el Día de Martin Luther King, Jr.  Él fue pastor y líder del Civil Rights Movement (“Movimiento de Derechos Civiles”) durante uno de los períodos más explosivos de la historia de los Estados Unidos.  Fue asesinado en Abril 1968 por sus creencias e influencia en la guerra contra el racismo e injusticia.  En Washington, D.C. en 1963, dio su discurso más famoso que se titula, “I Have a Dream” (“Tengo un Sueño”).

Ese discurso y el hombre mismo han sido instrumentos de formación en mi vida y en las vidas de millones.  Toma el tiempo para ver los últimos minutos de su discurso abajo (subtitulado en español) y piensa en lo siguiente:

  • Como King usa la Biblia y algunas canciones religiosas para informar un tema sumamente político, corriente, y “mundano”.  No había una compartmentalización de lo espiritual y lo secular en su mentalidad ni vida.
  • Como él no sólamente habla contra el racismo, el odio, y el maltrato social, sino que habla en pro de la hermandad, la unidad, y una visión nueva.
  • Como King sueña y cuál es su visión.  Como líderes cristianos necesitamos soñar y tener una visión clara de Dios aunque todo el mundo no puede ver la salida ni un futuro de esperanza.
  • Como la visión de libertad que King posee no se trata de segregar ni aislar ni pelear, sino de unir, colaborarar, y convivir.  ¿Nuestro concepto de libertad es lo mismo?

Bueno, yo pudiera hablar mucho de Martin Luther King, Jr. y como sus discursos, libros, y vida me han influenciado.  Pero quizás para nuestros contextos acá la pregunta sería: ¿Qué podemos aprender de King para mejorar nuestros ministerios y liderazgo, mientras vivimos en un mundo con muchas de las mismas necesidades y desafíos que él enfrentó hace medio siglo?

Las Éticas del Reino en la Iglesia Local: Parte I

kingdomfotoComprender un punto de vista bíblico y Wesleyano de la ética del reino nos reta a ir más allá en nuestra respuesta a la injusticia.  Nos mueve desde abordar los síntomas y resultados de pobreza (por ejemplo, carencia de comida y educación para una familia) hasta cuestionar por qué las personas son pobres y marginadas.  Puede ser complicado porque prontamente nos encontramos a nosotros mismos enredándonos en sistemas y estructuras, poderes y principados.

El compasivo puede darle a un hombre un pescado, pero otros aun toman el siguiente paso y le enseñan al hombre a pescar.  Sin embargo, preguntas justas incluyen: ¿A quién pertenece el estanque del pescado, que es el medio de producción económica? ¿Qué valor le damos al capital humano que ayuda a brindar ese buen mercado? Cuando nuestro sistema económico requiere que algunos de los que trabajan más duro necesitan de nuestra compasión solo para sobrevivir, entonces la injusticia está dentro del sistema.

Hay billones de personas que son expertos en pescar, plantadores de café, o costureras, etc. Como sea, sus niños seguirán teniendo hambre y falta de educación. Ellos viven en un suelo sucio. Ellos sólo pueden costearse una comida al día, si se puede. Ellos no tienen acceso a servicios básicos de salud. Pero, ellos trabajan más duro en un día que lo que tú y yo hacemos en una semana. Mientras tanto, muchos de nosotros podemos comprar en oferta dos camisas domingueras por el precio de uno.  Nos esforzamos en ser “buenos administradores” de los ingresos en nuestra iglesia local para comprar el café más barato y beber en nuestra hora de Escuela Dominical, mientras que estos precios bajos perpetúan e inhabilitan los salarios de los plantadores de café.  En nuestras clases de Escuela Dominical aprendemos de la salvación de Dios mucho, pero poco hablamos de su Justicia.

*Esta entrada fue escrita por Larry Bollinger, Director Mundial de Ministerios de Compasión y originalmente fue publicada en la revista Preacher’s Magazine (Adviento/Navidad 2009-2010).  Se continuará en la próxima entrada.

El Evangelio Se Mete en la Injusticia

Pensando en el tema de la JNI para este año: “Una Justicia”, yo creo que es apropiado citar al Dr. Richard Bauckham en su libro Bible and Mission: Christian Witness in a PostModern World otra vez.  Escucha lo que él dice sobre la Iglesia y sobre nuestra misión en contextos de injusticia y pobreza extrema:

“La misión de la Iglesia no puede ser indiferente a las inequalidades e injusticias del mundo a lo cual es enviada.  El evangelio no viene a cada persona como alguna generalidad abstracta, sino en las realidades y diferencias de sus situaciones económicas y sociales.  El evangelio se mete en las injusticias del mundo durante el camino hacia el reino de Dios.  Esto significa que…debe haber (como en las imágenes bíblicas) un movimiento para abajo en solidaridad con la gente en el fondo del status social de importancia y riquezas.  Los más pobres, los sin poder ni influencia, los desdichados, los descuidados–es a ELLOS que Dios ha dado prioridad en el reino, no solamente para su bienestar, sino también para el resto de nosotros quienes únicamente podemos entrar el reino junto a ellos” (pp.53-54).

A %d blogueros les gusta esto: