Archivo del sitio

Los números de 2010

Los duendes de estadísticas de WordPress.com han analizado el desempeño de este blog en 2010 y te presentan un resumen de alto nivel de la salud de tu blog:

Healthy blog!

El Blog-Health-o-Meter™ indica: Wow.

Números crujientes

Imagen destacada

El Museo del Louvre tiene 8,5 millones de visitantes al año. Este blog fue visto cerca de 100,000 veces en 2010. Si el blog fuera una exposición en el Louvre, tomaría 4 días para verla.

 

In 2010, there were 163 new posts, growing the total archive of this blog to 527 posts. Subiste 277 imágenes, ocupando un total de 47mb. Eso son alrededor de 5 imágenes por semana.

The busiest day of the year was 17 de febrero with 743 views. The most popular post that day was Reflexiones Sobre el Miércoles de Ceniza.

¿De dónde vienen?

Los sitios de referencia más populares en 2010 fueran mail.live.com, nazmac.org, search.conduit.com, mail.yahoo.com y facebook.com.

Algunos visitantes buscan tu blog, sobre todo por fuego, niños, niños jugando, cuaresma y eucaristia.

Lugares de interés en 2010

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010.

1

Reflexiones Sobre el Miércoles de Ceniza febrero, 2009
3 comentários

2

¿Cómo Involucrar a los Niños en la Misión (y Misiones)? marzo, 2009
6 comentários

3

De los Tales es el Reino… marzo, 2009
2 comentários

4

¡Manda el Fuego, Señor! noviembre, 2009
3 comentários

5

Yo También: Una Reflexión Sobre “la Eucaristía Viva” junio, 2009
7 comentários

“Al Polvo Volverás”

Hoy es Miércoles de Ceniza, el inicio de la Cuaresma, que es el tiempo especial en que la Iglesia se prepara durante cuarenta días a los acontecimientos que tendrán lugar en Jerusalén.

En este tiempo se invita particularmente a los cristianos a cambiar definitivamente nuestra vida, a abrirnos al Señor: “Ahora es el tiempo favorable; ahora es el día de la salvación” (2 Cor. 6:2).  En las iglesias católicas y ahora en muchas tradiciones evangélicas en diferentes partes del mundo, antes del servicio se traza con ceniza una cruz en la frente de los congregantes, al tiempo que se dicen estas palabras:

“Acuérdate, hombre, que eres polvo y al polvo volverás.”

¡Vaya, cuáles palabras tan apropiadas para nuestro mundo hoy día!  Los medios de comunicación proclaman que podemos ser nuevos, más jóvenes, más bonitos, y más exitosos si sólo compramos su producto.  Los libros que se venden–aun en librerías cristianas–ofrecen la nueva estrategia para mejorar la vida o hacer crecer la iglesia.  Uno de las frases que escuchamos más en nuestras iglesias es, “Somos más que vencedores” (Romanos 8:37), mientras muchos vivimos vidas derrotadas de lunes a sábado.

El Miércoles de Ceniza nos recuerda de la necesidad que tenemos de rectificar nuestra vida y enderezar nuestros caminos, también la necesidad del amor y del perdón de Dios. La cruz de ceniza es signo de una profunda verdad. Somos polvo y Dios nos da el respiro de cada mañana.  “Mas Jehová está en su santo templo; calle delante de él toda la tierra” (Habacuc 2:20).

Pero la Cuaresma es también el tiempo de reparar nuestras quiebras, tiempo de conversión, de penitencia, de defender nuestra libertad interior contra todo lo que pudiera apartarnos de nuestra misión de servicio y amor. Sí, nuestra debilidad nos inclina hacia el pecado, pero el amor de Dios nos engrandece cuando reconocemos que necesitamos de él y lo buscamos con corazón sincero y espíritu de conversión, es decir con humildad.

Esforcémonos para que hoy vivamos humildemente el reconocimiento de nuestra debilidad y del gran amor de Dios.

*Gracias a Raúl Luján por su ayuda con esta entrada.

Reflexiones Sobre la Cuaresma

Jesus6

Disfrutamos el Domingo de Ramos y el Día de Resurrección. ¡Son días de celebración y triunfo! ¡Debemos regocijarnos sin duda!

Sin embargo, es demasiado fácil enfocarnos solo en estos puntos altos sin caminar con Jesús por la oscuridad de Viernes Santo, un peregrinaje que comienza el Miércoles de Ceniza. La Cuaresma es una manera de confesar nuestra insuficiencia ante Dios, viniendo a él en cenizas y en polvo. Sencillamente, es una manera de juntarnos con Cristo en su camino a la Cruz.

La Cuaresma es un peregrinaje por la oscuridad. Es un viaje espiritual que debemos hacer para que nos venga renovación espiritual genuina. Citamos a menudo el pasaje en 2 Crónicas 7:14: “. . .si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.”

Este usualmente se cita en el contexto de pedir avivamiento en la Iglesia, y normalmente oramos que los demás se humillaren, buscaren su rostro, etc. Pero, si leemos bien el versículo y contexto, no es un llamado a interceder por otros. Es una oración de perdón por la comunidad de fe, por nosotros. Es un llamado a nosotros, que nosotros nos arrepintamos. Es nuestra tierra que se necesita sanar; de nuestros malos caminos debemos convertirnos. Nosotros somos los que necesitamos buscar el rostro de Dios.

Quizás durante la época de Cuaresma, debemos venir ante Dios con una humildad nueva, dispuestos a confesar, “Señor, ten misericordia de mí, un pecador.” Tal vez debemos acompañar a Cristo en su viaje a la Cruz. Quizás por tal camino y tal sacrificio entenderemos mejor lo que significan Viernes Santo y el Día de Resurrección. Tal vez llegaremos a ser más como Él en estos días.

“Es necesario que el Hijo del Hombre padezca…y sea desechado…y que sea muerto….Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame…” (Lucas 9:22-23).

Oh, Señor, te acompaño a la cruz. Que estos días de Cuaresma sean un tiempo de negarme y tomar mi cruz. Amén.

*Gracias al Dr. Dennis Bratcher del Christian Resource Institute por su ayuda en esta entrada.

A %d blogueros les gusta esto: