Archivo del sitio

¿Cómo pastorear una iglesia evangelística? – Parte 2 de 3

Escrito por: Ed Stetzer para The Exchange (El Intercambio)

Continuación de la entrada anterior.

comparing-evangelism-to-farming

La falta de Evangelismo

La falta de evangelismo es un rasgo de desgracia no localizada a un cierto subconjunto de cristianos. Se trata de una disposición que aparentemente afecta a la mayoría de los creyentes. Pensemos por un momento lo que eso significa.

Somos un pueblo salvado por la gracia mediante la fe, de acuerdo con lo que Cristo ha hecho por nosotros, Él vivió la vida sin pecado que nosotros no podemos, murió como un pecador en nuestro lugar, venció a la muerte por nosotros, y ascendió para sentarse a la diestra del Padre donde intercede continuamente por nosotros.

¡Esas son buenas noticias! Esa es la mejor noticia en toda la historia, sin embargo, según la investigación, no hablamos de ello con nuestros amigos, vecinos perdidos y compañeros de trabajo. Estamos extrañamente mudos cuando se trata de compartir la misma cosa que nos hace personas del evangelio.

Los pastores estaban preocupados – con razón- por la naturaleza endémica del problema, pero eso también apunta a la segunda razón para preocuparse: el problema es sistémico. Líderes de la iglesia a menudo hablan de la necesidad de la evangelización, pero la forma en que conducen sus iglesias a menudo niega sus palabras.

A menudo se habla de invitar a la gente a la iglesia, ofrecer una lista de recursos, o alentar a su gente a escuchar una emisora ​​de radio o podcast. Esas son formas bellas para ellos alentar a su gente al evangelismo, pero sólo aquellos que estén participando en el mismo. Esas cosas no crean personas evangelísticas fuera de los que no lo son.

Espera la última parte en la próxima entrada.

¿Cómo pastorear una iglesia evangelística? – Parte 1 de 3

Escrito por: Ed Stetzer para “The Exchange” (El Intercambio)

Image processed by CodeCarvings Piczard ### FREE Community Edition ### on 2015-08-07 14:53:50Z | http://piczard.com | http://codecarvings.com

Pastores, ¿saben cómo se ve una “iglesia evangelística”? O más allá: ¿están incluso tomando el tiempo para predicar el evangelio?

He oído la historia de un hombre que fue criticado por su metodología de evangelismo por un hermano en la fe. Se le dijo que sus métodos no eran lo suficientemente personales, eran demasiado mecánicos y que nunca iban a funcionar.

El hombre, entristecido por la crítica, pensó por unos momentos sobre el reto nivelado en su dirección. Con gran cuidado y genuina preocupación en su voz le respondió: “Me gusta mucho más mi método de hacer evangelismo que su forma de no hacerlo”.

Eso sí que es un momento de una gota evangelística.

He visto el crédito de esto a D.L. Moody y James Kennedy, pero independientemente de quién lo dijo, la historia nos recuerda nuestra situación actual.

La necesidad

En una cultura que es rápidamente cambiante, que ha abrazado abiertamente el secularismo y la espiritualidad sin ningún tipo de fundamento bíblico, el evangelismo está escandalosa y tristemente abandonado por muchos cristianos. Las personas que nos rodean son cada vez más seculares y nuestros esfuerzos evangelísticos están en una tendencia a la baja.

Eso significa que tenemos un gran problema amigos.

En LifeWay Research, hemos analizado el comportamiento de evangelización de los cristianos casi hasta estar saciados. Una de las cosas que he aprendido a través del proceso es que todos los cristianos aman el evangelismo, siempre y cuando alguien más lo está haciendo.

Hablamos de ello, lo consideramos altamente, y llamamos a muchas personas a participar en la evangelización, evitándolo al mismo tiempo como algo personal, como evitamos el dentista. Es un tema recurrente en nuestros estudios. Las personas se quejan abiertamente de la falta de evangelización en la vida de otros sin tener en cuenta su propia falta.

De hecho, de acuerdo con nuestra investigación, la mayoría de los cristianos nunca han compartido su fe y llamado a otros a confiar en Cristo.

Nunca.

Ni una sola vez.

Con una herramienta de proyecto de investigación y evaluación que hemos creado en LifeWay, se realizó un estudio que incluyó aspectos relacionados con la evangelización. Mostró que la mayoría de la gente no había invitado a nadie a la iglesia hace poco y mucho menos había compartido Cristo.

Cuando he presentado los datos, la gente siempre se ve preocupada y con razón. Creo que hay dos razones principales de preocupación. Los números muestran que la falta de evangelismo es a la vez un problema endémico y también sistémico entre los creyentes.

Espera la segunda y tercera parte en las próximas entradas.

A %d blogueros les gusta esto: